Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Cómo tener un blanqueamiento dental perfecto.
Se dice que solo hay una oportunidad para causar una primera impresión. Una de las primeras cosas que observas cuando conoces a alguien es su boca, los labios, las encías, la posición de los dientes y su color. Una sonrisa blanca suele producir una mejor impresión (siempre que sea natural) que una que no lo sea tanto.
En los últimos años el blanqueamiento dental se ha convertido en uno de los servicios más demandados en las clínicas dentales. Pero, ¿sabes qué es? ¿Cómo se hace? ¿Qué peligros evitar o qué cuidados hemos de tener?
Os damos 10 consejos fundamentales antes, durante y después del blanqueamiento.
image002
1.- Un blanqueamiento dental es un tratamiento odontológico, no es un tratamiento meramente estético que se puede hacer en cualquier lugar. Es decir, que debe ser efectuado por un dentista colegiado que será quien diga los requisitos previos de salud que debemos cumplir.
2.- El odontólogo será el que seleccione la técnica utilizar: tratamiento en la consulta o domiciliario, en casa, auto-aplicándose blanqueadores, pero siempre bajo el control estricto por parte del dentista.
3.- El profesional nos debe hacer un diagnóstico previo. Debe ser una persona que controle que todo funcione correctamente, que no hay peligro ni para las encías, ni para los tejidos blandos, ni para los dientes.
4.- Normalmente, no es doloroso. Es posible que en algún paciente con sensibilidad extrema pueda sentir dolor, pero se produce como la sensibilidad a un helado o a una bebida muy fría. Además, sabiéndolo se puede pretratar para que no suceda o controlarlo para evitar que vaya a más o que llegue a ser molesto. Habitualmente es momentáneo y se soluciona de forma espontánea.
5.- Una leyenda es que puede dañar el esmalte, pero si el blanqueamiento se efectúa de forma correcta, siguiendo las pautas del dentista, empleando un producto seguro, con una regulación sanitaria, vendido por empresas adecuadas, no es peligroso, es decir, no se daña el esmalte si se administra correctamente.
6.- Internet es el ‘caballo de batalla de los profesionales’. Está prohibido por ley vender directamente online a los pacientes productos blanqueadores. Si se hace desde una web en España o lo vende un comercio español es un delito, aunque se pueden comprar en el extranjero con el riesgo para la salud que supone. Todo blanqueamiento realizado fuera de una clínica odontológica puede tener graves consecuencias para nuestra boca.
7.- Uno de los principales factores que hace oscurecer el color de los dientes es el paso del tiempo. Si se blanquea un diente, con el tiempo volverá a oscurecerse (no como al estado inicial pero sí se oscurecerá). Para que ese grado de blanqueamiento perdure en el tiempo se deberán tomar medidas de mantenimiento, incluso, con el tiempo, algún retratamiento.
8.- Por otra parte, hay alimentos y bebidas que influyen en el color de los dientes antes, durante y después del blanqueamiento pero realmente lo que más influye son tomar medidas higiénicas inadecuadas. Debemos evitar bebidas que manchan y si no es posible realizar un buen cepillado tras la ingesta, así como controlar las dietas con alimentos con mucho colorante.
9.- También debemos evitar fumar. Pero si fumas, el blanqueamiento puede ser mucho menos eficaz. En las personas que fuman o mascan tabaco, combinado con una mala higiene bucal, es más fácil que el diente se oscurezca. Este tipo de oscurecimiento es menos importante que el que se produce a otro tipo de factores ya que éste es a nivel externo. Los colores graves de los dientes van asociados con factores que oscurecen el diente desde dentro, tipo enfermedades, toma de medicación, problemas dentales que hacen que el diente modifique el color de una forma más severa…
10.- Y un último mito que debemos desterrar trata sobre las pastas de dientes blanqueadoras. No hay pastas de dientes blanqueadoras, simplemente devuelven el diente a su color original pero no llegan a blanquear. Las pastas realmente blanqueadoras no se pueden comprar en farmacias, en grandes superficies o por Internet porque son productos blanqueadores en forma de pasta y sí que pueden llegar a blanquear pero debe ser un dentista quien los facilite y explique la forma de manejo.
En definitiva, hoy por hoy en las farmacias sólo se pueden dispensar dentífricos blanqueadores cuyo contenido en péroxido de hidrógeno no supere una concentración del 0,1%  (o de peróxido de carbamida del 0,3%).
No obstante, sí que se pueden comercializar otros dentífricos destinados a intentar devolver al diente su color original y ayudar a disminuir el tono amarillento que con el paso del tiempo pueden adquirir algunos de ellos; así como con la finalidad de contribuir a favorecer la eliminación de manchas superficiales sobre los dientes y a prevenir su formación.
Tanto los primeros como los segundos son un complemento adecuado durante la puesta en práctica de un tratamiento blanqueador siempre indicado y supervisado por el odonto-estomatólogo. En ese sentido cabe recordar que los productos realmente blanqueadores (concentraciones superiores al 0,1% de peróxido de hidrógeno y 0,3% de peróxido de carbamida) sólo pueden ser dispensados por el dentista en su consulta o indicados por el mismo para su empleo de forma domiciliaria.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Nuestra tonalidad viene predeterminada por nuestra genética, así como el grosor o la evolución futura de nuestros dientes, pero debido a ciertos hábitos, tus dientes amarillean; en nuestra mano está corregirlos para no perder la mejor de nuestras sonrisas:

  • Alimentación inadecuada. El café, el vino o el té son bebidas que pueden acabar produciendo manchas en nuestros dientes si las consumimos en exceso. También debemos vigilar el consumo de refrescos carbonatados, ya que presentan un alto nivel de ácido que penetra en nuestros dientes dañando el esmalte.
  • Mala higiene bucal. Por supuesto, mantener un buen hábito a diario es vital para tener una sonrisa en perfectas condiciones, no sólo a nivel estético. Aquí puedes comprobar si tu higiene es o no la correcta.
  • Tabaquismo. Entre las sustancias que conforman el tabaco se encuentra el alquitrán, responsable de que los dientes se amarillen y/o adquieran una tonalidad más oscura.
  • Consumo de algunos antibióticos. Determinados fármacos pueden acarrear un problema secundario en nuestros dientes. Éste es el caso de la tetraciclina, un compuesto presente en varios medicamentos que puede provocar manchas horizontales de color grisáceo o marrón en los dientes de los pacientes que la consumen.

Por lo tanto, si quieres mejorar la blancura de tu dentadura, debes comenzar a corregir estos hábitos inadecuados, además puedes completar la acción con un tratamiento estético que te ayude a lograr tu tono ideal. Eso sí, en el caso de que tu cambio de color se produzca por un desgaste de tu esmalte no debes usar métodos blanqueantes ni cepillarte los dientes fuertemente, ya que la dentina se encontrará demasiado expuesta a ser dañada. Para ello, lo recomendable es que acudas a un profesional y utilices dentífricos diseñados especialmente para reparar y proteger las zonas más sensibles de tu dentadura.
 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Cómo conseguir unos dientes más blancos

Con el paso del tiempo, tus dientes pueden perder su brillo adquiriendo un color amarillento y presentando unas antiestéticas manchas marrones. Tras ellas, en la mayoría de los casos, se encuentran factores externos relacionados con la comida y otras sustancias. Hablamos del vino, el café, los refrescos, los alimentos con caroteno y el tabaco que, sumados a una higiene dental insuficiente, pueden acabar con el blanco natural de los dientes.
Para conseguir que nuestra dentadura vuelva a tener un buen aspecto, mejorar el tono de tus dientes y fortalecer tu esmalte te damos esta serie de pautas:

  • Mantén una higiene dental adecuada
    Para conservar el blanco natural de tus dientes, comienza con cepillártelos después de cada comida, utilizando un colutorio e hilo dental para eliminar todas las impurezas. Además, se recomienda una limpieza dental en el dentista una o dos veces al año para eliminar en profundidad la placa bacteriana y el sarro acumulado en los dientes.
  • Utiliza un dentífrico blanqueante de uso diario
    Puedes recurrir a una pasta formulada específicamente para ayudar a eliminar las manchas, devolviéndoles el blanco natural. Además, puedes encontrar algunos productos en el mercado que combinan esta acción con protección ante la sensibilidad dental, ya que suele producirse en dientes que han perdido su esmalte inicial.
  • Huye de los tratamientos blanqueantes no profesionales
    A menudo encontramos “soluciones caseras” basadas en bicarbonato, vinagre, limón, zumo de manzana, etc. La mayoría pueden eliminar manchas de la superficie externa del diente y ejercer un cierto efecto blanqueante. Sin embargo, el gran peligro de este tipo de tratamientos no controlados es que pueden atacar la dentina, desgaste o pérdida del esmalte y acabar produciendo sensibilidad dental.
  • Modera el consumo de alimentos que manchan tus dientes
    Los expertos recomiendan moderar (no necesariamente eliminar) la ingesta de alimentos y bebidas con pigmentos, como el té negro, el vino tinto, el café, los refrescos de cola…También es aconsejable reducir los alimentos ricos en carotenos, como las zanahorias, tomates o espinacas. Por el contrario, se recomienda el té blanco, la leche (y derivados) y los alimentos ricos en fósforo, fundamentales para la estructura de los dientes.
  • Elimina el tabacoTodos sabemos lo dañina que es la nicotina para nuestra salud y nuestro cuerpo. Sin embargo, muchos fumadores no son conscientes del daño que hace a sus dientes, ya que el humo contiene sustancias químicas que se adhieren fuertemente a las superficies dentales. Algunas de las manchas pueden eliminarse con una limpieza profesional, pero otras permanecerán en la sonrisa para toda la vida.
  • Opta por tratamientos profesionales
    La mayoría de las clínicas dentales ofrecen opciones para restaurar el color original de los dientes sin que el esmalte sufra. El tratamiento más innovador y eficaz en el blanqueamientos dental con luz LED, con el que se consigue aclarar hasta diez tonos el color de los dientes en una sola sesión de 45 minutos.

 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.

pie-de-entradas



La obsesión por tener los dientes blancos o blancorexia, que impulsa a las personas a realizarse tratamientos de blanqueamiento dental frecuentes y sin control médico, puede afectar negativamente a la salud oral.
Resultado de imagen de dientes blancos
A todo el mundo le gusta lucir una sonrisa radiante porque unos dientes sanos, blancos, y correctamente dispuestos, contribuyen a dar armonía al rostro y aumentan el atractivo de una persona. Quizás por eso en los últimos años los dentistas han observado que se ha producido un significativo aumento en la demanda de tratamientos estéticos como el blanqueamiento dental.
Pero si este deseo se convierte en una obsesión por tener los dientes blancos, lo que se conoce como blancorexia, y se abusa de estos tratamientos –lo normal es realizarse uno cada cinco o seis años– o, lo que es peor, se utilizan sustancias blanqueantes sin supervisión profesional, se puede llegar a perjudicar la salud bucodental.
El blanco no es el color natural de los dientes, afirman los expertos, sino que este se asemeja más a un tono marfil y, además, está condicionado por aspectos genéticos y hábitos de alimentación e, incluso, por el consumo de ciertos medicamentos. Los tratamientos aclaran el tono, pero no siempre se puede conseguir el blanco que demandan algunos pacientes.
Las personas con blancorexia, obsesionadas por tener la sonrisa perfecta de los famosos y los modelos publicitarios, suelen recurrir a productos que se comercializan en farmacias, parafarmacias y supermercados, y hacerse los tratamientos por su cuenta, con mayor frecuencia de la recomendable, y sin supervisión especializada. Este trastorno, que afecta a ambos sexos, requiere atención psicológica, como ocurre con otro tipo de obsesiones o manías.

Riesgos del blanqueamiento sin control

Aplicarse tratamientos para blanquearse los dientes sin control puede afectar negativamente a la salud bucodental y, según advierten los dentistas, provocar efectos secundarios como grietas, hipersensibilidad dental, o lesiones en la pulpa dentaria que pueden incluso causar la muerte y pérdida del diente por una necrosis pulpar.
El blanqueamiento dental es una técnica que tiene que ser realizada por profesionales, que son los que están cualificados para determinar si una persona tiene una buena salud oral, y cuál es el tratamiento más adecuado y menos invasivo en cada caso, ya que las sustancias químicas que contienen los blanqueantes pueden irritar las encías o dañar el esmalte, y es necesario dejar pasar un tiempo entre un tratamiento y el siguiente.
Para realizar el blanqueamiento el especialista tiene que aumentar la porosidad de los dientes para que ciertas sustancias penetren en su interior, y se protegen las encías del paciente, ya que algunos de los productos utilizados, como el peróxido de hidrógeno o de carbamida, pueden resultar tóxicos a determinadas dosis, y dañar dientes y encías.
En las clínicas odontológicas se emplean, además, técnicas como el láser o el blanqueamiento por luz fría con el fin de activar las sustancias que se aplican sobre la dentadura, y el tratamiento se combina con el uso de productos en el domicilio, siempre bajo la supervisión del especialista, lo que resulta más eficaz y evita efectos secundarios indeseados.

Fuente: webconsultas.com

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Una bonita estética va unida también a una buena salud dental por lo que el binomio se convierte en obligado. La salud bucodental puede ser considerada la puerta de entrada del bienestar y la sonrisa es clave para la imagen que damos y la autoestima que tenemos; una de las mejores medicinas es tener seguridad al sonreír y disfrutar con ello. No tener una sonrisa bonita coarta en ocasiones uno de los placeres de la vida: compartir la risa.
La salud dental es clave para nuestra salud pero también lo es para nuestra autoestima.
La sonrisa es nuestra tarjeta de presentación; la autoestima nos hace pensar que necesitamos protegerla, cuidarla o atenderla para que esa tarjeta de presentación que nos acompaña sea lo más atractiva posible. Los antiguos galenos siempre decían que la boca era nuestro punto de vista inicial en cualquier estudio médico. Por la boca podemos conocer un montón de enfermedades y es un termómetro que nos explica cómo nos encontramos nosotros mismos, no solo físicamente sino incluso clínicamente. Es cierto que se han ido desgranando dos tipos de estudios, el de la boca por el lado de la odontología y el estudio de la medicina por otro, pero siempre han ido muy unidos.

A día de hoy, la salud bucodental es bastante regular y poco a poco nos vamos concienciando más. Las nuevas generaciones se fijan mucho más en su boca.
La prevención, como todo en salud, es fundamental. Prevenir antes que curar es importantísimo. Toda higiene, cuidados, atenciones, profilaxis que hagamos hará que nuestra boca perdure, sea sana y estéticamente la tengamos bien cuidada.
Las carillas como avance tecnológico para conseguir mejorar la estética dental.

Hoy tenemos la posibilidad de utilizar un tipo de carillas muy finas, casi tanto como una lentilla, de una cerámica especial, y que en dos sesiones se aplica todo el tratamiento.
No genera daño en el paciente, no se toca prácticamente el diente, se pule, no se utiliza anestesia, ni es necesario ningún pinchazo. Son tremendamente estéticas y resistentes, y pueden durar más de 20 años. A diferencia de las antiguas se puede comer de todo, salvo cosas como abrir una nuez con la boca, algo que, evidentemente, no se debe hacer ni con tus propios dientes.
Estética dentalLa historia de las carillas comienza en Hollywood, los actores se colocaban unos decorados sobre los dientes para lucir más blancos y data de hace muchos años. La tecnología ha ido mejorando y nace como algo casi manual. La mayoría de los actores utilizan este tipo de carillas porque consiguen blancos muy altos que de otra manera no se conseguirían; se tapan irregularidades y huecos, alineación y simetría.
La estética busca la simetría, el ojo humano percibe como agradable la simetría. Es lo que buscan las carillas. A veces hasta se hacen pequeños retoques para que no sea del todo simétrico y parezca excesivamente retocado. También hay que decir que ya que el diente tiene una relación muy directa con el labio, se busca una armonía labio-diente para intentar hacer más bella una sonrisa.
Otras técnicas para conseguir la sonrisa perfecta
Una de las tendencias que ha revolucionado la estética dental es el sistema Damon. Esta técnica introduce los arcos dentro del bracket facilitando así el movimiento de los dientes y acortando considerablemente el proceso; menos citas y menos tiempo para obtener la sonrisa deseada. Se consigue una reducción de tiempos, de fricción del diente, y una alineación más rápida y natural de los dientes.
Estos brackets no tiene ligaduras, van pegados al diente y sobre él va un alambre. Además, al reducir la fricción se reducen también las molestias para el paciente.
El blanqueamiento es otra de las opciones para mejorar la estética dental, que consiste en decolorar o colorar el diente. Pero con los blanqueamientos a veces no se puede conseguir el resultado que espera el paciente, ya que lo que hace es cambiar el tono del propio diente. No obstante, se puede llegar a mejorar hasta cuatro o cinco tonos de ese diente y se consigue un aclaramiento, una brillantez mayor y un tono de blanco mucho más espectacular. El resultado puede durar un año.
 
Fuente: efesalud.com

 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.