Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Fractura parcial de un diente
 
Enfrentarse a una emergencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.

Hoy hablaremos de la fractura parcial de un diente:

Situación
Al igual que en el caso anterior, la fractura se ha podido producir haciendo deporte, en una caída accidental, una pelea, un accidente de coche o moto o masticando un alimento muy duro.
Solución
Acude al dentista lo antes posible, este caso tampoco puede esperar. Cuanto antes acudas, más probabilidad habrá de reconstruir la pieza dental original.
Mientras acudes al dentista
Para reconstruir la pieza dental, también hay que intentar localizar y recoger el trozo de diente que se haya desprendido. Una vez encontrado se debe introducir en un recipiente con leche fría de la nevera. Y, además, aplicar frío en la zona de la cara donde está el diente para contener la inflamación.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



La boca de los niños requiere de cuidados básicos para un desarrollo dental saludable y adecuado.
Tan solo 3 de cada 10 niños entre 7 y 14 años se cepillan los dientes todos los días. ¿Quiénes son los responsables de estos malos hábitos? Que levante la mano quien pueda hacerse autocrítica.
Desde la infancia la prevención es vital para favorecer el desarrollo dental del niño; las visitas al dentista han de  ser periódicas para poder detectar a tiempo posibles alteraciones y en ello los padres tienen un rol fundamental.

¿A qué edad comienzan a salir los dientes y qué cuidados se debe tener durante ese tiempo?

A muchas madres les preocupa la dentición, y viven demasiado  pendientes de los días en que aparecerán  ”los primeros dientes”. La primera dentición comienza entre el sexto y el octavo mes de vida, con los dientes incisivos centrales inferiores. Esto se presenta con inflamación de la encía, irritabilidad, inapetencia, salivación excesiva, dolor y llanto.
Es muy útil que la madre frote las encías de su hijo con algún producto especial ya que estos contienen  un poco de anestesia, y sentirán alivio.

¿Cuándo se debe comenzar a lavar los dientes un niño?

La higiene bucal debe comenzar al momento de la aparición de los primeros dientes, debe acudir al consultorio dental para que un profesional le indique la forma de limpiarlos. La primera dentadura debe ser cuidada con esmero, pues incluso los dientes de “leche” pueden ser portadores de focos de infección.

¿A qué edad se recomienda la primera visita al dentista?

Cuando aparecen las primeras piezas dentales.

¿Qué tipo de alimentos son los mejores para mantener la salud bucal de los pequeños y cuáles son los que no se recomiendan?

Los alimentos más recomendables para mantener la salud bucal son todos aquellos que contengan fibra como las manzanas o las zanahorias.  Por lo  general frutas, verduras y vegetales, es muy conveniente que aprenda a comer las frutas con cáscara, y la verdura cruda de cualquier clase.
También líquidos como el agua natural, el te, las infusiones o las limonadas naturales. Los que no se recomiendan son, por ejemplo, los refrescos embotellados, los dulces, los chocolates, los jugos envasados, las golosinas, etcétera.

¿Qué cuidados hay que tener con los dientes de los niños? (biberones, chupetes, tipo de pasta de dientes, etc.)?

Cuidados que hay que tener con respecto al biberón, se debe suspender a la edad de un año y sustituirlo por tazas “entrenadoras”, lo mismo con los chupetes, hay que retirarlos, ya que el uso prolongado puede deformar la erupción de los dientes.
Con respecto a las pastas dentales son recomendables aquellas que contengan fluoruro; en el mercado hay pastas infantiles de este tipo.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes por los que va un niño al dentista y cuáles sus tratamientos?

El problema más frecuente en el consultorio es la caries dental. Dependiendo de la gravedad de esta, va a ser el tratamiento, ya que este puede variar en el tipo de material que deba usarse, existen “selladores” resinas, coronitas.
Las visitas periódicas al dentista son obligatorias y desde muy temprana edad se debe educar a los hijos a lavarse los dientes, por lo menos dos veces al día con un cepillo blando.

Y CUANDO NO SON TAN NIÑOS…

“Tan solo 3 de cada 10 adolescentes entre 13 y 17 años se cepillan los dientes todos los días…”
Los jóvenes son un grupo de referencia para los cuidados de la higiene bucal, pues durante esa etapa de la vida ocurren las principales variaciones dentales-maxilares y se consolida la identidad que definirá una actitud hacia la salud oral en el futuro. La rebeldía es común entre ellos y por eso es muy frecuente que los adolescentes descuiden el cepillado, por no hablar de otros hábitos de higiene. Tan solo 3 de cada 10 adolescentes entre 13 y 17 años se cepillan los dientes todos los días.
Además, durante estos años, muchos adolescentes adquieren malos hábitos, como fumar, beber alcohol, abusar de las golosinas o hacerse el aseo incorrecto, provocando alteraciones como el posicionamiento y alineación incorrecta de los dientes y daños en el esmalte dental.
Dado que la dentición definitiva acaba de completarse durante este período, muchos adolescentes llevan aparatos de ortodoncia. Los brackets facilitan la acumulación de los restos alimentarios y la placa dental, por lo que pueden agravar el problema.
Aunque se deben enseñar los cuidados con la salud desde los primeros años de vida, las prácticas de higiene deben ser reforzadas durante la adolescencia para evitar futuros problemas orales. Mira algunos consejos para estimular el cuidado de la salud bucal en los adolescentes:

  • Limitar el consumo de refrescos con azúcar y golosinas que pueden causar caries. Los aditivos saborizantes ácidos (presentes en los refrescos) también pueden erosionar y dañar el esmalte dental.
  • Cuando coman fuera de la casa, se les puede regalar un kit de higiene bucal de viaje que contenga cepillo, pasta e hilo dental y demás productos para mantener limpia la boca.
  • Controlar las visitas al dentista. Al igual que los adultos, los jóvenes deben visitar al dentista por lo menos dos veces al año. Las consultas al dentista y las limpiezas regulares no sólo mantienen los dientes blancos, sino que ayudan a detectar problemas antes de que se agranden.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



¿Qué provoca la sensiblidad dental y cómo puede evitarte o tratarse?
Es fácil saber cuándo tienes dientes sensibles. Si te duelen al comer tu helado favorito o al tomarte una taza de café caliente, eso quiere decir que tus dientes están más sensibles de lo normal. Aunque muchos padecen este problema, pocos saben que lo tienen y otros ignoran que se puede tratar. 
La sensibilidad en los dientes, por lo general, es causada por comer o beber algo caliente, frío, dulce o acídico. Bajo condiciones normales, la dentina subyacente del diente (la capa que rodea directamente el nervio) está cubierta por el esmalte en la corona dental, y las encías que rodean el diente. Con el tiempo, el recubrimiento de esmalte puede hacerse más delgado, proporcionando así menos protección. Las encías pueden también retraerse con el paso del tiempo, exponiendo la superficie de la raíz subyacente de la dentina.
¿Qué relación hay entre el helado o un refresco fríos y el café o una sopa calientes con tus dientes? No es que a tus dientes no les gusten, es que cuando padeces de dientes sensibles, los extremos de temperatura (muy frío o muy caliente) se sienten aún más. El helado y el café son buenos ejemplos, pero sucede también con un vaso de agua fría o una sopa. Incluso, puedes sentir ese mismo estremecimiento cuando te cepillas o usas el hilo dental.
Normalmente los dientes están protegidos y no tienen esa hipersensibilidad. El esmalte cubre la corona de los dientes, la parte blanca de tu sonrisa. El cemento dental protege la raíz de los dientes y las encías la cubren. Pero cuando falta esa protección, las sensaciones externas llegan, como decíamos anteriormente,  directo a la dentina y esta las transmite al nervio interno del diente.
Los dientes se vuelven sensibles por muchas causas. La falta de higiene de tu boca, así como el sarro y la edad, pueden desgastar el esmalte. También puede suceder cuando te fracturas un diente. Y lo más común es cuando tus encías se retractan, es decir se suben, dejando al descubierto la raíz. Tus encías se pueden retractar cuando te cepillas muy fuertemente resintiendo tus encías, o cuando desarrollas una enfermedad de las encías causada por el exceso de placa bacteriana que las inflama y con el tiempo destruye sus tejidos haciendo que se despeguen del diente.
Afortunadamente los dientes sensibles pueden tratarse. La pasta dental especial para dientes sensibles es el tratamiento más sencillo y económico. Esta pasta cubre tus dientes con componentes que bloquean la transmisión de sensaciones hacia el nervio. Pero eso no sucede de la noche a la mañana, debes usarla durante varias semanas para obtener resultados. Como hay tantas marcas de pastas en el mercado, elige las que tienen el sello de aprobación de la Asociación Dental Americana (American Dental Association).
Cuando la pasta no es suficiente, tu dentista te puede recomendar otros tratamientos. Si tu problema es por el esmalte dental desgastado, el gel de fluoruro ayuda a fortalecerlo y así reducir la transmisión de sensaciones a los nervios. Por otro lado, si tu problema se debe a que tus encías se retractaron, tu dentista puede aplicarte un sellante que une la encía a la raíz del diente.
Si definitivamente no te funciona ningún tratamiento, puede ser que la raíz del problema sea más profunda, es decir, que el problema esté en la raíz de tus dientes. En ese caso necesitarás un tratamiento de endodoncia, más conocido como “tratamiento de conductos”. Pero no te angusties, pues no es lo más común. Lo importante es que sepas que los dientes sensibles tienen muchas soluciones, y mientras más rápido descubras que tienes este problema, y empieces a tratarlo, mejor.
¿Qué la causa?
La exposición de la dentina puede ocurrir debido a varios factores. Algunas de las razones más comunes son:

  • La retracción de encías debido a la edad o al cepillado dental inadecuado.
  • El consumo de bebidas acídicas (tales como el agua carbonatada), las cuales causan la erosión del esmalte y la exposición de la dentina.
  • El “rechinamiento” de dientes – de hecho, esto puede causar que una persona sienta sensibilidad en la mayoría, o en todos, los dientes.
  • El cepillarse con una crema dental muy abrasiva, cepillarse de forma incorrecta y/o cepillarse más de tres veces al día podría dar como resultado la pérdida de esmalte.
  • La enfermedad de las encías, que puede causar la retracción de encías.
  • Un diente astillado o quebrado puede exponer la dentina.

Además, algunos tratamientos dentales pueden causar sensibilidad. Se sabe que los tratamientos tales como el blanqueamiento de dientes, las limpiezas dentales profesionales, la colocación de brackets o de un implante dental causan sensibilidad durante o después del procedimiento.
¿Qué puedo hacer al respecto?

  • Utilizar un cepillo dental de cerdas muy suaves.
  • Cepillarse correctamente para ayudar a prevenir la abrasión del esmalte y la retracción de encías.
  • Utilice una crema dental especialmente formulada para ayudar a reducir la sensibilidad.
  • Un odontólogo profesional puede:
  • Aplicar un barniz de flúor en las áreas sensibles para ayudar a fortalecer el diente.
  • Recetar una crema dental con alta concentración de flúor para utilizar todos los días.
  • Colocar una restauración dental para fortalecer las áreas que han perdido el esmalte.

Al final, ya sea que necesite un procedimiento en la clínica dental o productos sin receta médica, el paso más importante es visitar a un profesional de la salud bucodental para que determine la causa de la sensibilidad en los dientes y le ayude a encontrar una solución que funcione.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Enfrentarse a una urgencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.

Hoy hablaremos del dolor de muelas:

Situación
Ésta es una de las urgencias dentales por excelencia. De manera repentina, empiezas a sentir un dolor de muelas especialmente intenso y constante que, además, se acompaña de episodios en los que la intensidad del dolor aumenta. Lo más común es que este dolor se deba a una caries.

Solución
Pide cita con tu dentista cuanto antes. Éste debe examinar la pieza dental, determinar la causa del dolor y pautar un tratamiento.
Mientras acudes al dentista
Consulta con tu médico la posibilidad de tomar analgésicos o antiinflamatorios. Eso sí, nunca tomes ninguna medicación sin la prescripción del médico o del odontólogo.
Además, evita los alimentos muy fríos, calientes, duros o dulces y aplica frío en la zona de la mejilla donde está la muela que te duele. Por último, no presiones la zona. Es decir, no te tumbes sobre ese lado de la cara, por ejemplo.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



¿Qué es la placa bacteriana?

Es una película incolora y pegajosa compuesta por proteínas de la saliva que se adhieren constantemente sobre nuestros dientes y encías, a la que se van adhiriendo progresivamente bacterias y azúcares. Es la principal causa de las caries y de enfermedad de las encías y puede endurecerse, calcificarse, y convertirse en sarro si no se retira diariamente.

¿Cómo sé si tengo placa?

Todos tenemos placa bacteriana porque las bacterias se forman constantemente en nuestra boca. Para crecer y desarrollarse, las bacterias utilizan residuos provenientes de nuestra dieta y saliva. La placa desarrolla la caries cuando al producirse los ácidos, éstos atacan y destruyen los dientes. Los ataques ácidos repetidos destruyen el esmalte dental y originan caries. Además, si la placa no se elimina correctamente irrita las encías alrededor de los dientes y da origen a una gingivitis (encías sangrantes, inflamadas y enrojecidas), a enfermedades periodontales (enfermedad en los tejidos de soporte del diente) e incluso a pérdida de piezas dentales.

¿Cómo prevenir la formación de placa?

Con los cuidados adecuados, es fácil prevenir la formación de placa. Es importante respetar los siguientes cuidados:

  • Cepíllese cuidadosamente, por lo menos dos veces al día, para retirar la placa adherida a la superficie de los dientes.
  • Use hilo dental diariamente para retirar la placa que se forma entre los dientes y debajo de la línea de las encías, donde el cepillo dental no llega.
  • Limite el consumo de almidones y azúcares, especialmente alimentos pegajosos.
  • Programe un calendario de visitas regulares al odontólogo para las limpiezas profesionales y los exámenes odontológicos.

La caries dental es la destrucción de los tejidos duros de los dientes. Está causada por la presencia de ácidos producidos por las bacterias de la placa depositada en las superficies dentales. Este deterioro de los dientes está muy influenciado por el estilo de vida, es decir, influye lo que comemos, la forma en que nos cuidamos los dientes (nuestros hábitos de higiene), la presencia de flúor en el agua y la crema dental que utilizamos. La herencia también juega un papel importante en la susceptibilidad de sus dientes a la caries.¿Qué son las caries?
Si bien la caries suele ser más común en niños, los adultos también corren riesgo de padecerla. Los tipos de caries pueden ser:

  • Caries de corona: Son las más comunes, se presenta tanto en niños como en adultos, y generalmente se desarrollan sobre las superficies de masticación o entre los dientes.
  • Caries radicular: En los casos en los que las encías se retraen quedan expuestas partes de la raíz del diente. Como las raíces no están recubiertas por esmalte, estas zonas expuestas pueden afectarse fácilmente y aparecen las caries radiculares que son difíciles de tratar.
  • Caries recurrentes: En aquellos pacientes con tendencia a acumular placa y que no consiguen una buena higiene, se pueden formar nuevas caries alrededor de las obturaciones y coronas existentes.

Los adultos corren especial riesgo de padecer caries si sufren de sequedad bucal, que es un trastorno provocado por la falta de saliva. Esto es debido a algunas enfermedades, al uso de algunos medicamentos, y a tratamientos de radioterapia y quimioterapia. La sequedad bucal puede ser temporal o permanente, según su origen. Las caries pueden ser graves ya que si no se tratan, pueden destruir el diente afectando los nervios de su interior, lo cual puede provocar un absceso (una infección en el extremo de la raíz). Una vez formado un absceso, el único tratamiento posible es la endodoncia (también llamada tratamiento del conducto radicular) o la extracción del diente.

¿Cómo sé si tengo una caries?

Sólo su dentista puede determinar con seguridad si tiene una caries. Esto se debe a que las caries se desarrollan debajo de la superficie del diente, donde al principio no podemos verlas. Cuando ingerimos alimentos que contienen carbohidratos (azúcares y almidones), las bacterias de la placa los consumen y producen ácidos que destruyen el diente. Con el tiempo, el esmalte dental comienza a desmineralizarse y así se forma una caries.
Las caries son más proclives a desarrollarse en las fosas de las superficies de masticación de los dientes posteriores, entre los dientes y cerca de la encía. Sin embargo, independientemente de dónde aparezcan, el mejor modo de localizarlas y tratarlas antes de que se agraven es visitar al dentista y someterse a revisiones o controles periódicos.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir las caries?

  • Cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día y utilice hilo dental diariamente para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía.
  • Sométase a revisiones dentales periódicas. La atención preventiva ayuda a evitar que ocurran problemas y que los problemas menores se conviertan en mayores.
  • Lleve una dieta equilibrada restringida en alimentos con almidones o azúcares. Cuando ingiera estos alimentos, intente hacerlo junto a una comida y no entre comidas para minimizar así la cantidad de veces que expone sus dientes al ácido que producen las bacterias.
  • Utilice productos dentales que contengan flúor.


El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
 
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.