Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La diabetes es una enfermedad en la cual el cuerpo no produce o no utiliza adecuadamente la insulina. La insulina es una hormona indispensable para convertir azúcar, almidones y otros alimentos en energía necesaria para la vida diaria.

La diabetes supone ya una auténtica epidemia mundial con una prevalencia estimada de alrededor del 9% de adultos mayores de 18 años, lo que equivaldría a unos 400 millones de personas de forma global. Además se estima que para el 2035 se podría doblar el número de casos y supondría la séptima causa de muerte.

Toda estrategia encaminada a controlar esta enfermedad es bienvenida por la comunidad científica, por los gobiernos y por la población general, y en este sentido la salud bucal o más bien su ausencia parecen tener un papel relevante.
Así mismo, las enfermedades periodontales son de las más prevalentes en el ser humano, y en concreto la periodontitis crónica afecta alrededor del 50% de la población adulta.
La presencia de periodontitis activa, y en especial sus formas más severas, supone un auténtico desafío al organismo ya que el aumento de la inflamación local lleva consigo un aumento de la inflamación sistémica con consecuencias a todos los niveles.

periodontitis

De esta forma, la presencia de periodontitis activa se ha asociado con alteraciones del control de la glucosa y con un aumento de la prevalencia de diabetes. Los mecanismos biológicos que explican esta asociación vienen dados tanto por las  bacterias periodontopatógenas que se alojan en las bolsas periodontales como por la desregulación de las citoquinas inflamatorias. Unas y otras pueden influir negativamente aumentando la resistencia del organismo a la insulina y produciendo un decrecimiento de la función de las células beta del páncreas. También se ha observado que la enfermedad cardiovascular puede ser más prevalente y grave en pacientes diabéticos con enfermedad periodontal, y la mortalidad puede ser mayor.

Los factores importantes a considerar al momento de la evaluación del estado periodontal y de la formulación de planes de tratamiento para los pacientes con diabetes, incluyen:

  • El grado de control metabólico
  • La duración de su enfermedad
  • La presencia de otras complicaciones a largo plazo de la diabetes
  • La presencia de factores de riesgo simultáneos
  • El nivel general de salud.

Se debe enfatizar la reducción de bacterias y la eliminación del biofilm, tanto por encima como por debajo de la línea de las encías. Esto puede lograrse con el curetaje y alisado radicular tradicional además de un excelente cuidado en casa.
Del mismo modo, se ha observado en algunos estudios que el tratamiento periodontal puede mejorar el control glucémico disminuyendo significativamente los valores de hemoglobina glicosilada, un valor referente para el buen control de la diabetes.
El tratamiento debe enfocarse en la prevención de la enfermedad periodontal y de la inflamación oral, que es esencial en controlar las complicaciones orales asociadas con diabetes. Y, porque sabemos que la exposición bacterial es un factor de riesgo para la gingivitis incluso entre pacientes diabéticos sanos, bien controlados, los pacientes deben ser animados a utilizar el hilo dental regularmente y a cepillarse dos veces al día con una crema dental que ofrezca protección antibacteriana.
En definitiva, un control adecuado de la salud bucal puede reportar muchos efectos beneficiosos tanto a nivel local como a nivel sistémico mejorando enormemente la calidad de vida y disminuyendo las complicaciones graves de las personas que sufren diabetes.
 



Las prótesis dentales removibles o dentaduras postizas reponen los dientes ausentes y las estructuras óseas que se van reabsorbiendo a lo largo del tiempo tras la pérdida de los dientes naturales. Mediante estos dispositivos protésicos, se restablece la masticación, la deglución, el habla y la estética.
Las prótesis removibles trasmiten fuerzas a los dientes, a las encías y al hueso. Requieren un especial cuidado de adaptación, cuya duración varía según las personas y las prótesis. Cada persona tiene necesidades y características distintas, por lo que todas las prótesis son únicas y se deben confeccionar de forma individualizada. La decisión sobre la colocación de la prótesis la toman exclusivamente el dentista especialista y el paciente.
protesis
Habrá un momento en que el paciente estará adaptado y seguramente no tendrá conciencia de llevar una prótesis en su boca, pero es necesario que pase por un periodo de adecuación en el que visite al dentista para realizar los ajustes que sean necesarios. Además, al ser un aparato que se lleva por periodos prolongados, debe existir una buena educación frente a su cuidado y limpieza diaria, para evitar consecuencias mayores.
PROBLEMAS ASOCIADOS A LAS PRÓTESIS DENTALES
Durante el proceso de integración de la prótesis, se puede desarrollar una estomatitis subprotésica o lesiones en la mucosa(como las ulceraciones) a causa de un mal asiento o del desplazamiento de la misma. Situación que puede generar, a su vez, problemas de dolor, dificultad en el habla y menor fuerza de masticación.
La menor fuerza de masticación, sobre todo con alimentos duros, puede generar insatisfacción, modificar el placer del acto de comer y acarrear problemas nutricionales que afecten a la salud general. Por eso, se recomienda el uso de un adhesivo fijador, que proporciona seguridad y comodidad: mejora la estabilidad de la prótesis, aumenta la retención y la fuerza de la mordida, forma un sellado entre la prótesis y la encía y asegura que la prótesis se mueva o desprenda.
Uno de los inconvenientes que presentan las prótesis, si no están correctamente ajustadas, es que los restos alimenticios pueden quedar atrapados entre éstas y la encía, hecho que genera incomodidad a la vez que favorece el crecimiento de bacterias que pueden causar mal aliento. Además, conlleva problemas psicológicos producidos por la inseguridad que comporta hablar y enseñar las prótesis.
HIGIENE EN PORTADORES DE PRÓTESIS DENTALES
La duración de las prótesis dentales dependerá de muchos factores, pero uno de los más importantes es la motivación del paciente en el momento de cuidarlas. Por este motivo, el especialista debe evaluar su adecuado funcionamiento de forma regular, así como realizar una sesión informativa para asegurar que el paciente realiza una colocación correcta de la prótesis y para conocer los puntos de estabilidad masticatoria y las técnicas específicas de cuidado diario. Además, ha de explicar cómo cuidar y limpiar diariamente la prótesis para evitar consecuencias mayores, tales como presencia de sarro, halitosis o ulceraciones.
Los hábitos de higiene oral que debe llevar la persona con prótesis dentales removibles son:

  • Lavar y masajear la mucosa cubierta por la prótesis dos veces al día, usando un cepillo dental con filamentos muy suaves o aterciopelados para masajear el reborde edéntulo. Los márgenes de la prótesis pueden resultar de fácil acceso para el acumulo de biofilm oral (placa bacteriana). Por este motivo, requieren mayor dedicación en su limpieza.
  • Es importante usar comprimidos limpiadores diariamente porque remueven el biofilm oral. Combaten el 99,9% de las bacterias y hongos de la prótesis y limpian la dentadura postiza sin dañarla. Además, eliminan las tinciones procedentes del té, café o tabaco.
  • Limpiar el dorso de la lengua con un limpiador lingual.
  • Es recomendable retirar la prótesis por las noches para descansar de la presión que puede producir este tipo de aparatología.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Un absceso dental es la acumulación de pus causada por una infección bacteriana. El absceso puede ocurrir en diferentes zonas del diente por distintos motivos. Un absceso periapical ocurre en la punta de la raíz, mientras que un absceso periodontal ocurre en las encías junto a la raíz del diente. La información que aquí se incluye se refiere específicamente a los abscesos periapicales.

Un absceso dental periapical generalmente ocurre como consecuencia de una caries dental sin tratar, una lesión o arreglos dentales anteriores.

Los dentistas tratarán el absceso dental mediante el drenaje del mismo y la eliminación de la infección. Es posible que puedan salvar tu diente con endodoncia, pero en algunos casos es necesario extraer el diente. Dejar un absceso dental sin tratar puede provocar complicaciones graves, e incluso poner en riesgo la vida.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas de un absceso dental son:

  • Dolor intenso, persistente y palpitante que puede extenderse a la mandíbula, al cuello o al oído
  • Sensibilidad al calor y al frío
  • Sensibilidad a la presión de masticar o morder
  • Fiebre
  • Hinchazón en el rostro o la mejilla
  • Ganglios linfáticos inflamados y dolorosos debajo de la mandíbula o en el cuello
  • Brote repentino de olor y sabor desagradables, líquido salado en la boca y alivio del dolor si el absceso se rasga

Cuándo consultar al médico

Si tienes algún signo o síntoma de un absceso dental, consulta al dentista cuanto antes.
Si tienes fiebre e hinchazón en el rostro y no puedes localizar al dentista, acude a una sala de urgencias. También acude a la sala de urgencias si tienes dificultad para respirar o tragar. Estos síntomas pueden indicar que la infección se ha extendido a la mandíbula y el tejido que la rodea, incluso a otras partes del cuerpo.

Causas

Un absceso dental periapical ocurre cuando las bacterias invaden la pulpa dental, la parte más profunda del diente que contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conjuntivo.
Las bacterias ingresan a través de una caries o por una grieta o rajadura en el diente y se extienden hasta llegar a la raíz. La infección bacteriana puede provocar hinchazón e inflamación en la punta de la raíz.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de sufrir un absceso dental:

  • Higiene bucal escasa. La falta de cuidado adecuado de los dientes y las encías, como no cepillarse los dientes dos veces al día y no usar hilo dental, puede aumentar el riesgo de carie dental, enfermedad de las encías, absceso dental, y otras complicaciones dentales y bucales.
  • Una dieta rica en azúcar. Comer y beber con frecuencia alimentos ricos en azúcar, como dulces y refrescos, puede provocar caries dentales y convertirse en un absceso dental.

Complicaciones

Un absceso dental no se va sin tratamiento. Si el absceso revienta, el dolor puede disminuir considerablemente, pero aun así necesitas tratamiento dental. Si no se drena el líquido del absceso, la infección puede extenderse a la mandíbula y a otras áreas de la cabeza y el cuello. Incluso podrías tener sepsis, una infección potencialmente mortal que se extiende por todo el cuerpo.
Si tienes el sistema inmunitario debilitado y no te haces tratar un absceso dental, el riesgo de una infección generalizada aumenta todavía más.

Prevención

Evitar las caries dentales es esencial para prevenir un absceso dental. Cuídate mucho los dientes para evitar las caries dentales:

  • Usa agua potable fluorada.
  • Cepíllate los dientes al menos dos veces por día con un dentífrico con flúor.
  • Usa hilo dental o un limpiador interdental para poder limpiarte entre los dientes a diario.
  • Reemplaza el cepillo dental cada tres o cuatro meses, o siempre que las cerdas estén desgastadas.
  • Come alimentos saludables, y limita el consumo de dulces y tentempiés entre las comidas.
  • Visita a tu dentista para realizarte controles regulares y limpiezas profesionales.
  • Considera el uso de un antiséptico o un enjuague bucal con flúor para agregar una capa adicional de protección contra las caries dentales.

 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.