Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Comenzamos con un instructivo vídeo del colegio oficial de odontólogos y estomatólogos de España donde se marcan las pautas de una correcta higiene oral para prevenir el síndrome del mal aliento:


A continuación os describimos algunas pautas para el tratamiento de la halitosis.
HIGIENE ORAL
Limpiar la cavidad bucal adecuadamente puede ser la solución de la halitosis, cuando el problema se origina por esta causa. Un buen aseo de la boca, incluyendo siempre la lengua, previene la proliferación de agentes bacterianos responsables de olores desagradables, enfermedades orales y extraorales, y hasta mejora el sentido del gusto.
La higiene oral, en el tratamiento de la halitosis, se enfoca a la reducción mecánica y química del total de microorganismos de la cavidad bucal. La desinfección debe hacerse en todas las áreas de la boca, pues las bacterias pueden trasladarse de un nicho a otro.
CONTROL MECÁNICO
Este control comprende: el cepillado, el uso del hilo dental y la remoción de placa y del recubrimiento lingual. El control mecánico de la higiene oral debe realizarse al mismo tiempo que la evaluación de hábitos que pueden afectar el aliento, como el consumo de algunos alimentos, alcohol y tabaco.
CEPILLO NORMAL E INTERDENTAL
Muchas personas creen que cepillarse excesivamente los dientes puede eliminar el mal aliento. Pero esto no es así, ya que un lavado exagerado producirá sequedad en la boca, afectando la flora oral. Además, puede incrementar la halitosis y dañar los dientes. Además, cepillar los dientes sin el uso del hilo dental y la limpieza de la lengua, facilita que haya lugares donde pueden proliferar las bacterias que lo producen.
Lo recomendable es cepillarse los dientes después de cada comida principal (desayuno, almuerzo y cena). Cepíllate bien con efecto barrido desde la encía hacia el diente.
HILO DENTAL
La placa es una formación bacteriana que tiene de 1 a 2 mm. de espesor entre la encía y los dientes, y se forma con los restos de alimentos no removidos. Usar el hilo dental y hacerse un cepillado interdental después de cada comida, o como mínimo dos veces al día, evita la formación de placa bacteriana. El hilo se pasa entre los dientes para limpiar las caras internas donde no se llega con el cepillo, siguiendo la forma de la pieza hasta entrar 1 mm. en la encía. Si la encía sangra al pasar el hilo dental, puede haber enfermedad periodontal, que es una de las causas de mal aliento.
LIMPIEZA LINGUAL
La limpieza de la lengua frecuentemente se descuida al realizar la higiene bucal rutinaria, a pesar de que este órgano es la mayor fuente de halitosis. La remoción de la capa superficial de la lengua reduce significativamente la producción de compuestos sulfúricos volátiles (CSV) que ocasionan olores nauseabundos, tanto en personas sanas como en quienes presentan enfermedad periodontal.
La limpieza de la lengua, realizada de una manera cuidadosa y efectiva, debe formar parte de la rutina diaria de higiene oral. La anatomía de la superficie de la lengua no es igual en todas las personas, e incluso, algunas personas no acumulan residuos o lo hacen muy poco. Estas personas requieren poca limpieza lingual. Sin embargo, hay personas que acumulan grandes cantidades de residuos y requieren limpiar la lengua varias veces al día.
El procedimiento para llevar a cabo la higiene de la lengua es sencillo y puede realizarse con el cepillo de dientes o con un limpiador lingual. Debe hacerse de manera cuidadosa para no ocasionar lesiones, pues la lengua es un órgano muy sensible. Se recomienda realizar la limpieza de la superficie de la lengua después de cada comida principal, y hacerlo de la siguiente manera:

  1. Sacar la lengua tanto como sea posible, de tal forma que se haga visible la parte posterior de ésta, ya que es allí donde se presenta la mayor acumulación de residuos.
  2. Pasar el cepillo o el limpiador lingual, y barrer de adentro hacia fuera, lavando el instrumento con abundante agua antes de pasarlo nuevamente. Repetir la operación varias veces hasta lograr un buen efecto.

Algunas personas pueden continuar presentando halitosis de origen oral, a pesar de mantener un régimen de higiene bucal adecuado. En estos casos se recomienda un tratamiento combinado mecánico-químico con el uso de enjuagues bucales efectivos.
Pásate por tu clínica dental de confianza y consúltanos cualquier duda que tengas sobre este u otros temas. Estaremos encantados de atenderte.
pie-de-entradas



El gran avance tecnológico se muestra en casi todas las esferas de nuestra vida. Es así como ahora, a la larga lista de artículos inteligentes (también llamados «smart») como televisores inteligentes, móviles, etc., se sumaría un cepillo eléctrico dental inteligente que promete cambiar (mejorar) nuestros hábitos de higiene bucal y que fue presentado hace unos meses en la Feria Consumer Electronic Show en Las Vegas.

Según sus fabricantes, este ingenio ofrece una manera rápida y sencilla de saber si te cepillas bien los dientes o no. Sus creadores se inspiraron en el movimiento de las alas del pájaro Colibrí, que puede llegar a moverlas 80 veces por segundo, provocando un zumbido similar al del cepillo.

Al comprar el cepillo, este viene con una aplicación para móvil gratuita que se conecta vía Bluetooth al cepillo eléctrico. La información se sincroniza inmediatamente con cualquier teléfono o dispositivo móvil Android o iOS, informando al usuario sobre si debería cepillarse durante más rato o que zonas de difícil acceso no ha limpiado. La aplicación premia los progresos y está pensada también para que los más pequeños, que encontrarán un juego en la App, se motiven en el cepillado de sus dientes. Así pues, la aplicación está pensada para toda la familia, con lo que funciona con muchos cepillos distintos.

Algunas de sus ventajas para el cuidado de los dientes y encías son: monitorear los horarios en los que se realiza la higiene bucal, determinar la frecuencia de uso del cepillo de dientes, establecer qué piezas o zonas de la arcada dental se dejan de cepillar y compartir los registros que se generan con otros usuarios de la aplicación y de las redes sociales.

Un uso adicional interesante del mencionado mecanismo, sería que los padres podrían también evaluar cómo sus hijos se cepillan los dientes.

Y ya sabes que si necesitas información acerca del cepillado dental en particular o de la salud bucodental en general, puedes solicitarla a continuación o pedírsela a nuestros dentistas la próxima vez que nos visites en nuestra clínica.

pie-de-entradas



 
¿Cómo mantengo una buena salud bucal en la tercera edad? 
Con el cuidado doméstico adecuado y revisiones dentales periódicas, los dientes pueden durar toda la vida. Independientemente de tu edad, mantén tus dientes y encías saludables cepillándote por lo menos dos veces al día con una pasta de dientes y enjuague bucal con flúor. Utiliza el hilo dental diariamente y visita al dentista de forma periódica para realizarte limpiezas profesionales y revisiones.
Captura de pantalla 2016-01-14 a las 09.54.58
¿Qué debo conocer como persona mayor acerca de la salud bucal?
 Durante la tercera edad, es posible que te enfrentes  a alteraciones referidas a tu salud bucal, aunque te cepilles y utilices hilo dental con regularidad. El uso de prótesis dentales, el tomar medicamentos y los trastornos generales de la salud suelen ser comunes en la tercera edad. Afortunadamente, el odontólogo y el médico pueden ayudarte a solucionar la mayoría de esos desafíos de forma satisfactoria.

  • Las caries y el deterioro de las superficies radiculares de los dientes son más comunes en las personas mayores. Por lo tanto, es importante cepillarse con una pasta de dientes con flúor, utilizar el hilo dental diariamente y visitar al dentista con regularidad.
  • La sensibilidad puede agravarse a medida que se avanza en edad . Las encías se retraen con el tiempo, exponiendo zonas del diente que no están protegidas por el esmalte. Esas zonas son particularmente propensas al dolor ante alimentos o bebidas frías o calientes. En casos severos, puede presentarse sensibilidad al aire frío, a bebidas y alimentos ácidos y dulces. Si experimentas sensibilidad, prueba una pasta de dientes para dientes sensibles. Si el problema persiste, consulta al dentista, ya que la sensibilidad puede indicar un trastorno más serio, como una caries o un diente dañado o fracturado.
  • La sequedad en la boca es un trastorno común en las personas mayores, que puede ser causado por medicamentos o ciertos trastornos médicos. Si no se trata, esto puede dañar los dientes. Tu dentista te recomendará varios métodos para recuperar la humedad de la boca, además de tratamientos o medicamentos apropiados para evitar los problemas relacionados con la sequedad bucal.
  • Los trastornos de salud preexistentes, como diabetes, afecciones cardíacas o cáncer pueden afectar tu salud bucal. Asegúrate de comunicarle a su dentista cualquier problema de salud, para que comprenda su situación general y te ayude a satisfacer tus necesidades especiales.
  • Las prótesis dentales le hacen la vida más fácil a las personas mayores, pero requieren cuidados especiales. Sigue cuidadosamente las instrucciones del dentista y visítalo si surge cualquier problema. Las personas que utilizan prótesis dentales deben realizarse un examen anual.
  • La enfermedad de las encías es un trastorno potencialmente grave que afecta a personas de todas las edades, pero especialmente a aquellas mayores de 40 años. Diversos factores pueden aumentar la gravedad de la enfermedad de las encías, entre los que se cuentan:
  1. Una dieta inadecuada.
  2. Una higiene bucal deficiente.
  3. Enfermedades sistémicas, como diabetes, afecciones cardíacas y cáncer.
  4. Factores ambientales como: el estrés y el tabaquismo.
  5. Ciertos medicamentos que afectan el estado de las encías.

Debido a que las primeras etapas de la enfermedad de las encías son reversibles, es importante identificarlas precozmente. Los exámenes dentales periódicos aseguran la detección y el tratamiento de la enfermedad de las encías. En ocasiones es posible evitar la aparición de la enfermedad de las encías si se practica una correcta higiene bucal.

  • Las coronas y los puentes se utilizan para reforzar los dientes dañados o reemplazar los faltantes. Una corona se usa para cubrir o «enfundar» por completo un diente dañado. Además, se puede utilizar para mejorar su aspecto, forma o alineación. Los puentes se suelen utilizar para reemplazar uno o más dientes que faltan, cubriendo el espacio dejado por los mismos. Los puentes se adhieren con cemento a los dientes naturales o a los implantes que rodean el espacio vacío.

Mira todo lo que podemos ofrecer para disfrutar de una «eterna juventud» dental.
pie-de-entradas



¿Cómo solucionar las manchas de mis dientes?

Nuestra sonrisa nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismo. Para ello, necesitamos  tener unos dientes fuertes y sanos, aunque no siempre es posible.

TIPOS DE DECOLORACIÓN DE LOS DIENTES

Varias son las posibilidades de decoloración de nuestros dientes. Todas serán causadas por causas muy diversas como pueden ser los genes,  las enfermedades congénitas, los factores ambientales y las infecciones. Tres son los tipos de decoloración que nos pueden dar.

La decoloración extrínseca se da cuando la capa externa del diente, esto es el esmalte, se ha teñido de algún color distinto al blanco original. Estas manchas pueden ser causadas por alimentos como el café, el vino o los refrescos de cola así como por fumar.

La decoloración intrínseca se nos formará cuando la dentina se nos oscurece o se nos pone el diente de un color amarillento. Las causas de la decoloración intrínseca son una exposición excesiva al fluoruro durante la infancia, el consumo de antibióticos de tetraciclina durante la segunda mitad del embarazo o si consumimos esta misma sustancia en nuestros ocho primeros meses de vida.

Por último, nos encontramos con la decoloración motivada por la edad. Esto es debido a que la edad afecta al esmalte y el tabaco y los alimentos van manchando la dentina.

¿CÓMO COMBATIR LA DECOLORACIÓN DE LOS DIENTES?

Captura de pantalla 2016-01-14 a las 09.44.57


La decoloración de nuestros dientes puede hacer que perdamos las ganas de sonreír. Unos dientes que no estén blancos pueden hacernos perder las ganas de enseñarlos. Esto hace que tengamos que tener distintas pautas para que el color de los mismos no se nos modifique. 

Lo primero que tenemos que tener claro es que tenemos que cuidar nuestra higiene bucal. Esto lo haremos cepillando nuestros dientes después de cada comida y utilizando el hilo dental después. La visita anual a nuestro dentista también será muy necesaria, pero mientras llega, tendremos que evitar fumar o tomar bebidas como el café, el té, los refrescos o el vino que decolorarán nuestros dientes. Nos puede costar, pero una sonrisa bonita merece la pena. 

¿QUIERES UN “ATAJO”?

Además de tener disciplina en los hábitos saludables para tu boca, en DeltaDent disponemos de soluciones rápidas y eficientes para  lucir una sonrisa renovada, mucho más brillante que nunca. Mira cómo podemos ayudarte.

pie-de-entradas



Cómo lavarme los dientes correctamente:

La última encuesta de Salud Oral en España realizada por el del Consejo de Dentistas revela que entre un 92 y un 94% de la población adulta padece caries. Uno de cada cuatro españoles (24%) se cepilla los dientes menos de dos veces al día, según un informe realizado a partir de una encuesta realizada a 1.000 personas. Un 18% de los encuestados reconoce cepillarse una vez al día y un 6% ni siquiera lo hace a diario.​
Captura de pantalla 2016-01-08 a las 11.58.35
LOS ADULTOS SUSPENDEN EN HIGIENE BUCODENTAL
La falta de higiene bucodental es una de las causas directas de la caries, la enfermedad más prevalente en el mundo. La caries provoca una destrucción progresiva del diente. Si esa destrucción es muy grande, hay veces que no es posible la reparación del diente, en cuyo caso se deberá extraer para evitar una infección“, asegura el doctor Rodrigo Martínez Orcajo, odontólogo. Los mayores de 50 años son los que menos cuidan su higiene oral: un 10% de los españoles entre 50 y 60, y un 12% de los mayores de 60, confiesa no lavarse los dientes todos los días. “Durante muchos años se ha descuidado la educación en higiene bucodental y las generaciones más mayores son las más perjudicadas”, recalca este especialista. De hecho, la última Encuesta de Salud Oral en España del Consejo de Dentistas revela que entre un 92 y un 94% de la población adulta padece caries.
Si bien es verdad que la raíz de casi todos estos problemas bucodentales, salvo los que implican defectos de nacimiento, suele encontrarse en el descuido de unas normas de higiene elementales, muchos también se deben a otros factores, entre los que destacan una dieta inadecuada, el tabaquismo y/o el consumo abusivo de alcohol. Por lo tanto, el abandono del tabaquismo, unas prácticas dietéticas adecuadas, y la limpieza correcta y frecuente de dientes, lengua, encías y el resto de la cavidad oral pueden mejorar la salud de nuestra boca, y reducir el impacto de patologías.
¿QUIÉNES SON LOS MEJORES AMIGOS DE NUESTROS DIENTES?
Nuestros amigos cepillo y pasta dentales
Hay que cepillares tras cada comida, pero lo más importante es hacerlo antes de acostarse: al dormir hay menos saliva, una defensa frente a los microbios. Se aconseja aplicar la pasta dental al final del cepillado y en poca cantidad. El hilo dental es un elemento indispensable; conviene usarlo una vez al día.
Captura de pantalla 2016-01-08 a las 11.57.44
​Los dientes deben cepillarse durante dos minutos al menos dos veces al día, aunque lo idóneo sería hacerlo inmediatamente después de cada comida principal (tres o cinco veces, según el número comidas que se hagan al día). Si se va a disfrutar de una sobremesa muy larga y no es posible lavarse justo después de comer, entonces convendría lavárselos antes. Entre todas las recomendaciones sobre frecuencia de cepillado la más importante es la de lavarse los dientes antes de acostarse, ya que durante el sueño se produce menos saliva, un agente de defensa vital frente a los microbios. «Barrer» y no «fregar» La pasta dental llena la boca de espuma, da la sensación de haberse limpiado y puede invitar a terminar el cepillado antes de tiempo. Por eso se aconseja aplicarla al final del cepillado y en poca cantidad (inferior al tamaño de un garbanzo). El cepillo manual debe cambiarse cada dos o tres meses.
Parar limpiarse bien los dientes sí que importa cómo movemos el cepillo. La técnica correcta de cepillado consiste en «barrer» los dientes con el cepillo y no en «fregarlos»; es decir, debemos mover el cepillo de la encía al borde libre del diente, en lugar de trasladar los microbios de izquierda a derecha como si fregáramos. Los dientes superiores deben cepillarse de arriba a abajo y los inferiores de abajo a arriba. Además, hay que limpiar todas las superficies (cara exterior e interior de los dientes), los espacios interdentales y la lengua. No todos los cepillos hacen lo mismo El cepillo de dientes debe ser pequeño y ergonómico para acceder mejor a los rincones, con cerdas cortadas al mismo nivel y sintéticas, ya que tienen más consistencia que las naturales, que son más porosas, menos higiénicas y pierden resistencia con la humedad. Conviene disponer de dos cepillos, y así tener siempre uno seco.
Nuestro amigo el hilo dental
hilo dental

El hilo dental es un elemento indispensable para limpiar los espacios interdentales y evitar la formación de caries. Conviene usarlo una vez al día, preferiblemente antes de acostarse. Hay que deslizarlo entre los dientes sin dañar las encías: se corta un trozo de hilo de unos 15 cm y se utiliza el dedo pulgar y el índice para introducirlo entre los dientes.
Por otro lado, también los colutorios complementan la acción física del cepillado y del uso del hilo dental, pero no la sustituyen y son el elemento más accesorio de la higiene bucal. Los que tienen flúor se aplican semanalmente, mientras que los antisépticos resultan útiles diariamente para prevenir la enfermedad periodontal.
…Y nuestro gran amigo el dentista
Captura de pantalla 2016-01-08 a las 12.14.57
Este sí que es fiel y un buen consejero. Visita al menos una vez al año a un odontólogo de confianza, y este año que comienza busca una fecha cercana para hacerle una visita aquí, en tu clínica dental de confianza  www.deltandent.es/nuestraclinica/
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.