Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La caries dental es un un problema de salud pública muy común y es caracterizada por la destrucción total o parcial de los tejidos de los dientes. La solución a una caries que esté muy avanzada es la endodoncia, la cual nos brinda el beneficio de ya no perder nuestros dientes y sobre todo ser la solución al dolor dental.
La endodoncia consiste en la extracción de la pulpa del diente, un tejido pequeño en forma de hebra que se encuentra en el centro del conducto del diente. Una vez que la pulpa muerta se enferma o es dañada, se extrae; el espacio que queda se limpia, se vuelve a dar forma y se rellena. Este procedimiento sella el conducto radicular. Años atrás, los dientes con pulpas dañadas o enfermas se extraían. En la actualidad, el tratamiento de conducto salva dientes que de otro modo se hubieran perdido

Las causas más comunes de daños o muerte de la pulpa son:

  • Dientes fracturados
  • Caries profundas
  • Lesiones, como golpes severos en la raíz (recientes o pasados)

Una vez que la pulpa está infectada o muerta; si no se trata, se crea un depósito de pus en la punta de la raíz y se forma un absceso por infección. Un absceso puede destruir el hueso circundante al diente y provocar dolor.
Por lo ctanto, es de gran importancia realizar el tratamiento de endodoncia para prevenir alguna infección o curarla, así como para quitar el dolor dental y mantener nuestros dientes.

Pero, ¿qué pasa después de la endodoncia para conservar los dientes?

Una vez que ha finalizada la endodoncia, ya se puede reparar la corona del diente que había sido destruido por caries.
Las caries que son tan grandes como para afectar la pulpa, generalmente han destruido buena parte del diente, además de ello, la desinfección y el trabajo que se realiza con la endodoncia debilita más a la estructura del diente.
Por ambas razones el diente en estas condiciones puede romperse más fácilmente durante la masticación a menos que lo reforcemos mediante un perno o poste de soporte y una corona.
Un poste es como una espiga que se coloca en la raíz del diente la cual absorbe la fuerza de masticación y la distribuye a lo largo de la raíz como en cualquier diente saludable logrando con esto que esta fuerza de masticación no fracture al diente por lo debilitado de la caries.
La corona dental es una estructura de una sola pieza que recubre los dientes, y reemplaza el esmalte dental perdido a causa de la caries dental por porcelana u otro material.
Las coronas son piezas únicas, a la medida de cada paciente y se colocan de manera fija o permanente en la boca después del tratamiento de endodoncia y colocación del poste. Para poderlas colocar es preciso reducir el diente y tallarlo proporcionándole una forma cónica que permita la inserción de la corona, que se colocará después de manera definitiva mediante un cemento de fijación.
Hay diferentes tipos de materiales para hacer las coronas por ejemplo: metal, porcelana o zirconio.
Hay otros casos donde el diente tiene el suficiente soporte y estabilidad para ser rehabilitado con obturaciones de resina solamente.
Es de suma importancia saber que el éxito y tiempo de vida de un tratamiento de endodoncia depende en gran parte de su rehabilitación.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



No se trata sólo de alinear un par de dientes porque están torcidos y se ven feos. La ortodoncia va más allá y persigue corregir problemas en la mordida, la mandíbula o la cara. Aunque la obsesión de los nuevos tiempos por estar perfectos parece haber desdibujado la línea entre la necesidad de someterse a una ortodoncia y la moda de hacerlo para estar milimétricamente perfectos, el auge de las ortodoncias dentales se debe al avance en los diagnósticos y las nuevas técnicas de tratamiento, así como un incremento de los adultos con ortodoncia.

Qué es la ortodoncia

La Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) explica que la ortodoncia persigue la normalidad en el paciente, pero no alcanzar lo ideal, es decir, la perfección. Esto significa que un tratamiento ortodóncico pretende hacer que los pacientes obtengan lo que se considera un crecimiento y desarrollo de sus dientes y maxilares dentro de su propia normalidad, con un ensamblaje “armónico” de todas las piezas.
En general, el tratamiento de ortodoncia utiliza diferentes dispositivos con la finalidad de corregir anomalías de los dientes y los huesos maxilares, obteniendo mejoras en mayor o menor grado -dependiendo del problema y las características del paciente- tanto en la función de los dientes como en el aspecto estético de la cara, así como el estado de las encías.
Como medida preventiva de cualquier alteración, se recomienda visitar al ortodoncista a los 6 años de edad -cuando empiezan a salir los primeros molares definitivos- con el fin de analizar si hacia los 12 años -cuando erupcionen los segundos molares definitivos- todo encajará. En general, el ortodoncista revisará a esas edades cómo se produce el cambio de dientes y la oclusión de los incisivos, así como el contacto que mantienen los dientes horizontal y verticalmente.
En esta etapa temprana, es posible que una radiografía revele la necesidad de colocar en los niños ‘mantenedores de espacio’ para que los molares permanentes no reduzcan el hueco reservado a las piezas dentarias definitivas cuando se caigan los dientes de leche o alteren la relación que deben mantener los dientes para una mordida u oclusión correcta.
También es posible corregir problemas generados por hábitos anormales, como la succión del dedo pulgar, mediante un tratamiento simple de tipo interceptivo, es decir, para evitar que cualquier anomalía incipiente llegue a asentarse. Cuando no se ponen medidas de ortodoncia o éstas no impiden que se desarrolle una mala mordida, la solución está en el tratamiento correctivo mediante aparatos funcionales, fijos o removibles.

Quién necesita una ortodoncia

A rasgos generales, necesitan una ortodoncia todos aquellos que presenten maloclusión de los dientes, puesto que esta anomalía puede impedir una masticación adecuada, la correcta limpieza de los dientes -con consecuencias negativas para la salud dental, como caries, pérdida de dientes, problemas de encías o desgaste del esmalte- o, incluso, generar inseguridad o hacer que los aquejados se sientan cohibidos.
Las maloclusiones o problemas de mordida pueden heredarse o ser la consecuencia de una enfermedad dental, pérdida temprana de los dientes de leche o los permanentes, un accidente o trastornos médicos, entre otras causas. Por lo tanto, puede darse en los niños, pero también estar presente en los adultos -cuando no han sido tratados durante la infancia o por problemas desarrollados a lo largo de los años, como un accidente o la pérdida de una pieza por una infección, por ejemplo-.
La desalineación de la mordida se clasifica en:

  • Tipo I: aunque los maxilares están correctamente relacionados, las piezas dentarias están adelantadas con respecto al hueso del que nacen. Puede existir apiñamiento de los dientes o no.
  • Tipo II: el maxilar superior está desplazado hacia delante, con los dientes muy adelantados con respecto a su base ósea.
  • Tipo III: la mandíbula ha superado en crecimiento al maxilar de arriba y provoca una mordida cruzada.

Entre los síntomas de una mordida incorrecta están una alineación anormal de los dientes, apariencia anormal de la cara, dificultad o molestia al masticar o morder, problemas en el habla respiración bucal y problemas de articulaciones temporomandibulares (articulaciones que unen la mandíbula con el cráneo). Para diagnosticar quién lo necesita y cómo es el tratamiento de ortodoncia que requiere y si debe ir acompañado de extracción de piezas o intervención quirúrgica, hace falta determinar el patrón morfogenético del paciente. Se trata de valorar los problemas de engranaje de los dientes y determinar dónde se origina la deformidad.
Normalmente, el ortodoncista evalúa al paciente mediante un examen clínico, a través de una radiografía panorámica de toda la boca una radiografía lateral de cráneo y gracias a unas fotografías intra y extraorales y unos modelos de yeso de la boca del paciente para registrar cómo es la mordida. No hay límites de edad para la ortodoncia; sólo en algunos movimientos ortopédicos, que únicamente es posible realizar en jóvenes, es mejor practicarlos antes de los 14 años, como es el caso de la expansión del paladar.

Problemas y enfermedades que se tratan con ortodoncia

Entre las alteraciones que necesitan ortodoncia, cabe destacar:

  • Malposición dentaria: se recurre a la ortodoncia cuando la corona de un diente está gravemente desplazada de su posición correcta.
  • Incisivos con mal ángulo: la ortodoncia con dispositivos fijos corrigen el ángulo de los incisivos superiores, inferiores y ambos, en bloque.
  • Pérdida prematura de dientes de leche: como hemos comentado anteriormente, cuando se pierde un molar es posible que se necesite colocar un ‘mantenedor de espacio’ para que el nuevo diente tenga su sitio reservado.
  • Sobremordida: los dientes anteriores de la arcada superior sobrepasan en la mordida más de la mitad de la altura de los dientes inferiores, un problema de maloclusión de tipo II, que puede solucionarse hasta cierto punto con la ortodoncia. Cuando esta alteración es fruto de problemas esqueléticos, debe corregirse en la infancia y la adolescencia (ortodoncia interceptada), porque al llegar a la edad adulta, los brackets modificarán la posición del maxilar sólo parcialmente.
  • Submordida o prognatismo mandibular: los dientes inferiores se extienden excesivamente hacia delante o bien los superiores se posicionan muy hacia atrás o hay adelantamiento de la mandíbula inferior. Se puede corregir con un expansor que se fija a la mandíbula superior para expandirla y se va ensanchando a medida que crece la mandíbula. En ocasiones se emplea una máscara facial anti prognatismo colocada alrededor de la cabeza para aplicar una fuerza en la mandíbula inferior que la va reubicando en su sitio o una mentonera alrededor de la cabeza que ejerce fuerza en la barbilla para recolocarla en su posición ideal.
  • Mordida cruzada: esta alteración en la que uno o varios de los dientes de la arcada superior quedan por detrás de los inferiores al morder es fácil de corregir en niños con un expansor fijado sobre el paladar y que se va ensanchado progresivamente cada día mediante una llave hasta que el hueso se fija. En los adultos, puede ser necesario ayudar a esta ortodoncia con una cirugía correctora.
  • Mordida abierta: cuando los dientes superiores e inferiores no se solapan y queda un hueco entre ellos al morder, se puede usar un expansor en niños como medida preventiva; aparatos y brackets en los adolescentes, pero se suele recurrir a la cirugía en el caso de los adultos.
  • Dientes rotados: la ortodoncia consigue hacer movimientos de rotación para ubicar de manera precisa el diente.
  • Línea media desplazada: se suelen emplear los brackets para hacer coincidir la línea media de los dientes superiores con la línea media de los inferiores.
  • Espacio excesivo entre los dientes: los aparatos de ortodoncia fijos consiguen cerrar espacios moviendo en bloque todo el diente (corona y raíz).
  • Apiñamiento de los dientes: se trata de una cuestión más estética, para la cual es posible utilizar la ortodoncia con el fin de ubicar los dientes o dar a la forma de la cara una posición más normal.
  • Problemas con el habla: los dispositivos de ortodoncia pueden solucionar problemas con el habla -es decir, dificultad para pronunciar ciertos fonemas correctamente- ocasionados por proyección de la mandíbula, mordida abierta, protrusión de los incisivos superiores, sobremordida horizontal, ausencia de molares superiores permanentes o deglución atípica.
  • Respiración por la boca: una placa vestibular que impida al paciente respirar por la boca puede resultar de gran ayuda en el tratamiento determinado por un otorrinolaringólogo para estos casos.
  • Apnea del sueño: hay algunas ocasiones en las que este trastorno es fruto de una alteración de la oclusión cuando el desarrollo de la mandíbula inferior no ha sido normal, por lo que el uso de la ortodoncia para arreglar la mordida puede ayudar en este trastorno.
  • Problemas de articulación de la mandíbula: en ocasiones puede resultar útil el uso de protectores bucales o de la mordida, también conocidos como férulas o aparatos. Su efectividad varía mucho entre los pacientes aquejados de trastornos de los músculos y la articulación temporomandibular, los cuales afectan a las articulaciones y los músculos de la masticación que conectan la mandíbula inferior al cráneo. Sus síntomas son dificultad o molestia al morder o masticar; chasquido o chirrido al abrir o cerrar la boca; dolor facial sordo en la cara; dolores de cabeza y oído o sensibilidad o bloqueo de la mandíbula.

Más información en el siguiente vídeo:

 
Fuente: muysaludable.sanitas.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



La endodoncia es un procedimiento que utilizan los odontólogos para eliminar el nervio del diente o muela, que pasa por las raíces, se anestesia al paciente, cuando esta ha hecho efecto, se perfora el diente o muela para acceder al canal del nervio y extraerlo, después se desinfecta el conducto y se sella para evitar futuras infecciones.

¿Por qué necesito una endodoncia?

Varias son las causas que determinan la necesidad de realizar una endodoncia, la más frecuente es la caries dental profunda, que puede afectar al nervio, pero también los traumatismos o golpes en la boca, el aumento de la sensibilidad al frío o al calor, las infecciones de las encías o la necesidad de tallar la pieza para la colocación de una funda pueden causar la inflamación o infección del nervio que nos obligue a realizar la endodoncia de esa pieza.

¿Para qué sirve una endodoncia?

Es la única manera de conseguir salvar un diente, una vez que su nervio se ha visto afectado por alguno de los mecanismos antes citados.
endodoncia

¿Duele cuando te la hacen?

Al hacerse bajo anestesia local, el tratamiento no es doloroso.

¿Puede doler después del tratamiento?

Cuando se pasa el efecto del anestésico, puede aparecer dolor y durar unos días, por lo que a veces se requiere tratamiento médico después de la endodoncia.

¿Cuántas veces tengo que ir a la clínica para hacerme una endodoncia?

Lo normal es que se haga en una sola sesión, aunque será necesario volver a la consulta para reconstruir el agujero de acceso al nervio con un empaste.

¿Me pueden hacer la endodoncia con un flemón?

A veces es necesario poner un tratamiento médico previo a la endodoncia, pero otras muchas será necesario realizar la limpieza del diente y tomar medicación a la vez. Deberá ser el odontólogo el que dictamine que procedimiento será más adecuado en cada caso.

¿Tienen éxito las endodoncias?

Estadísticamente, el índice de éxito de las endodoncias se sitúa en torno al 95% de las piezas tratadas, por tanto es un tratamiento muy predecible, aunque como todo tratamiento médico, hay un porcentaje de casos que no funcionan y que deben ser tratados de manera alternativa.

¿Son más frágiles los dientes con una endodoncia?

Cualquier tratamiento dental produce un aumento de la fragilidad de una pieza dental sana, por eso debe ser el odontólogo el que determine la necesidad de cada tratamiento.

¿Existen alternativas?

La alternativa a la endodoncia es la extracción de la pieza, y no hay nada mejor que el propio diente.

¿Qué es un endodoncista?

Es un odontólogo que se ha especializado en la realización de endodoncias, por tanto es el profesional más cualificado para realizarlas.
Más información sobre la endodoncia en el siguiente vídeo:

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas
 



Las coronas dentales son fundas que se fabrican de distintos materiales que recubren o reemplazan en su totalidad los dientes dañados por caries o fracturas. Las coronas se clasifican de acuerdo al material con el que son elaboradas como: metal, porcelana, resina, zirconio, entre otros.

Beneficios de las coronas dentales

  • Evitar que un diente después de una endodoncia se fracture.
  • Reparar un diente fracturado.
  • Brindar soporte para una prótesis removible.
  • Restaurar un implante dental.
  • Cubrir un diente con manchas.
  • Mejorar el aspecto de un diente con forma anormal.

Tipos de coronas dentales

  • Cerámica

La corona dental de cerámica es libre de metal, por lo que ofrece un mejor emparejamiento con el color natural de los dientes adyacentes. Este tipo de coronas son indicadas principalmente en pacientes que son alérgicos a algún tipo de metal.
Las desventajas de estas coronas es que presentan menos resistencia a las fracturas y desgaste por lo que están indicadas únicamente en los dientes frontales.

  • Metal / porcelana

Las coronas de metal porcelana son las más conocidas por su costo accesible y su buena funcionalidad, fabricadas con la combinación del metal y la porcelana.
Con lo cual se obtiene que la función del metal se basará en cubrir por completo la estructura dentaria sana y servir como soporte a la porcelana. La función de la porcelana es soportar las fuerzas masticatorias y lucir el mismo color que los demás dientes en boca.
La principal desventaja de estas coronas estará dirigida al metal que puede verse a través de sus encías, con el paso del tiempo las encías se retraen por lo que dejan el metal al descubierto.

  • Zirconio

Las coronas de zirconio actualmente son muy populares gracias a su principal ventaja de ser un metal altamente estético que ofrece gran resistencia a fracturas y fuerzas masticatorias.
Otro de los beneficios de las coronas elaboradas con este material es que existen múltiples tonos para igualar el color, restaurando así dientes frontales y muelas con el mismo tono que los demás dientes para lucir una sonrisa alineada.

  • Metálicas

Las coronas metálicas pueden estar elaboradas en distintos metales tales como:

  • Oro
  • Paladio
  • Aleaciones de níquel o cromo

Estas coronas al estar elaboradas en metal ofrecen gran resistencia a la estructura del diente, a la corrosión, al desgaste y a la fractura.
Sin embargo, la desventaja de este tipo de corona dental es que no es estética. Se sugiere colocarla en las ultimas muelas que no son visibles al hablar o sonreír.

  • Resina

Este tipo de resinas dentales son consideradas como temporales debido a que están elaboradas con la misma resina con la que se restauran las caries pequeñas.
La ventaja de estas es su bajo costo en comparación con los demás materiales y que a corto plazo ofrecen estética; por otro lado, también es importante conocer sus desventajas como:

  • Baja resistencia a las fracturas.
  • Decoloración rápida.
  • Mayor desgaste.

Finalmente, ahora que conoces los tipos, ventajas y desventajas de cada corona dental podrás tomar tu decisión. Si aún existen dudas sobre que corona es la más adecuada para ti, no dudes en consultarnos.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.