Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La caries dental es un un problema de salud pública muy común y es caracterizada por la destrucción total o parcial de los tejidos de los dientes. La solución a una caries que esté muy avanzada es la endodoncia, la cual nos brinda el beneficio de ya no perder nuestros dientes y sobre todo ser la solución al dolor dental.
La endodoncia consiste en la extracción de la pulpa del diente, un tejido pequeño en forma de hebra que se encuentra en el centro del conducto del diente. Una vez que la pulpa muerta se enferma o es dañada, se extrae; el espacio que queda se limpia, se vuelve a dar forma y se rellena. Este procedimiento sella el conducto radicular. Años atrás, los dientes con pulpas dañadas o enfermas se extraían. En la actualidad, el tratamiento de conducto salva dientes que de otro modo se hubieran perdido

Las causas más comunes de daños o muerte de la pulpa son:

  • Dientes fracturados
  • Caries profundas
  • Lesiones, como golpes severos en la raíz (recientes o pasados)

Una vez que la pulpa está infectada o muerta; si no se trata, se crea un depósito de pus en la punta de la raíz y se forma un absceso por infección. Un absceso puede destruir el hueso circundante al diente y provocar dolor.
Por lo ctanto, es de gran importancia realizar el tratamiento de endodoncia para prevenir alguna infección o curarla, así como para quitar el dolor dental y mantener nuestros dientes.

Pero, ¿qué pasa después de la endodoncia para conservar los dientes?

Una vez que ha finalizada la endodoncia, ya se puede reparar la corona del diente que había sido destruido por caries.
Las caries que son tan grandes como para afectar la pulpa, generalmente han destruido buena parte del diente, además de ello, la desinfección y el trabajo que se realiza con la endodoncia debilita más a la estructura del diente.
Por ambas razones el diente en estas condiciones puede romperse más fácilmente durante la masticación a menos que lo reforcemos mediante un perno o poste de soporte y una corona.
Un poste es como una espiga que se coloca en la raíz del diente la cual absorbe la fuerza de masticación y la distribuye a lo largo de la raíz como en cualquier diente saludable logrando con esto que esta fuerza de masticación no fracture al diente por lo debilitado de la caries.
La corona dental es una estructura de una sola pieza que recubre los dientes, y reemplaza el esmalte dental perdido a causa de la caries dental por porcelana u otro material.
Las coronas son piezas únicas, a la medida de cada paciente y se colocan de manera fija o permanente en la boca después del tratamiento de endodoncia y colocación del poste. Para poderlas colocar es preciso reducir el diente y tallarlo proporcionándole una forma cónica que permita la inserción de la corona, que se colocará después de manera definitiva mediante un cemento de fijación.
Hay diferentes tipos de materiales para hacer las coronas por ejemplo: metal, porcelana o zirconio.
Hay otros casos donde el diente tiene el suficiente soporte y estabilidad para ser rehabilitado con obturaciones de resina solamente.
Es de suma importancia saber que el éxito y tiempo de vida de un tratamiento de endodoncia depende en gran parte de su rehabilitación.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Desde que nuestros dientes empiezan a asomar, nos inculcan una serie de rutinas para cuidar correctamente nuestra dentadura: cepillarnos los dientes tres veces al día, utilizar hilo dental, enjuagarse con flúor… Por el contrario se insiste poco en la importancia de desterrar aquellos hábitos cotidianos, algunos involuntarios, que pueden empeorar nuestra sonrisa. ¿Adivinarías cuáles son?

  1. Abrir envases con los dientes.
    Todos lo hemos hecho en alguna ocasión, sin ser conscientes de que es un hábito con el que podemos fracturarlos y desgastarlos. Lo mismo ocurre al cortar cintas adhesivas u objetos similares, ya que nuestros dientes se resienten.
  2. Morder objetos duros.
    Bolígrafo, uñas, hielo e incluso los habituales palillos. Existe una amplia lista de elementos cotidianos que a menudo mordemos de manera prácticamente inconsciente, aumentando el riesgo de sufrir pequeñas facturas y fomentando el desgaste dental, a la par que dolencias relacionadas como la sensibilidad dental, que debemos tratar con una pasta dentífrica especial.
  3. Abusar de los refrescos carbonatados.
    Este tipo de bebidas contienen una elevada concentración de azúcar y especialmente de ácidos (fosfórico, cítrico, tartárico y/o carbónico) que erosionan la capa protectora del diente. Por lo tanto, su consumo habitual (sobre todo a edades tempranas) puede desencadenar pérdida de esmalte, mayor exposición de la dentina y sensibilidad dental, además de una mayor propensión a padecer caries y otras infecciones.
  4. Tomar demasiado té/café.
    Sabemos que el tabaco daña los dientes pero, ¿qué sucede con el café y el té? Estas dos bebidas no sólo los amarillean sino que también pueden dañar el esmalte dental, por lo que es recomendable limitar su consumo antes de que pueda pasar factura a nuestra sonrisa.
  5. Cepillarse los dientes justo después de comer.
    Puede parecer una recomendación, pero es todo lo contrario. Al comer o beber algo ácido el pH de la boca disminuye y aumenta el nivel de acidez, por lo que si nos cepillamos inmediatamente después potenciaremos el efecto negativo del ácido sobre nuestros dientes, ya que lo frotaremos contra ellos y lo esparciremos por toda la cavidad. En cambio, si lo hacemos pasados 30 minutos daremos tiempo a que la saliva disminuya la acidez de los alimentos.
  6. Amortizar demasiado el cepillo.
    El periodo de vida de un cepillo de dientes termina a los tres meses. El motivo principal es que, con el tiempo, las cerdas acumulan una gran cantidad de bacterias y se desgastan, perdiendo efectividad a la hora de eliminar la placa, uno de las principales causantes de la sensibilidad dental.

 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



¿Estás vigilando la salud bucodental de tus hijos?

Los padres lo saben: es muy difícil establecer el hábito entre los niños de cepillarse los dientes. Suelen ser bastante reacios y hay que insistir hasta que se convierte en un hábito. Lo mejor, como siempre, es el ejemplo y explicarles, con vídeos infantiles si hace falta, por qué cepillarse los dientes es tan importante.

Establecer unos buenos hábitos de higiene bucal desde pequeños es el primer paso para tener unos dientes sanos toda la vida. El cuidado dental es un hábito que se aprende desde la infancia y que perdura toda la vida. Los dientes y encías bien cuidados ayudan a los niños a mantener una buena salud a nivel general, no sólo dental. Cuando los niños presentan caries, infecciones u otro tipo de enfermedad oral, los resultados pueden ser negativos, generando deficiencias en la nutrición, desarrollo del lenguaje, dolor y en muchas ocasiones problemas con su autoestima.

A continuación explicamos las precauciones, hábitos higiénicos y cuidados bucales que debemos tener en cuenta durante el crecimiento y desarrollo infantil. Es importante mantener una buena salud bucodental a cualquier edad, pero durante la infancia su importancia se incrementa. Disfrutar de una boca bonita será el resultado de un cuidado temprano de ésta” nos explica la doctora.

¿Cómo debemos actuar, qué debemos tener en cuenta?

De 0 a 6 meses de edad

Durante esta etapa aunque los niños aun no tengan dientes es importante higienizarle la boca con una gasa y prestar atención a las encías.

De 6 a 12 meses de edad

Ésta es la etapa donde comienzan a salir los dientes de leche y a consecuencia de éstos el niño sentirá molestia y dolor en sus encías. Para aliviar este síntoma debemos frotar las encías con un cepillo dental de cabezal suave manteniéndolas a su vez limpias y sanas.

Recomendamos también las primeras revisiones periódicas con su odontopediatra . Una vez tenga piezas dentales debemos cepillar los dientes del niño después de cada comida con un cepillo adecuado a su edad y sin pasta dental. Los dientes de leche muchas veces no tienen la atención y el cuidado que merecen debido a su futura caída. Esto es un grave error ya que los dientes de leche serán la guía para que los dientes permanentes salgan en su sitio.

De 12 a 24 meses de edad

Es muy importante crear en el niño hábitos de higiene dental. Un buen cepillado será imprescindible para tener una boca sana. Los padres deben comprar un cepillo infantil con textura suave y cabezal pequeño y la pasta dentífrica debe contener flúor para que este actúe de manera positiva en los dientes y ser ellos quienes cepillen los dientes a los pequeños de la casa.

De 3 a 5 años

Aconsejamos la ayuda de los adultos en la actividad del cepillado ya que ellos por si solos no poseen la habilidad para cepillarse correctamente.

¿Cómo? Hay que cepillar los lateral de la lengua y la zona de masticado.

Los dientes hay que cepillarlos a base de movimientos circulares y no olvidar nunca las encías. Es importante enseñarles un orden para no olvidar ninguna zona y crearles un hábito.

De 6 a 12 años

En este periodo de tiempo se produce el cambio de los dientes de leche y comienzan a salir las piezas dentales permanentes.

Los niños deben seguir los hábitos de salud dental y empezar sus visitas al dentista cada 6 meses.

Algunas recomendaciones:

1. Prohibido pasarse objetos de una boca a otra, gestos tan cotidianos e inocentes como chupar su chupete, caramelo…son un peligro para la higiene bucal.

2. Cuidado con los alimentos y bebidas azucarados. Las golosinas, los zumos…contienen un alto grado de azúcar, lo cual resulta perjudicial para su salud dental.

 
Fuente: larazon.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.