estudio archivos | Página 2 de 5 | Clínica dental Madrid Deltadent Chamartin

Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Desde que nuestros dientes empiezan a asomar, nos inculcan una serie de rutinas para cuidar correctamente nuestra dentadura: cepillarnos los dientes tres veces al día, utilizar hilo dental, enjuagarse con flúor… Por el contrario se insiste poco en la importancia de desterrar aquellos hábitos cotidianos, algunos involuntarios, que pueden empeorar nuestra sonrisa. ¿Adivinarías cuáles son?

  1. Abrir envases con los dientes.
    Todos lo hemos hecho en alguna ocasión, sin ser conscientes de que es un hábito con el que podemos fracturarlos y desgastarlos. Lo mismo ocurre al cortar cintas adhesivas u objetos similares, ya que nuestros dientes se resienten.
  2. Morder objetos duros.
    Bolígrafo, uñas, hielo e incluso los habituales palillos. Existe una amplia lista de elementos cotidianos que a menudo mordemos de manera prácticamente inconsciente, aumentando el riesgo de sufrir pequeñas facturas y fomentando el desgaste dental, a la par que dolencias relacionadas como la sensibilidad dental, que debemos tratar con una pasta dentífrica especial.
  3. Abusar de los refrescos carbonatados.
    Este tipo de bebidas contienen una elevada concentración de azúcar y especialmente de ácidos (fosfórico, cítrico, tartárico y/o carbónico) que erosionan la capa protectora del diente. Por lo tanto, su consumo habitual (sobre todo a edades tempranas) puede desencadenar pérdida de esmalte, mayor exposición de la dentina y sensibilidad dental, además de una mayor propensión a padecer caries y otras infecciones.
  4. Tomar demasiado té/café.
    Sabemos que el tabaco daña los dientes pero, ¿qué sucede con el café y el té? Estas dos bebidas no sólo los amarillean sino que también pueden dañar el esmalte dental, por lo que es recomendable limitar su consumo antes de que pueda pasar factura a nuestra sonrisa.
  5. Cepillarse los dientes justo después de comer.
    Puede parecer una recomendación, pero es todo lo contrario. Al comer o beber algo ácido el pH de la boca disminuye y aumenta el nivel de acidez, por lo que si nos cepillamos inmediatamente después potenciaremos el efecto negativo del ácido sobre nuestros dientes, ya que lo frotaremos contra ellos y lo esparciremos por toda la cavidad. En cambio, si lo hacemos pasados 30 minutos daremos tiempo a que la saliva disminuya la acidez de los alimentos.
  6. Amortizar demasiado el cepillo.
    El periodo de vida de un cepillo de dientes termina a los tres meses. El motivo principal es que, con el tiempo, las cerdas acumulan una gran cantidad de bacterias y se desgastan, perdiendo efectividad a la hora de eliminar la placa, uno de las principales causantes de la sensibilidad dental.

 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Las prótesis, así como los implantes dentales, permiten a muchos pacientes recuperar la estética de su boca y, sobre todo, su salud tras haber perdido una o más piezas de su dentadura. Sin embargo, la falta de información que rodea a este tema propicia la aparición de mitos que pueden provocar confusión a aquellos que se planteen optar por esta solución. Por ello, es importante conocer cuál es la verdad sobre ellos.

  1. Sólo las personas mayores pueden usarlas. Las dentaduras postizas pueden ser utilizarlas por todas las personas que hayan concluido su desarrollo óseo. La edad a la que se calcula que esto ocurre son los 18 años, por lo que a partir de ella no existe ningún tipo de límite en este sentido. De hecho, los problemas ocasionados por fracturas o traumatismos dentales graves que implican la pérdida de una o varias piezas pueden ocurrirnos a cualquier edad, no sólo en la vejez, por lo que las prótesis son una solución, a partir de la mayoría de edad, que debemos tener en cuenta.
  2. Impiden comer y hablar con normalidad. Utilizar una prótesis dental no implica que haya que dejar de comer ningún alimento ni, en la mayoría de los casos, hacerlo de forma diferente a como ocurre con normalidad. Pero sí que es cierto que los odontólogos advierten que morder ciertos alimentos con los dientes frontales puede causar dolor. Por otro lado, en cuanto al habla, puede ocurrir que sea necesario practicar la pronunciación de algunas palabras durante los primeros días o las primeras semanas de uso de la dentadura. Sin embargo, tanto la capacidad para comer alimentos difíciles de masticar como parar pronunciar las palabras menos sencillas volverá aumentará con la práctica y el tiempo.
  3. Tener el hueso de la mandíbula de gran tamaño es imprescindible. No existen dos prótesis dentales iguales porque nunca se generan a partir de un molde común. Se crean partiendo de las medidas tomadas de una impresión de la mandíbula y la boca. Por ello, no resulta indispensable que la persona a la que se la vaya a realizar el implante tenga un hueso maxilar lo suficientemente amplio, tanto en altura como en anchura. Además, al ajustarse a cada paciente, no causará un cambio en su apariencia.
  4. Puede desarrollar rechazo por parte del cuerpo y provocar enfermedades. El material que se utiliza para el desarrollo de este tipo de implantes es el titanio y es biocompatible. Esto quiere decir que los tejidos del organismo humano lo toleran sin provocar reacciones alérgicas del sistema inmunitario ni rechazo por parte del paciente. Lo que sí podría ocurrir es que la osteointegración, es decir, la conexión directa entre el hueso y la superficie del implante, no sea la adecuada.
  5. Son para toda la vida. Las prótesis dentales tienen una duración muy prolongada, pero no son indestructibles. Hay que cuidarlas tanto como a los dientes, ya que su mal uso y una limpieza inadecuada puede empeorar su apariencia y alterar el ajuste. Mantener una correcta higiene bucodental puede evitar enfermedades como la mucositis, que provoca inflamaciones en los tejidos. El paciente debe cuidar su boca y, con ella, sus implantes y visitar periódicamente a su especialista.

 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Limitar el consumo excesivo de azúcares ayuda a mantener una buena salud bucodental

La caries dental es el proceso más frecuente de las 291 enfermedades más comunes en el mundo. Según el ‘Atlas de la Salud Bucodental’, en España hay 371 millones de dientes afectados por la caries, aunque la mayoría de los factores de riesgo que la producen son evitables, como la ingesta excesiva de azúcar.
Así, la reducción del ataque ácido del esmalte dental puede llevarse a cabo a través de una disminución de la ingesta azúcar, cuyo consumo mundial se ha triplicado en los últimos 50 años. «El consumo de azúcar altera los niveles de bacterias presentes en la boca, las cuales convierten el azúcar en ácido, desmineralizando el esmalte de los dientes. Los episodios repetidos de ingesta de azúcar durante todo el día aumentan la frecuencia de los ataques ácidos y el riesgo de desarrollar caries dental. Además, el consumo excesivo de azúcar se relaciona con el sobrepeso y obesidad, los cuales son factores de riesgo importantes para las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, entre otros», explica Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas. Si la caries no se trata, ésta alcanzará a la pulpa (nervio del diente), produciendo dolor. Además, una caries no tratada puede provocar infección en otros órganos del cuerpo (corazón, riñón…), y provocar la pérdida del diente. Por este motivo, se recomienda acudir a revisiones periódicas al dentista y así detectar de forma precoz la caries y otras patologías.
La incidencia de la caries en niños de 12 años es más alta en países con renta per cápita media, donde el 66% están sin tratar. Actualmente en España, 1,8 millones de niños menores de 12 años tienen caries en sus dientes primarios; 33 millones de personas de más de 12 años tienen caries en sus dientes permanentes y 803.000 personas mayores de 65 años no tienen ningún diente.
Para poner freno a esta creciente epidemia de caries y otras enfermedades, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda limitar el consumo diario de azúcares libres, así como garantizar un etiquetado de los alimentos transparente para el consumidor y proporcionar pautas de nutrición simplificadas, incluido el consumo de azúcar, para promover una alimentación saludable.
Según datos de la OMS, cada año mueren cerca de 2,8 millones de personas a nivel mundial a causa de la obesidad y el sobrepeso. Este grave problema sanitario repercute también, y de manera importante, en la población española: el 57% de la población padece obesidad o sobrepeso en nuestro país, lo que nos posiciona como el segundo país de Europa después de Reino Unido. Pero no solo afecta a la población adulta, sino que la obesidad infantil también crece: tres de cada diez niños tienen sobrepeso u obesidad en España.

Directrices OMS

Las directrices de la OMS del 2015 recomiendan que la ingesta diaria de azúcares libres se limite a menos de 50 gramos, tanto en adultos como en niños. Una mayor reducción a 25 gramos aportaría beneficios adicionales y ayudaría a minimizar los riesgos para la salud (incluido el de caries dental) a lo largo de la vida.
En este sentido, el Consejo General de Dentistas recuerda que seguir una dieta sana y equilibrada desde la infancia, baja en azúcar, sal y grasas, y alta en frutas y verduras, evitando el consumo de bebidas carbonatadas y las comidas entre horas, reduce las enfermedades bucodentales y contribuye a una buena salud general. Asimismo, insiste en la importancia de cepillarse los dientes con pasta dentífrica fluorada, como mínimo, dos veces al día, y el uso de seda dental o cepillo interdental para mantener una buena higiene bucodental.
 
Fuente: abc.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Un gesto tan simple y sencillo como besar, además de ser la demostración perfecta de amor, puede ser muy beneficioso para la salud en general y la salud bucodental en particular.

Besar mejora la salud bucodental porque:

  • Combaten la caries dental. Sí, así como suena. Los besos ayudan a evitar la aparición de la caries dental pues estimulan las glándulas salivales haciendo que aumente la secreción natural de saliva y, por consiguiente, la cantidad de proteínas, electrolitos y sales minerales que ésta posee. Así, ayudan a eliminar partículas y patógenos de la boca que favorecen la aparición de la caries dental. Además, la saliva favorece al limpiado de los restos de comida y a eliminar los ácidos que provocan erosión dental. Por su parte, las sales minerales, colaboran en la reconstrucción del esmalte de los dientes, algo importantísimo para evitar la temida caries.
  • Reducen el dolor. El acto de besar libera endorfinas y dilata los vasos sanguíneos, ambos un gran aliado en la lucha contra el dolor, por lo que si te duelen las muelas, ¡a besar se ha dicho! Por supuesto, no solo alivia los dolores en la boca, sino que también puede ayudar a paliar cualquier tipo de dolor, ya sean musculares, crónicos, de cabeza, etc.
  • Protegen contra las infecciones. Los besos provocan secreciones hormonales y hacen que creemos anticuerpos que permiten combatir las bacterias ajenas a nosotros, y procedentes de la saliva del otro, de tal forma que contribuyen a aumentar las defensas naturales y a estimular el sistema inmunológico.
  • Besar disminuye el estrés, la tensión y la ansiedad y, por tanto, todas sus manifestaciones en la boca.Son varias las enfermedades periodontales derivadas del estrés, la tensión y la ansiedad. De este modo, los besos podrían reducir la aparición de úlceras, como aftas o vesículas, herpes,  e incluso la gingivitis y el bruxismo.

Pero los beneficios de los besos no solo mejoran la salud bucodental. Besar es bueno para la presión sanguínea, el sistema cardiovascular y hasta para mantener a raya los niveles de colesterol. Además, al besar también se ponen en acción más de 30 músculos de la cara, de tal forma que ayudan a combatir la aparición de arrugas y pueden llegar a hacerte perder peso, y es que un beso pasional permite quemar hasta 12 calorías por minuto.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzadas en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional. Nuestro equipo de dentistas en Concha Espina Chamartín, altamente cualificado, junto a las más avanzadas tecnologías, consigue ofrecer siempre los mejores resultados posibles, tanto a nivel estético como de salud bucodental.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR