Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La odontofobia o fobia dental, es un problema aparentemente menor, que puede acarrear consecuencias graves en la salud bucodental. El 15% de la población tiene miedo al dentista, según la Organización Mundial de la Salud.
El paciente con fobia al dentista, tratará de evitar la situación que lo provoca: dejará de acudir a revisiones, limpiezas o tratamientos, provocando un grave deterioro dental. Anulará citas, llegará tarde, aplazará los tratamientos. Todo lo contrario a exponernos a la fobia, que es lo que hemos de hacer para superarla.

Síntomas

Además de los comportamientos descritos, encaminados a evitar la situación de sentarse en el sillón de la clínica dental, el paciente experimentará una serie de síntomas característicos de esta situación de ansiedad:

  • – Rigidez muscular
  • – Rigidez de mandíbula
  • – Sequedad de boca (xerostomía)
  • – Palpitaciones
  • – Sudor
  • – Mareo
  • – Náuseas
  • – Disminuye la tolerancia de umbral de dolor

Motivos

El terror al dentista puede deberse a una reacción natural, primitiva, de autoprotección, cuando un extraño manipula una zona vital de nuestro cuerpo. Una mala experiencia en la infancia, o posterior; no todos los dentistas o auxiliares son igual de comprensivos con los pacientes que sienten pánico simplemente con el olor de la clínica, los sonidos, las batas, agujas, jeringas y demás instrumental.

Consejos para el paciente con miedo al dentista

Nos gustaría indicar algunos consejos para estos pacientes, así como algunos comentarios obvios, pero que no está de más tener presente:

  • – El miedo al dentista se supera.
  • – Una buena salud bucodental es imprescindible. Tenemos que acudir con regularidad a la clínica dental.
  • – Nosotros elegimos cómo vivir la experiencia de visitar al dentista: como algo bueno para nosotros y nuestra salud, o como una experiencia negativa.
  • – Hoy día, el paciente no pasa dolor en el dentista, si no es presa del pánico.
  • – No te anticipes al dolor: no sufras por una situación que no va a llegar.
  • – Cuanto más relajado esté, más rápido será el tratamiento.
  • – Cuanto más relajado esté, más rápida será la recuperación.
  • – Cuanto más relajado esté, más cómodo trabajará el equipo de la clínica.
  • – Conoce la clínica y al equipo que te va a tratar, antes de acudir a la primera sesión. Cuéntales tu fobia, ellos están perfectamente acostumbrados a la situación, y pondrán los medios para que la superes con éxito.
  • – Te contaremos la intervención, hasta el nivel de detalle que tu indiques.
  • – El día de tratamiento, no acudas con demasiada antelación.
  • – No te apegues a pensamientos como ” el doctor va a ver que tengo la boca fatal”, “seguro que me huele mal el aliento”, “me va a doler”, y trata de concentrarte en tu cuerpo, en tus sensaciones presentes, en la respiración, mediante unas sencillas técnicas de relajación:
    • – Obsérvate mentalmente, cuando estás sentado en el sillón de la clínica, como si estuvieras pasando un escáner, despacio, desde tus pies. Imagínate flotando en una piscina.
    • – Adopta una postura cómoda, relajada, las piernas sin cruzar, dedos de los pies estirados, relajados.
    • – Vientre relajado, intenta que se hinche y deshinche acompañando la respiración.
    • – Seguimos subiendo hasta el tórax. Párate y presta atención a tu respiración, a cómo se llenan tus pulmones con un ritmo pausado. Haz más profunda tu respiración.
    • – Sube hasta tus hombros, relaja la espalda y cuello, continúa por los brazos, relaja las manos, déjalas una sobre otra en tu abdomen.
    • – Ya estás en la cabeza. Si te vienen pensamientos negativos, no los bloquees, obsérvalos desde un plano superior, no los juzgues, y déjalos marchar sin más.
    • – Vuelve a observar tu respiración, y concéntrate en ella.

Comparte con nosotros cómo vives tu experiencia en el dentista, y verás cómo vas a ser capaz de superar el miedo.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



La pérdida de dientes por traumatismo se da con más frecuencia en niños que en adultos. Distinguiremos entre dos situaciones de pérdida de pieza dental o avulsión: cuando el diente caído por traumatismo es de leche, o cuando se trata de una pieza dental definitiva.

A) Se caído un diente de leche

Nunca se reimplanta un diente de leche, ya que puede generar complicaciones posteriores en el germen del diente permanente, infecciones, etc.

Habitualmente no hay más consecuencias, salvo lo aparatoso del incidente: dolor y sangrado. Evitar que el niño escupa, para ayudar a que cicatrice, y en caso necesario aplicar y comprimir con gasa estéril.

Es conveniente llevar al niño al dentista cuanto antes, si:
  • Se sospecha que el diente no ha salido entero, y queda algún trozo en la encía: fractura coronal.
  • El diente se ha hundido en el hueso: intrusión.
  • El diente ha salido de su alvéolo parcialmente y dificulta la mordida con dolor: extrusión.

B) El diente caído no es de leche, es definitivo

Lamentablemente ya no tenemos recambio natural para un diente permanente, así que intentaremos conservarlo para encajarlo en su sitio cuanto antes. El tiempo es crucial para que el reimplante tenga éxito.

1 Conservar la calma y recoger el diente, sujetándolo por la corona, no tocar la raíz.

2 Lavarlo con suero fisiológico o, en su defecto, agua. No frotar, ni cepillar ni usar jabón.

3 Intentar colocar el diente en su sitio. En la posición correcta, el encaje debería ser perfecto. Acudir rápidamente al dentista.

4 Si no es posible recolocarlo, el diente se puede transportar en un vaso lleno de leche (mejor entera que desnatada), un vaso con suero fisiológico o, como última opción, dentro de la boca junto al carrillo.

5 Acudir a la clínica dental enseguida, a ser posible que no transcurra más de una hora: insistimos en que el tiempo es el factor más importante para que funcione el reimplante del diente.

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Hoy hablaremos de fractura de mandíbula:

Requiere atención médica inmediata. El Instituto Nacional de la Salud (National Institute of Health) dice que una mandíbula rota o fracturada usualmente se debe a algún tipo de lesión en la cara, como una lesión deportiva o una ocasionada por actividades recreativas, lesiones por accidentes y atentados industriales o accidentes con vehículos motorizados. El tratamiento específico es variable dependiendo de su gravedad.

Síntomas

Entre los síntomas se encuentran los hematomas faciales, la hinchazón, el entumecimiento y la sensibilidad o dolor en la mandíbula que se intensifica al masticar o morder.
Puede haber sangrado de la boca, dientes flojos o dañados y un bulto o apariencia inusual en la mandíbula o la mejilla. Una persona que se ha roto la mandíbula puede tener dificultades para abrir su boca ampliamente.

Autotratamiento inmediato

Una mandíbula rota requiere atención médica inmediata debido a la posibilidad de un sangrado considerable y dificultades para respirar. La Asociación Dental Estadounidense (American Dental Association) recomienda la aplicación inmediata de una compresa fría para tratar la hinchazón.
Sujeta suavemente la mandíbula en su lugar al ir de camino a la sala de emergencias. Es posible envolver con un vendaje alrededor de la parte superior de la cabeza y por debajo de la mandíbula, pero debe ajustarse para que sea fácil de retirar, ya que es posible que el paciente vomite.

Tratamiento profesional

Tu doctor confirmará que tu mandíbula está facturada tomando radiografías estándar o usando una panorámica dental de rayos X (Panorex).
Una mandíbula rota o fracturada puede tratarse volviendo a alinear los fragmentos de hueso fracturados con alambre o usando delgados tornillos y placas de metal.
Si los fragmentos de hueso han perforado la piel o si hay dientes flojos o faltantes, tu médico te recetará un antibiótico como la penicilina o clindamicina (Cleocin) para reducir la posibilidad de adquirir una infección.

Cómo tratar fracturas severas

Cuando la mandíbula ha sufrido un daño moderado o grave a menudo es necesaria una cirugía. Con el fin de fomentar la firmeza, la mandíbula debe ser atada a los dientes durante un periodo de 6 a 8 semanas.
Los dientes se mantienen juntos con pequeñas bandas de goma. Algunas de las bandas son retiradas después de un par de semanas para aliviar la rigidez articular y permitir el movimiento.
Es posible usar tijeras de punta roma para cortar las bandas de goma en caso de asfixia o si se produce vómito. Ponte en contacto con tu médico para que estas sean reemplazadas.
Durante este período tu dieta estará limitada a los líquidos y a alimentos muy suaves.

Posibles complicaciones

Además del riesgo de infección, otras de las complicaciones pueden ser el respirar sangre o comida e introducirlos en los pulmones, la obstrucción de las vías respiratorias (los tubos de respiración que van hacia los pulmones), el dolor en la articulación de la mandíbula (TMJ) y dificultades asociadas con la alineación de los dientes. Puede resultar difícil para los pacientes el comer y beber temporalmente.

Pronóstico

Cuando una fractura de mandíbula recibe cuidado profesional inmediato, usualmente se cura en un par de meses. Las complicaciones a largo plazo como la deformidad facial, el movimiento restringido y el dolor crónico son extremadamente raras y ocurren solamente cuando la fractura no es tratada o cuando no se cura correctamente.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Todo tratamiento de ortodoncia tiene un proceso desde que acudes a la clínica inicialmente hasta que el problema dentario queda solucionado. Este proceso, que en Deltadent seguimos de forma rigurosa con el objetivo de conseguir una mayor eficacia en el resultado final, puede dividirse en diferentes fases, las cuales explicamos a continuación…
¿Qué es la ortodoncia?
La ortodoncia es la especialidad de la odontología que estudia, previene y corrige las alteraciones en la posición de los dientes y de los huesos maxilares. Su objetivo es restablecer el equilibrio natural y funcional de la boca y de la cara, mejorando no solo la estética dental sino también la estética facial, así como el autoestima de los pacientes. El proceso de ortodoncia es el conjunto de movimientos dentarios que se realizan para mejorar la estética, función y masticación de tu boca. Éste se divide en varias etapas o fases hasta alcanzar la sonrisa deseada.
Fases de la ortodoncia
Podría decirse que en total, la ortodoncia tiene 7 fases, una primera fase 0 en la que se realiza un estudio y otras 6 fases activas dentro del tratamiento de ortodoncia.
FASE CERO:

  1. – Estudio de ortodoncia : una vez realizada la primera consulta y se elege el tratamiento mas adecuado para caso en particular, ya sean brackets metálicos u ortodoncia invisible. Lo primero que hay que llevar a cabo es un estudio de ortodoncia para determinar el diagnóstico preciso y así elaborar el plan de tratamiento. Para ello se realizará una evaluación del casoen el que se determinen los problemas bucales que puedan existir: mordida, mandibulares, líneas medias…
  • Radiografías: de los laterales del cráneo y panorámicas con las que se podrá comprobar el estado de las raíces, si existe ausencia de muelas o si  existe alguna infección.
  • Fotografías extraorales e intraorales: para analizar la simetría facial y malposiciones dentarias entre otras cosas.
  • Modelos de estudio: con la realización de impresiones con las que se realizará la aparatología.

Una vez se coloca la aparatología (brackets transparentes o brackets metálicos, Invisalign, ortodoncia de incognito) se empieza a producir el movimiento de los dientes, o la fase activa del proceso de ortodoncia.

FASE ACTIVA:

  1. – Fase de alineamiento y nivelación: corrección del apiñamiento dentario. Para ello se utilizan fuerzas ligeras. Se corrige la mordida cruzada y se tracciona de dientes que no hayan salido. A finalizar esta etapa, las arcadas estarán niveladas y los dientes en línea.
  1. – Fase de corrección de la mordida y relación molar: en esta fase se corrige la oclusión o mordida y se empiezan a encajar los dientes en su posición correcta en sentido anteroposterior y vertical. A veces es necesario utilizar gomas como fuerzas externas para ayudarnos a corregir la mordida.
  1. –  Fase de cierre de espacios: esta es la siguiente fase en la que se deben cerrar los espacios que hay entre los dientes una vez todo está alineado y colocado.
  1. – Fase de acabado y terminación: al iniciar esta fase los dientes deben estar alineados, los espacios deberán estar cerrados y la mordida debe estar en una relación correcta. En esta fase haremos pequeños ajustes de perfeccionamiento de la posición dentaria:
  • Igualar las raíces y comprobar que todas quedan paralelas.
  • Ajustar pequeñas posiciones dentales individuales.
  • Corregir pequeñas discrepancias de línea media para que la línea media superior e inferior coincida.
  • Asentamiento final de los dientes.
  1. – Fase de retirada de los aparatos: una vez se considera que se han alcanzado todos los objetivos: los dientes están alineados, no hay espacios entre los dientes, la mordida está corregida y la estética es correcta quitaremos los aparatos para pasar a la fase de retención.
  1. – Fase de retención: es una fase muy importante ya que permite mantener los resultados conseguidos. Los dientes tienen memoria y con el tiempo querrán volver a su posición anterior. Para ello pondremos retenedores fijos arriba y abajo y unas fundas transparentes que se utilizarán para dormir. De este modo se mantendrán los resultados para siempre.


 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



El dolor, la inflamación, la rotura o pérdida de un diente o las hemorragias orales son situaciones en las que la visita al odontólogo no debe aplazarse, pues hacerlo supone en algunos casos un riesgo innecesario de agravamiento del problema o mantener una situación de sufrimiento.
Enfrentarse a una emergencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.
Hoy hablaremos de la pérdida de un diente:

Situación

La pérdida de un diente se puede producir haciendo deporte, en una caída accidental, una pelea, un accidente de coche o moto… Si la pérdida del diente ha sido total, es posible que sangres mucho, así que mantén la calma.

Solución

Acude al dentista cuanto antes: este caso no puede esperar. Cuanto más rápido acudas, más posibilidades habrá de reimplantar el diente perdido.

Mientras acudes al dentista

Para que el implantólogo pueda volver a colocar la pieza dental perdida es necesario que busques la pieza. Cuando la hayas encontrado, llévala a la consulta, pero no la limpies ni manipules su raíz. Hay tres formas diferentes de actuar con la pieza dental antes de llegar a consulta:
1. Coloca el diente en el alveolo (orificio en el que estaba) y pon una gasa entre los dientes para que puedas morderla y que la pieza se mantenga en su sitio. Eso sí, ten cuidado de no tragártela
2. Introduce el diente dentro de la boca, es decir, debajo de la lengua o a un lado. En este caso, también tienes que tener cuidado de no tragártelo
3. Sumerge el diente en un vaso de leche fría (de la nevera).
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.