Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Un nuevo estudio sugiere que mascar un chicle sin azúcar adicional al día podría reducir el coste del tratamiento de la caries dental en 4.100 millones de dólares al año a nivel global.
Los datos publicados en el American Journal of Dentistry se basan en la evidencia que apoya los beneficios del chicle sin azúcar en el cuidado bucal
Incrementando el consumo del chicle sin azúcar con una pieza más al día, podría ahorrar cerca de cuatro mil millones de dólares en el tratamiento de la caries dental a nivel mundial, según un nuevo estudio publicado este mes de abril en el American Journal of Dentistry1. Los datos son significativos dado que la caries dental y las enfermedades bucales ocupan el cuarto lugar entre los problemas de salud más caros de tratar a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud2. Aunque la caries dental es una enfermedad oral en gran medida prevenible, sigue afectando al 60-90% de los escolares y a casi todos los adultos2.
El primer estudio mundial de estas características sugiere que, si los actuales consumidores de chicle sin azúcar aumentaran su consumo con sólo una pieza más al día como parte de una rutina completa de higiene bucal, los gastos globales para tratar la caries dental podrían reducirse en 4.100 millones de dólares (cerca de 3.800 millones de euros) por año1. El estudio proporciona nuevas perspectivas basadas en la amplia evidencia que apoya los beneficios de mascar chicle sin azúcar en el cuidado bucal.
El estudio fue llevado a cabo por un grupo de investigación especializado en farmaeconomía, el Institute of Empirical Health Economics (IfEG), con el apoyo de un comité científico internacional integrado por líderes de opinión en salud pública y economía, y financiado por el Programa de Salud Bucal de Wrigley.
“El estudio presenta de una manera sólida y sustancial un cálculo del ahorro de costes en los países industriales gracias al aumento del consumo de chicle sin azúcar”, dice el profesor Reinhard Rychlik, MA MD, PhD, Director del IfEG y principal autor del estudio. “Mascar chicle sin azúcar como medida preventiva para la caries dental tiene el potencial para proporcionar un ahorro significativo en los costes de tratamiento de problemas bucales en todo el mundo”.
Las estimaciones a nivel global también han sido estudiadas en el caso de España. De los 3.641 millones de euros anuales que cuesta el tratamiento la caries en nuestro país, se podría lograr un ahorro de 62,8 millones de euros al año con la adición de esta rutina dentro de la higiene bucal de los españoles.
En comparación, en Estados Unidos el posible ahorro alcanzaría 2.070 millones de dólares, lo que representa casi el 3% de los gastos en los tratamientos de la caries dental. En Europa y China, el ahorro podría llegar a alcanzar 1.100 millones y 149
millones de dólares anuales, respectivamente.1
“Además de los beneficios clínicos ya establecidos, es la primera vez que un estudio muestra la reducción en el riesgo relativo de la caries y su ahorro económico en consecuencia dentro de la salud bucal como resultado de un mayor consumo de chicle sin azúcar como parte de unos buenos hábitos de higiene oral. Si bien se necesitan estudios adicionales, estas nuevas perspectivas son muy prometedoras y se suman al extensivo recopilatorio de evidencias sobre los beneficios del chicle sin azúcar dentro del cuidado bucal “, dice Michael Dodds, BDS, PhD y científico en Salud Bucal de Wrigley.

Los beneficios reconocidos del chicle sin azúcar para la salud bucal

Las tasas globales de caries continúan siendo una preocupación importante para la salud pública2 – ya que casi todos los adultos padecen de caries – lo que sugiere que pueden ser necesarias nuevas estrategias preventivas para complementar las medidas ya existentes y reducir así el riesgo de padecer caries y mejorar la salud oral.
Los beneficios de mascar chicle sin azúcar para la salud bucal son ampliamente reconocidos y apoyados por varias autoridades reguladoras y gubernamentales3,4, así como por la FDI-World Dental Federation y aproximadamente unas 20 asociaciones dentales nacionales alrededor de todo el mundo. El aumento de las evidencias que avalan los beneficios del chicle sin azúcar podría apoyar la decisión de incluir el chicle sin azúcar dentro de las recomendaciones para una buena higiene bucal en el ámbito de la salud pública.
Sobre el estudioLa investigación muestra una potencial reducción de costes en el tratamiento de la caries dental en 25 países: Alemania, Argentina, Arabia Saudita, Sudáfrica, Australia, España, Brasil, China, Francia, Canadá, Emiratos Árabes Unidos, Italia, Estados Unidos, India, Polonia, México, Indonesia, Reino Unido, Japón, Rusia, Taiwán, Suecia, Suiza, Turquía, Ucrania.
El estudio apunta que, si bien mascar chicle sin azúcar de forma habitual no debe reemplazar otros buenos hábitos de higiene bucal, como cepillarse los dientes con una pasta de dientes con flúor y visitar el dentista regularmente, sí podría tener un impacto en prevenir la caries dental y llevando al correspondiente ahorro en los costes de tratamiento para la salud pública. Masticar chicle sin azúcar aumenta la producción de saliva, lo que puede ayudar a eliminar los restos de comida y puede ayudar a recuperar los niveles óptimos del pH de la placa más rápidamente que sin mascar chicle sin azúcar.3
Los resultados del estudio se calcularon realizando un análisis del impacto presupuestario para calcular la disminución del riesgo relativo de caries dental y los ahorros de costes en la salud bucal como consecuencia, mediante tres escenarios diferentes. Para ello, se identificaron y utilizaron como parámetros del modelo: el consumo anual de chicle sin azúcar, los gastos en tratamientos dentales debidos a la caries, la frecuencia de mascar chicle por grupos de edad y la reducción relativa al riesgo de caries dental gracias al consumo de chicle sin azúcar.
Sobre el Institute of Empirical Health Economics
El Institute of Empirical Health Economics (IfEG) es una unidad de investigación extra-universitaria dedicada a las áreas de investigación médica y farmacéutica. Durante más de 20 años, IfEG ha colaborado con empresas nacionales e internacionales en tareas relacionadas con la medicina, la investigación clínica, la comercialización y el control sanitario. Los miembros del equipo incluyen médicos, científicos y economistas con una larga trayectoria reciben apoyo para sus investigaciones de un departamento de biometría
dedicado. Combinando su experiencia y conocimiento en marketing e investigación, se han realizado hasta la fecha más de 500 proyectos.
El Comité Científico Directivo
Esta investigación fue llevada a cabo por el IfEG, con el apoyo de un comité científico internacional compuesto por líderes de opinión en odontología, salud pública y economía:
• Hanny Calache, PhD, MDSc, Centro de Investigación en Salud de la Población, Deakin University, Australia
• Franklin Garcia-Godoy, DDS, MS, PhD, Universidad de Tennessee Health Science Center, EE.UU.
• Elizabeth Kay, BDS, MPH, PhD, Decano de la Fundación, Peninsula Dental School, Plymouth University, Reino Unido
• Yan Si, PhD, Departamento de Odontología Preventiva, Escuela Universitaria de Pekín y Hospital de Estomatología, China
• David Zilberman, PhD, Departamento de Economía Agrícola y de Recursos, UC Berkeley, EE.UU.
• Stefan Zimmer, DDS, MPHD, PhD, Departamento de Ciencias Dentales, Orales y Craniomandibulares, Witten / Herdecke University, Alemania
El papel del chicle sin azúcar en el cuidado bucal
Masticar chicle sin azúcar durante 20 minutos puede ayudar a cuidar los dientes aumentando la cantidad de saliva producida. La saliva ayuda a eliminar los restos de alimentos antes de que queden atrapadas entre los dientes, y contiene importantes minerales como iones de calcio y fosfato, que ayudan a recuperar el nivel de pH adecuado en la boca y a reponer la capa protectora del esmalte de los dientes, conocida como remineralización.
El papel del chicle sin azúcar en el cuidado oral es ampliamente reconocido y aceptado por expertos, asociaciones dentales, y autoridades reguladoras de todo el mundo. La Comisión Europea (CE) ha aprobado cinco alegaciones de salud oral para el chicle sin azúcar, una de las pocas categorías de alimentos que han ganado tal reconocimiento.
Sobre el Programa de Salud Bucodental de Wrigley (Wrigley Oral Healthcare Program)
El Wrigley Oral Healthcare Program (WOHP – Orbit®pro en España) colabora con profesionales dentales de todo el mundo, ayudándoles a mejorar la salud bucal de sus pacientes a través de un paso simple y agradable en su rutina diaria: masticar chicle sin azúcar después de comer y beber en cualquier situación. Durante más de 25 años, WOHP ha apoyado la investigación clínica independiente en los beneficios del chicle sin azúcar, incluyendo la estimulación de la saliva, la neutralización del ácido de la placa, y el fortalecimiento dental; todo para ayudar a los profesionales dentales y a sus pacientes a entender el papel del chicle sin azúcar como una herramienta diaria conveniente para el cuidado bucal.
 
Referencias
1. Rychlik R, Kreimendahl F, Blaich C et al (2017). A global approach to assess the economic benefits of increased consumption of sugar-free chewing gum. Am J Dent, in press.
2. World Health Organization. Oral Health Disease Burden. Last Accessed August 2016. Available at: www.who.int/oral_health/disease_burden/global/en/
3. EFSA (2010) Scientific Opinion on the substantiation of a health claim related to sugar-free chewing gum and reduction of tooth demineralization which reduces the risk of dental caries pursuant to Article 14 of Regulation (EC) No 1924/20061. Available at: http://www.efsa.europa.eu/sites/default/files/scientific_output/files/main_documents/1775.pdf. Last accessed: October 2015
4. Health Canada. Summary of Health Canada’s assessment of a health claim about sugar-free chewing gum and dental caries risk reduction. Available at: http://www.hc-sc.gc.ca/fn-an/label-etiquet/claims-reclam/assess-evalu/gum-gomme-dental cariedentaireeng.php Last accessed December 2016.

Fuente: dentalista.es

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



El refresco es el peor enemigo de nuestra sonrisa: silente, invisible, nos acecha día y noche. No vemos el ataque y, sin embargo, cada mañana al despertar nuestro diente desaparece un poco más. Es el terrorífico guión de lo que el desgaste dental está haciendo ahora mismo en su boca. El estrés tiene bastante que ver: además de fatiga, dolor de cabeza, molestias gástricas, tensión muscular… provoca bruxismo y cambios en el pH de la boca que, como mal menor, hacen que sus dientes cambien de color. Veamos qué es, cómo prevenirlo y qué tratamientos corrigen sus consecuencias.
Las alarmas han saltado. Que los dientes se desgastaran era hasta ahora un achaque de la edad, pero hoy se ve demasiado frecuentemente en jóvenes, por lo que hay que frenarlo cuanto antes. La expectativa de vida crece y tenemos que conseguir una dentición sana, bonita y funcional durante más años. Y es que nadie está a salvo: tres de cada cinco adultos padecen este desgaste, aunque vivan relajadamente o se laven los dientes con fruición, a lo que también hay que añador el estrés, la dieta, el estilo de vida y ciertas intolerancias y trastornos alimenticios.

¿Qué ocurre exactamente cuando tomamos un refresco?

Primero se come el esmalte hasta que llega a la dentina, produciendo sensibilidad. Provoca pérdida de altura de los dientes, en longitud y volumen, haciendo que la sonrisa se retraiga marcando arrugas peribucales (la sintomatología de Popeye) y horizontales sobre el labio superior e inferior. Además de limitaciones funcionales por problemas en la oclusión, la relación entre dientes superiores e inferiores puede derivar en molestias musculares en la cara, cuello y espalda. La dificultad de detectarlo e interceptarlo mediante prevención es fundamental, ya que en determinados casos se produce de una manera lenta y puede pasar desapercibida tanto para el paciente como para el dentista. Cada milímetro de longitud de diente que perdemos nos hace envejecer diez años.

De nuevo, el estrés

Cuánto puede afectarle el desgaste dental depende de la estructura genética de su diente, del tipo de agresión y de su capacidad de defensa. Hasta ahora se creía que, sobre todo, era un ataque físico: el que causa el bruxismo. Pero utilizar una férula de descarga solo evita uno de los problemas, ya que en el desgaste dental es casi más importante cómo afecta el pH de la boca, según se demuestra en los último sestudios. Hoy sabemos que, sobre todo, lo originan causas químicas. Internas, por los ácidos del reflujo gastroesofágico, que afecta al 60% en algún momento de su vida, y los que provocan ciertos trastornos de la alimentación o intolerancias alimentarias que cursan vómitos.
El estrés, no desayunar lo que debemos, abrir latas de refrescos sin parar o creernos deportistas de élite; así como seguir a pies juntillas todas las tonterías que dicen las celebridades en Internet (como beber agua con limón, en ayunas o no, o hacer del vinagre de manzana el nuevo elixir antigrasa), son algunas de las causas que llaman externas o medioambientales. Pero, ¿quién no toma un zumo de naranja por la mañana? ¿Y cuántos están limitando los lácteos? Bebidas isotónicas, carbonatadas, colas… Todas ellas contienen ácido cítrico que provoca un descenso en el pH de la boca y acelera el desgaste.

Bebidas que cambian el pH de su boca

Correr a por su cepillo de dientes mientras apura las últimas gotas del zumo o su refresco favorito es aún peor: No sabemos por qué nadie dice que después de tomar una bebida ácida, como el jugo de cítricos del desayuno, hay que esperar al menos 20 minutos antes de lavarse los dientes para no frotar el ácido contra el diente haciendo que se desgaste aún más. Otra recomendación de los especialistas es que si no podemos evitar las bebidas gaseosas, mejor tomar a la vez alimentos. Y si queremos aromatizar la ensalada con limón, poner unas rodajas impregnadas en aceite.
Las bacterias que viven en nuestra boca también atacan. El desgaste por erosión ácida puede provenir de la gran cantidad de bacterias que viven en su interior. Bien por falta de mantenimiento o hábitos, hay veces que las bacterias se descontrolan haciendo que los dientes pierdan hueso sin parar.
La medicación es otra de las amenazas. No solo hablamos de las tetraciclinas, que sabemos que tiñen los dientes, sino que tomar más de tres medicamentos al día hace que nuestras glándulas salivales pierdan la capacidad de proteger nuestro esmalte.

La importancia de la saliva

Cada día se produce una sucesión de agresiones que, si superan los mecanismos de defensa del diente, pueden desencadenar un deterioro precoz que conduzca a la destrucción de la dentición. Empezando por el esmalte, responsable de la dureza, la resistencia y el color.
La saliva es la primera línea de defensa de la boca. Un sistema natural que nos provee de protección, lubricación, humectación, capacidad antimicrobiana, remineralización… Arrastra las bacterias y lubrica las superficies en los constantes movimientos de los dientes. Traducido, la saliva nos protege de sufrir daños ante gestos tan comunes como machacar las tapas de los bolígrafos o abrir botes con las muelas; de que no rayemos los dientes al mordisquear muslos de pollo o costillas; hace de aduana de la fauna (bacteriana) que entra con los besos ajenos y trata de compensar una relativa higiene.

Qué se puede hacer

Como medidas de prevención, combatir el bruxismo diurno con la risa y el nocturno con férulas (miorrelajantes, de descarga o Michigan); comer mientras beba refrescos, zumo de naranja o limón, café o vino; mejorar la higiene y utilizar aceite de oliva para combatir bacterias (el aceite impide que el estreptococo mutans desencadene erosión o desmineralización) y vigilar que la producción de saliva no decaiga (durmiendo con la boca abierta o abusando del alcohol). Si se detecta pronto, la solución pasa por remineralizar el diente (y combatir las causas que lo provocan). Existen tipos de flúor de alta concentración o barnices de flúor que sellan bien. En casa toca cepillarse con pastas remineralizantes y enjuagarse con colutorios que lleven flúor. También se pueden aplicar geles que cubren los dientes con un aceite, ayudando a que los ácidos no viajen bien por la superficie. Y si llegan tarde, siempre quedarán las carillas.

Fuentes: elpais.com

 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Las funciones que tienen los llamados teléfonos inteligentes son innumerables y un nuevo estudio acaba de demostrar que, además, pueden ayudar a mejorar nuestra salud bucodental a través de los ‘selfies’.
Grabar en vídeo ‘selfies’ del cepillado de los dientes puede ayudar a las personas a aprender a mejorar sus técnicas de cuidado de la salud oral, según un nuevo estudio.
Investigadores de la Universidad Case Western Reserve, en Ohio (Estados Unidos), pidieron a los participantes en el estudio que se grabasen vídeos con sus móviles –convenientemente apoyados en soportes– mientras se cepillaban los dientes.
Observaron que se producía un aumento en la precisión de los movimientos del cepillo, un aumento en el número de golpes y una mejora general del 8 por ciento en la habilidad cepillado de dientes, si bien el tiempo dedicado al cepillado no cambió.
Lavarse los dientes, móvil, selfie
Aunque la mayoría de las personas tienen la capacidad, la motivación y el deseo de cepillarse los dientes correctamente, a menudo no lo hacen debido a que siguen técnicas inadecuadas y, según reconocen los autores del estudio, las oportunidades para mejorar estas habilidades son realmente pocas al tratarse de una actividad que se suele realizar en la intimidad.
«A menudo, el cepillado de dientes se aprende y se practica sin la supervisión adecuada –explica Lance T. Vernon, profesor en la Escuela de Medicina Dental de la Universidad Case Western y co-autor del estudio–. Cambiar estos hábitos arraigados puede llevar mucho tiempo y necesitar de orientación.»
En este sentido apunta que este estudio «sugiere que, en el futuro, grabarse ‘selfies’ puede ayudar a mejorar las técnicas de cepillado» e, incluso, los pacientes podrían recibir retroalimentación por parte de los profesionales de la odontología.
«El acto de grabarse a sí mismo puede alterar hábitos arraigados, ya que los participantes se hacen conscientes de la actividad y pueden modificar los hábitos e incluso crear una nueva memoria muscular».
Si bien los resultados de este pequeño estudio piloto, publicado en el ‘Indian Journal of Dental Research’, son prometedores, los investigadores sugieren que estos hallazgos adquieran mayor importancia para demostrar que los ‘selfies’ pueden ser útiles en un entorno dental.
Tanto las autofotos como los vídeos se utilizan cada vez más en los campos médicos para evaluar, monitorizar y determinar la progresión de las enfermedades y la eficacia del tratamiento, reconoce Vernon.
«Hasta donde sabemos, éste es el primer informe que ha empleado ‘selfies’ para estudiar el comportamiento de cepillado de dientes -puntualiza-. Es el comienzo de una estrategia de salud móvil para crear nuevos hábitos y ayudar a dentistas y pacientes a centrarse más en la prevención, en lugar de tener que solucionar problemas una vez que ocurren».
Ante los resultados obtenidos, los investigadores prevén el desarrollo de una aplicación que sirva para supervisar la higiene dental de los pacientes a través de grabaciones en vídeo que se hagan en sus hogares y posteriormente supervisen los profesionales de la odontología.
 

 Fuente: infosalus.com

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Se suele pensar que la ortodoncia se utiliza por estética, pero no siempre es así. Otro de los motivos es la salud buco dental, algo a lo que no se le da la importancia necesaria. En los últimos tiempos no son pocas las personas adultas que acuden a su dentista para ponerse aparato. Muchos pacientes precisan tenerlo durante un tiempo (entre dos y cuatro años está la media) para corregir desde una pequeña imperfección en la dentadura hasta casos más complicados.
A medida que uno va creciendo los maxilares son como arcilla. Aplicando la presión necesaria se consigue modificar en la dirección adecuada los dientes. Para ello se utilizan los brackets (sirven para realizar movimientos poco complejos a nivel dental, como alinearlos) y frenillos (indicados para dirigir o guiar el crecimiento de los huesos de la boca), que cambiarán la forma de la mandíbula. El tratamiento es menos doloroso entre los ocho y catorce años, resulta más fácil modificar los maxilares y dar una nueva forma a la arcada dental.
Ponerse aparato de adulto tiene sus ventajas. Según varios odontólogos al tener la mandíbula desarrollada, una vez que finalice el tratamiento, los dientes no deberían de moverse (sobre todo si se les hace caso utilizando el retenedor –una funda transparente- por el tiempo que se estime). El inconveniente: el dolor, sobre todo los primeros meses y puntualmente tras algunas de las revisiones, dependiendo de cuántas cosas mueva o no el ortodoncista de su boca. Los alimentos fundamentales serán blandos y líquidos. Los helados también son muy buenos, recomendados por los propios dentistas.

Sistemas visibles e invisibles

Los sistemas de ortodoncia actuales van desde los brackets convencionales, a los cerámicos transparentes y la ortodoncia lingual situada en la parte trasera de los dientes y que por ello no se ve. Además, existen los alineadores que se colocan en las encías superiores e inferiores. La preferencia por uno u otro sistema depende de los costes asociados y las preferencias del paciente.
Su mecánica de actuación es diferente pero todos funcionan y la ortodoncia es posible con cualquiera de ellos. Los clásicos brackets metálicos se pegan en la cara delantera de los dientes y son elementos pasivos cuya función es transmitir la fuerza a los dientes a través de los arcos que los atraviesan. La ortodoncia lingual tiene el mismo mecanismo pero se sitúa de forma no visible en la parte trasera de los dientes.

Ortodoncia: ¿Salud o estética?
Existe otro tipo de ortodoncia, la removible. Son aparatos de acrílico que por unos ganchitos metálicos se aguantan en los molares. Sirven para corregir defectos óseos, como el problema de paladar estrecho que nos provoca una mordida cruzada posterior. Están más bien indicados para los pequeños, aprovechando su crecimiento, pero algunos arrastran ese problema y de adultos, a pesar de los doloroso que resulta, necesitan utilizarlo. En muchas ocasiones se junta con la ortondoncia convencional, un tratamiento más duro.
Un nuevo enfoque de tratamiento clínicamente probado que alinea los dientes y mejora la estética facial, generalmente sin realizar ninguna extracción, es el sistema de Brackets Damon, cuyos arcos de alta tecnología tienen un mecanismo deslizante que elimina fricciones y ligaduras. Este sistema permite que los dientes se muevan con mayor libertad y comodidad. Se distingue de otros sistemas de brackets en que son mucho mas suaves para los dientes, con tiempos de tratamiento mucho mas reducidos y menos necesidad de ajustes.

El dolor, una experiencia individual

La ortodoncia produce inflamación en el ligamento periodontal que une el diente con el hueso alveolar del maxilar y este proceso puede causar dolor. Sin embargo, los especialistas señalan que el umbral del dolor es muy variable entre unas personas y otras. Lo que para determinadas personas supone una molestia para otras puede considerarse dolor.
Aunque la dieta debe ser la recomendada para cualquier persona el ortodoncista aconseja evitar los productos pegajosos o muy duros que pueden movilizar los brackets. Existen productos específicos para la higiene oral de la ortodoncia y aunque todos deberíamos cepillarnos los dientes tres veces al día si se utiliza un aparato de ortodoncia, esto es fundamental.
Las visitas para revisar la evolución de la ortodoncia se realizan cada mes o mes y medio y la duración del tratamiento a su vez es muy variable según el paciente aunque el plazo medio es de un año y medio a dos años.

Fuente: ideal.es / diarioinformacion.com
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


La salud bucodental en la infancia es muy importante ya que, aunque cuidar de nuestros dientes es algo que debemos hacer a cualquier edad, en el caso de los más pequeños de la familia es la mejor forma de prevenir y evitar muchos problemas que puedan surgir tanto en la etapa de crecimiento como ya de adultos. El proceso de erupción dental, cuándo empezar a cepillarles los dientes o cómo prevenir y actuar en caso de golpes son consejos muy útiles y que debemos tener en cuenta para conseguir que nuestros hijos tengan una sonrisa sana.
Tanto la salida de los dientes temporales como de los dientes permanentes son momentos clave en la salud bucodental, requiriendo de una atención especial para que la dentadura que se va formando se mantenga sana.
Los dientes temporales, ambién conocidos como ‘dientes de leche’, empiezan a salir normalmente en los niños a partir del sexto mes. Los primeros en aparecer suelen ser los incisivos centrales inferiores. Este proceso de erupción dental finaliza aproximadamente cuando cumplen su primer año de vida, en ese momento, los niños suelen tener ocho dientes: cuatro incisivos superiores y cuatro inferiores.
Después llegarán los molares y los caninos, a los 16 y 20 meses respectivamente. Por lo general, a los 30 meses suele finalizar el proceso de erupción dental en los niños, aunque estos tiempos son aproximados y varían de cuatro a seis meses de unos niños a otros.
Por su parte, la erupción de los dientes permanentes se realiza en dos fases. En la primera, que suele ser a partir de los seis años aproximadamente, saldrán los primeros molares definitivos y se cambiarán los ocho incisivos centrales, los cuatro superiores y los cuatro inferiores.
La segunda etapa es entre los 10 y los 12 años, que es cuando erupcionan los segundos molares permanentes.
La salida de los dientes definitivos culmina sobre los 20 años cuando aparecen los terceros molares o ‘muelas del juicio’, aunque en el caso de estos dientes, su formación y erupción no es la misma en todas las personas, dependiendo generalmente de la posición, el tamaño de estas piezas dentales y su relación con el espacio disponible en los maxilares.

Higiene bucodental en la infancia

La higiene dental de los niños debe empezar justo cuando aparezca el primer diente. No es necesario utilizar un cepillo de dientes, basta con emplear una gasa mojada en agua dos veces al día –una siempre antes de dormir–, para que los dientes del niño estén limpios.
Siempre que sea posible hay que evitar situaciones como que el niño se duerma con el biberón en la boca. La razón es sencilla, la leche tiene azúcares que pueden provocar caries extensas y múltiples en el bebé y que son conocidas precisamente como ‘caries del biberón’”.
El cepillo de dientes podemos empezar a utilizarlo a partir del año y medio. Hay que inculcar en nuestro hijos el hábito de cepillarse los dientes y para eso lo mejor es empezar en una edad temprana. Primero nosotros cepillaremos con suavidad sus dientes y luego dejaremos que sean ellos mismos los que repitan el proceso para que lo aprendan. También es bueno que ellos nos vean a nosotros cuando nos cepillamos los dientes para que vean que se trata de algo normal y que todos hacemos.

Un consejo útil para que aprendan a cepillarse los dientes correctamente es colocar al niño frente a un espejo para que se mire mientras lo hace y utilizar un reloj con alarma que le avise cuando hayan pasado dos minutos, que es el tiempo que debe durar habitualmente el cepillado.
En el caso de los dentífricos, empezaremos a utilizarlos a partir de los dos años de edad, que es cuando los niños, por lo general, ya controlan el proceso de deglución. Les daremos una pasta de dientes específica para niños que sea baja en flúor y pondremos en el cepillo muy poca cantidad, como aconsejan los expertos en odontopediatría.

¿Cuándo llevarle al dentista por primera vez?

Respecto a la primera visita al dentista, los dos años también es la edad más apropiada para hacerla. Según estudios recientes, el 26% de los niños de menos de cuatro años tiene caries, por eso es muy por importante llevar al niño a un especialista antes de que surjan los problemas. Sin duda, la prevención es la mejor forma de que la boca de nuestros hijos esté sana y, al mismo tiempo, evitaremos que el niño asocie ir al dentista con algo negativo.
Los expertos insisten en que no se debería amenazar a nuestros hijos con llevarlos al odontólogo cuando se porten mal o transmitirles nuestro miedo a ir al dentista. Por el contrario, deberíamos jugar con ellos a ir al dentista o leerles algún cuento que esté relacionado con esto para que no se genere en ellos ningún tipo de miedo y lo vean como algo normal.
Después de la visita de los dos años, lo recomendable es revisar al niño cada seis meses para que en el caso de que surja algún problema bucodental, éste pueda diagnosticarse y tratarse lo antes posible.
 

Fuente: webconsultas.com

 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas

Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.