Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Uno de los dolores más comunes, más intensos y de más difícil control es el dolor de muelas. La odontalgia o dolor de muelas aparece en general de manera repentina y limita enormemente la capacidad de actuación de la persona que lo padece.

¿Por qué se produce?

Los dolores de muelas se producen a causa de una estimulación de la raíz nerviosa por agentes térmicos, mecánicos o químicos, que irritan el nervio y el cerebro lo percibe como un estímulo doloroso intenso, de inicio o bien brusco o bien insidioso, y que va en aumento.
Estos dolores pueden estar originados por diversas causas, algunas de ellas ajenas a la patología odontológica. En general son debidos a una pulpitis, una inflamación de la cavidad pulpar del diente, parte interna de la pieza dental donde se hallan los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas. Las causas más habituales de dolor de muelas son:

  • Caries dental
  • Fractura o fisura dental
  • Exposición de las raíces dentales
  • Gingivitis
  • Absceso dental
  • Lesiones en la mucosa oral
  • Patología mandibular
  • Patología ótica
  • Sinusitis

¿Cómo se manifiesta?

El dolor de muelas es un dolor constante, sordo, intenso y que presenta crisis de aumento de la intensidad del dolor. Existen diversos factores que pueden agravar el dolor de muelas, como son los alimentos excesivamente fríos o calientes, los dulces o la masticación intensa.
En ocasiones la odontalgia se puede acompañar de otros síntomas que pueden dar una pista del origen del mismo, como puede ser gingivorragia (sangrado de las encías), dolor a nivel del oído, mucosidad abundante y espesa o fiebre.

Mientras no tengo cita con el dentista…

Ante un dolor de muelas intenso se debe solicitar cuanto antes una visita con el odontólogo para que examine la pieza dental dolorosa y pueda, una vez determinada la causa, realizar un tratamiento adecuado. Y es que, en caso de no tratarlo, se pueden afectar los tejidos circundantes, causando problemas graves a nivel de la boca, la cara o el cuello. Pero mientras no se acude al dentista:

  • El dolor se puede paliar mediante el uso de analgésicos como el paracetamol o antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno, metamizol o diclofenaco. Es aconsejable consultar con el médico antes de tomarlos. En caso de sangrado de las encías, conviene evitar la aspirina, dado que ésta aumenta el riesgo de sangrado.
  • Nunca se deben tomar antibióticos sin prescripción del médico, dado que es probable que no sean necesarios y además tampoco van a ayudar a calmar el dolor.
  • Se deben evitar los alimentos excesivamente fríos, calientes o duros.
  • Los dulces y el azúcar también empeoran el dolor dental, por lo cual conviene evitarlos.
  • Va bien aplicar frío local, en la zona de la mejilla adyacente al diente dolorido, por su papel anestésico, ya que puede aliviar en parte el dolor, pero debe evitarse poner hielo en el interior de la boca, pues puede agravar el dolor.
  • Conviene evitar la presión sobre la zona dolorida, no recostando la cabeza sobre el lado afecto.

En la consulta

Al acudir al dentista, éste podrá determinar si la causa es traumática o infecciosa y, por lo tanto, realizar el tratamiento adecuado. En caso de tratarse de una pulpitis puede que la realización de un empaste baste para mejorar el dolor. Si hay infección pero sin haberse formado un absceso, se iniciará tratamiento antibiótico. De haberse formado ya un absceso, el dentista drenará el contenido purulento del mismo, pautará tratamiento antibiótico y reparará la pieza dental. En caso de haberse producido una afectación importante de la muela, el dentista realizará una exodoncia o extracción dental tras el inicio de la cobertura antibiótica. Tras la actuación del dentista, los analgésicos o los AINE ayudarán a calmar el dolor.
MEJOR PREVENIR

Es importante recordar que la prevención siempre es mejor que el tratamiento, por lo que una correcta higiene bucal y una dieta adecuada disminuyen el riesgo de infecciones bucales, caries, gingivitis y dolores de muelas. Cepillarse los dientes tres veces al día, utilizar la seda dental y los colutorios, y evitar los alimentos ricos en azúcares ayudará a prevenir la intensa molestia que supone sufrir un dolor de muelas.
 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Las comidas excesivas, los abusos en la mesa, los malos hábitos y la falta de ejercicio son protagonistas en Navidad.

¿Sabías que durante la época navideña aumentan las caries un 50%?

En el caso de los más pequeños, más del 50% de las caries son producidas en esta época por un excesivo consumo de azúcar y una inadecuada rutina de higiene.
En nuestra boca viven 20.000 millones de bacterias y cada día que pasa sin que nos cepillemos los dientes ahí se mudan millones de nuevas bacterias dispuestas a hacer de las suyas

En Navidad es casi inevitable hacer algunas cosas en exceso, como comer, beber, fumar, comprar… debido al cambio de nuestros hábitos de vida durante estos días. Consejos básicos para poder disfrutar de las fiestas navideñas sin poner en peligro el presente y futuro de nuestra salud bucodental:

Consejos básicos para poder disfrutar de las fiestas navideñas sin poner en peligro el presente y futuro de nuestra salud bucodental.

1. Controla lo que comes: Debemos controlar qué comemos y cuanto comemos, sobre todo en relación a los típicos dulces navideños, pues este es el primero de los excesos.
2. Evita comer entre horas: Intenta no comerlos todos los días y evita picar entre horas, pues está demostrado que los azúcares (junto con una mala higiene) tienen relación con la aparición de las caries. Se acentúan las caries y los problemas dentales por un excesivo consumo de azúcar y una mala limpieza durante la Navidad.

3. Controla lo que comes: Debemos controlar qué comemos y cuanto comemos, sobre todo en relación a los típicos dulces navideños, pues este es el primero de los excesos.

4. Precaución al morder alimentos duros: Como el turrón o marisco, sobre todo si llevamos restauraciones de composite o carillas, pues podrían fracturarse o despegarse.

5. Cuida tu sensibilidad: Si ya tienes sensibilidad dental al comer, beber o al cepillarte, no olvides que gran número de bebidas son ácidas y que no se suelen identificar como tales, por lo que actuarán empeorando nuestro problema:
· El vino (más el blanco que el tinto)
· La cerveza
· Los refrescos de cola
· Las bebidas energéticas
· Las infusiones (sobre todo, de frutos rojos)
· Los zumos de frutas (especialmente los cítricos)
Los dulces blandos que se quedan adheridos a los dientes y son especialmente perjudiciales, ya que los restos permanecen más tiempo en nuestros dientes y son más difíciles de desprender, incluso con el cepillado.
Los refrescos: que debido a su alto contenido en azúcares favorecen el desgaste del esmalte dental.
Los cítricos: su acidez erosiona el esmalte dental y hace que los dientes se amarilleen.
El vino tinto puede provocar manchas grises en los dientes mientras que el vino blanco puede oscurecer el esmalte dental por su acidez.
El marisco: algunos de ellos son excesivamente duros para nuestra dentadura y se pueden producir accidentes al morderlos dañando los dientes, la ortodoncia o las prótesis.
En estas fechas de celebración solemos cambiar nuestros horarios y hábitos de vida, lo que provoca cierta relajación con respecto a las medidas de higiene bucodental.
El efecto de estas bebidas sobre la sensibilidad dental aún es superior si los combinas entre sí y están fríos y azucarados. El control de estos ácidos nos ayudará a aliviar la hipersensibilidad dental.
6. Escoge bien el turrón: Es mejor escoger el turrón de Jijona o el de Alicante (el duro) ante la posibilidad de comer los de chocolate, café, piña u otros sabores que contienen un elevado porcentaje de azúcar.
Pero si el cacao nos encanta es mucho mejor elegir el chocolate negro y no el que lleva leche, el cual no contiene efectos antioxidantes y viene cargado de azúcares.
7. Cuidado especial con los alimentos “sin azúcar“: Algunos pueden contener otros derivados capaces de perjudicar los dientes de igual o peor forma.
Cuidado con los alimentos “sin azúcar” porque algunos pueden contener otros derivados capaces de perjudicar los dientes de igual o peor forma.
Unos enemigos conocidos son las bebidas azucaradas que atacan continuamente el esmalte dental, por lo tanto si bebemos café o té mejor hacerlo con moderación y sin añadir demasiadas cucharaditas.
Otro punto que debemos controlar son las bebidas alcohólicas. Dentro el vino tinto, el vino blanco y el champán escogeremos el primero si lo que queremos es conseguir una menor erosión dental. Esto no significa ni mucho menos que debamos apartar el resto de copas, pero si sería preferible controlar los brindis.
8. Cepillarse los dientes al menos antes de ir a dormir: Existen cepillos de viaje, más pequeños o plegables que podemos llevar en el bolsillo o en el bolso; con ello eliminaremos los restos de comida y evitaremos la formación de placa bacteriana, previniendo así los problemas de inflamación de las encías.
9. Siempre aceite de oliva: El aceite de oliva protege contra la caries y el desgaste dental, por lo tanto, un punto más para decir adiós al aceite de girasol.
10. Mastica chicles sin azúcar: Masticar chicles sin azúcar estimulará la producción de saliva, encargada de neutralizar la acidez proveniente de lo que ingerimos. El chicle es un gran aliado en estos momentos ya que la saliva que genera también limpia la superficie de los dientes.

 
No debemos olvidar que la salud dental es una de las mejores formas de prevenir otras enfermedades como el infarto de corazón, el ictus cerebral o el cáncer de páncreas, según ha demostrado la Academia Americana de Cardiología. Cuida tu corazón en éstas fiestas Navideñas.
 
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



¿Sabías que el 80% de las personas en lo primero que se fijan cuando conocen a alguien es en la sonrisa?
Es nuestra mejor tarjeta de presentación y no hay nada más bonito que disfrutar de una sonrisa sana y natural. Si a veces hemos evitado sonreír porque nuestros dientes no son perfectos o son desiguales, ahora tenemos fácil solución a este problema gracias al contorneado dental, una técnica con muchos beneficios.
El contorneado dental también es conocido como ameloplastia, y es una técnica odontológica que consiste en eliminar pequeñas cantidades de esmalte de las piezas dentales con la finalidad de cambiar la longitud, la forma o la superficie de los dientes. Con esta eficaz  técnica mejoraremos la apariencia de nuestra sonrisa.
El contorneado dental está indicado en personas que tan solo necesitan retoques pequeños para mejorar la estética de sus dientes. Por ello el contorneado es la técnica perfecta para personas que tienen una pieza dental un poco torcida, que sobresale más que otra o que tiene una forma demasiado puntiaguda. Como regla general, el contorneado dental se suele aplicar en los caninos superiores y los incisivos frontales.
Se trata de un procedimiento muy sencillo pero de resultado muy llamativo, especialmente si lo combinamos con otros tratamientos complementarios como el blanqueamiento dental. Pero la ameloplastia o contorneado dental no solo se usa con fines estéticos. También se emplea con fines terapéuticos para tratar lesiones iniciales de caries en molares y premolares.
El contorneado dental se realiza sin anestesia, ya que tan solo se realizan desgastes específicos y limitados en los dientes. Por su escaso carácter invasivo, ésta técnica no se emplea para problemas graves de tamaño, posición o forma. En esos casos se recomienda emplear técnicas como la ortodoncia.
Principales beneficios del contorneado dental:

  • Es un procedimiento totalmente indoloro ya que solo se trabaja sobre la superficie del diente.
  • Facilita la higiene oral al eliminar imperfecciones creadas por la acumulación de sarro causante de enfermedades periodontales.
  • Además del cortorneado, también existen otros tratamientos que mejoran la apariencia de las piezas dentales, como el blanqueamiento dental o las carillas, que ayudan a obtener una sonrisa mucho más estética para que nunca más volvamos a tener miedo de sonreír.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Prevenir las caries es un problema de educación de salud que debe realizarse desde la infancia, enseñándole que los problemas de salud oral pueden generar afecciones de diferentes partes del organismo y que la higiene dental bien realizada y la visita periódica al odontólogo constituyen los pilares fundamentales de una dentadura saludable y fuerte.

Higiene oral

No es suficiente con cepillarse los dientes después de cada comida, sino que hay que hacerlo de forma correcta, utilizar el hilo dental y realizar un enjuague final con un colutorio adecuado. También habrá que proceder a la limpieza dental cuando se como algo entre horas, especialmente si se trata de carbohidratos que son ricos en azúcares y almidones. Las pautas de una correcta higiene oral son las siguientes:

  • El cepillado ha de ser lento, suave, de arriba abajo (y viceversa), de atrás hacia delante en la parte de la mordida, y completar tanto la parte interior como la exterior,  dedicando un minuto a cada cuarto de arco dental. También hay que poner un mayor énfasis en los espacios interdentales y la línea de las encías, que son las zonas de más dificultad de acceso y donde se pueden acumular restos de comida y placa bacteriana.
  • Mantener siempre la misma rutina para evitar dejar alguna zona sin limpiar.
  • También hay que cepillar la lengua, de atrás hacia delante.
  • Los odontólogos recomiendan el uso del cepillo eléctrico.
  • Debe renovarse el cepillo o el cabezal en caso de que se utilice uno eléctrico cada tres meses.
  • Al completar el cepillado debe utilizarse el hilo dental, pasándolo por los espacios interdentales suavemente pero con firmeza, poniendo cuidado para no dañar las encías.
  • Cada sesión de limpieza debe finalizar con enjuague oral utilizando un colutorio adecuado, preferiblemente recomendado por un profesional. Al finalizarlo, no debe proceder a un enjuague con agua.

Visita al odontólogo

Se debe acudir a la consulta del odontólogo cada seis meses para que un profesional realice una limpieza dental en profundidad. Esto y la revisión de la dentadura permitirá mantener una dentadura saludable y, llegado el caso, detectar tempranamente cualquier problema que pueda afectar a la dentadura, especialmente la aparición de caries.

Otras recomendaciones

Hay muchos factores externos que pueden afectar a la salud dental, por lo que la prevención de la caries. Entre ellas hay que destacar el no fumar y evitar el consumo de alcohol. Tampoco se debería comer entre horas, especialmente dulces y otros hidratos de carbono; pero si se hace y no se tiene la posibilidad de cepillarse los dientes, puede masticarse un chicle sin azúcar, ya que ayuda a eliminar las bacterias al incrementar la salivación.
 
Fuentes: sanitas.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



El uso correcto del hilo dental mejora higiene bucodental eliminando la placa y las partículas de comida de lugares que el cepillo dental no puede alcanzar fácilmente: debajo de la encía y entre los dientes. Como la acumulación de placa puede provocar caries y enfermedades de las encías, se recomienda el uso diario de hilo dental.
Aproveche las ventajas del uso de hilo dental y adopte la siguiente técnica:

  • Tomando unos 45 cm (18″) de hilo dental, enrolle la mayor parte del mismo alrededor del dedo anular, dejando 3 o 5 cm (1 ó 2″) de hilo para trabajar
  • Sostenga el hilo dental tirante entre los dedos pulgares e índices, y deslícelo suavemente hacia arriba y hacia abajo entre los dientes
  • Curve el hilo dental suavemente alrededor de la base de cada diente, asegurándose que pase por debajo de la encía. Nunca golpee ni force el hilo, ya que puede cortar o lastimar el delicado tejido gingival
  • Utilice secciones de hilo limpio a medida que avanza de diente en diente
  • Para extraer el hilo, utilice el mismo movimiento hacia atrás y hacia adelante, sacándolo hacia arriba y alejándolo de los dientes

¿Qué tipo de hilo dental debo utilizar?
Existen dos tipos de hilo dental:

  • Hilo dental de nylon (o multifilamento)
  • Hilo dental PTFE (monofilamento)

El hilo dental de nylon puede estar o no encerado, y existen una gran variedad de sabores. Puesto que este tipo de hilo dental está compuesto por muchas hebras de nylon, a veces se desgarra o deshilacha, especialmente entre los dientes con puntos de contacto apretados. Si bien es más caro, el hilo dental de un solo filamento (PTFE) se desliza fácilmente entre los dientes, incluso entre aquéllos con espacios reducidos, y generalmente no se deshilacha. Si los utiliza correctamente, ambos tipos de hilo dental son excelentes para eliminar la placa y los restos alimenticios.

Cómo Usar el Hilo Dental

Utilice unos 45 cm (18″) de hilo dental, dejando 3 ó 5 cm (1 ó 2″) para trabajar.

Cómo Usar el Hilo Dental

Siga suavemente las curvas de sus dientes.

Cómo Usar el Hilo Dental

Asegúrese de limpiar debajo de la encía, pero evite golpear el hilo contra la misma.

 
 
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.