Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







El Síndrome de Apnea y Hipoanea del Sueño (SAHS) es una patología muy común (según los últimos estudios afecta a más del 25% de la población) que conlleva una serie de riesgos para la salud de los pacientes.

Hablamos de apnea del sueño o del síndrome de apnea durante el sueño (del griego a-pnoe = sin respiración), cuando la respiración se interrumpe cada noche durante el sueño.
Las causas de la apnea del sueño pueden ser una obstrucción (estrechamiento) de las vías respiratorias superiores o un trastorno respiratorio. Aunque también hay otras enfermedades, como la insuficiencia cardiaca, que pueden desencadenar apnea del sueño.
Cuando se presenta la apnea del sueño, algunos de los síntomas consisten en un ronquido irregular y fuerte con pausas en la respiración. La falta de concentración y los cambios de ánimo durante el día pueden ser la consecuencia de los trastornos del sueño y, por lo tanto, también pueden favorecer el desarrollo de un síndrome de apnea durante el sueño.
En la mayoría de casos, seguir medidas sencillas como abandonar el consumo de alcohol (sobre todo por la noche), tener horarios de sueño regulares y mejorar la postura al dormir (dormir de lado) ayuda a mejorar la sintomatología de la apnea del sueño. En pacientes obesos puede ayudar también perder peso para conseguir y mantener un peso saludable. Si la apnea del sueño se debe a la presencia de pólipos nasales o a hipertrofia de las adenoides, puede ser de ayuda la corrección quirúrgica de la nasofaringe.
Si estas medidas no resultan efectivas se puede intentar mejorar la sintomatología de la apnea del sueño utilizando durante la noche un dispositivo de avance mandibular. El más común suele ser una férula intraoral que ayuda a mejorar la respiración durante el sueño porque evita el bloqueo de las vías respiratorias. Existen diferentes tipos para adaptarse a cada caso concreto y suele ser un tratamiento efectivo. Los pacientes con apneas leves y moderadas pueden ser diagnosticados y tratados en las clínicas dentales por medio de las férulas personalizadas gracias al sistema APNiA®, que también es útil para aquellos pacientes con apneas severas que rechazan o no toleran el tratamiento con las máquinas de CPAP, proporcionadas por las unidades del sueño, o para establecer tratamientos combinados.
¿Por qué el tratamiento en una clínica dental?
Estudios publicados recientemente demuestran que hay una relación directa entre el bruxismo y el SAHS por lo que los dentistas pasan a la primera línea de detección de la apnea del sueño y gracias a APNiA® también a la primera línea de diagnóstico y tratamiento de los casos leves-moderados de SAHS y de los pacietes con roncopatía crónica.
El sistema APNiA® es el único del mercado que permite la diagnosis y el posterior tratamiento. Está formado por un dispositivo electrónico que realiza el estudio del sueño, un software de diagnóstico y un dispositivo intraoral para tratar al paciente.
Dispositivo electrónico APNiA®
APNiA® recoge 5 canales diferentes de información mientras el paciente está dormido: flujo respiratorio, oximetría, frecuencia cardíaca, posición corporal y ronquido. El dispositivo es fácil y cómodo de colocar por el propio paciente en su domicilio, ajustándose una cánula nasal y un pulsioxímetro en el dedo índice.

Software de diagnóstico
El software del dispositivo permite conocer de forma sencilla, fiable y totalmente automática, la presencia o no de patología y su nivel de severidad.

 
Dispositivo Intraoral APNiA® (DIA)
El Dispositivo Intraoral APNiA® (DIA) es una férula para ambos maxilares que se conectan por medio de unos tensores que evitan la retracción de la mandíbula, disminuyendo de este modo el número de apneas que padece el paciente.

 
Fuente: bti-biotechnologyinstitute.com
 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.

pie-de-entradas



Los implantes dentales son unas raíces artificiales de titanio puro, un material con un excelente grado de biocompatibilidad con el organismo, que se colocan en el hueso mandibular o maxilar con el fin de crear una base sólida que soporte el diente artificial.
Desde un punto de vista funcional, los implantes dentales son exactamente iguales que nuestros dientes naturales por lo que nos permiten masticar con total comodidad, sonreír, hablar y, en definitiva, sentir la misma seguridad que con nuestra propia dentadura.

¿Son para toda la vida?
Los implantes dentales representan la mejor solución a la pérdida de dientes naturales. Gracias al esfuerzo que se ha llevado a cabo en investigación de materiales, técnicas, etc., podría afirmarse que son para toda la vida.
Pero no todos los implantes dentales tienen la misma longevidad, y hay diversos factores que pueden influir en una pérdida prematura del implante, como una mala calidad del implante, un diagnóstico y un plan de tratamiento deficiente, acudir a un profesional no capacitado, una mala higiene oral, un mantenimiento y control periódico deficiente, o hábitos nocivos, como por ejemplo, fumar.
¿Puede producir reacción alérgica o rechazo?
El material del que están compuestos los implantes dentales (titanio) no contiene ningún componente alergénico y tiene un comportamiento totalmente neutral dentro del organismo.
Además, gracias a los avances realizados en medicina regenerativa, hoy en día es posible utilizar los recursos del cuerpo humano para curarse a sí mismo, principio en el que se basa la tecnología del plasma rico en factores de crecimiento. La utilización del plasma rico en factores de crecimiento en odontología favorece una cicatrización más rápida y predecible, reduce el tiempo de integración del implante en el hueso, disminuyen el dolor y también los riesgos de infección.
 
¿Puedo ponerme un implante?
Lo primero que debes hacer es asesorarte bien y acudir a un profesional acreditado. Será él quien, tras analizar tu caso, te diagnostique e indique si eres o no un candidato adecuado para la colocación de implantes. Generalmente, si se dan las condiciones adecuadas de cantidad y calidad de hueso maxilar y el estado general de salud del paciente es bueno, no suelen tener ninguna contraindicación. Así mismo, la edad debe de ser un factor a tener en cuenta. La colocación de implantes dentales no es recomendable en adolescentes, antes de que el desarrollo facial haya finalizado. Sin embargo, en personas mayores, no existe un límite de edad establecido siempre y cuando el paciente no tenga ninguna contraindicación para someterse a cualquier otro tratamiento oral.
¿Qué ventajas tienen los implantes dentales frente a las prótesis tradicionales o puentes?
Conservación de dientes sanos: para sustituir un diente perdido con un puente es necesario tallar o rebajar los dientes sanos adyacentes. Los implantes dentales evitan tener que modificar esos dientes adyacentes, conservando su estructura íntegra.
Mejora de la estética facial: con la pérdida de los dientes el maxilar sufre una reabsorción que afecta a la estética facial, haciendo que el rostro parezca más mayor, más envejecido. La colocación de unos implantes dentales impide este proceso, manteniendo el aspecto natural, saludable y acorde a la edad del paciente. Las prótesis tradicionales removibles aceleran la reabsorción del hueso provocando un envejecimiento facial prematuro.
 
 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.

pie-de-entradas



La pasta de dientes es una parte fundamental de la higiene bucal. Hay dentífricos de muchas marcas y colores, incluso negro, que tiene un potente efecto blanqueador por su componente de carbón activo, a pesar de su peculiar tonalidad. Y es que con tantas opciones no es fácil saber cuál es la más adecuado para nosotros, pero tan importante es escoger un cepillo de dientes adecuado para tu boca, como saber elegir la pasta de dientes que cumpla con tus necesidades.

Evidentemente todos sirven para cepillarse, pero pueden hacer mucho más por la salud dental. Por ello, hoy os vamos a explicar los dentífricos que existen y cuáles son sus principales objetivos.

  • Prevención de caries: A la hora de prevenir la formación de caries es importante optar por una pasta de dientes que contenga flúor. Ayuda a remineralizar el esmalte, reforzarlo y asi eliminar la placa bacteriana.
  • Sangrado de encías: Este problema aparece cuando se acumula la placa bacteriana en nuestra boca y puede provocar problemas más graves y enfermedades periodontales. Es importante controlar este problema y usar pastas de dientes con flúor y clorhexidina. Esta última sustancia puede teñir levemente el esmalte, por ello, son dentífricos que no deben utilizarse más de dos semanas y se deben alternar con otras pastas de dientes.
  • Infantiles: Para los más pequeños de la casa se recomienda utilizar pastas de dientes específicas, con una concentración de flúor pequeña, ya que los niños suelen tragarse un poco la pasta. Hasta la edad de 12 años no deberán utilizar pastas para adultos.
  • Sensibilidad dental: Este tipo de pastas fortalecen el esmalte para así ayudar a combatir los efectos de la sensibilidad dental. Son dentífricos que tapan los poros que se han producido en la dentina y que conectan con los nervios del diente.
  • Blanqueamiento: Las pastas blanqueadoras no sirven por sí solas para blanquear las piezas, sino que refuerzan y mantienen los efectos del tratamiento de blanqueamiento dental realizado por un profesional. Estos dentífricos además facilitan la eliminación de las manchas leves producidas por el café, tabaco, u otros elementos.
  • Halitosis: Para evitar el mal aliento es prioritario vigilar lo que se consume y además reforzar la higiene bucal con dentífricos con sabores frescos como menta, romero, manzana…
  • Ortodoncia: Este tipo de dentífricos están especialmente pensados para personas con ortodoncia ya que, además de proteger el esmalte, también refuerzan y calman las encías que tan sensibles suelen estar.

En muchas ocasiones, no conocemos las características de nuestra boca y por ello no somos conscientes del dentífrico que más nos conviene. Es importante, por ello, preguntar a un profesional sobre la fórmula adecuada para nuestros dientes. Cada boca es distinta y cada dentífrico también. Por ello, apuesta por la pasta de dientes adecuada a tus necesidades y favorece una higiene bucal óptima y duradera.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.

pie-de-entradas



Nuestros dientes pueden revelar nuestros orígenes y mostrar los secretos de nuestra vida, como por ejemplo, desvelar dónde crecimos, según un nuevo estudio conjunto de las universidades de Florida (EEUU) y Macquarie en Sydney (Australia), que afirma que el lugar donde vivimos se marca en nuestro esmalte dental por la composición isotópica del plomo al que hemos estado expuestos en nuestra infancia.
Como la actividad humana que genera la contaminación por plomo es diferente en cada parte del mundo, los perfiles de isótopos de plomo en el medio ambiente, también, ofreciendo así una alta precisión, tanto en dientes humanos prehistóricos o modernos, de sus lugares de procedencia.

El estudio, que ha sido publicado en la revista Science of the Total Environment, explica que esta información podría servir de gran ayuda a la policía de cara a los múltiples casos sin resolver que existen en el archivo policial, ya que, los dientes podrían ayudar a centrar la investigación en un área geográfica en particular. “Podemos utilizar esta señal de contaminación para averiguar de donde vinieron estas personas ”, explica George Kamenov, coautor del estudio.
A diferencia de los huesos, el esmalte dental se desarrolla y se fija en la infancia, por lo que el perfil de los isótopos de plomo queda preservado en el mismo para siempre. “Cuando un niño crece, se graba la señal del medio ambiente local. Si ese niño se mudara a otro lugar, su isótopo será distinto al de la población local”, afirma Kamenov
Más allá de lo curioso de dicho estudio, nos quedamos con la conclusión de que tus dientes dicen mucho más de ti de lo que podrías llegar a creer.
 
Fuente: muyinteresante.es

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Masticar bien es importante, ya que la digestión de los alimentos se inicia en la cavidad oral. La correcta trituración de los alimentos no solo favorece la absorción de nutrientes en el tracto intestinal, sino que cuanto más masticamos, más lento comemos y, en consecuencia, más saciados nos sentimos. O dicho de otra manera, prolongar la masticación hace que tengamos menos apetito durante el resto del día, lo que evita posteriores ingestas de alimentos tan banales como innecesarias. Tal es así que un estudio publicado en 2012 concluyó que el secreto para no engordar reside en masticar la comida durante 30 segundos antes de tragarla. Pero parece que los beneficios de ejercitar nuestros músculos maseteros no acaban aquí. Y es que como sugiere un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Manchester (Reino Unido), una correcta masticación también nos puede proteger frente al desarrollo de infecciones en la cavidad oral.
Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Inmunity», describe cómo el proceso de masticación estimula la producción de linfocitos T colaboradores Th17, células del sistema inmune que juegan un papel fundamental en la lucha frente a las infecciones fúngicas y bacterianas que se presentan en la cavidad bucodental.
Como explica Joanne Konkel, directora de la investigación, «el sistema inmunitario lleva a cabo un notable ejercicio de equilibrio en las zonas de barrera como la piel, la boca y el intestino, en las que combate los patógenos dañinos a la vez que ‘tolera’ la presencia de las bacterias ‘amistosas’. Y en este sentido, nuestro trabajo muestra que, contrariamente a como sucede en otras zonas de barrera, la boca tiene una forma especial de estimular los linfocitos Th17: no a través de las bacterias, sino de la masticación. En consecuencia, la masticación puede inducir una respuesta inmune protectora en nuestras encías».

Masticación ‘inmunitaria’

Numerosos estudios han demostrado que la capacidad, mayor o menor, del sistema inmune para combatir las infecciones se encuentra condicionada por la dieta. Sin embargo, y según muestra el nuevo estudio, parece que no se trata solo del tipo de alimentos que comemos, sino también de la paciencia que tenemos para ‘procesarlos’ antes de deglutirlos.
Para lleva a cabo el estudio, los autores utilizaron un modelo animal al que suministraron alimentos cada vez más duros, forzándoles así a un incremento progresivo de su necesidad de masticación. Y lo que vieron es que cuanto más duros eran estos alimentos, mayor era la estimulación de linfocitos Th17, constatando que la masticación es el factor crítico para la producción de estas células inmunitarias.
Y este tipo de linfocitos, ¿es exclusivo de la cavidad oral? Pues no, se encuentran en la piel y el intestino, en los que su producción requiere la presencia de bacterias ‘amistosas’. No así en la boca, en la que la masticación induce factores que estimulan el desarrollo de estos linfocitos Th17 por el tejido de las encías –o ‘tejido gingival’.
Es más; dada la relación de las infecciones y procesos inflamatorios en la boca y la aparición de múltiples enfermedades, no debe descartarse que los beneficios de la activación de los linfocitos Th17 puedan extenderse a otras zonas del cuerpo.
Como refiere la directora de la investigación, «la inflamación en la boca se asocia al desarrollo de enfermedades por todo el organismo, por lo que un mejor conocimiento de los factores específicos que regulan la inmunidad a nivel de la barrera oral podría, cuando menos en teoría, conllevar al diseño de nuevas vías para tratar múltiples enfermedades inflamatorias».

Persistir con moderación

Entonces, y con objeto de proteger nuestras encías frente a hongos y bacterias, ¿es aconsejable que mastiquemos la comida no ya durante 30 segundos, sino incluso mucho más tiempo? Pues no. Los excesos son perjudiciales y la masticación no es la excepción que confirma esta regla. Y no tanto porque un masticado desmesuradamente exagerado pueda dañar nuestros músculos maseteros y, a la larga, acabar erosionando nuestros molares, sino porque la sobreestimulación de linfocitos Th17 tiene un efecto negativo: cuando se encuentran en un número excesivo, estos linfocitos pueden contribuir a la aparición y desarrollo de la periodontitis –esto es, la consabida ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como piorrea.
Como concluye Joanne Konkel, «en nuestro trabajo también hemos sido capaces de demostrar que el aumento del daño causado por la masticación también podría exacerbar la pérdida ósea en la periodontitis».
Fuente: ABC.es

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.