Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La odontofobia o fobia dental, es un problema aparentemente menor, que puede acarrear consecuencias graves en la salud bucodental. El 15% de la población tiene miedo al dentista, según la Organización Mundial de la Salud.
El paciente con fobia al dentista, tratará de evitar la situación que lo provoca: dejará de acudir a revisiones, limpiezas o tratamientos, provocando un grave deterioro dental. Anulará citas, llegará tarde, aplazará los tratamientos. Todo lo contrario a exponernos a la fobia, que es lo que hemos de hacer para superarla.

Síntomas

Además de los comportamientos descritos, encaminados a evitar la situación de sentarse en el sillón de la clínica dental, el paciente experimentará una serie de síntomas característicos de esta situación de ansiedad:

  • – Rigidez muscular
  • – Rigidez de mandíbula
  • – Sequedad de boca (xerostomía)
  • – Palpitaciones
  • – Sudor
  • – Mareo
  • – Náuseas
  • – Disminuye la tolerancia de umbral de dolor

Motivos

El terror al dentista puede deberse a una reacción natural, primitiva, de autoprotección, cuando un extraño manipula una zona vital de nuestro cuerpo. Una mala experiencia en la infancia, o posterior; no todos los dentistas o auxiliares son igual de comprensivos con los pacientes que sienten pánico simplemente con el olor de la clínica, los sonidos, las batas, agujas, jeringas y demás instrumental.

Consejos para el paciente con miedo al dentista

Nos gustaría indicar algunos consejos para estos pacientes, así como algunos comentarios obvios, pero que no está de más tener presente:

  • – El miedo al dentista se supera.
  • – Una buena salud bucodental es imprescindible. Tenemos que acudir con regularidad a la clínica dental.
  • – Nosotros elegimos cómo vivir la experiencia de visitar al dentista: como algo bueno para nosotros y nuestra salud, o como una experiencia negativa.
  • – Hoy día, el paciente no pasa dolor en el dentista, si no es presa del pánico.
  • – No te anticipes al dolor: no sufras por una situación que no va a llegar.
  • – Cuanto más relajado esté, más rápido será el tratamiento.
  • – Cuanto más relajado esté, más rápida será la recuperación.
  • – Cuanto más relajado esté, más cómodo trabajará el equipo de la clínica.
  • – Conoce la clínica y al equipo que te va a tratar, antes de acudir a la primera sesión. Cuéntales tu fobia, ellos están perfectamente acostumbrados a la situación, y pondrán los medios para que la superes con éxito.
  • – Te contaremos la intervención, hasta el nivel de detalle que tu indiques.
  • – El día de tratamiento, no acudas con demasiada antelación.
  • – No te apegues a pensamientos como ” el doctor va a ver que tengo la boca fatal”, “seguro que me huele mal el aliento”, “me va a doler”, y trata de concentrarte en tu cuerpo, en tus sensaciones presentes, en la respiración, mediante unas sencillas técnicas de relajación:
    • – Obsérvate mentalmente, cuando estás sentado en el sillón de la clínica, como si estuvieras pasando un escáner, despacio, desde tus pies. Imagínate flotando en una piscina.
    • – Adopta una postura cómoda, relajada, las piernas sin cruzar, dedos de los pies estirados, relajados.
    • – Vientre relajado, intenta que se hinche y deshinche acompañando la respiración.
    • – Seguimos subiendo hasta el tórax. Párate y presta atención a tu respiración, a cómo se llenan tus pulmones con un ritmo pausado. Haz más profunda tu respiración.
    • – Sube hasta tus hombros, relaja la espalda y cuello, continúa por los brazos, relaja las manos, déjalas una sobre otra en tu abdomen.
    • – Ya estás en la cabeza. Si te vienen pensamientos negativos, no los bloquees, obsérvalos desde un plano superior, no los juzgues, y déjalos marchar sin más.
    • – Vuelve a observar tu respiración, y concéntrate en ella.

Comparte con nosotros cómo vives tu experiencia en el dentista, y verás cómo vas a ser capaz de superar el miedo.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



El mal aliento o halitosis, es un problema común, que afecta aproximadamente a la mitad de la población. Generalmente, el paciente que sufre mal aliento, no lo detecta por sí mismo. El mal olor, en la mayoría de los casos, tiene origen en la propia boca: halitosis oral. En un menor número de pacientes, se puede deber a otras causas ajenas a la boca: halitosis extraoral. Puede que, como veremos más adelante, tengamos la sensación de expirar mal aliento, sin que sea cierto: pseudohalitosis.

Halitosis oral

El 80% de los casos de halitosis, tiene origen dentro de la cavidad bucal. Se puede deber a diversas causas patológicas:

  • Higiene deficiente. La acumulación de placa bacteriana en lengua –fundamentalmente–, dientes y encías.
  • Caries, enfermedad periodontal.
  • Úlceras.
  • Estomatitis. Inflamación de la mucosa oral por infección vírica o bacteriana.
  • Faringitis. Inflamación de la faringe por infección vírica, bacteriana o fúngica.
  • Efectos de radioterapia o quimioterapia.

Causas no patológicas:

  • Xerostomía, falta de saliva o boca seca, causada por:
    • Edad avanzada. Con la edad, las glándulas salivares pierden eficacia.
    • Sueño. Durante el sueño, el flujo salivar disminuye considerablemente.
    • Estrés y ansiedad.
    • Fármacos.
  • Prótesis que dificulten una higiene correcta.
  • Dieta. Algunos alimentos como el ajo o la cebolla, pueden originar mal aliento, así como el consumo de alcohol. Tras la digestión, los agentes desencadenantes del mal olor, pasan al torrente sanguíneo, después a los pulmones, y acaban expulsándose por la boca con la respiración.
    Períodos de ayuno o saltarse alguna de las comidas puede originar halitosis.
  • Deshidratación.
  • Tabaco.

Halitosis extraoral

  • Con origen en el aparato respiratorio:
    • Rinitis, sinusitis. Infecciones de las mucosas nasales y de los senos.
    • Amigdalitis. Inflamación de las amígdalas.
    • Enfermedades graves como neumonías o carcinomas.
  • Con origen en el aparato digestivo:
    • Infecciones, como la causada por la bacteria Helicobacter Pylori.
    • Úlceras gástricas.
    • Reflujos.
    • Eructos.

Pseudohalitosis

El paciente que está convencido de que desprende mal aliento, que sin embargo no es detectado por terceras personas. Puede desembocar en halitofobia, si el paciente persiste en la creencia, tras ser tratado por el odontólogo. Puede estar relacionada con una situación psicológica de inseguridad, y se manifiesta de diversas formas, que pueden complicar las relaciones sociales:

  • Interpretan erróneamente acciones de terceras personas, si estas se alejan, ventilan la estancia, se tapan nariz o boca en una conversación u ofrecen un chicle o caramelo.
  • Huelen obsesivamente el micrófono del teléfono, su propia saliva, su aliento tapándose la boca con la mano, el hilo dental, y detectan un olor que no perciben terceras personas.
  • Se alejan físicamente de su interlocutor al hablar, hablan con la cabeza hacia abajo, o se tapan la boca.
  • Higiene compulsiva. Cepillado extremadamente frecuente o agresivo.

Prevención

Como es habitual, recomendamos una higiene oral óptima –lengua incluida–, hábitos alimenticios saludables, aprender a gestionar el estrés, hidratación frecuente, evitar el tabaco y el alcohol, y revisiones periódicas en la clínica dental.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas
 



La ‘fobia dental’ o miedo patológico al dentista, además de producir una peor salud bucodental, se ha demostrado que también acaba repercutiendo en la calidad de vida general. Es bien sabido que tener una salud bucodental es clave para disfrutar de una buena salud general. Por ello, resulta fundamental que dediquemos todos los días un tiempo al cuidado de nuestra higiene oral y que, sin una periodicidad excesiva, acudamos a la consulta de los profesionales para comprobar que tanto nuestros dientes como nuestras encías se encuentran sanos. Sin embargo, visitar al dentista no resulta fácil para todo el mundo. Menos aún para las personas con ‘fobia dental’, término que más allá del clásico miedo al dentista hace referencia a un trastorno mental tipificado por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). El resultado es que los afectados por fobia dental, dado que no se ven capaces de afrontar cualquier ‘situación odontológica’, presentan una peor salud bucodental que la población general. Pero parece que las consecuencias de este trastorno van aún más allá. Y es que como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Dental del King’s College de Londres (Reino Unido), las personas con fobia dental también tienen una peor calidad de vida.
Como explica Ellie Heidari, directora de esta investigación publicada en la revista «British Dental Journal», «esta fobia dental puede tener un gran impacto sobre la calidad de vida del afectado y condicionar su bienestar fisiológico, psicológico, social y emocional».

Más caries y menos dientes

Cada día hay más evidencias que muestran que las personas con una mala salud bucodental podrían tener, de no poner remedio, un mayor riesgo de muerte prematura. De hecho, numerosos estudios han demostrado cómo la periodontitis, esto es, la consabida ‘enfermedad de las encías’ –comúnmente conocida como ‘piorrea’–, se asocia con el desarrollo de patologías asociadas a una elevada mortalidad, caso entre otras de las cardiovasculares y de distintos tipos de cáncer. Y ahora, la nueva investigación sugiere que esta mala salud bucodental, si bien consecuencia de una fobia patológica al dentista, también conlleva una peor calidad de vida.
Para llevar a cabo el estudio, los autores analizaron las respuestas aportadas por 10.900 voluntarios durante su participación en la Encuesta de Salud Dental de los Adultos de Reino Unido. Y de acuerdo con los resultados, hasta 1.367 de los sujetos –en su gran mayoría, hasta un 75%, mujeres–, padecían fobia dental –definida como un resultado superior a 19 puntos en la Escala de Ansiedad Dental Modificada (MDAS).
Los autores evaluaron los historiales dentales de todos los participantes. Y tal y como cabía esperar, aquellos aquejados por la fobia tuvieron una mayor incidencia de caries y de pérdida de piezas dentales. Y asimismo, una mayor tasa de episodios de sangrado de las encías y de otras situaciones indicativas de una peor salud bucodental –como la presencia de úlceras y abscesos en la cavidad oral–, si bien en estos casos las diferencias no alcanzaron diferencias significativas.

Peor calidad de vida

Sin embargo, las implicaciones de la fobia dental no acabaron aquí. Y es que de acuerdo con los resultados, la percepción sobre su propia calidad de vida, y muy especialmente de su calidad de vida asociada a la salud oral, fue notablemente peor en los participantes con el trastorno.
Como refiere Ellie Heidari, «por lo general, las enfermedades orales no suelen amenazar la vida de los pacientes. Pero sí pueden afectar a la capacidad de las personas para comer, beber, hablar y socializar. Y esto puede tener un impacto en su calidad de vida, afectando a su bienestar tanto psicológico y fisiológico como social y emocional».
Por todo ello, concluyen los autores, «nuestros hallazgos tienen importantes implicaciones para el desarrollo de servicios preventivos dirigidos a los individuos con fobita dental».

Vía: abc.es

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.