Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







LA COMPOSICIÓN DE LOS DIENTES
Un diente puede dividirse en una sección visible y una sección no visible que se encuentra en el hueso debajo de la mucosa bucal. Cuando el diente está sano, la parte visible se compone de la llamada corona. La parte más larga del diente se halla oculta y está formada por el cuello (situado bajo la encía) y la raíz, que se une al maxilar a través del denominado periodonto. Existen dientes unirradiculares, como por ejemplo los incisivos, y multirradiculares, como las muelas; las muelas del maxilar superior tienen por lo general tres raíces, mientras que las del maxilar inferior poseen dos.
La composición de los dientes es tejido duro constituido por calcio, dentro de estos hay una zona vacía que llamada cámara pulpar y dentro de esta se encuentra el tejido nervioso y de irrigación del diente, el tejido que le da vida, nutrición y sensibilidad.
Estos tejidos de inervación e irrigación entran en nuestro diente por la punta de la raíz del mismo, a veces hay una sola vía que contiene todo este tejido y a veces hay varias vías que se unen en un punto, que es el que llamamos cámara pulpar.
Los dientes, componentes del aparato masticador, se encuentran anclados al maxilar superior y al maxilar inferior a través del periodonto. Los dientes sirven para la masticación de alimentos y, al triturarlos, cumplen una importante función previa a la digestión. Esta descripción simplificada muestra los diferentes componentes estructurales de los dientes.

composicion-de-los-dientes
composicion-de-los-dientes

LA DENTADURA
La dentadura humana se compone de diversos tipos de dientes. A la hora de poner en práctica medidas terapéuticas es necesario tener en cuenta sus particularidades anatómicas correspondientes, sobre todo en lo que respecta a la longitud radicular y el número de raíces:

  • Incisivos: en forma de cincel, con una sola raíz
  • Caninos: con corona triangular y raíz larga
  • Premolares: situados delante de los molares, con corona de dos cúspides y una raíz
  • Molares: muelas de gran tamaño, con corona de cuatro o cinco cúspides; los molares del maxilar superior tienen tres raíces, los del maxilar inferior poseen dos

La dentadura de los niños (dentadura de leche) se compone de 20 piezas, mientras que la de los adultos está formada por 32 dientes definitivos (incluyendo las muelas del juicio).
La dentadura de los adultos está constituida por los siguientes tipos de dientes:

  • 8 incisivos
  • 4 caninos
  • 8 premolares
  • 12 molares

dientes-permanentes
dientes-permanentes

COMPOSICIÓN INTERNA DE LOS DIENTES
Hay dientes que pueden tener varias vías en la misma raíz y que terminan en dos agujeritos al final de esta raíz y hay dientes que tienen varias raíces y al final de cada una también presentan este agujero por donde entrarán los nervios y demás tejidos.
Cuando hay varias vías decimos que el diente es multiradicular y cuando hay una sola, decimos que el diente es uniradicular.
Por lo general son los dientes de la parte anterior de nuestra boca, los que tienen una sola vía, es decir, incisivos y caninos.
A partir de los premolares, la anatomía es más compleja y pueden tener más de una vía llegando, en caso poco comunes, hasta a tener 6 vías en 3 o 4 raíces.
Estos tejidos que entran en la composición de los diente, son fundamentales para su formación y su desarrollo. Aportan la humedad y la nutrición necesarias para este proceso.
Pero cuando estos tejidos deben ser extraídos (endodoncia) porque han sido afectados por una infección o algún otro proceso inflamatorio, no representará, en ningún caso, un problema para el diente ya formado.
Esmalte dental
El esmalte dental es una capa mineral de gran pureza, que recubre externamente la corona del diente. El esmalte es muy duro y su función es proteger el diente frente a las influencias perjudiciales del exterior, sobre todo del desgaste. Se compone en un 95% de su peso de minerales (fundamentalmente fosfato y calcio), en un uno por ciento de sustancias orgánicas (proteínas) y en un cuatro por ciento de agua.
En el esmalte dental es donde actúa el fluoruro a la hora de prevenir las caries (profilaxis de la caries). El fluoruro forma cristales de mayor tamaño, con lo que se reduce el volumen de los poros, mejora el proceso periódico de formación de la capa mineral (remineralización) e influye positivamente sobre el metabolismo de la placa dental.
Dentina
Debajo del esmalte se encuentra la dentina. Esta no solo rodea la corona, sino también la zona de la raíz, concretamente la pulpa dentaria. La dentina adyacente al esmalte (dentina del manto) se diferencia estructuralmente de la dentina cercana a la pulpa (dentina circumpulpar). Los denominados túbulos dentinarios, que contienen parcialmente prolongaciones de neuronas, poseen una densidad variable; la densidad tubular es superior en la proximidad de la pulpa. Los túbulos laterales de la dentina del manto contienen una mayor cantidad de un líquido transparente.
A diferencia del esmalte, formado por mineral de gran pureza, en la dentina pueden llevarse a cabo procesos de adaptación en modo de dentina terciaria, calcificaciones de conductos y desplazamiento de líquido (en un grado limitado). Esta propiedad está vinculada a la alta proporción de componentes orgánicos de la dentina, formada en un 20% de su peso por sustancias orgánicas, en un 70% por minerales y en un 10% por agua. Esta composición también hace que la dentina sea más blanda que el esmalte.
Cemento
Desde el área de transición entre la corona y la raíz del diente, un tejido conectivo mineralizado, denominado cemento dental, recubre la superficie de la raíz. El cemento no contiene nervios ni vasos sanguíneos, y anatómicamente no forma parte del diente, sino del periodonto. El periodonto está compuesto por los huesos que rodean los dientes, el tejido conectivo y la mucosa.
Pulpa
La pulpa dentaria, que forma la estructura interna del diente, posee células, vasos sanguíneos y fibras nerviosas. Se diferencia entre pulpa coronaria y pulpa radicular tan solo en base a su localización, ya que ambas forman una misma unidad orgánica. Los dientes sanos, que contienen una pulpa intacta, reciben el nombre de dientes vitales, lo que quiere decir que reaccionan ante los estímulos externos como por ejemplo el frío. En los dientes enfermos puede extenderse una inflamación a través de este sistema hasta los huesos del extremo de la raíz (pulpitis).
En Deltadent queremos enseñarte todo sobre salud bucodental. Conociendo la composición y estructura, a grandes rasgos, de las piezas dentales, se puede entender mucho mejor la importancia de mantener unos buenos hábitos de higiene así como de realizarse revisiones periódicas que nos garanticen una sonrisa sana.
Y ahora que sabe un poco más sobre tus dientes, en nuestro próximo post del jueves 1 de septiembre te daremos algunos consejo para cuidar tus dientes por dentro y por fuera, no te lo pierdas.

Visítanos en Avda. Ramón y Cajal, Nº 5, local izquierdo. 28016 Madrid. ( https://goo.gl/maps/U7Pdvved72K2 )Te haremos una revisión completamente gratuita para que comiences septiembre con tu mejor sonrisa 😀

FUENTES:
https://www.propdental.es/blog/odontologia/composicion-de-los-dientes/
http://www.onmeda.es/higiene_bucodental/anatomia_dientes.html
 
 
pie-de-entradas



HIPERTENSIÓN Y SALUD BUCAL
La Hipertensión es una elevación anómala de la presión arterial que, si es crónica y no se trata, se asocia con una morbilidad y mortalidad significativas.
La hipertensión arterial se define como una elevación de la presión arterial hasta un nivel que aumenta el riesgo de lesión orgánica en distintos lechos vasculares. Puede permanecer asintomática durante un largo período, pero, con el tiempo produce lesiones, que condicionan síntomas, en diversos órganos como, los riñones, el corazón, el cerebro y ojos.
En España la prevalencia de hipertensión se estima en un 20% de la población mayor de 20 años. Sin embargo, aproximadamente solo un 50% de los hipertensos saben que lo son, de estos solo un 50% recibe tratamiento y de ellos, solo la mitad están controlados. Por lo que podemos esperar que 17-18 de cada 100 personas de más de 20 años sufran de hipertensión sin controlar, estando expuestas a todas las graves consecuencias de la enfermedad hipertensiva, especialmente a las enfermedades cerebrovasculares y a las cardiopatías isquémicas.

hipertensión
hipertensión

La hipertensión es la elevación crónica de la presión sanguínea sistólica, diastólica o ambas. En adultos se considera hipertensión cuando la presión sistólica iguala o supera los 140 mm Hg y/o la presión arterial diastólica iguala o supera los 90 mm Hg.
El odontólogo puede desempeñar un papel importante en la detección de la hipertensión y en la monitorización de su control. Si un paciente no conoce su situación, el odontólogo puede ser el primero en detectar una elevación de la presión arterial, síntomas de patología hipertensiva o ambos.
El Diagnóstico de Hipertensión y las decisiones terapéuticas dependerá del médico, sin embargo, el odontólogo puede y debe hacer determinaciones y remitir a los pacientes con cifras anómalas.
Paciente Dental con Hipertensión
Sobre estos tipos de pacientes, cabe hacer algunas consideraciones terapéuticas importantes, referentes a la identificación, la monitorización, la reducción del estrés y la ansiedad, la prevención de interacciones farmacológicas, la detección y tratamiento de los efectos secundarios farmacológicos, como la hipotensión ortostática, y el tratamiento de los efectos de los fármacos sobre los tejidos bucales.
Problemas potenciales relacionados con el tratamiento dental

  • El estrés y la ansiedad relacionados con la visita dental pueden ser causa de un aumento de la presión arterial, angina, infarto de miocardio o accidente cardiovascular.
  • Los pacientes tratados con agentes antihipertensivos pueden sentir náuseas o quedarse hipotensos o incluso desarrollar hipotensión postural.
  • El excesivo empleo de vasopresores puede causar una elevación significativa de la presión arterial.
  • La medicación sedante empleada en los pacientes que toman ciertos antihipertensivos puede ocasionar episodios de hipotensión.

Cómo debe actuar tu dentista: manejo odontológico del paciente con hipertensión arterial (HTA):

  1. Conocer si está o no controlado y si cumple con su medicación.
  2. Derivarlo si no está controlado.
  3. Tomar la tensión antes del tratamiento odontológico.
  4. Controlar el dolor antes, durante y después del tratamiento odontológico.
  5. Analgésicos y anestesia local correctos.
  6. Control de la ansiedad y el estrés.
  7. Tranquilizarlo verbalmente y darle la mayor confianza posible.
  8. Administrar benzodiacepinas de acción corta.
  9. Usar el óxido nitroso en casos difíciles.
  10. Evitar citas largas.
  11. Frente a una crisis hipertensiva: captopril (inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina, IECA), 25mg sublingual.

 
Complicaciones orales

  • Xerostomía secundaria a los diuréticos y otros medicamentos antihipertensivos
  • Los diuréticos mercuriales pueden causar úlceras orales o estomatitis
  • Con las tiazidas, metildopa, propanolol y labetalol pueden verse reacciones liquenoides
  • La reacción lupoide se ve rara vez con la hidralazina.

 
El tratamiento dental en pacientes con hipertensión arterial en clínica varía en función de la gravedad de la hipertensión y su categoría:

  • Etapa 1 (140 a 159/90 a 99):

Sin modificaciones en el plan de tratamiento dental. Informar al paciente, referir al médico o ambos.

  • Etapa 2 (160 a 179/100 a 109):

Tratamiento dental selectivo: restauraciones con composite, profilaxis, terapia periodontal no quirúrgica,tratamiento endodóntico no quirúrgico. Referir al paciente con el médico.

  • Etapa 3 (180 a 209/110 a 119) y Etapa 4 (= O > 210/=0 > 120):

Procedimientos de emergencia no estresantes: alivio del dolor, tratamiento para infecciones, disfunciones masticatorias, consulta. Referir inmediatamente al paciente con el médico.
 

Todo nuestro cuerpo está conectado y cualquier afección puede alterar nuestra salud bucodental. Por ello, es importante que nos indiques cualquier patología que tengas, medicamentos y tratamientos a los que estés somentido. Nosotros sabremos afrontarlo para mantener tu sonrisa a punto.

 
FUENTES:
https://www.propdental.es/pacientes-especiales/hipertension-arterial/
http://www.odontologiavirtual.com/2008/10/hipertensin-y-la-salud-bucal.html
 
pie-de-entradas



¿CUÁNTO CUIDAS TUS DIENTES? Tips para una sonrisa de 10
Cada vez nos preocupamos más por nuestra imagen, tenemos más conciencia de nuestro cuerpo: cuidamos nuestra alimentación, lo que comemos, cómo y cuánto nos movemos, nos preocupa la composición de nuestros productos cosméticos… Pero más gente de la que pensamos no sigue la pautas adecuadas para tener una higiene bucodental correcta. ¿Crees que haces todo lo que puedes por tu boca y dientes? La higiene dental y la eliminación de la placa bacteriana previene caries dental y los problemas de las enfermedades periodontales.
La mayoría de nuestros abuelos y padres han perdido piezas dentales a lo largo de su vida, pero los hábitos y la información sobre la importancia de cuidarse la boca hoy en día hacen posible llegar a la madurez con una sonrisa sana y blanca.

Tips para una sonrisa de 10:

  1. ¿Cuánto te lavas los dientes? algunos hablan de números, un mínimo de 2 veces al día. Pero lo más aconsejable es cepillarlos cada vez que se coma algo. No es una cuestión de obsesionarse, sino de sentido común. Lo ideal es cepillar los dientes tres veces al día. En la práctica, dos minutos de cepillado diario puede obtener un saneamiento adecuado, si las encías están sanas. En caso de enfermedad de las encías, los tres cepillados diarios son necesarios. No comer ni beber (excepto agua) después del cepillado de la noche.
  2. El cepillo debe ser utilizado con cerdas intermedias, con una cabeza de tamaño pequeño para poder acceder a todos los rincones. Las cerdas demasiado duras puede llevar el esmalte de manera significativa a largo plazo. Es mejor un cepillo suave que no dañe el esmalte y las encías.
  3. El cepillo manual proporciona excelentes resultados cuando se utilizan adecuadamente. Algunos cepillos eléctricos pueden alcanzar los mismos resultados con facilidad.
  4. ¿Cómo te cepillas? cuidado, puedes rayar el esmalte si frotas fuerte de un lado a otro de manera horizontal. Lo correcto es hacerlo de forma suave en círculos sin levantar las encías ni golpearlas por la cara anterior y posterior del diente. Siempre lavarse los dientes con un movimiento de la encía al diente. No olvides cepillar todas las superficies de los dientes.
  5. ¿Usas ‘complementos’? la seda dental y el colutorio (siempre sin alcohol) deberían formar ya parte de tu ritual para una limpieza completa. Usa cepillos interdentales o agua a presión si los espacios entre dientes son muy significativos. Una gran parte de los problemas dentales (caries, periodontitis …) se inicia entre los dientes porque las bacterias se estancan. Si las encías están sanas, el paso del cepillo debe hacerse una vez al día, preferiblemente por la noche. En caso de enfermedad de las encías, puede que tenga que hacer 2 o 3 veces al día. Si los espacios interdentales son demasiado estrechos, los cepillos deben reemplazarse con hilo dental.
  6. ¿Te lavas la lengua? ahí se acumulan células muertas, desechos y bacterias que son responsables del mal aliento, a no ser que tengas un problema de estómago o enfermedad crónica. Eliminar esa película blanca que vemos al sacar la lengua es fundamental para gozar de buena salud y de un aliento fresco. Existen herramientas especiales para ello, pero el cepillo de dientes es suficiente. En efecto, la superficie exterior de la lengua está cubierta con bacterias que pueden contribuir en particular al mal aliento.
  7. Los irrigadores de boca son muy recomendables en especial para los pacientes con implantes dentales o con otras prótesis dentales. Pueden ser útiles para eliminar los restos de comida. Sin embargo, su acción individual por separado en la higiene dental no es suficiente para aflojar la placa bacteriana, y no de ninguna manera reemplazar el cepillo dental o cepillos interdentales.
  8. ¿Qué hay de los blanqueadores? usar una buena pasta blanqueante y colutorio con esa función ayudan a que los dientes estén más brillantes, pero tampoco hacen milagros si no partimos de una dentadura medianamente blanca. Los tratamientos en clínica son efectivos en muchos casos, pero asegúrate siempre de tratar con profesionales, no te fíes de las ‘gangas’. La pasta de dientes fluorada debe ser para protegerse de las caries dental. Cada edad corresponde a una dosis de fluoruro.
  9. Los enjuagues bucales antisépticos no debe utilizarse fuera de tratamientos diarios prescritos por el dentista para la higiene dental.
  10. ¿Qué hábitos tienes? fumar, beber alcohol, comer dulces, beber vino tinto o mucho café … son gestos que empeoran el estado de los dientes; los oscurecen, amarillean y estropean. Algunos alimentos azucarados y ácidos (como la soda o limón)perjudican los dientes muy dañados. Consumir con moderación.

¿Vas al dentista? se recomienda ir una vez al año para revisar caries, posibles enfermedades y hacer una limpieza más profunda para quitar la posible placa que se haya formado. No se trata de tener una sonrisa alineada y perfecta, pero sí de cumplir unos básicos que agradecerás a corto y largo plazo.

La vuelta de vacaciones es un momento ideal para realizar tu visita anual. Llámanos al teléfono 91 344 03 80 y coge cita. Te realizaremos una revisión completamente gratuita para que empieces la ‘vuelta al cole’ con los deberes hechos 😀

FUENTES:
http://www.elle.es/belleza/consejos-de-belleza/como-mantener-dientes-para-siempre
https://www.propdental.es/blog/odontologia/higiene-dental/
 
pie-de-entradas



IMPLANTES: cuidado e higiene de los implantes dentales
El implante dental es una pieza que se coloca en el hueso de los maxilares con el propósito de sustituir artificialmente la raíz de un diente. La pérdida de una pieza dental puede deberse a múltiples factores, entre ellos las caries, la enfermedad periodontal, complicaciones endodónticas, traumatismos, predisposición genética para sufrir agenesia (ausencia de piezas dentales).
Para que un implante pueda adherirse bien al hueso, el implante debe estar fabricado con materiales especiales que no produzcan rechazo de nuestro propio cuerpo; por lo tanto, si no existe ninguna complicación y se lleva a cabo una adecuada higiene oral, perdurarán durante toda la vida. Al cabo de un tiempo de su colocación, se produce una osteointegración y el tornillo se integra naturalmente en el hueso, por lo que su extracción resulta imposible.
Aun así, hay determinados factores externos al implante que derivan en la posibilidad de perder la pieza. Estos casos son, por ejemplo, enfermedades o infecciones específicas y no demasiado comunes, que debilitan la fuerza que necesita el hueso para que la pieza permanezca en él.
Poner un implante es una intervención que, normalmente, no requiere de un ingreso en una clínica, sino que se puede realizar en la misma consulta dental.
PROBLEMÁTICAS ASOCIADAS
La mucosa que se forma alrededor de los implantes (tejidos periimplantarios) comparte similitudes con la encía de alrededor de los dientes: tienen una función de protección frente a agresiones del ambiente externo, como, por ejemplo, las de los microorganismos. Aun así, la mucosa periimplantaria es más sensible al acúmulo de biofilm oral (placa bacteriana) y puede provocar una respuesta inflamatoria. Por tanto, los tejidos periimplantarios son menos tolerantes a la agresión del biofilm oral en comparación con los tejidos periodontales.
La presencia de microorganismos sobre la superficie de los implantes dentales puede dar lugar al desarrollo de enfermedades periimplantarias, como la mucositis periimplantaria y la periimplantitis.
La mucositis periimplantaria es una lesión inflamatoria que se produce en la mucosa que rodea un implante. Las características más comunes son el edema, el enrojecimiento e hiperplasia de la mucosa y el sangrado sin la pérdida del hueso que rodea el implante. La continua presencia del biofilm oral patogénico sobre los implantes induce esta reacción inflamatoria, que si no se trata correctamente, puede evolucionar hacia una periimplantitis. Ésta también es una lesión inflamatoria de la mucosa que rodea un implante a la que además se asocia la pérdida del hueso de soporte. Las lesiones provocadas por periimplantitis están poco encapsuladas y se extienden hacia el tejido óseo marginal. Si avanzan, pueden llegar a causar la pérdida del implante. La aparición de inflamaciones, sangrado, movilidad del implante, supuración, son signos asociados a la periimplantitis.
LIMPIEZA EN PORTADORES DE IMPLANTES
El éxito de un implante y la prevención de una patología periimplantaria está directamente relacionado con la ausencia de complicaciones en la fase operatoria y de mantenimiento pero, sobre todo, con la higiene bucal diaria llevada a cabo por el paciente, ya que los implantes son más sensibles al acúmulo de biofilm oral. Por eso, es importante procurar que los tejidos periimplantarios estén sanos.
Las complicaciones protésicas más peligrosas son el aflojamiento del tornillo, la rotura del implante a nivel de la última rosca del tornillo interior, la fractura de la porcelana y la disolución del cemento. En aquellos casos en los que no se produzcan complicaciones terapéuticas, la revisión periódica del estado del implante por parte del especialista será un requisito necesario para asegurar la buena adaptación de la pieza en la cavidad bucal del paciente. Durante el primer año, es aconsejable realizar una visita al odontólogo cada tres o cuatro meses, aunque esta frecuencia variará dependiendo de la situación de cada caso. En estas revisiones será habitual que el odontólogo, después de valorar la condición de los implantes, realice una higiene especializada con copas de goma o un spray de bicarbonato para dejar la superficie de los implantes lo más lisa posible. A partir del segundo año, es aconsejable seguir realizando visitas periódicas.
En cuanto a los cuidados específicos que debe llevar a cabo el paciente, el objetivo es realizar una higiene bucal aún más exigente y rigurosa que alguien que no se haya sometido a este tipo de operación.

  • Es importante utilizar cepillos específicos de última generación. Éstos ayudan a prevenir la mucositis periimplantaria y la periimplantitis, porque están diseñados especialmente para desorganizar mecánicamente el biofilm oral de alrededor de los implantes con una máxima precisión y permiten penetrar en el cuello del implante-corona.
  • Conviene complementar el cepillado dental con irrigadores bucales y colutorios, que ayudan a arrastrar los restos alimenticios acumulados debajo de los implantes.
  • También es necesario utilizar, sedas, cintas o cepillos interproximales para eliminar el biofilm oral de los espacios interproximales. Además, para una mayor seguridad, se ha de intentar realizar una limpieza profesional dos veces al año.

Por último, la prevención y el tratamiento de las patologías periimplantarias se deben centrar en la aplicación de medidas antiinfecciosas con tratamientos combinados que incluyan tanto el tratamiento mecánico como el químico. El tratamiento mecánico desestructura el biofilm oral; sin embargo, presenta ciertas limitaciones, sobre todo en pacientes no cumplidores. Por ello, el uso de antisépticos, como la Clorhexidina o el Cloruro de Cetilpiridinio, es imprescindible como coadyuvante químico al tratamiento mecánico en el control del biofilm oral.

Los implantes dentales son una de las especialidades de nuestra clínica Deltadent. Si quieres que estudiemos tu caso o necesitas resolver dudas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Puedes llamar al número de teléfono gratuito 900 82 00 15 o visitarnos en Av. de Ramón y Cajal, 5, 28016 Madrid

FUENTE: http://www.dentaid.es/es/implantes
 
pie-de-entradas



XEROSTOMÍA: boca seca
La xerostomía es la sensación subjetiva de sequedad bucal debido a la disminución de saliva, provocada por una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales.
La presencia de saliva en la cavidad oral es muy importante porque gracias a ella se mantienen humectados los tejidos orales, facilitando el habla, las masticación, la deglución, etc. La saliva también permite la función de limpieza de la boca, así como la regulación de la acumulación de bacterias. Un nivel de saliva adecuado puede evitar un desequilibrio de microorganismos en el ambiente oral que puede dar paso a la aparición de caries, enfermedades en las encías, halitosis o mal aliento, entre otras.
La xerostomía se manifiesta en uno de cada cinco adultos, lo que equivale al 20% de la población de entre 18 y 30 años, y a un 40% en los mayores de 50 años. Cabe destacar que afecta el doble a mujeres que a hombres. Según datos estadísticos, la xerostomía cada vez va tomando un mayor protagonismo en la sociedad. Es una condición que altera la salud general y la calidad de vida.
ORIGEN Y TIPOS
La xerostomía, aunque produce grandes molestias en la cavidad oral de las personas que la padecen, no es una enfermedad sino una situación clínica, a la que se llega por múltiples causas.
Para entender esta compleja situación, vamos a considerar, según el nivel de actividad glandular, dos tipos de xerostomía:

  • La xerostomía reversible se caracteriza por registrar actividad glandular residual, donde la secreción salival puede ser estimulada o regulada. Este tipo de efecto xerostomizante es producido por medicamentos, quimioterapéuticos, hábito tabáquico, etc.
  • En la xerostomía irreversible, existe daño irreparable a nivel glandular que impide su funcionamiento. Este cuadro clínico se puede encontrar en pacientes con diagnóstico de síndrome de Sjögren o pacientes con cáncer de cabeza y cuello que reciben como tratamiento grandes dosis de radiación.

CAUSAS
Las causas de la xerostomía son diversas, las más frecuentes son las siguientes:

  • Normalmente al hablar en público aumenta la necesidad de la salivación para ayudar a vocalizar mejor las palabras, y al prolongarse en el tiempo puede provocar la falta de saliva y la necesidad de ingerir líquidos.
  • El estrés, la ansiedad y la depresión afectan al sistema nervioso central y, por ello, se ven afectados órganos y glándulas de todo el cuerpo, incluidas las salivales.
  • También la diabetes y otras enfermedades sistémicas afectan a todo el organismo, alterando el funcionamiento glandular.
  • La terapia con determinados fármacos como los antihistamínicos, antihipertensivos, diuréticos; y fármacos oncológicos, tienen como efectos colaterales la disminución de la saliva e incluso la atrofia de las glándulas mucosas.
  • Por otra parte, la ausencia de dientes provoca una disminución de estímulos en la boca y, a consecuencia de ello, existe una menor producción de saliva.
  • Además una dieta desequilibrada con exceso de hidratos de carbono y déficit de frutas y verduras puede provocar alteración de la producción de saliva.
  • También el consumo de tabaco y alcohol puede disminuir esta secreción salival, ya que inhibe la transmisión de impulsos nerviosos.

CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS
La falta de humectación de la cavidad oral puede provocar diversas manifestaciones clínicas que hacen que disminuya la calidad de vida del paciente que padece xerostomía.
Las dificultades más frecuentes se presentan durante: la masticación, la deglución, la fonación, y las alteraciones del gusto (disgeusia), boca pastosa al despertar, ardor de boca.
La disminución de la saliva hace los tejidos blandos más susceptibles a la sequedad, enrojecimiento, irritación, presencia de grietas, facilitando el ataque de los microorganismos oportunistas. Esto a su vez favorece la inflamación de las mucosas (mucositis), inflamación de las encías (gingivitis), presencia de ulceraciones dolorosas e infecciones locales causadas por hongos como la candidiasis, fisuras en labios, halitosis. Con frecuencia está relacionada con faringitis, laringitis, dispepsia o estreñimiento.
Los principales efectos de la disminución del flujo salival sobre el tejido dentario son el aumento de lesiones cariosas y la sensibilidad dental.
En pacientes con xerostomía portadores de prótesis dentales, el roce ocasiona erosiones sobre la mucosa bucal.
DIAGNÓSTICO
Existen múltiples pruebas, pero las más conocidas para examinar el flujo salival son la sialometría (mide la cantidad de saliva); la biopsia de glándulas salivales (observa la presencia de inflamación y destrucción del tejido glandular); el ultrasonido, la resonancia magnética y la tomografía computarizada. Estas pruebas resultan útiles para el diagnóstico de patologías de las glándulas salivares. Todo ello sin pasar por alto, la historia clínica y exámenes clínico intra y extraoral.
TRATAMIENTO
Entre las medidas generales que deben tenerse en cuenta, figuran el control de las enfermedades sistémicas, entre las más importantes estarán el síndrome de Sjögren y los efectos secundarios producidos por la radioterapia en el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello.
En estos pacientes con boca seca es fundamental cambiar, suprimir o reducir los fármacos xerostomizantes que esté tomando. Es importante considerar los factores psicológicos que cada vez son más frecuentes en la aparición de la xerostomía, en especial la ansiedad crónica y el estrés excesivo.
A la hora de planificar el tratamiento, primero habrá que identificar si el proceso que genera la boca seca es de carácter reversible o irreversible. De esa forma conoceremos si se puede corregir el factor alterado y si queda actividad glandular residual que pueda ser recuperada.
Es importante conocer si la actividad glandular aún puede ser estimulada de forma mecánica, química o gustativa. Las sustancias que promueven la secreción de saliva se llaman sialogogos. En función de su nivel de acción se pueden dividir en sistémicos (sustancias farmacológicas) y agentes tópicos (estimulantes gustatorios). Por otro lado, se encuentran los agentes humectantes o sustitutos salivales, que mediante el uso de formulaciones con Betaína, Xylitol, Alantoína, Aloe vera y Fluoruro sódico como parte de la higiene bucal diaria, ayudan a humectar la mucosa bucal.
El Xylitol presenta efectos beneficiosos a nivel oral: un efecto bacteriostático y humectante, a la vez que potencia el efecto anticaries y remineralizante del Fluoruro sódico. La Betaína, la Alantoína y el Aloe vera por sus acciones antiirritantes, regeneradoras y cicatrizantes de los tejidos, previenen las fisuras de la lengua, labios y paladar, mejorando la sintomatología de los pacientes con xerostomía.
Existen formulaciones que incluyen el Ácido málico como un agente estimulante de la secreción salival sin efecto erosivo sobre el esmalte dental.
La higiene oral es fundamental en el caso de padecer boca seca, se deben reforzar las técnicas de higiene bucal, mediante el uso de un cepillo dental con filamentos suaves, pastas dentales y colutorios específicos, geles humectantes, para ayudar a mantener la mucosa lubricada.
Además, se recomienda realizar revisiones periódicas. Ven a hacerte tu revisión anual completamente gratis en nuestra clínica Deltadent.
FUENTE: http://www.dentaid.es/es/xerostomia
 
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.