Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Diez preguntas…
Llegamos a la consulta dispuestos a resolver con el especialista las dudas que nos rondan por la cabeza, pero en muchas ocasiones, el pudor provoca que nos volvamos a casa con ellas. Quizá consideramos que nuestra pregunta es demasiado rara o, por el contrario, tan básica que hasta un niño debería conocer la respuesta. No debería tener recelos con su médico, seguro que cosas más extrañas ha visto, pero, por si acaso, a continuación aclaramos algunas de esas cuestiones relacionadas con la salud bucodental que usted se guarda por vergüenza.

1. ¿Sirven para algo los enjuagues de coco?

La utilización de diversos aceites naturales (oliva, sésamo, girasol, coco…), bajo la forma de enjuagues orales, está teniendo una amplia difusión incluso desde clínicas dentales. La realidad es que no se dispone de ninguna evidencia científica que permita avalar el uso de estos productos como sustituto o complemento de la higiene oral. Desde el Consejo solamente podemos apoyar técnicas que se fundamentan en principios científicos y que cuentan con aval suficiente sobre su eficacia y seguridad. Así que la respuesta de los expertos es una negativa rotunda. Con los productos milagrosos, como el agua de coco, hay que ser prudentes.

2. ¿El vino, la cerveza y el café son buenos para mi dentadura?

Ninguna de estas bebidas genera beneficio alguno en la salud oral. Existe la creencia de que son recomendables porque reducen los niveles bacterianos orales. Pero, por el contrario, el alcohol es uno de los factores de riesgo para el cáncer oral y otras patologías de la boca. El café tampoco ha demostrado ser un agente saludable en ese terreno.  Por lo tanto, y al igual que otras organizaciones médicas y odontológicas internacionales, solo podemos recordar que se debe hacer un consumo moderado de estos productos. Además, tanto el café como el vino o algunos refrescos que pueden acompañar a bebidas alcohólicas no son solo perjudiciales para la salud de la boca, sino también para su estética, y tienden a amarillear la dentadura.

3. ¿Cómo debo lavarme los dientes?

Lo ideal es dividir la boca en 4 sectores y lavar cada uno durante 30 segundos, por lo que en total estaremos 2 minutos. En cuanto a la técnica, es importante ir desde la encía hacía el diente y no al revés. Por último, no hay que olvidarse de la lengua, que es un foco de placa bacteriana y se debe cepillar de dentro hacia fuera. Pero, sobre todo, lo importante es hacerlo a menudo: si puede ser, después de cada comida. Y que la pereza no pueda con el último cepillado del día.

4. ¿El semen mancha o blanquea?

No hay ningún estudio científico que permita contestar a esta pregunta con un mínimo de rigor.

5. ¿Puedo maquillarme los dientes?

Es más adecuado hablar de cosmética dental, que incluye una gran variedad de técnicas que permiten mejorar la sonrisa, explica el experto. Blanqueamiento dental, utilización de carillas estéticas de porcelana, cirugía gingival u otros métodos específicos. Los dientes blancos son un objeto de deseo, pero pueden oscurecerse incluso manteniéndolos limpios: en este caso, los alimentos milagrosos tampoco tienen nada que hacer.

6. ¿Me huele mal el aliento o soy un paranoico?

Son varias las causas que pueden originar la halitosis. El representante de Dentistas de España aporta cifras: Si bien el 60% tiene un origen bucal, un 20% se debe a otras causas (respiratorias, digestivas…). El 20% restante está constituido por personas que piensan erróneamente que tienen halitosis. Esta falsa sensación puede deberse a boca seca, a problemas digestivos o incluso al estrés o ansiedad. En caso de duda, su dentista le orientará sobre si sufre o no este problema y, si así fuera, cuál puede ser su solución concreta.

7. ¿Hacerme una limpieza me desgastará el esmalte?

Es un mito. Las limpiezas de boca, llamadas tartrectomías, no producen ningún desgaste en el esmalte ni lo convierten en más frágil. Son necesarias siempre que se acumula sarro y deben realizarse con cierta periodicidad, dependiendo de cada paciente.

8. ¿Estar embarazada me obliga a lavarme más los dientes?

La higiene bucodental es imprescindible para cualquiera, sin embargo, durante esos nueve meses aumenta de manera muy considerable la posibilidad de padecer de gingivitis, una inflamación de las encías que se produce debido a la acumulación de bacterias orales por falta de higiene. Este riesgo que se corre durante la gestación normalmente, acaba después de dar a luz, pero en algunos casos persiste.

9. ¿Se puede transmitir alguna enfermedad dental al besar a un bebé en la boca?

Las bacterias que producen la caries son transmitidas de madre a hijo a través de hábitos en los que interviene la saliva: probar la comida con la misma cuchara, chupar el biberón o el chupete, besar al bebé en la boca… Es una de las razones por las que la mujer embarazada debe cuidar especialmente su salud oral.

10. ¿Es necesario cambiar de cepillo de dientes después de estar enfermo?

La vida útil de este utensilio no ha de superar los 3 meses, porque las cerdas se van deformando y pierden eficacia. Asimismo, se recomienda cambiarlo si hemos padecido una gripe o una infección de garganta o de boca, porque los gérmenes pueden acantonarse en las cerdas y reactivar la infección. Es importante recordar que el cepillo debe enjuagarse y secarse bien después de cada uso para evitar que se convierta en un foco de gérmenes.
 
Fuente: elpais.com
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



¿Qué es la fluorosis?

Todos sabemos de la importancia del flúor en el cuidado de la boca de los niños. Sin embargo, también hay que tomar ciertas precauciones. La fluorosis está provocada por la ingesta excesiva de flúor mientras se produce el desarrollo del esmalte antes de la erupción dental.

Generalmente la fluorosis en los dientes anteriores, se produce entre el año y medio y hasta los 3 años de edad aproximadamente. Aunque puede producirse después, éste es el momento clave.
Los niños comienzan a lavarse ellos solitos los dientes, pero aún no tienen perfeccionada la “técnica”, y es probable que a la hora de llevar a cabo su higiene dental se produzca la ingesta del flúor de la pasta de dientes.

El flúor no es malo, sí en grandes dosis

Por este motivo, los especialistas no recomiendan el uso de pastas de dientes con flúor. Esta es la mejor manera de evitar que el niño consuma una dosis mayor de la recomendada y que pueda traerle problemas a la larga.

El niño obtiene el flúor mediante los alimentos, como el pescado azul, algunas verduras como la col y las espinacas, el agua, la pasta dental e incluso si está tomando algún tipo de complemento vitamínico.
La fluorosis tiene los siguientes efectos en los dientes de los niños, dependiendo de la intensidad: estrías o líneas a través de la superficie del diente; los dientes son altamente resistentes a la caries dental pero tienen manchas blancas opacas; el esmalte es quebradizo y pueden observarse claramente manchas marrones en diferentes piezas dentales.
El exceso de flúor durante esta etapa provocará fluorosis en los dientes definitivos que suelen crecer a partir de los 7 años de edad.

Cremas dentales especiales para niños

Hoy en día existen tratamientos preventivos de fluoraciones. Dependiendo de la zona en la que se resida, el agua llega fluorada a nuestras casas, que unida a la pasta de dientes y a colutorios específicos pueden aumentar el flúor, que no es en absoluto negativo, siempre y cuando no se tome en dosis excesivas, ya que este componente es el que endurece nuestro esmalte. El exceso es lo que provocará la fluorosis.

Como recomendaciones para evitar este trastorno dental, es aconsejable que los niños utilicen cremas dentales específicas para su edad que no contienen esta sustancia.
Se debe incentivar el hábito del cepillado a una edad temprana, lo ideal es antes de la aparición de los primeros dientes, humedeciendo las encías con una gasa una vez al día.
 

Fuente: hola.com

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Éstos son algunos de los tratamientos más demandados, algunos de ellos se utilizan para corregir las consecuencias de algunas enfermedades, como la periodontitis. Pero no debemos de olvidar que prevenir es mejor que curar, por lo que en este y otros casos lo mejor es favorecer la prevención, por ejemplo llevando una buena higiene diaria o utilizando pastas dentífricas especialmente diseñadas para esta problemática.
Blanqueamiento dental
Es el más habitual a día de hoy. Prácticamente indoloro, el blanqueamiento elimina las manchas visibles en el esmalte dental que pueden estar provocadas por el café, el tabaco o el desgaste natural. La técnica consiste en la aplicación de un producto blanqueante, que se activa mediante una lámpara LED y que puede combinarse con el uso de férulas por la noche, con el objetivo de aclarar los dientes sin teñirlos de un blanco excesivo. Eso sí, sólo debemos realizarlo a través de un profesional y debemos saber que, aún así, existen consecuencias relacionadas, como la sensibilidad dental, que se pueden llegar a producir los días posteriores, por lo que en ese caso sería conveniente no comer alimentos demasiado fríos y/o calientes y utilizar un dentífrico específico para dientes sensibles.
Carillas dentales
Se trata de una solución perfecta tanto para borrar las manchas visibles en el esmalte dental como para corregir la forma, posición o tamaño del diente. Son unas láminas muy finas de porcelana o composite que se adhieren a la superficie del esmalte y que proporcionan un efecto muy natural.
Estiramiento de encía o microinjertos
Las encías retraídas son uno de los problemas más comunes de salud dental y su principal causa es la periodontitis crónica. Para corregir este defecto en la encía, se utilizan dos técnicas: el estiramiento de la misma para cubrir la raíz del diente o la combinación de esta técnica con microinjertos, en los que se toma tejido del paladar mediante una pequeña incisión y se cubre la encía.
Ortodoncia invisible
Es la alternativa a los brackets y permite corregir los defectos de alineación y mordida de una forma cómoda y casi imperceptible. Se trata de una serie de alineadores prácticamente invisibles y extraíbles que se cambian cada 15-20 días aproximadamente. Además, se combinan con un retenedor nocturno, cuya función es impedir el movimiento natural de los dientes mientras dormimos.
Contorneado cosmético periodontal
Las personas que enseñan mucha encía al sonreír, o que tienen una altura asimétrica en los dientes, pueden corregir este defecto con una pequeña cirugía conocida como contorneado cosmético periodontal. Consiste en recortar la encía que cubre el diente para conseguir una sonrisa más proporcionada y estética.
Implantes
Las tres causas para la pérdida de una pieza dental son: caries, piorrea o un accidente. La solución para reponerla es el implante, que consiste en la colocación de un tornillo de titanio en el hueso que actúa como raíz y la aplicación de una pieza de porcelana. Es una intervención mínimamente invasiva que se realiza con anestesia local.
 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



La oclusión dental es uno de los problemas olvidados por gran parte de la población. Los dientes tienen una finalidad clara, la de provocar debido a su posición la masticación fruto de su oclusión. Pero esto no siempre se hace de una forma correcta, dando lugar a lo que conocemos como maloclusión dental.
La maloclusión dental u oclusión dental defectuosa hace referencia a la incorrecta disposición de los dientes y/o la forma en la que ajustan unos con otros, provocando una mordida ineficiente.  En el video puedes verlo de una forma amena.

Una oclusión dental defectuosa puede causar importantes problemas, entre los que se encuentra:

  1. Problemas cervicales importantes: debido a la sobrecarga de las vértebras derivado del sobresfuerzo mandibular.
  2. Migrañas y dolores de cabeza: la incorrecta maloclusión provoca un sobresfuerzo mandibular lo que da lugar en multitud de ocasiones a cefaleas tensionales.
  3. Pérdida de piezas dentales o desgaste de las piezas
  4. Aumento del riesgo de sufrir caries dentales: el posicionamiento incorrecto de los dientes hace que se puedan producir acumulaciones de placa.
  5. Gingivitis: debido al daño provocado sobre las encías, tanto en daño concreto sobre las mismas provocando heridas, como por acumulación de placa dental.
  6. Problemas digestivos debido a la masticación incorrecta de alimentos: al no masticarse de una forma correcta, la comida no puede ser triturada correctamente ni se va mezclando con la saliva. Con ello se introducen en el estómago porciones de comida agresivas. Así se pueden provocar problemas de acidez, ulceras en el estómago y digestiones pesadas.

Seguramente, a estas alturas te estás preguntando ¿Qué es lo que provoca la maloclusión dental? Pue principalmente es una cuestión hereditaria, pero además influyen otros factores como:

  1. Labio leporino
  2. Existencia de más piezas dentales de las necesarias
  3. Dientes imperfectos o con malformaciones
  4. Tumores en la boca o en la estructura ósea mandibular
  5. Hábitos infantiles, tales como chupar el dedo, usar el biberón pasados los 3 años o hacer fuerza con la legua sobre las piezas dentales.

Pero no todos los problemas de maloclusión dental son iguales. Existen diversos tipos de oclusión defectuosa. Los especialistas los dividimos en:

  1. Maloclusión dental, de clase I: se produce cuan hay una relación normal en la disposicion de los molares pero la mordida es incorrecta debido a desalineaciones de los incisivos.
  2. Maloclusión dental, de clase II: es también denominado sobremordida y se produce cuando los dientes de la parte superior se superponen en exceso sobre lo de la parte inferior.
  3. Maloclusión dental de clase III se denomina submordida. Este tipo se produce cuando el maxilar inferior se encuentra adelantado respecto del maxilar superior.

Los tratamientos de malolcusión dental pasan por la colocación de una ortodoncia a fin de recolocar las piezas dentales.
 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.

pie-de-entradas



Los problemas dentales que más solemos confundir

¿Tengo una caries o sensibilidad dental? ¿Me sangran las encías como respuesta a una gingivitis o simplemente me cepillo demasiado fuerte? Estas dudas sobre problemas dentales, que se producen cuando los síntomas entre una afección y otra son similares, nos pueden desconcertar a la hora de identificar nuestra afección y, en consecuencia, a no iniciar el tratamiento adecuado.

  • ¿Sensibilidad dental o caries?
    Ésta es una de las grandes dudas que llegan a menudo a las consultas. Cuando el paciente consume bebidas frías o alimentos muy azucarados, puede sentir un dolor punzante en los dientes y traducirlo directamente con una caries. Sin embargo, en muchas ocasiones, es síntoma de sensibilidad dentaria. A diferencia de las caries, se debe a factores químicos o erosivos como las pastas dentales blanqueadoras, tratamientos de blanqueamiento mal realizados en casa o al consumo exagerado de bebidas ácidas. La diferencia entre ambas radica en la zona del dolor. Cuando hablamos de sensibilidad dentaria el dolor suele darse de forma generalizada o en un área concreta, mientras que el dolor por caries se focaliza en un diente o muela puntual. El diagnóstico diferencial es importante ya que comporta un tratamiento diferente.
  • ¿Gingivitis o cepillado agresivo?
    Muchas personas también acuden al dentista por un problema de sangrado de encías. Bastantes pacientes suelen identificarlo directamente como un síntoma de gingivitis, una infección que crean las bacterias en nuestra encía y que hace que se inflamen, sangren y cambien de color. Sin embargo, en muchas ocasiones este sangrado solamente se debe a un cepillado demasiado agresivo. La diferencia radica en el tipo de sangrado: cuando es espontáneo o por cepillado excesivamente fuerte el color de la encía es más rosado y no hay inflamación; mientras que en los casos de enfermedad periodontal la encía está engrosada e inflamada además de tener un color más rojizo.
  • ¿Manchas externas en los dientes o caries?
    Éste antiestético problema es bastante habitual, al igual que la confusión que suele generarse al determinar el origen del mismo. Aunque a priori se puede relacionar con la presencia de caries dentales debido a su apariencia similar, en muchas ocasiones son manchas producidas por el abuso de café y tabaco unido a una mala higiene dental. No deben tratarse a la ligera, ya que pueden ser el primer estadio de un problema mayor. Las manchas por tabaco o café son más extensas y visibles, mientras que las producidas por las caries se localizan en un punto. Lo ideal en estos casos es acudir al dentista para salir de dudas y obtener un diagnóstico certero para ver si lo recomendable es hacer una profilaxis y/o limpieza bucal.

 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.

pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.