Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La diabetes es una enfermedad en la cual el cuerpo no produce o no utiliza adecuadamente la insulina. La insulina es una hormona indispensable para convertir azúcar, almidones y otros alimentos en energía necesaria para la vida diaria.

La diabetes supone ya una auténtica epidemia mundial con una prevalencia estimada de alrededor del 9% de adultos mayores de 18 años, lo que equivaldría a unos 400 millones de personas de forma global. Además se estima que para el 2035 se podría doblar el número de casos y supondría la séptima causa de muerte.
Toda estrategia encaminada a controlar esta enfermedad es bienvenida por la comunidad científica, por los gobiernos y por la población general, y en este sentido la salud bucal o más bien su ausencia parecen tener un papel relevante.
Así mismo, las enfermedades periodontales son de las más prevalentes en el ser humano, y en concreto la periodontitis crónica afecta alrededor del 50% de la población adulta.
La presencia de periodontitis activa, y en especial sus formas más severas, supone un auténtico desafío al organismo ya que el aumento de la inflamación local lleva consigo un aumento de la inflamación sistémica con consecuencias a todos los niveles.

periodontitis

De esta forma, la presencia de periodontitis activa se ha asociado con alteraciones del control de la glucosa y con un aumento de la prevalencia de diabetes. Los mecanismos biológicos que explican esta asociación vienen dados tanto por las  bacterias periodontopatógenas que se alojan en las bolsas periodontales como por la desregulación de las citoquinas inflamatorias. Unas y otras pueden influir negativamente aumentando la resistencia del organismo a la insulina y produciendo un decrecimiento de la función de las células beta del páncreas. También se ha observado que la enfermedad cardiovascular puede ser más prevalente y grave en pacientes diabéticos con enfermedad periodontal, y la mortalidad puede ser mayor.

Los factores importantes a considerar al momento de la evaluación del estado periodontal y de la formulación de planes de tratamiento para los pacientes con diabetes, incluyen:

  • El grado de control metabólico
  • La duración de su enfermedad
  • La presencia de otras complicaciones a largo plazo de la diabetes
  • La presencia de factores de riesgo simultáneos
  • El nivel general de salud.

Se debe enfatizar la reducción de bacterias y la eliminación del biofilm, tanto por encima como por debajo de la línea de las encías. Esto puede lograrse con el curetaje y alisado radicular tradicional además de un excelente cuidado en casa.
Del mismo modo, se ha observado en algunos estudios que el tratamiento periodontal puede mejorar el control glucémicodisminuyendo significativamente los valores de hemoglobina glicosilada, un valor referente para el buen control de la diabetes.
El tratamiento debe enfocarse en la prevención de la enfermedad periodontal y de la inflamación oral, que es esencial en controlar las complicaciones orales asociadas con diabetes. Y, porque sabemos que la exposición bacterial es un factor de riesgo para la gingivitis incluso entre pacientes diabéticos sanos, bien controlados, los pacientes deben ser animados a utilizar el hilo dental regularmente y a cepillarse dos veces al día con una crema dental que ofrezca protección antibacteriana.
En definitiva, un control adecuado de la salud bucal puede reportar muchos efectos beneficiosos tanto a nivel local como a nivel sistémico mejorando enormemente la calidad de vida y disminuyendo las complicaciones graves de las personas que sufren diabetes.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Un absceso dental es la acumulación de pus causada por una infección bacteriana. El absceso puede ocurrir en diferentes zonas del diente por distintos motivos. Un absceso periapical ocurre en la punta de la raíz, mientras que un absceso periodontal ocurre en las encías junto a la raíz del diente. La información que aquí se incluye se refiere específicamente a los abscesos periapicales.

Un absceso dental periapical generalmente ocurre como consecuencia de una caries dental sin tratar, una lesión o arreglos dentales anteriores.

Los dentistas tratarán el absceso dental mediante el drenaje del mismo y la eliminación de la infección. Es posible que puedan salvar tu diente con endodoncia, pero en algunos casos es necesario extraer el diente. Dejar un absceso dental sin tratar puede provocar complicaciones graves, e incluso poner en riesgo la vida.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas de un absceso dental son:

  • Dolor intenso, persistente y palpitante que puede extenderse a la mandíbula, al cuello o al oído
  • Sensibilidad al calor y al frío
  • Sensibilidad a la presión de masticar o morder
  • Fiebre
  • Hinchazón en el rostro o la mejilla
  • Ganglios linfáticos inflamados y dolorosos debajo de la mandíbula o en el cuello
  • Brote repentino de olor y sabor desagradables, líquido salado en la boca y alivio del dolor si el absceso se rasga

Cuándo consultar al médico

Si tienes algún signo o síntoma de un absceso dental, consulta al dentista cuanto antes.
Si tienes fiebre e hinchazón en el rostro y no puedes localizar al dentista, acude a una sala de urgencias. También acude a la sala de urgencias si tienes dificultad para respirar o tragar. Estos síntomas pueden indicar que la infección se ha extendido a la mandíbula y el tejido que la rodea, incluso a otras partes del cuerpo.

Causas

Un absceso dental periapical ocurre cuando las bacterias invaden la pulpa dental, la parte más profunda del diente que contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conjuntivo.
Las bacterias ingresan a través de una caries o por una grieta o rajadura en el diente y se extienden hasta llegar a la raíz. La infección bacteriana puede provocar hinchazón e inflamación en la punta de la raíz.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de sufrir un absceso dental:

  • Higiene bucal escasa. La falta de cuidado adecuado de los dientes y las encías, como no cepillarse los dientes dos veces al día y no usar hilo dental, puede aumentar el riesgo de carie dental, enfermedad de las encías, absceso dental, y otras complicaciones dentales y bucales.
  • Una dieta rica en azúcar. Comer y beber con frecuencia alimentos ricos en azúcar, como dulces y refrescos, puede provocar caries dentales y convertirse en un absceso dental.

Complicaciones

Un absceso dental no se va sin tratamiento. Si el absceso revienta, el dolor puede disminuir considerablemente, pero aun así necesitas tratamiento dental. Si no se drena el líquido del absceso, la infección puede extenderse a la mandíbula y a otras áreas de la cabeza y el cuello. Incluso podrías tener sepsis, una infección potencialmente mortal que se extiende por todo el cuerpo.
Si tienes el sistema inmunitario debilitado y no te haces tratar un absceso dental, el riesgo de una infección generalizada aumenta todavía más.

Prevención

Evitar las caries dentales es esencial para prevenir un absceso dental. Cuídate mucho los dientes para evitar las caries dentales:

  • Usa agua potable fluorada.
  • Cepíllate los dientes al menos dos veces por día con un dentífrico con flúor.
  • Usa hilo dental o un limpiador interdental para poder limpiarte entre los dientes a diario.
  • Reemplaza el cepillo dental cada tres o cuatro meses, o siempre que las cerdas estén desgastadas.
  • Come alimentos saludables, y limita el consumo de dulces y tentempiés entre las comidas.
  • Visita a tu dentista para realizarte controles regulares y limpiezas profesionales.
  • Considera el uso de un antiséptico o un enjuague bucal con flúor para agregar una capa adicional de protección contra las caries dentales.

 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



¿Carillas o brackets? Métodos para alinear tus dientes

Aunque a simple vista parezca que unos dientes torcidos o una mordida incorrecta son algo meramente estético, la realidad es que, además del hecho de no poder sonreír con confianza, existen otras razones por las que deberías considerar corregir tus dientes.
Riesgo de padecer problemas dentales como la caries enfermedades periodontales
Problemas de masticación
Dolores musculares
Bastante habitual en personas que padecen bruxismo, que debido a que tienen una mordida incorrecta muerden con fuerza o rechinan sus dientes provocando dolores de cabeza y de los músculos del cuello.
SOLUCIONES PARA CORREGIR TU SONRISA
Cuando vemos a alguien con los dientes torcidos la ortodoncia la primera solución que se nos viene a la mente es la ortondoncia, aunque existen otras posibilidades que también pueden resolver este problema tan habitual entre la población.
Cuando la desalineación de los dientes no es muy acusada, o cuando un paciente tiene diastema (espacio entre los incisivos superiores), las carillas dentales pueden ser una buena solución.

Las carillas dentales

Las carillas dentales son unas láminas muy resistentes de entre 0,3 y un milímetro de espesor que se colocan en la cara externa de los dientes para restaurar el aspecto natural de los mismos. Pueden fabricarse con porcelana o resina compuesta y se personalizan en cada caso para conseguir el color, la forma, el tamaño y la longitud necesarios para luego fijarse a los propios dientes.
Pueden servir de solución para:

  • Malposiciones leves de los dientes: las carillas están indicadas en casos de apiñamientos moderados.
  • Armonización de la sonrisa: gracias a las carillas podemos conseguir una mejor alineación y homogeneización de nuestros dientes.
  • Cerrar espacios: en pacientes con diastema o que tengan espacios entre los dientes, pueden conseguir una sonrisa más correcta con carillas estéticas.

Ventajas:

  • Dan una apariencia natural a los dientes.
  • Son tolerantes con los tejidos blandos de los dientes.
  • Las carillas de porcelana son resistentes a las manchas.
  • Sirven para conseguir unos dientes más blancos.

Inconvenientes:

  • La mayoría requieren la eliminación de parte del esmalte ( es un procedimiento irreversible).
  • Tienen un precio superior que otros tratamientos.
  • Son difíciles de reparar según el material con el que estén fabricadas.
  • No están indicadas en personas bruxistas.

Resultado de imagen de CARILLAS DENTALES

Tratamientos de ortodoncia

Los aparatos más utilizados son los brackets, aunque también los hay de removibles (Invisalign). Pueden estar hechos de metal, cerámica, composite o una combinación de varios de estos materiales.
Los brackets funcionan a través de la constante aplicación de fuerzas en los dientes para moverlos en las posiciones necesarias. El tiempo del tratamiento suele ser de entre uno y dos años, y es efectivo tanto en niños como en adultos.
Pueden servir de solución para:

  • Corrección de malposiciones de todo tipo.
  • La maloclusión.
  • Conseguir una buena alineación de la sonrisa.
  • Cerrar espacios.
  • Corregir el apiñamiento.

Ventajas:

  • Los brackets funcionan muy bien en la inmensa mayoría de casos.
  • Se obtienen resultados de por vida siempre si se utilizan retenedores.
  • No comportan ningún desgaste de los dientes.

Inconvenientes:

  • Su coste puede ser un obstáculo para algunas personas.
  • Debe mantenerse una perfecta higiene de los dientes, ya que suelen acumular restos de comida.
  • Pueden provocar pequeñas heridas en la boca, sobre todo al inicio del tratamiento.
  • Requieren la utilización de retenedores.
  • Comprometen la estética, aunque actualmente hay brackets estéticos que se disimulan más (cerámica y transparentes).

Resultado de imagen de ortodoncia deltadent youtube
 

 



Running: ¿cómo afecta a la salud bucodental?
Al hablar de la práctica del ‘running’ es frecuente pensar en patologías musculares, sobre todo en las extremidades inferiores, pero la boca es otro de los puntos a tener en cuenta
Los corredores no son los deportistas que más padecen, a primera vista, muchos traumatismos faciales; sin embargo, sí que son frecuentes los traumatismos dentales, especialmente en las carreras de montaña, tan de moda en los últimos tiempos. Lo más habitual en estos corredores es sufrir impactos de intensidad leve-moderada que pueden originar fracturas en las piezas que serán tratadas por los odontólogos en la mayoría de los casos.
Cuando una persona sufre un golpe en la boca que provoque la avulsión o salida completa de la pieza dental (corona y raíz enteras), debe reimplantarla de forma urgente. Existe una relación exponencial entre el tiempo que se tarda en recolocar la pieza dental en el alveolo dentario y la posibilidad de que vuelva a tener estabilidad futura en el hueso. Esto se debe hacer lavando el diente con agua o leche y cogiéndolo por la corona sin manipular la raíz en exceso, para después introducirlo en su alveolo. Si el dolor o la situación de estrés del momento lo impiden, se debe colocar el diente debajo de la lengua o, como tercera opción, se meterá en un recipiente con agua o leche. Acto seguido, el corredor accidentado debe acudir a un centro sanitario donde exista un especialista en cirugía maxilofacial o a un odontólogo, para así tratar de estabilizar la zona mediante diferentes dispositivos.
‘Running, la gran obsesión’
El entrenamiento también puede causar dolores de cabeza o cefaleas en personas predispuestas. Algunas pueden tener relación con componentes nerviosos y vasculares de tipo migrañoso. En estos casos, especialmente en épocas de sol, es fundamental tratar de correr con protección, mediante el uso de gafas y gorra, ya que, al exponernos de manera directa en la cabeza, el sol produce un efecto vasodilatador.
Un segundo tipo de cefaleas que son frecuentes en corredores son las asociadas a las contracturas musculares al apretar los dientes. De la misma manera que algunos pacientes utilizan las famosas férulas de descarga (dispositivos intraorales a modo de mordedores especiales, con un perfil menor a los protectores dentales clásicamente utilizados en los deportes de contacto), desde hace unos años se ha popularizado el uso de dispositivos similares en los entrenamientos y en las carreras. Estas férulas disminuyen la tensión que ejercen los músculos faciales masetero y temporal sobre la mandíbula y la articulación temporomandibular. Una de las ventajas teóricas añadidas es que además, en determinados pacientes, pueden ayudar a aumentar el espacio por donde pasa el aire al propulsar la mandíbula hacia delante, concepto utilizado en alguna enfermedad como el síndrome de apnea-hipopnea del sueño.
Entre los corredores son frecuentes las cefaleas asociadas a contracturas musculares por apretar los dientes.
Sin embargo, el especialista debe ser capaz de seleccionar de manera correcta las personas que se pueden beneficiar de estos dispositivos, pues también pueden limitar la entrada de aire y forzar la articulación en pacientes con unas características diferentes.
Estas consideraciones son, por tanto, fundamentales, ya que la correcta entrada de aire es uno de los aspectos más importantes que marcarán la diferencia en la carrera. Entre otras ventajas, pueden ayudar a hacer desaparecer el flato que tanto hace sufrir a los corredores. Para ello, también se puede trabajar el concepto de la respiración asimétrica como patrón respiratorio, que consiste en tomar y soltar el aire en un número diferente de pasos, siguiendo un patrón 2:3, 3:2, 1:2, etc… Esta práctica permite disminuir, e incluso hacer desaparecer, el famoso flato y los tan frecuentes dolores musculares en los isquiotibiales. Antes de hacerlo durante la carrera, es recomendable comenzar a practicarlo mientras se camina.
 
Fuente: elconfidencial.com
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Rotura de mandíbula

Requiere atención médica inmediata. El Instituto Nacional de la Salud (National Institute of Health) dice que una mandíbula rota o fracturada usualmente se debe a algún tipo de lesión en la cara, como una lesión deportiva o una ocasionada por actividades recreativas, lesiones por accidentes y atentados industriales o accidentes con vehículos motorizados. El tratamiento específico es variable dependiendo de su gravedad.

Síntomas

Entre los síntomas se encuentran los hematomas faciales, la hinchazón, el entumecimiento y la sensibilidad o dolor en la mandíbula que se intensifica al masticar o morder.
Puede haber sangrado de la boca, dientes flojos o dañados y un bulto o apariencia inusual en la mandíbula o la mejilla. Una persona que se ha roto la mandíbula puede tener dificultades para abrir su boca ampliamente.

Autotratamiento inmediato

Una mandíbula rota requiere atención médica inmediata debido a la posibilidad de un sangrado considerable y dificultades para respirar. La Asociación Dental Estadounidense (American Dental Association) recomienda la aplicación inmediata de una compresa fría para tratar la hinchazón.
Sujeta suavemente la mandíbula en su lugar al ir de camino a la sala de emergencias. Es posible envolver con un vendaje alrededor de la parte superior de la cabeza y por debajo de la mandíbula, pero debe ajustarse para que sea fácil de retirar, ya que es posible que el paciente vomite.

Tratamiento profesional

Tu doctor confirmará que tu mandíbula está facturada tomando radiografías estándar o usando una panorámica dental de rayos X (Panorex).
Una mandíbula rota o fracturada puede tratarse volviendo a alinear los fragmentos de hueso fracturados con alambre o usando delgados tornillos y placas de metal.
Si los fragmentos de hueso han perforado la piel o si hay dientes flojos o faltantes, tu médico te recetará un antibiótico como la penicilina o clindamicina (Cleocin) para reducir la posibilidad de adquirir una infección.

Cómo tratar fracturas severas

Cuando la mandíbula ha sufrido un daño moderado o grave a menudo es necesaria una cirugía. Con el fin de fomentar la firmeza, la mandíbula debe ser atada a los dientes durante un periodo de 6 a 8 semanas.
Los dientes se mantienen juntos con pequeñas bandas de goma. Algunas de las bandas son retiradas después de un par de semanas para aliviar la rigidez articular y permitir el movimiento.
Es posible usar tijeras de punta roma para cortar las bandas de goma en caso de asfixia o si se produce vómito. Ponte en contacto con tu médico para que estas sean reemplazadas.
Durante este período tu dieta estará limitada a los líquidos y a alimentos muy suaves.

Posibles complicaciones

Además del riesgo de infección, otras de las complicaciones pueden ser el respirar sangre o comida e introducirlos en los pulmones, la obstrucción de las vías respiratorias (los tubos de respiración que van hacia los pulmones), el dolor en la articulación de la mandíbula (TMJ) y dificultades asociadas con la alineación de los dientes. Puede resultar difícil para los pacientes el comer y beber temporalmente.

Pronóstico

Cuando una fractura de mandíbula recibe cuidado profesional inmediato, usualmente se cura en un par de meses. Las complicaciones a largo plazo como la deformidad facial, el movimiento restringido y el dolor crónico son extremadamente raras y ocurren solamente cuando la fractura no es tratada o cuando no se cura correctamente.

Fuente: muyfitness.com
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.