Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La luxación de mandíbula es un problema que se puede presentar de forma imprevista, y lo indicado es acudir al especialista cuanto antes, ya que además de resultar doloroso, puede derivar en mayores complicaciones, si no se trata.

Mandíbula

La mandíbula o maxilar inferior, se une con los huesos temporales del cráneo mediante la articulación temporomandibular o ATM. La mandíbula cuenta con dos articulaciones, una en cada extremo de la «herradura».
Esta articulación está formada por un extremo convexo del hueso (cóndilo), a modo de bola, que encaja en otra parte cóncava del cráneo. Es similar a las articulaciones de la cadera, hombro o rodilla, y se encuentra en la parte inferior del oído.
La principal característica de esta articulación, es la amplia variedad de movimientos que permite (de arriba hacia abajo, lateral y delante hacia atrás –protrusión–) y para ello cuenta con numerosos ligamentos, desde los largos y gruesos que parten de la base del cráneo, hasta los frenos meniscales, que limitan el recorrido del menisco, y devuelven la mandíbula a la posición de reposo.

Síntomas de la luxación de mandíbula

Dolor, inflamación, chasquido al mover, dificultad para abrir la boca o movimiento lateral, bloqueo y desalineación de los dientes. En un grado superior, imposibilidad de cerrar la boca

Causas

Pueden ser variadas: traumatismos, apertura forzada de la boca, alineación dental defectuosa, bruxismo… que pueden tener origen en movimientos bruscos, dentaduras postizas mal alineadas, o enfermedades como artritis o fibromialgia.

Diagnóstico

El odontólogo examinará el movimiento del maxilar mediante pruebas y palpación, y hará una observación radiológica en caso de ser necesaria.

Tratamiento

Generalmente, la mandíbula se puede recolocar en la clínica, siempre contando con la relajación del paciente. Si fuera necesario, se suministrarán relajantes o antiinflamatorios. En casos más agudos, puede ser necesaria la tracción o sujeción mediante gomas elásticas, o incluso cirugía.
Cambiar de hábitos en la alimentación, aprender a gestionar el estrés, cuidar nuestra higiene postural, pueden ser medidas indicadas en caso de que el problema se reproduzca con frecuencia.



El síndrome de boca seca o xerostomía afecta al 50% de la población mayor de 60 años. La disminución o incluso ausencia de saliva afecta negativamente a nuestra mucosa y dientes, y por tanto a la digestión.
No parece que se trate de un problema causado por la edad, sino de un síntoma originado por enfermedades o tratamientos médicos que se dan con más frecuencia en personas mayores.

Saliva

La saliva equilibra la boca controlando la población bacteriana y la remineralización dental. Protege las mucosas de erosiones y lubrica el bolo alimenticio, como inicio de la digestión, junto al masticado.
La disminución de secreción de saliva, puede ser un síntoma de déficit nutricional que afecte a las glándulas salivares, como paso previo a una pérdida de peso involuntaria, edentulismo (pérdida de piezas dentales en los adultos), y deterioro general de la salud.

Reversible o irreversible

La xerostomía o boca seca puede ser reversible, si es derivada de ansiedad, deshidratación, infección en las glándulas salivares, o efecto secundario de ciertos medicamentos.
Será crónica o irreversible como consecuencia de enfermedades autoinmunes, psiquiátricas, diabetes, infecciosas, reumatológicas, Alzheimer o tratamientos de radioterapia.

Síntomas y consecuencias

La xerostomía suele manifestarse con una sensación de ardor, ronquera, halitosis, lengua seca, mucosas nasales secas, dificultad para tragar y para hablar. Como ya se ha comentado, sin la acción limpiadora y neutralizadora del ácido que produce la placa bacteriana, la consecuencia puede ser caries masiva.

Remedios

Si las glándulas salivares funcionan, aunque sea parcialmente, se puede estimular la producción natural de saliva mediante sprays, comprimidos o chicles específicos, además de remedios caseros pero que pueden ser efectivos: chicles o caramelos sin azúcar, masticar jengibre, y sobre todo, una buena hidratación.
Si las glándulas salivares no funcionan, solo se podrán paliar los efectos hidratando la cavidad bucal con pasta dental y colutorio específicos, y en casos graves mediante geles humectantes.
Como siempre, unos buenos hábitos ayudarán a paliar los efectos: hidratación, no fumar, e intentar respirar siempre por la nariz, en lugar de hacerlo por la boca.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.