Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La obsesión por tener los dientes blancos o blancorexia, que impulsa a las personas a realizarse tratamientos de blanqueamiento dental frecuentes y sin control médico, puede afectar negativamente a la salud oral.
Resultado de imagen de dientes blancos
A todo el mundo le gusta lucir una sonrisa radiante porque unos dientes sanos, blancos, y correctamente dispuestos, contribuyen a dar armonía al rostro y aumentan el atractivo de una persona. Quizás por eso en los últimos años los dentistas han observado que se ha producido un significativo aumento en la demanda de tratamientos estéticos como el blanqueamiento dental.
Pero si este deseo se convierte en una obsesión por tener los dientes blancos, lo que se conoce como blancorexia, y se abusa de estos tratamientos –lo normal es realizarse uno cada cinco o seis años– o, lo que es peor, se utilizan sustancias blanqueantes sin supervisión profesional, se puede llegar a perjudicar la salud bucodental.
El blanco no es el color natural de los dientes, afirman los expertos, sino que este se asemeja más a un tono marfil y, además, está condicionado por aspectos genéticos y hábitos de alimentación e, incluso, por el consumo de ciertos medicamentos. Los tratamientos aclaran el tono, pero no siempre se puede conseguir el blanco que demandan algunos pacientes.
Las personas con blancorexia, obsesionadas por tener la sonrisa perfecta de los famosos y los modelos publicitarios, suelen recurrir a productos que se comercializan en farmacias, parafarmacias y supermercados, y hacerse los tratamientos por su cuenta, con mayor frecuencia de la recomendable, y sin supervisión especializada. Este trastorno, que afecta a ambos sexos, requiere atención psicológica, como ocurre con otro tipo de obsesiones o manías.

Riesgos del blanqueamiento sin control

Aplicarse tratamientos para blanquearse los dientes sin control puede afectar negativamente a la salud bucodental y, según advierten los dentistas, provocar efectos secundarios como grietas, hipersensibilidad dental, o lesiones en la pulpa dentaria que pueden incluso causar la muerte y pérdida del diente por una necrosis pulpar.
El blanqueamiento dental es una técnica que tiene que ser realizada por profesionales, que son los que están cualificados para determinar si una persona tiene una buena salud oral, y cuál es el tratamiento más adecuado y menos invasivo en cada caso, ya que las sustancias químicas que contienen los blanqueantes pueden irritar las encías o dañar el esmalte, y es necesario dejar pasar un tiempo entre un tratamiento y el siguiente.
Para realizar el blanqueamiento el especialista tiene que aumentar la porosidad de los dientes para que ciertas sustancias penetren en su interior, y se protegen las encías del paciente, ya que algunos de los productos utilizados, como el peróxido de hidrógeno o de carbamida, pueden resultar tóxicos a determinadas dosis, y dañar dientes y encías.
En las clínicas odontológicas se emplean, además, técnicas como el láser o el blanqueamiento por luz fría con el fin de activar las sustancias que se aplican sobre la dentadura, y el tratamiento se combina con el uso de productos en el domicilio, siempre bajo la supervisión del especialista, lo que resulta más eficaz y evita efectos secundarios indeseados.

Fuente: webconsultas.com

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Una bonita estética va unida también a una buena salud dental por lo que el binomio se convierte en obligado. La salud bucodental puede ser considerada la puerta de entrada del bienestar y la sonrisa es clave para la imagen que damos y la autoestima que tenemos; una de las mejores medicinas es tener seguridad al sonreír y disfrutar con ello. No tener una sonrisa bonita coarta en ocasiones uno de los placeres de la vida: compartir la risa.
La salud dental es clave para nuestra salud pero también lo es para nuestra autoestima.
La sonrisa es nuestra tarjeta de presentación; la autoestima nos hace pensar que necesitamos protegerla, cuidarla o atenderla para que esa tarjeta de presentación que nos acompaña sea lo más atractiva posible. Los antiguos galenos siempre decían que la boca era nuestro punto de vista inicial en cualquier estudio médico. Por la boca podemos conocer un montón de enfermedades y es un termómetro que nos explica cómo nos encontramos nosotros mismos, no solo físicamente sino incluso clínicamente. Es cierto que se han ido desgranando dos tipos de estudios, el de la boca por el lado de la odontología y el estudio de la medicina por otro, pero siempre han ido muy unidos.

A día de hoy, la salud bucodental es bastante regular y poco a poco nos vamos concienciando más. Las nuevas generaciones se fijan mucho más en su boca.
La prevención, como todo en salud, es fundamental. Prevenir antes que curar es importantísimo. Toda higiene, cuidados, atenciones, profilaxis que hagamos hará que nuestra boca perdure, sea sana y estéticamente la tengamos bien cuidada.
Las carillas como avance tecnológico para conseguir mejorar la estética dental.

Hoy tenemos la posibilidad de utilizar un tipo de carillas muy finas, casi tanto como una lentilla, de una cerámica especial, y que en dos sesiones se aplica todo el tratamiento.
No genera daño en el paciente, no se toca prácticamente el diente, se pule, no se utiliza anestesia, ni es necesario ningún pinchazo. Son tremendamente estéticas y resistentes, y pueden durar más de 20 años. A diferencia de las antiguas se puede comer de todo, salvo cosas como abrir una nuez con la boca, algo que, evidentemente, no se debe hacer ni con tus propios dientes.
Estética dentalLa historia de las carillas comienza en Hollywood, los actores se colocaban unos decorados sobre los dientes para lucir más blancos y data de hace muchos años. La tecnología ha ido mejorando y nace como algo casi manual. La mayoría de los actores utilizan este tipo de carillas porque consiguen blancos muy altos que de otra manera no se conseguirían; se tapan irregularidades y huecos, alineación y simetría.
La estética busca la simetría, el ojo humano percibe como agradable la simetría. Es lo que buscan las carillas. A veces hasta se hacen pequeños retoques para que no sea del todo simétrico y parezca excesivamente retocado. También hay que decir que ya que el diente tiene una relación muy directa con el labio, se busca una armonía labio-diente para intentar hacer más bella una sonrisa.
Otras técnicas para conseguir la sonrisa perfecta
Una de las tendencias que ha revolucionado la estética dental es el sistema Damon. Esta técnica introduce los arcos dentro del bracket facilitando así el movimiento de los dientes y acortando considerablemente el proceso; menos citas y menos tiempo para obtener la sonrisa deseada. Se consigue una reducción de tiempos, de fricción del diente, y una alineación más rápida y natural de los dientes.
Estos brackets no tiene ligaduras, van pegados al diente y sobre él va un alambre. Además, al reducir la fricción se reducen también las molestias para el paciente.
El blanqueamiento es otra de las opciones para mejorar la estética dental, que consiste en decolorar o colorar el diente. Pero con los blanqueamientos a veces no se puede conseguir el resultado que espera el paciente, ya que lo que hace es cambiar el tono del propio diente. No obstante, se puede llegar a mejorar hasta cuatro o cinco tonos de ese diente y se consigue un aclaramiento, una brillantez mayor y un tono de blanco mucho más espectacular. El resultado puede durar un año.
 
Fuente: efesalud.com

 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



¿Blanqueamiento dental o carillas?
Todos queremos tener una sonrisa reluciente y blanca. Se puede mejorar la estética de nuestra boca frente a algunos problemas comunes, como es el tono ideal de nuestros dientes, ya sea mediante el blanqueamiento dental o mediante las carillas, ambas técnicas muy demandadas por nuestro pacientes en clínica. La duda que siempre surge a los pacientes es saber cuál es la técnica que más se adecua a su caso en particular.
Para poder responder correctamente hay que tener en cuenta tanto la situación de cada paciente como las necesidades que éste presenta, ya que en base a ello se optará por la alternativa que más se adecue a sus necesidades.
¿Blanqueamiento dental o carillas?
El blanqueamiento dental, es una intervención más simple y menos invasiva para nuestra boca y nuestros dientes en particular. Este proceso únicamente busca eliminar las manchas dentales, y si bien tiene lugar en la clínica dental también podemos encontrar la posibilidad de que el paciente se someta a esta técnica en su casa. Consiste en la aplicación de un producto blanqueante que actúa sobre el diente en un determinado espacio de tiempo, sin embargo, con el blanqueamiento dental clínico o de domicilio (estos cuentan con diferentes concentraciones de producto activo) no siempre será posible que se eliminen las manchas o las tinciones dentales, sobre todo si estas han sido provocadas por una fluorosis, tetraciclina, etc.

blanqueamiento
blanqueamiento


 
Las carillas dentales son una alternativa idónea para eliminar las manchas o tinciones dentales más severas, y además cuenta con otras utilidades estéticas y funcionales. La gran diferencia respecto al blanqueamiento es que permiten corregir la forma de los dientes así como la posición, lo que los convierte en una alternativa compatible con muchas situaciones orales. Existen diferentes tipos de carillas dentales, por lo que prácticamente cualquier situación puede encontrar su solución. Como contraparte, este tratamiento es más complejo, costoso e invasivo, sobre todo en los casos donde sea necesario tallar el diente antes de que la carilla se adhiera sobre el esmalte.
 
carillas-dentales
carillas-dentales

Resultado de imagen de CARILLAS DENTALES

Ambos tratamientos cuentan con muchas ventajas para la estética de nuestra sonrisa, de modo que si tienes dudas sobre cuál es el que más se adecua a tus necesidades ven a visitarnos a Deltadent, te realizaremos una revisión gratuita y resolveremos todas las dudas que tengas sobre el mejor tratamiento para ti.

Puede solicita cita al, 914572547/ 913440380/   900820015 (línea gratuita).
Primera visita gratuita. Incluye: valoración clínica, radiográfica, diagnostico, planificación de tratamiento, entrega de presupuesto (sin compromiso).
pie-de-entradas



PAUTAS PARA UN BLANQUEAMIENTO DENTAL DE 10
Se dice que solo hay una oportunidad para causar una primera impresión. Una de las primeras cosas que observas cuando conoces a alguien es su boca, los labios, las encías, la posición de los dientes y su color. Una sonrisa blanca suele producir una mejor impresión (siempre que sea natural) que una que no lo sea tanto.
En los últimos años el blanqueamiento dental se ha convertido en uno de los servicios más demandados en las clínicas dentales. Pero, ¿sabes qué es? ¿Cómo se hace? ¿Qué peligros evitar o qué cuidados hemos de tener?
Os damos 10 consejos fundamentales antes, durante y después del blanqueamiento.
1.- Un blanqueamiento dental es un tratamiento odontológico, no es un tratamiento meramente estético que se puede hacer en cualquier lugar. Es decir, que debe ser efectuado por un dentista colegiado que será quien diga los requisitos previos de salud que debemos cumplir.
2.- El odontólogo será el que seleccione la técnica utilizar: tratamiento en la consulta o domiciliario, en casa, auto-aplicándose blanqueadores, pero siempre bajo el control estricto por parte del dentista.
3.- El profesional nos debe hacer un diagnóstico previo. Debe ser una persona que controle que todo funcione correctamente, que no hay peligro ni para las encías, ni para los tejidos blandos, ni para los dientes.
4.- Normalmente, no es doloroso. Es posible que en algún paciente con sensibilidad extrema pueda sentir dolor, pero se produce como la sensibilidad a un helado o a una bebida muy fría. Además, sabiéndolo se puede pretratar para que no suceda o controlarlo para evitar que vaya a más o que llegue a ser molesto. Habitualmente es momentáneo y se soluciona de forma espontánea.
5.- Una leyenda es que puede dañar el esmalte, pero si el blanqueamiento se efectúa de forma correcta, siguiendo las pautas del dentista, empleando un producto seguro, con una regulación sanitaria, vendido por empresas adecuadas, no es peligroso, es decir, no se daña el esmalte si se administra correctamente.
6.- Internet es el ‘caballo de batalla de los profesionales’. Está prohibido por ley vender directamente online a los pacientes productos blanqueadores. Si se hace desde una web en España o lo vende un comercio español es un delito, aunque se pueden comprar en el extranjero con el riesgo para la salud que supone. Todo blanqueamiento realizado fuera de una clínica odontológica puede tener graves consecuencias para nuestra boca.
7.- Uno de los principales factores que hace oscurecer el color de los dientes es el paso del tiempo. Si se blanquea un diente, con el tiempo volverá a oscurecerse (no como al estado inicial pero sí se oscurecerá). Para que ese grado de blanqueamiento perdure en el tiempo se deberán tomar medidas de mantenimiento, incluso, con el tiempo, algún retratamiento.
8.- Por otra parte, hay alimentos y bebidas que influyen en el color de los dientes antes, durante y después del blanqueamiento pero realmente lo que más influye son tomar medidas higiénicas inadecuadas. Debemos evitar bebidas que manchan y si no es posible realizar un buen cepillado tras la ingesta, así como controlar las dietas con alimentos con mucho colorante.
9.- También debemos evitar fumar. Pero si fumas, el blanqueamiento puede ser mucho menos eficaz. En las personas que fuman o mascan tabaco, combinado con una mala higiene bucal, es más fácil que el diente se oscurezca. Este tipo de oscurecimiento es menos importante que el que se produce a otro tipo de factores ya que éste es a nivel externo. Los colores graves de los dientes van asociados con factores que oscurecen el diente desde dentro, tipo enfermedades, toma de medicación, problemas dentales que hacen que el diente modifique el color de una forma más severa…
10.- Y un último mito que debemos desterrar trata sobre las pastas de dientes blanqueadoras. No hay pastas de dientes blanqueadoras, simplemente devuelven el diente a su color original pero no llegan a blanquear. Las pastas realmente blanqueadoras no se pueden comprar en farmacias, en grandes superficies o por Internet porque son productos blanqueadores en forma de pasta y sí que pueden llegar a blanquear pero debe ser un dentista quien los facilite y explique la forma de manejo.
En definitiva, hoy por hoy en las farmacias sólo se pueden dispensar dentífricos blanqueadores cuyo contenido en péroxido de hidrógeno no supere una concentración del 0,1%  (o de peróxido de carbamida del 0,3%).
No obstante, sí que se pueden comercializar otros dentífricos destinados a intentar devolver al diente su color original y ayudar a disminuir el tono amarillento que con el paso del tiempo pueden adquirir algunos de ellos; así como con la finalidad de contribuir a favorecer la eliminación de manchas superficiales sobre los dientes y a prevenir su formación.
Tanto los primeros como los segundos son un complemento adecuado durante la puesta en práctica de un tratamiento blanqueador siempre indicado y supervisado por el odonto-estomatólogo. En ese sentido cabe recordar que los productos realmente blanqueadores (concentraciones superiores al 0,1% de peróxido de hidrógeno y 0,3% de peróxido de carbamida) sólo pueden ser dispensados por el dentista en su consulta o indicados por el mismo para su empleo de forma domiciliaria.
En deltadent somos especialistas en blanqueamiento dental. Ven a visitarnos y te haremos un diagnóstico personalizado. Además podrás beneficiarte de nuestras promociones.
promo_blanqueamiento
FUENTE:
http://www.icoev.es/blogicoev/10-consejos-que-no-debes-olvidar-si-quieres-hacerte-un-blanqueamiento-dental/
 
pie-de-entradas



¿CUÁNTO CUIDAS TUS DIENTES? Tips para una sonrisa de 10
Cada vez nos preocupamos más por nuestra imagen, tenemos más conciencia de nuestro cuerpo: cuidamos nuestra alimentación, lo que comemos, cómo y cuánto nos movemos, nos preocupa la composición de nuestros productos cosméticos… Pero más gente de la que pensamos no sigue la pautas adecuadas para tener una higiene bucodental correcta. ¿Crees que haces todo lo que puedes por tu boca y dientes? La higiene dental y la eliminación de la placa bacteriana previene caries dental y los problemas de las enfermedades periodontales.
La mayoría de nuestros abuelos y padres han perdido piezas dentales a lo largo de su vida, pero los hábitos y la información sobre la importancia de cuidarse la boca hoy en día hacen posible llegar a la madurez con una sonrisa sana y blanca.

Tips para una sonrisa de 10:

  1. ¿Cuánto te lavas los dientes? algunos hablan de números, un mínimo de 2 veces al día. Pero lo más aconsejable es cepillarlos cada vez que se coma algo. No es una cuestión de obsesionarse, sino de sentido común. Lo ideal es cepillar los dientes tres veces al día. En la práctica, dos minutos de cepillado diario puede obtener un saneamiento adecuado, si las encías están sanas. En caso de enfermedad de las encías, los tres cepillados diarios son necesarios. No comer ni beber (excepto agua) después del cepillado de la noche.
  2. El cepillo debe ser utilizado con cerdas intermedias, con una cabeza de tamaño pequeño para poder acceder a todos los rincones. Las cerdas demasiado duras puede llevar el esmalte de manera significativa a largo plazo. Es mejor un cepillo suave que no dañe el esmalte y las encías.
  3. El cepillo manual proporciona excelentes resultados cuando se utilizan adecuadamente. Algunos cepillos eléctricos pueden alcanzar los mismos resultados con facilidad.
  4. ¿Cómo te cepillas? cuidado, puedes rayar el esmalte si frotas fuerte de un lado a otro de manera horizontal. Lo correcto es hacerlo de forma suave en círculos sin levantar las encías ni golpearlas por la cara anterior y posterior del diente. Siempre lavarse los dientes con un movimiento de la encía al diente. No olvides cepillar todas las superficies de los dientes.
  5. ¿Usas ‘complementos’? la seda dental y el colutorio (siempre sin alcohol) deberían formar ya parte de tu ritual para una limpieza completa. Usa cepillos interdentales o agua a presión si los espacios entre dientes son muy significativos. Una gran parte de los problemas dentales (caries, periodontitis …) se inicia entre los dientes porque las bacterias se estancan. Si las encías están sanas, el paso del cepillo debe hacerse una vez al día, preferiblemente por la noche. En caso de enfermedad de las encías, puede que tenga que hacer 2 o 3 veces al día. Si los espacios interdentales son demasiado estrechos, los cepillos deben reemplazarse con hilo dental.
  6. ¿Te lavas la lengua? ahí se acumulan células muertas, desechos y bacterias que son responsables del mal aliento, a no ser que tengas un problema de estómago o enfermedad crónica. Eliminar esa película blanca que vemos al sacar la lengua es fundamental para gozar de buena salud y de un aliento fresco. Existen herramientas especiales para ello, pero el cepillo de dientes es suficiente. En efecto, la superficie exterior de la lengua está cubierta con bacterias que pueden contribuir en particular al mal aliento.
  7. Los irrigadores de boca son muy recomendables en especial para los pacientes con implantes dentales o con otras prótesis dentales. Pueden ser útiles para eliminar los restos de comida. Sin embargo, su acción individual por separado en la higiene dental no es suficiente para aflojar la placa bacteriana, y no de ninguna manera reemplazar el cepillo dental o cepillos interdentales.
  8. ¿Qué hay de los blanqueadores? usar una buena pasta blanqueante y colutorio con esa función ayudan a que los dientes estén más brillantes, pero tampoco hacen milagros si no partimos de una dentadura medianamente blanca. Los tratamientos en clínica son efectivos en muchos casos, pero asegúrate siempre de tratar con profesionales, no te fíes de las ‘gangas’. La pasta de dientes fluorada debe ser para protegerse de las caries dental. Cada edad corresponde a una dosis de fluoruro.
  9. Los enjuagues bucales antisépticos no debe utilizarse fuera de tratamientos diarios prescritos por el dentista para la higiene dental.
  10. ¿Qué hábitos tienes? fumar, beber alcohol, comer dulces, beber vino tinto o mucho café … son gestos que empeoran el estado de los dientes; los oscurecen, amarillean y estropean. Algunos alimentos azucarados y ácidos (como la soda o limón)perjudican los dientes muy dañados. Consumir con moderación.

¿Vas al dentista? se recomienda ir una vez al año para revisar caries, posibles enfermedades y hacer una limpieza más profunda para quitar la posible placa que se haya formado. No se trata de tener una sonrisa alineada y perfecta, pero sí de cumplir unos básicos que agradecerás a corto y largo plazo.

La vuelta de vacaciones es un momento ideal para realizar tu visita anual. Llámanos al teléfono 91 344 03 80 y coge cita. Te realizaremos una revisión completamente gratuita para que empieces la ‘vuelta al cole’ con los deberes hechos 😀

FUENTES:
http://www.elle.es/belleza/consejos-de-belleza/como-mantener-dientes-para-siempre
https://www.propdental.es/blog/odontologia/higiene-dental/
 
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.