Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Si no quieres empezar el nuevo año estrenando una nueva caries, a continuación te damos pautas para que tu limpieza bucodental sea la más apropiada.

Un cepillado correcto

A la hora de cepillarnos los dientes, es conveniente saber que el movimiento del cepillo debe ser de arriba a abajo y no de izquierda a derecha, ya que de esa manera se puede contribuir a mover los restos de un lado a otro de la boca, generando problemas de sarro y gingivitis. Una limpieza efectiva no es mover el cepillo de un lado a otro, sino saber moverlo por las zonas más ocultas, como la parte trasera de los dientes y también los espacios que hay entre cada uno de ellos.

La saliva, una aliada

Beber agua es otro de los gestos que ayudan a mantener la higiene de los dientes. Es una acción que contribuye a generar saliva, una aliad en la prevención de caries o sarro. La saliva contribuye a reducir el nivel de ácido que desgasta el esmalte de nuestros dientes. Masticar chicles sin azúcar puede ser también un buen método para generar saliva. Los expertos dicen que masticar una pequeña pieza de queso después de las comidas también es beneficioso, puesto que ayuda a disminuir el PH de la placa bacteriana.

La pasta de dientes, con moderación

La abundancia de pasta en nuestro cepillo no garantiza una mejor limpieza, aunque tampoco hay que quedarse corto. Colocarla a lo largo del cepillo ayudará a llegar con él a zonas fundamentales de la boca, como las encías o la parte situada bajo la lengua. Si se abusa de las pasta de dientes, se produce una espuma en la boca que puede dificultar que hagamos una limpieza correcta.

Esperar media hora después de la comida

Una de las pautas más extendidas desde siempre es aquella que dice que los dientes deben lavarse inmediatamente después de las comidas. Muchos expertos lo desmienten. Al parecer, después del acto de comer, el esmalte de los dientes necesita un tiempo para recuperarse. Cepillarse los dientes justo después podría dañar al esmalte, por lo que se recomienda esperar una media hora. Ese período de tiempo ayuda, además, a que se recupere saliva dentro de la boca, un elemento importante para luchar contra los ácidos.

Dos veces al día, innegociables

Las prisas hacen que muchas veces nos ´saltemos´ el hábito de lavarnos los dientes. Por lo general, los dentistas recomiendan proceder a la higiene bucodental dos veces al día como mínimo. Una por la mañana, después de desayunar, y otra a la noche, después de cenar. Durante el sueño, la menor actividad de la saliva y de la lengua hacen que las bacterias encuentren un mejor caldo de cultivo dentro de la boca. Además, si se duerme con la boca abierta, se incrementa el riesgo de que los dientes queden menos protegidos.

Los tres minutos, como mínimo

Ya hemos indicado que el movimiento del cepillo debe hacerse de arriba abajo, tanto en las partes frontales como traseras del diente. ¿Durante cuánto tiempo? La duración no debería ser inferior a los tres minutos, siempre de manera firme pero sin provocar un daño innecesario a nuestras encías. El sangrado habitual a la hora de lavarse los dientes puede ser un síntoma de problemas de sarro o gingivitis. Y no debemos olvidarnos de que también hay que pasar el cepillo por las encías y la lengua, que acumula muchos restos de comida.

¿Qué cepillo me conviene?

Los dentistas aconsejan que se cambie de cepillo cada tres meses. Tras este tiempo, las cerdas perpendiculares se desgastan y corren el riesgo de no cumplir con su función. Los cepillos, en cualquier caso, no deben ser excesivamente duros, puesto que se corre el riesgo de que se dañe el esmalte. Los expertos también aconsejan no colocar un capuchón sobre el cepillo una vez hayamos acabado de lavar los dientes, puesto que de esa manera no se eliminarían correctamente las bacterias acumuladas en él. Por supuesto, conviene limpiarlo cuando terminemos.
 
La higiene bucal es una de las más importantes en el cuidado diario de nuestro cuerpo. Los dientes cumplen una función fundamental en el organismo humano. Su limpieza es parte de las tareas cotidianas que deben aprender los niños desde pequeños, pero que también deben cumplir los adultos.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Aflojamiento de un diente después de un golpe

Por muy precavido que se quiera ser, enfrentarse a una emergencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.

Hoy hablaremos del aflojamiento de un diente después de un golpe

No debe tocarse el diente, ni hacer nada que pueda generar una presión sobre él. Puede darse el caso de que se haya producido la fractura de la raíz sin que pueda apreciarse a simple vista. El odontólogo evaluará el daño y procederá a la fijación del diente o su recolocación, si es que se ha desplazado.
Lo fundamental es ser consciente de que las posibilidades de no perder el diente serán tanto mayores cuanto menos se tarde en acudir a la consulta del odontólogo.
Situación: Los motivos por los que se produce el aflojamiento son similares a la pérdida total y la fractura parcial del diente.
Solución: Acude al dentista cuanto antes: este caso tampoco puede esperar. Si la movilidad de la pieza dental aumenta, ésta puede llegar a caerse.
Mientras acudes al dentista: No toques el diente ni con los dedos ni con la lengua para evitar que se afloje aún más. Tampoco aprietes los dientes.
Por muy precavido que se quiera ser, enfrentarse a una emergencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas
 
 
 



¿Sabes cómo fortalecer el esmalte dental? Mantener una buena higiene bucal puede ayudar a prevenir las bacterias que ocasionan caries. Hoy compartimos algunos hábitos que ayudan fortalecer el esmalte y así evitar la erosión:

Bebe agua con Fluoruro
El fluoruro es un mineral natural que está siempre presente, en un pequeño grado, en el agua, pero muchas ciudades y empresas también añaden fluoruro al suministro de agua. Años de investigación han demostrado que beber agua con fluoruro puede reducir tu riesgo de caries en un 20 a 40 por ciento.
El fluoruro ayuda a fortalecer el esmalte de varias maneras. En primer lugar, cuando el fluoruro en el agua entra en contacto con los dientes, parte de éste se incorpora en la superficie de los dientes. Esto hace que sean menos vulnerables a las caries.
Luego, después de que tu cuerpo ingiere el fluoruro, estará presente en la saliva, que está siempre en contacto con el esmalte dental. Por lo tanto, le está dando al esmalte una segunda oportunidad de absorber el fluoruro y hacerse resistente al deterioro de los dientes.
Además, si eliges agua en lugar de refresco o jugo, estás eliminando una fuente común de azúcares que pueden contribuir a la caries dental.
Masticar chicle sin azúcar
Mastica chicle sin azúcar cuando no te puedes cepillar te ayudará a estimular la producción de saliva, que es bueno para los dientes.
No sólo la saliva ayuda a enjuagar los ácidos que causan caries, sino que también el contenido mineral de la saliva puede ayudar a remineralizar y fortalecer el esmalte de los dientes.
Cepíllate con una crema dental que endurezca el esmalte
Seleccionar una crema dental con fluoruro asegurará que protejas y endurezcas el esmalte mientras limpias tus dientes. Muchas cremas dentales, especialmente formuladas para ayudar a fortalecer el esmalte dental. El hábito de cepillarse al menos dos veces al día te ayudará a mantener tu esmalte fuerte y sano.
Revisiones periódicas
Hay que mencionar la importancia de acudir de forma regular al dentista. Nos permitirá comprobar el estado del esmalte dental de nuestros dientes, el estado general de cada pieza dental así como también del resto de tejidos bucales, como por ejemplo las encías.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



El dolor, la inflamación, la rotura o pérdida de un diente o las hemorragias orales son situaciones en las que la visita al odontólogo no debe aplazarse, pues hacerlo supone en algunos casos un riesgo innecesario de agravamiento del problema o mantener una situación de sufrimiento.
Enfrentarse a una emergencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.
Hoy hablaremos de la pérdida de un diente:

Situación

La pérdida de un diente se puede producir haciendo deporte, en una caída accidental, una pelea, un accidente de coche o moto… Si la pérdida del diente ha sido total, es posible que sangres mucho, así que mantén la calma.

Solución

Acude al dentista cuanto antes: este caso no puede esperar. Cuanto más rápido acudas, más posibilidades habrá de reimplantar el diente perdido.

Mientras acudes al dentista

Para que el implantólogo pueda volver a colocar la pieza dental perdida es necesario que busques la pieza. Cuando la hayas encontrado, llévala a la consulta, pero no la limpies ni manipules su raíz. Hay tres formas diferentes de actuar con la pieza dental antes de llegar a consulta:
1. Coloca el diente en el alveolo (orificio en el que estaba) y pon una gasa entre los dientes para que puedas morderla y que la pieza se mantenga en su sitio. Eso sí, ten cuidado de no tragártela
2. Introduce el diente dentro de la boca, es decir, debajo de la lengua o a un lado. En este caso, también tienes que tener cuidado de no tragártelo
3. Sumerge el diente en un vaso de leche fría (de la nevera).
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Problemas de encias?, lo que puede parecer una consulta aislada en el dentista, se repite de manera reiterada entre personas de 30 a 50 años. De hecho la enfermedad de las encías, también conocida como periodontitis, afecta al 50% de los españoles, pudiendo distinguir qué grupo de personas son más propensas a padecerla.

  • Fumadores. El tabaco es uno de los factores de riesgo más significativos relacionados con el desarrollo de la enfermedad de las encías. De hecho, alrededor de un 70% de personas fumadoras y ex fumadoras ha padecido alguna patología relacionada. ¿La razón? Los fumadores tienen una disminución clara de las defensas de la encía frente al ataque bacteriano, lo que aumenta de forma significativa la susceptibilidad a la infección periodontal.
  • Diabéticos. Las personas que tienen diabetes son más propensas a infecciones dentales como la inflamación de las encías (gingivitis o incluso periodontitis). Esto es debido a que experimentan una disminución del flujo de saliva y una sensación de ardor en la boca o en la lengua que deriva fácilmente en esta patología.
  • Personas estresadas. Se ha demostrado que existe una relación entre el estrés, la ansiedad o la depresión y la enfermedad periodontal. El incremento en los niveles de cortisona (una hormona que produce el cuerpo en niveles altos cuando hay estrés), es un factor que contribuye a disminuir la inmunidad del cuerpo, haciéndolo más susceptible a la enfermedad periodontal. Además, se ha demostrado que las personas con mucho estrés son más propensas a adquirir hábitos que promueven esta enfermedad, como fumar, llevar una dieta poco equilibrada y descuidar la higiene bucodental.
  • Embarazadas. El momento del embarazo es un periodo de cambios en nuestro cuerpo, de fluctuaciones hormonales que afectan también a la salud bucodental. De hecho, los expertos aseguran que un 70 % de las embarazadas padece a lo largo del periodo de gestación alguna enfermedad gingival. Y es que los cambios en los niveles hormonales pueden hacer que las encías manifiesten mayor sensibilidad a la placa dental. Además, existen otros factores relacionados especialmente nocivos como los vómitos, que si son excesivos pueden favorecer la erosión dental, el aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos y la aparición de caries y problemas de las encías.
  • Mujeres menopaúsicas. Durante este periodo, el descenso de producción de hormonas repercute directamente en la mucosa bucal, la salud de nuestras encías y el hueso que sostiene nuestra dentadura. La gingivitis descamativa es una afección que puede producirse durante esta etapa y se caracteriza por la pérdida de las capas externas de la encía, pudiendo llegar a dejar al descubierto las terminaciones nerviosas de la misma. Además, también se puede producir un desgaste óseo que afecte a nuestros maxilares, lo que podría repercutir en pérdidas dentales o la acentuación de una enfermedad periodontal.

Aunque debemos prestar atención a la salud de nuestras encías en todo momento, es cierto que si estamos en alguno de estos grupos de riesgo debemos extremar las precauciones. Acudir al dentista para un diagnóstico certero es fundamental, pero también podemos cuidarnos desde casa utilizando pastas y colutorios especialmente diseñados para tratar los problemas de encías. Y es que una buena y adecuada higiene bucal diaria, acompañada de una buena alimentación, puede ayudarnos a prevenir problemas gingivales en muchos momentos de nuestra vida.

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.