Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.






deltadent-dietas-dientes.jpg

En esta época del año es muy común que se comiencen a realizar diferentes dietas para eliminar unos kilos de más y sentirse más cómodo con uno mismo, pero hay que ser conscientes que algunas dietas pueden afectar a la salud bucodental.

Existen muchos tipos de dietas, algunas son perjudiciales si no se lleva un control adecuado. A continuación, analizaremos algunas de ellas dependiendo de sus nutrientes.


alimantacion-deltadent.jpg

La correcta alimentación es necesaria para tener una buena salud en general y también para nuestra salud bucodental. Una nutrición adecuada termite tener unos dientes sanos, fuertes, resistentes a bacterias, además, de encías sanas y una boca saludable, sin dolores, lo que ayuda a que se puedan masticar los alimentos correctamente, siendo éste, el primer paso a una buena digestión.



Las aftas o llagas se manifiestan en la mucosa bucal; interior de las mejillas, encías, paladar o lengua, en forma de pequeñas llagas blancas o amarillentas, rodeadas por una zona enrojecida.

¿Aftas o herpes labial?

Las aftas no son contagiosas, pero se las suele confundir con el herpes labial, causado por el virus del herpes. La diferencia es que, mientras las aftas aparecen en el interior de la boca, el herpes –también llamado ampollas de fiebre o herpes simplex– lo hace en el exterior –alrededor de los labios, bajo la nariz o en mentón– y es contagioso, de origen vírico.
La primera infección por herpes se suele producir en la infancia, sin síntomas o confundido con otra dolencia como gripe o resfriado. De adulto, este virus se puede manifestar de forma recurrente o permanecer inactivo.

Causas del afta

No está claro el origen exacto de esta dolencia, pero la aparición de aftas se relaciona con déficit de vitaminas, estrés, tabaquismo, traumatismos –mordeduras accidentales– algunos medicamentos como antibióticos, cambios hormonales o predisposición genética, entre otros.
Algunos dentífricos o enjuagues bucales contienen sustancias que pueden provocar la aparición de aftas, así como un cepillado agresivo con un cepillo de cerdas excesivamente duras.

Consejos para tratar y prevenir las aftas

Habitualmente desaparecen solas, pero si persisten durante varias semanas, es conveniente acudir al médico para prevenir otras enfermedades. No está de más seguir unas sencillas pautas para aliviar los síntomas:
Evitar picantes, alimentos ácidos y bebidas muy calientes.
Enjuagues con agua y sal, o agua y bicarbonato.
Dieta equilibrada con aporte de ácido fólico –verduras de hoja verde, legumbres–, vitamina B –carnes, mariscos, lácteos, huevos, cereales– y hierro –carnes rojas, frutos secos–.
Higiene adecuada con cepillo no excesivamente duro, evitando un cepillado agresivo.

 



Dulce, es el sabor de la Navidad. Ya lo comentábamos en un post anterior, antes de las pasadas fiestas: los efectos de los excesos en navidades, no solo se aprecian en la báscula, también nuestros dientes se pueden ver afectados por el exceso de azúcar, si no tenemos en cuenta una serie de consejos.

Azúcar que se transforma en ácido

Es de sobra conocida la relación entre azúcar y caries. Las bacterias de la boca se alimentan de los azúcares que ingerimos, presentes en bebidas azucaradas, alimentos procesados y, por supuesto, todo tipo de dulces. Los hidratos de carbono son otra fuente de alimento para estas bacterias. Durante la digestión, principalmente de azúcares, las bacterias segregan ácido.

Ácido que ataca el esmalte

El ácido que producen las bacterias, es particularmente agresivo durante los primeros 20 minutos desde la ingestión de azúcar o hidratos de carbono.

Podemos proteger el esmalte dental con unos sencillos consejos:

1- Controlar la ingestión de azúcar. Los azúcares están presentes no solo en dulces o refrescos. Casi todos los alimentos procesados, contienen azúcar: leamos atentamente las etiquetas y decidamos la cantidad de alimentos procesados que nos conviene ingerir. Incrementa la ingestión de agua y sustituye los refrescos azucarados por bebidas saludables como infusiones y zumos naturales.

2- Limitar el tiempo de exposición a los ácidos. Evitemos comer entre horas bollería, dulces, pan, y golosinas que permanezcan largo tiempo en la boca.

3- Una higiene bucal adecuada. Un cepillado correcto de dientes tras las comidas, ayudará a eliminar restos de alimentos y bacterias. El empleo de seda dental una vez al día, es imprescindible para una limpieza adecuada entre los dientes, donde las bacterias se hacen resistentes al cepillado.

4- Prevención y detección. Nadie mejor que nuestro odontólogo para prevenir la aparición de caries y otros problemas bucodentales, así como la detección temprana de posibles patologías. Acude a revisión dos veces al año, y no olvides realizarte limpiezas dentales con la frecuencia que te indique el especialista, con el fin de evitar la formación de placa bacteriana dental.

¿Piensas que tu alimentación no ha sido del todo sana durante estas fiestas? Este es el momento de tomar de nuevo el control de nuestros hábitos saludables.



Las conocidas como “dietas milagro” conllevan una falta de vitaminas y nutrientes que afectan al organismo en general y a la salud bucodental en particular. A continuación os contamos el por qué:

  1. Demasiado ácido
    Muchas dietas milagro se basan en la fruta, un alimento fundamental para nuestro organismo pero que en exceso puede tener consecuencias en nuestra boca. El ácido que contienen erosiona la capa protectora que recubre el diente, llamada dentina, dejando las fibras nerviosas del diente al descubierto y produciendo sensibilidad dental.
  2. Falta de calcio
    Las dietas milagro pueden hacerte perder kilos, pero también dientes. La supresión de la leche, los yogures y quesos genera un déficit de calcio, que a la larga puede saldarse en aparición de caries y enfermedad periodontal. Esta última puede conllevar la pérdida de hueso que soporta los dientes y la correspondiente pérdida de las piezas dentales.
  3. Falta de vitaminas
    La clave de este tipo de dietas es la eliminación total de las grasas, que conlleva un déficit de vitaminas. La más importante para la salud de nuestros dientes es la vitamina D, esencial para la absorción de calcio y para evitar el desgaste de los dientes. Sin vitaminas nos exponemos al debilitamiento del ligamento periodontal y el hueso maxilar, que a la larga puede llevar a la pérdida de piezas dentales.
  4. Déficit de hierro
    Eliminar el hierro de nuestra dieta puede ser síntoma de anemia, un problema que multiplica la posibilidad de padecer infecciones en la boca, ya que las defensas disminuyen sensiblemente. Cuando esto ocurre, nos exponemos a padecer infecciones bacterianas alrededor de los dientes, que destruyen el tejido y el hueso que soporta las piezas dentales en la boca.
  5. ¿Qué debes tener en cuenta a la hora de empezar una dieta? 
    Antes de nada, debes contar con la ayuda de un profesional que te guíe para perder peso manteniendo una dieta equilibrada, que contenga proteínas, grasas y carbohidratos. Las frutas, los vegetales, las legumbres y los frutos secos son fundamentales para fortalecer la inmunidad y ayudar al organismo a combatir las bacterias, protegiendo nuestros dientes y encías.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.