fbpx

Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.






iStock-621132496-1200x800.jpg

En nuestra clínica dental en Madrid somos muy conscientes de la importancia de una buena higiene oral para tener una salud bucodental de hierro. La mayoría de los tratamientos que realizamos podrían haberse prevenido con una rutina de higiene bucodental adecuada.

Te listamos 10 consejos básicos de higiene oral para que tus visitas al dentista comiencen a ser anecdóticas.

  • Cepíllate los dientes tras cada comida.

El primer consejo es el más universal, repetido y básico de todos. Para mantener una buena higiene oral es necesario seguir a rajatabla una buena rutina de cepillado. Eso pasa por acudir puntual a nuestra cita con el cepillo tras cada comida. Y, para que esto sea tremendamente eficaz, también recomendamos no picotear entre horas.

  • Usa una buena técnica de cepillado.

Utilices cepillo tradicional o eléctrico, intenta siempre realizar los movimientos adecuados para que tu higiene oral sea la mejor posible. Tu dentista te recomendará qué tipo de cepillo es el mejor para tu caso y cómo debes usarlos.

  • Espera 20 min después de comer.

Un error frecuente en la higiene oral es cepillarse los dientes inmediatamente después de la comida. Esto se debe a que no somos conscientes de que podemos dañar nuestro esmalte dental si no damos tiempo a que la saliva haga su trabajo de limpieza. Por lo tanto, siempre es recomendable esperar entre 20 y 30 minutos tras el último bocado del postre y el cepillado.

  • No tardes menos de 2 min.

Un cepillado demasiado rápido puede ser tremendamente deficiente, porque no conseguiremos eliminar todos los restos acumulados al limpiar solo superficialmente la dentición. Si queremos hacerlo bien, debemos dedicar al menos un minuto a cada arcada.

  • No ejerzas demasiada presión.

Usar el cepillo con excesiva fuerza puede llevar a daños severos a medio y largo plazo en nuestros dientes y encías. Cepíllate tus dientes con suavidad para evitarlo. Por suerte, los cepillos eléctricos tienen sensores que te avisarán cuando te estés pasando de frenada.

  • Usa hilo dental y cepillos interproximales.

Para una higiene oral completa, debemos apoyar el uso del cepillo con varios aliados. Durante el cepillado nocturno, es recomendable usar hilo dental o cepillos interproximales (estos últimos son especialmente recomendables en caso de enfermedad periodontal u ortodoncia). Ayudarán a eliminar los restos de alimentos que han quedado atrapados entre nuestros dientes y a los que el cepillo no ha podido llegar.

  • Usa enjuagues bucales.

Siempre siguiendo los consejos de tu dentista, los colutorios y enjuagues bucales ayudarán a la limpieza de nuestra boca y son especialmente buenos para mantener sanas nuestras encías.

  • Usa raspador lingual.

Si por la noche es recomendable el uso del hilo dental, los cepillados mañaneros tendrán una mayor eficacia siempre que se acompañen de un raspador lingual. No en vano, la lengua es la parte del cuerpo que más bacterias acumula. ¡Y cómo solemos olvidarnos de ella en la limpieza de nuestra boca!

  • Limpia bien tus férulas.

Si usas férulas de descarga, retenedores o alineadores para un tratamiento de ortodoncia invisible serás ya consciente de que tu higiene oral no acaba con tu sonrisa. La limpieza de estas férulas es vital para que tu boca permanezca libre de bacterias una vez ha pasado por el cepillado dental.

  • Cambia tu cepillo cada 3 meses o tras una enfermedad.

Las cerdas de tu cepillo se desgastan y cumplen con menos eficacia su función según pasa el tiempo. Eso por no mencionar la acumulación de bacterias que se produce entre ellas. Hay que intentar llevar una higiene oral con los utensilios siempre limpios e higiénicos.

Y todo ello, por supuesto, acompañado de tus visitas periódicas al dentista. Intenta pasar por el sillón dental una vez cada 8 meses. Pide cita en nuestra clínica dental en Madrid.


iStock-907097426-1200x800.jpg

El objetivo de un buen dentista debe ser siempre salvar las piezas dentales naturales del paciente siempre que sea posible. Desde Deltadent, tu clínica dental de confianza en Madrid centro, optamos por tratamientos preventivos y conservadores de una buena salud bucodental siempre que la situación nos lo permite.

Sin embargo, cuando la patología oral se encuentra muy avanzada o en algunos casos de erosión, malposición o traumatismo, la extracción dental se hace inevitable y es una gran solución, de hecho, para evitar males mayores: como el avance de una infección hacia piezas dentales sanas u otras complicaciones. Por suerte, la evolución de la odontología nos ofrece ya múltiples opciones restaurativas en los casos en los que se hace necesaria una extracción dental, para que el paciente pueda recuperar, con excelentes resultados, la funcionalidad práctica y estética de su sonrisa.

Te contamos cuáles son aquellos casos clínicos en los que una extracción dental es imperativa y cuáles son las mejores opciones que nos proporciona el mercado odontológico en la actualidad.

Casos clínicos en los que la extracción dental es imprescindible

La erosión dental avanzada, un traumatismo que cursa con rotura de la pieza, la falta de espacio interdental, la aparición de un diente no erupcionado o el crecimiento de un diente soterrado con raíces y curvas enredadas son algunos de los casos en los que la extracción dental simple o quirúrgica (necesaria cuando el diente no ha brotado aún en el borde de las encías) se hace imprescindible.

A veces, la extracción dental es una técnica de apoyo a algunos tratamientos de ortodoncia, cuando se necesita resolver problemas de espacio interdental. Si bien, como hemos señalado, los casos de sobremordida o mordida pronunciada, los dientes impactados o las piezas infundidas con el hueso son casos clínicos para los que puede estar indicada la extracción dental.

La extracción quirúrgica más común, efectuada por un cirujano maxilofacial, la protagonizan las muelas del juicio, generalmente. Sucede con cierta frecuencia que se hace necesario retirar el tercer molar cuando ya ha erupcionado, ya que suele cursar con complicaciones (presión sobre otras piezas dentales, soterramiento y posibles infecciones).

En la actualidad, el terreno de la implantología oral, con materiales de alta gama, ofrece soluciones excelentes para la reposición funcional y estética de una o más piezas dentales que hayan tenido que ser extraídas. Pide cita con tu dentista de confianza en Madrid centro y obtén una valoración personalizada de tu estado de salud bucodental.


iStock-1215416732-1200x570.jpg

La sensibilidad dental es una dolencia muy común, que afecta al 70% de las personas adultas, especialmente a las mujeres. Se trata de un dolor breve, pero muy agudo y molesto, por eso, desde nuestra clínica dental en Madrid te explicamos sus causas y cómo evitarla.

Causas de la sensibilidad dental

La sensibilidad dental aparece cuando la dentina (parte interna del diente) queda expuesta y entra en contacto con estímulos. Uno de los motivos más frecuentes es la caries, aunque también puede deberse a otros problemas bucodentales o a factores externos. Por tanto, las causas más habituales de dientes sensibles son:

  • Un diente astillado o roto en el que la dentina quede expuesta.
  • La retracción de encías debido a la edad, al cepillado dental inadecuado o a la periodontitis suele dejar expuesta la raíz del diente, que es muy sensible.
  • El consumo de bebidas ácidas, como refrescos o zumos, causan la erosión del esmalte y la exposición de la dentina.
  • Rechinar” los dientes puede causar que una persona sienta sensibilidad en la mayoría, o en todas, las piezas dentales.
  • El esmalte dental desgastado debido al uso de una crema dental muy abrasiva o cepillarse de forma incorrecta o más de tres veces al día.
  • Tras algunos tratamientos como un blanqueamiento o una profilaxis, los pacientes pueden sentir sensibilidad dental, pero es algo totalmente temporal.

¿Cómo evitar la sensibilidad en los dientes?

Nuestro dentista en Madrid te recomienda seguir estos consejos para cuidar tus dientes y evitar la sensibilidad dental:

  • Utiliza una pasta dental para dientes y encías sensibles y un cepillo de cerdas suaves.
  • Utiliza hilo dental para prevenir la caries y problemas de encías.
  • Evita fumar, beber alcohol y usar tus dientes como si fueran herramientas. Son hábitos muy dañinos para las piezas dentales.
  • Evita los alimentos y bebidas que dañan los dientes: refrescos, zumos cítricos, vino, vinagre…

Si sigues sufriendo sensibilidad dental, no dudes en acudir al odontólogo. Solo así podrás determinar la causa y ponerle solución. Pide cita en nuestra clínica dental en Madrid. ¡Te esperamos!


iStock-498836966-1-1200x692.jpg

Con el paso del tiempo los dientes van perdiendo su color blanco natural por tonos amarillentos o grisáceos. El oscurecimiento de los dientes responde a diversas causas, tanto extrínsecas como intrínsecas y, sin duda, daña la estética de tu sonrisa. Sin embargo, desde nuestra clínica dental en Madrid podemos ofrecerte soluciones para recuperar un blanco brillante.

Causas del oscurecimiento dental

Cuando las manchas y tinciones provienen de causas externas es la superficie del diente es el esmalte el que se ve dañado. Generalmente están provocadas por malos hábitos tanto de higiene como de salud, como por ejemplo fumar: la nicotina y el alquitrán del tabaco forman una película oscura adherente en el esmalte. El oscurecimiento también puede estar provocado por el consumo habitual de bebidas como el café, el té, el vino tinto o algunos refrescos y de alimentos con una coloración intensa.

En lo que respecta a las causas intrínsecas, son aquellas que provocan el cambio de color del diente desde su interior. Están asociadas a la edad y al desgaste, al consumo de ciertos medicamentos y a una dilatada exposición al flúor cuando los dientes están en proceso de crecimiento. Los traumatismos también pueden causar oscurecimiento dental.

Tratamientos para recuperar el blanco de tus dientes

El primer paso para mantener tus dientes sanos, cuidados y bonitos es tener unos correctos hábitos de higiene dental. El cepillado es muy importante para proteger y limpiar el esmalte. También es recomendable realizar ocasionalmente limpiezas dentales profesionales con tu dentista de confianza.

El tratamiento por excelencia para recuperar el color original de la dentición es el blanqueamiento dental en Madrid, una solución dentro de la rama odontológica de la estética dental. Es posible realizar el proceso en la clínica o bien de forma ambulatoria, desde casa, pero siempre bajo la supervisión de un experto. Nuestros expertos recomiendan el tratamiento combinado. En la primera visita del paciente realizamos un pulido de la superficie para eliminar impurezas y, tras esto, aplicamos el gel blanqueador. El paciente puede seguir el tratamiento en casa gracias a unas férulas personalizadas.

Otro método habitual es la colocación de carillas dentales. Se trata de láminas muy finas de porcelana que se adhieren en la parte frontal de los dientes. No solo cubren las piezas manchadas sino que también corrigen una dentición desalineada o ligeramente astillada. ¡Los resultados son naturales y duraderos!

Si tienes dudas sobre alguno de los tratamientos de los que te hemos hablado en este post, pide cita en nuestra clínica dental en Madrid y te asesoraremos encantados.

 


Las tecnologías más avanzadas en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional. Nuestro equipo de dentistas en Concha Espina Chamartín, altamente cualificado, junto a las más avanzadas tecnologías, consigue ofrecer siempre los mejores resultados posibles, tanto a nivel estético como de salud bucodental.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR
Iniciar conversación
¿Hablamos?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?