Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







El empaste dental es un procedimiento odontológico para la eliminación de una caries. En primer lugar se limpia la cavidad causada por la caries y se realiza un grabado sobre el esmalte y se aplica un adhesivo que servirá para sustentar el material de relleno. Éste se coloca por capas y se endurece mediante la aplicación de una luz halógena. El material de relleno se irá moldeando con el fin de devolver al diente su forma original y, de este modo, recuperar su funcionalidad. El proceso finaliza puliendo el empaste dental para darle brillo.
Es posible que tras la realización del empaste el paciente sienta una gran sensibilidad a los alimentos muy calientes o muy fríos. Aunque se puede aplicar algún tipo de barniz para evitarlo, en el caso de que el problema persista será necesario retirar el empaste y realizar uno nuevo.
Las indicaciones del empaste dental abarcan desde la oclusión de pequeñas caries hasta la reconstrucción de dientes muy dañados. Eso hace que en ocasiones sea necesario un empaste dental provisional con materiales plásticos hasta realizar el definitivo. El empaste dental únicamente está contraindicado únicamente con daño en los dientes frontales causado por el desgaste característico del bruxismo.
Existen distintos tipos de empaste dental, en función de los materiales de relleno utilizados:

  • Metales: la amalgama de plata, el oro y el cobre son los mas frecuentes. Son los de mayor durabilidad (hasta 30 años), pero tienen el inconveniente de su poco valor estético, ya que destacan mucho sobre el color natural de los dientes. Hasta no hace mucho también se utilizaba mercurio, pero en muchos países se ha eliminado a causa de su toxicidad.
  • Resina: permiten recuperar la apariencia original del diente, incluso en su color. Los materiales que se utilizan en la actualidad son cerámica y materiales plásticos (composite). La desventaja es que pese a su logro estético, la duración del empaste dental es menor: un máximo de 10 años. Son los que se utilizan habitualmente en los dientes frontales. Estos materiales también se utilizan para enmascarar defectos de los dientes (diferencias de tamaño, separación, etc.) y las alteraciones de color.

Conviene señalar finalmente que, aunque la duración media de un empaste dental es de diez años, ésta dependerá en gran medida de los hábitos del paciente. De ahí la conveniencia de someterse a una revisión anual, de modo que cuando se aprecie el deterioro del mismo, se sientan molestias o se haya oscurecido, habrá que plantear su sustitución.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



El empaste dental es un procedimiento odontológico para la eliminación de una caries. En primer lugar se limpia la cavidad causada por la caries y se realiza un grabado sobre el esmalte y se aplica un adhesivo que servirá para sustentar el material de relleno. Éste se coloca por capas y se endurece mediante la aplicación de una luz halógena. El material de relleno se irá moldeando con el fin de devolver al diente su forma original y, de este modo, recuperar su funcionalidad. El proceso finaliza puliendo el empaste dental para darle brillo.
Es posible que tras la realización del empaste el paciente sienta una gran sensibilidad a los alimentos muy calientes o muy fríos. Aunque se puede aplicar algún tipo de barniz para evitarlo, en el caso de que el problema persista será necesario retirar el empaste y realizar uno nuevo.
Las indicaciones del empaste dental abarcan desde la oclusión de pequeñas caries hasta la reconstrucción de dientes muy dañados. Eso hace que en ocasiones sea necesario un empaste dental provisional con materiales plásticos hasta realizar el definitivo. El empaste dental únicamente está contraindicado únicamente con daño en los dientes frontales causado por el desgaste característico del bruxismo.
Existen distintos tipos de empaste dental, en función de los materiales de relleno utilizados:

  • Metales: la amalgama de plata, el oro y el cobre son los mas frecuentes. Son los de mayor durabilidad (hasta 30 años), pero tienen el inconveniente de su poco valor estético, ya que destacan mucho sobre el color natural de los dientes. Hasta no hace mucho también se utilizaba mercurio, pero en muchos países se ha eliminado a causa de su toxicidad.
  • Resina: permiten recuperar la apariencia original del diente, incluso en su color. Los materiales que se utilizan en la actualidad son cerámica y materiales plásticos (composite). La desventaja es que pese a su logro estético, la duración del empaste dental es menor: un máximo de 10 años. Son los que se utilizan habitualmente en los dientes frontales. Estos materiales también se utilizan para enmascarar defectos de los dientes (diferencias de tamaño, separación, etc.) y las alteraciones de color.

Conviene señalar finalmente que, aunque la duración media de un empaste dental es de diez años, ésta dependerá en gran medida de los hábitos del paciente. De ahí la conveniencia de someterse a una revisión anual, de modo que cuando se aprecie el deterioro del mismo, se sientan molestias o se haya oscurecido, habrá que plantear su sustitución.

 

Fuente: sanitas.es

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas
 



SALUD DENTAL EN NAVIDAD
La Navidad es sinónimo de celebraciones acompañadas de comidas y cenas que finalizan con largas sobremesas plagadas de dulces. El aumento de estos productos aumenta considerablemente los niveles de azúcar que se ingieren, por eso en esta época es muy importante extremar la prevención y el cuidado de la salud bucodental, para no sufrir las consecuencias negativas de los excesos culinarios que se cometen en estas fechas.
Después de la Navidad, muchos son los pacientes que acuden a consulta con caries y problemas de salud dental, tanto adultos como niños, producidos por un excesivo consumo de azúcar y una inadecuada rutina de higiene.
Os damos algunas recomendaciones para conservar la dentadura sana y bonita durante estas fiestas y durante todas las etapas de la vida:

1. Regla básica: cepillar los dientes

Después de cada ingesta de comida y, al menos, tres veces al día es necesario cepillarse los dientes durante un mínimo de dos minutos. Además, se debe completar el cepillado con el uso de seda dental, en especial, antes de acostarse.

  • En la boca no solo hay dientes: hay que mantener una correcta higiene de lengua y paladar mediante limpiadores linguales o, incluso, con el propio cepillo. Para evitar que las encías se inflamen y sangren, es aconsejable realizar masajes con movimientos circulares en cada cepillado.
  • Consultar al especialista antes de usar cualquier colutorio. Algunos no pueden usarse en determinados casos y otros no se recomienda emplearlos de manera continua.
  • Cambiar el cepillo cada tres meses, o siempre que las cerdas hayan perdido la forma y estén despuntadas.

higiene-bucal

2. Restringir el consumo de turrón

El turrón duro es mejor que blando o de chocolate, que contienen más cantidad de azúcar. La composición del turrón duro es en su mayoría almendra, miel, clara de huevo y un bajo porcentaje de azúcar. En el caso del turrón de chocolate, es preferible el negro, al 70 por ciento posee propiedades antioxidantes y cardioprotectoras.
turrones

3. Atención a los dulces

Las golosinas pegajosas y los dulces blandos crean muchos problemas de inflamación de encías en los niños y adultos que llevan aparatos de ortodoncia. Los dulces más duros pueden fracturar los dientes, así como destrozar los empastes. Las bacterias productoras de caries se nutren especialmente de los alimentos ricos en azúcares.
roscon-de-reyes

4. Evitar las bebidas carbonatadas o zumos ácidos

Los zumos de naranja, limón o pomelo y las bebidas carbonatadas descalcifican el esmalte de los dientes y provocan un desgaste prematuro. Otras como el café, el té o el vino pueden teñirlos. Un consejo es usar pajitas al beberlos.
bebidas-carbonatadas

5. Limitar las bebidas azucaradas

Consumir en exceso bebidas azucaradas puede llegar a ser muy agresivo para los dientes, dañando gravemente el esmalte. Al endulzar el café o las infusiones, es recomendable el aspartato, la estevia u otros edulcorantes. Pero cuidado con los productos light o sin azúcar, ya que es posible que contengan  fructosa, glucosa y otros azúcares, que son dañinos para los dientes.

6. Ojo con el alcohol

Es recomendable ingerir bebidas sin azúcar o champán sin alcohol en los brindis navideños pero, si es complicado resistirse, es mejor elegir vino tinto, ya que el vino blanco y el champán son más agresivos para el esmalte y para el cemento de la raíz dental.
vino-tinto

7. Aumentar el consumo de proteínas, calcio, flúor y vitaminas

El calcio, el flúor, las proteínas y las vitaminas A, C, D y K ayudan a reforzar los dientes.

8. Evitar los cambios bruscos de temperatura

Los contrastes de temperatura en los alimentos provocan aumento de la sensibilidad e, incluso, inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de los dientes, por lo que conviene evitarlos en la medida de lo posible.
hielo

9. No fumar

El tabaco es un gran enemigo de la salud y de los dientes. Entre otras cosas, provoca pérdida en la permeabilidad de las mucosas, es decir, disminuye la oxigenación de todo tejido, lo que causa un envejecimiento prematuro y deteriora la salud de los tejidos que rodean al diente.no-fumar

10. Acudir al odontólogo

Sobre todo al notar algún problema en boca o dientes. La visita a este especialista es obligada al menos dos veces al año como medida de prevención.
Debéis disfrutar de las fiestas, por supuesto que sí, pero con moderación en el consumo de típicos dulces navideños. Recordando estos sencillos consejos vuestra sonrisa será el mejor adorno de estas fiestas.
 
FUENTE: http://www.dmedicina.com/vida-sana/alimentacion/nutricion/2015/12/20/diez-consejos-cuidar-salud-dental-navidad-97430.html
 
pie-de-entradas



CARIES: QUÉ ES Y CÓMO PREVENIRLA

¿Qué es la caries?

La caries es una enfermedad infecciosa que aparece cuando diferentes tipos de bacterias producen ácido como resultado de la fermentación de los azúcares de la dieta presentes alrededor de nuestros dientes.

La caries provoca la destrucción  del esmalte dental en una fase inicial, y si no se trata, puede progresar hacia la dentina y la pulpa. Dolor, hipersensibilidad dental o molestias al masticar son los síntomas que pueden presentar las personas con caries. Tal es así, que es uno de los principales motivos de ausencia en el trabajo.

Diferentes motivos pueden causar su aparición: genéticos, conductuales, biológicos, y relacionados con la alimentación.

¿Cómo prevenir la caries?

Para prevenir la caries es importante reducir el consumo de azúcares, además de tener una buena higiene bucodental. Cepillarse los dientes al menos dos veces al día o después de cada comida es esencial. Hay que tener en cuenta que un cepillado inmediatamente posterior a las comidas elimina los restos de alimentos que pueden quedar entre los dientes y que aportarían nutrientes a las bacterias y favorecerían su proliferación. Los expertos inciden en que este cepillado debería realizarse en la primera media hora posterior a la comida, ya que en este intervalo es cuando el ataque ácido es más intenso.

Es importante acostumbrarse a usar la seda dental y los cepillos interdentales al menos una vez al día. De este modo se previenen las caries interproximales (que aparecen en los espacios situados entre los dientes) casi en un 100 por cien. Los dientes no son sólo lo que vemos, y las cavidades situadas entre diente y diente son las que más bacterias acumulan y es más difícil llegar a ellas con el cepillo.

Aunque es cierto que la principal causa de la aparición de la caries es la falta de higiene, el consumo de dulces es uno de los factores que interviene en el desarrollo de esta enfermedad. Es especialmente dañino consumir los alimentos azucarados entre comidas y antes de ir a la cama. Además, si estos alimentos son pegajosos resultan más peligrosos, ya que se hallan más tiempo en contacto con los dientes y facilitan la adhesión de la placa bacteriana al esmalte. Los expertos dicen que más perjudicial que consumir gran cantidad de alimentos con azúcar es ingerirlos con mucha frecuencia. Si dejamos un periodo de tiempo prudencial entre comidas, la boca se recupera del ataque ácido, algo que no ocurre si picamos continuamente dulces y golosinas.

La visita al dentista es imprescindible para tratar y prevenir la caries, por ello, es aconsejable visitar al dentista dos veces al año y poder detectar su aparición rápidamente. Por que el mejor tratamiento es la prevención. Pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.

FUENTE:

http://www.bocasvitis.com/caries-aparece-prevenirla/

http://www.dmedicina.com/familia-y-embarazo/mi-nino/2004/02/18/como-prevenir-caries-3525.html

 
pie-de-entradas



TRATAMIENTO DENTAL POST BULIMIA. Bulimia: trastorno alimenticio  y efectos sobre la salud bucal.

La bulimia es un trastorno alimenticio. Las personas que lo padecen entran en un ciclo: atracones de grandes cantidades de comida, con purgas, vómitos, uso de laxantes, ejercicio y ayuno excesivos, varias veces por semana. Existen ciertas condiciones que tienden a presentarse con la bulimia; por ejemplo: tres cuartas partes de los bulímicos tienen trastornos de ansiedad graves, y muchos experimentan depresión. Las personas con bulimia también pueden desarrollar la dependencia hacia el alcohol o las drogas. Estas afecciones pueden también afectar la salud dental y medicamentos para tratarlos pueden afectar a su vez el plan de tratamiento dental.

Para un diagnóstico adecuado es necesaria una entrevista psiquiátrica que desvele la percepción que el enfermo tiene del propio cuerpo y la relación que mantiene con la comida. Asimismo, es necesaria una exploración física completa para detectar los trastornos fruto de su comportamiento alimenticio.

Efectos Bucales

Los cambios dentales en muchas personas con bulimia son a menudo reconocibles.

Con bulimia, los ácidos estomacales de los vómitos pasan a través de la boca y erosionan el esmalte dental, provocando erosión y sensibilidad dental, decoloración y posible pérdida de dientes. Los vómitos frecuentes pueden causar que sus glándulas salivales y los tejidos de la boca se hinchen y la lengua se torne seca, roja y dolorida. Además pueden pueden sufrir de faringitis crónica y pequeñas hemorragias bajo la piel del paladar.

diagnostico
diagnostico

Los vómitos frecuentes pueden erosionar el esmalte de los dientes, especialmente en el lado de la lengua de los dientes delanteros superiores. Esto aumenta el riesgo de caries en estas áreas y puede causar que estos dientes se vuelvan sensibles a las variaciones de la temperatura.

La severa erosión dental puede conducir a cambios en la mordida (oclusión) o en la forma en que sus dientes superiores e inferiores se juntan. Los dientes posteriores pueden reducirse en tamaño y algunos dientes incluso se pueden perder eventualmente. La erosión Dental puede tomar cerca de tres años para llegar a ser obvia, y no todos los bulímicos la experimentan.

Muchas personas con bulimia pueden padecer de desnutrición, la cual puede causar anemia, pobre cicatrización y puede aumentar el riesgo de la enfermedad periodontal.

Durante el tratamiento de los trastorno alimenticio, se puede tomar un tiempo para controlar los episodios de vómito inducido.

Para minimizar el daño causado por el ácido del estómago durante los episodios de vómito, enjuague su boca con bicarbonato de sodio mezclado en agua. También se debe enjuagar la boca con un colutorio que contenga fluoruro al .05 por ciento, que el odontólogo le puede prescribir.

colutorio
colutorio

bicarbonato-agua
bicarbonato-agua

No se deben cepillar los dientes inmediatamente después de vomitar, porque el ácido del estómago debilita el esmalte de los dientes y el cepillado puede causar erosión del mismo. Cuando se cepille los dientes, utilice una crema dental que contenga fluoruro. El fluoruro ayuda a fortalecer los dientes.

Para mejorar la resequedad en la boca, beba agua, la cual ayuda a mantener la boca húmeda. También existen sustitutos de la saliva que le puede recetar su dentista al igual que tratamientos diarios de flúor con prescripción de enjuagues o geles más fuertes.

Al dentista

Si usted padece bulimia, se le pueden aplicar tratamientos con fluoruro durante sus visitas a la clínica, y también, se le puede prescribir un gel de fluoruro para uso doméstico.

Las revisiones periódicas al dentista son fundamentales para detectar de manera precoz posibles caries o infecciones.

El tratamiento dental puede ser una parte importante de un tratamiento integral para la bulimia.

Ya que se puede trabajar conjuntamente con el equipo de atención médica para así coordinar de mejor manera ambos tratamientos para el trastorno de la alimentación.

Si usted tiene daño severo del diente y aún está en fase de tratamiento para la bulimia, se le puede crear una funda que cubra los dientes y los proteja de los ácidos del estómago.

Una vez que la bulimia está bajo control, puede que necesite la restauración de algunos dientes. Si se detiene la pérdida de esmalte en una etapa temprana, puede reemplazarse el esmalte con materiales llamados compuestos de resina o amalgama. La erosión más severa requiere extracción del diente. Los dientes perdidos pueden reemplazarse con puentes o implantes.

De manera primordial debe informar en clínica sobre cualquier medicamento que esté tomando, así como la dosificación respectiva. En Deltadent nos preocupamos por tu salud bucodental para que tu salud general sea plena y estamos aquí para ayudarte en todo lo que podamos.

FUENTES:

http://www.colgate.com.mx/es/mx/oc/oral-health/conditions/anorexia-bulimia/article/bulimia

http://www.dmedicina.com/enfermedades/psiquiatricas/bulimia.html
 
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.