Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Es una de las noticias sobre salud del recién estrenado 2019: los resultados de un estudio, relacionan la enfermedad de Alzheimer con la bacteria Porphyromonas gingivalis, presente en la gingivitis, infección bucal común. Esta infección de las encías puede ser el estado anterior a la periodontitis, pero hasta el momento no se consideró que pudiera ser la también una puerta al alzhéimer.

Alzheimer

Aunque es una enfermedad conocida por griegos y romanos, no fue hasta 1901 cuando el psiquiatra Alois Alzheimer diagnosticó esta forma de demencia en una paciente de 51 años. Menos de cinco años después, la paciente moriría, y el doctor alemán, junto a su colega Emil Kraepelin, pudieron examinar los tejidos cerebrales en el microscopio, encontrando una acumulación de fibras en forma de ovillos característicos de esta enfermedad.
Durante gran parte del siglo XX, el alzhéimer se diagnosticaba en personas menores de 65 años, edad a partir de la cual, se denominaba demencia senil. En la actualidad, el alzhéimer se diagnostica en pacientes de cualquier edad, con rasgos de demencia comunes y característicos. A menudo, estos síntomas se confunden con la degeneración cognitiva asociada a la edad avanzada. El deterioro dura diez años de media, y una rápida degeneración a todos los niveles, termina con la vida del paciente. Esta enfermedad incurable, es la cuarta causa de muerte en todo el mundo.
Las causas del alzhéimer no están claras en absoluto, pero se ha relacionado esta enfermedad con alteraciones químicas en neurotransmisores, factores genéticos, exposición al aluminio, a campos magnéticos, ingestión de gluten… y ahora una bacteria.

Una bacteria presente en graves enfermedades

La mencionada bacteria Porphyromonas gingivalis, causa el mayor número de enfermedades periodontales. Pero su presencia se puede manifestar en órganos vitales, como pulmones y corazón, pudiendo causar infecciones que terminen en una neumonía o incluso infarto de miocardio. El cerebro de enfermos de alzhéimer, es el último órgano en el que se ha descubierto su presencia.

El estudio

Hace 10 años, ya se estableció una conexión entre la ezima gingipaina, que segregan estas bacterias, y el alzhéimer. Un 96% de cerebros estudiados afectados por alzhéimer, tenía gingipaina. Cabía la duda de qué patología fue consecuencia de la otra: ¿infección por P. gingivalis por mala higiene causada por el alzhéimer? ¿alzhéimer causado por una gengivitis?
Lo que el estudio publicado hace unos días en la revista Science Advances revela, es que se han encontrado lesiones cerebrales –tejidos en forma de ovillos– originados por gingipaina en individuos no diagnosticados de alzhéimer. De lo cual, deducen los investigadores que dichos pacientes, de haber vivido más tiempo, hubiesen sido diagnosticados de alzhéimer antes o después. Es decir, que la bacteria causante de la infección de las encías pudo colonizar el cerebro y causar alzhéimer.
Habrá que esperar próximos estudios en esta línea de investigación que arrojen luz sobre el origen del alzhéimer.
En cualquier caso, lo que está claro, es que una enfermedad periodontal (lo que antes se llamaba piorrea) puede tener consecuencias graves, si no se trata debidamente.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



El próximo 31 de enero, Colgate presentará en sociedad el nuevo dentífrico Colgate Total, sin triclosán, y lo anunciará a todo el mundo, nada menos que en la Super Bowl del próximo 3 de febrero.

¿Por qué reformular un producto de gran consumo que bate récords de ventas desde hace décadas?

Por el triclosán. Este desinfectante, ampliamente utilizado, ha sido sospechoso de causar efectos adversos en el organismo humano y en el medio ambiente. La multinacional, tras eliminarlo hace años de jabones y geles, finalmente ha cedido a las presiones de grupos de consumidores de Estados Unidos y, según el fabricante, después de 10 años de desarrollo, lo ha retirado del popular dentífrico, al menos del que venden en el mercado estadounidense. En Europa, de momento no lo retira.

¿Qué es el triclosán?

Como hemos dicho, es un desinfectante bactericida y fungicida, presente en infinidad de productos de higiene –como desinfectante– y cosmética –como conservante–: desde un jabón de manos quirúrgico, hasta un colutorio. Actúa sobre la membrana citoplasmática de las bacterias, lo cual, como veremos más adelante, puede ser un arma de doble filo.

¿Es perjudicial el triclosán?

No está del todo claro. Su eficacia como bactericida, hace que también elimine bacterias necesarias que, precisamente protegen nuestro organismo de otras infecciones:

  • Nuestra flora intestinal podría verse mermada, si el acceso es por vía oral –dentífrico, colutorio–, o la flora dérmica también afectada, si es por vía cutánea –jabón, crema, champú–.
  • Podría alterar el sistema hormonal. Algunos estudios han llegado a esta conclusión, aún por probar en humanos.
  • Podría provocar resistencia a antibióticos. El mismo efecto que tiene el uso indiscriminado de antibióticos, sea por automedicación o por su presencia en la industria alimentaria.
  • Se ha relacionado esta sustancia con determinados cánceres en ratas, pero sin resultados concluyentes.
  • Podría causar daños en el medio ambiente. Esta sustancia, presente en aguas residuales, puede terminar afectando al medio acuático, con las consecuencias descritas en los puntos anteriores.

¿Está muy extendido el triclosán? ¿Por qué?

Lo está. Tanto es así, que la sustancia está presente en sangre, orina (75% de los estadounidenses) y leche materna.
Una de las razones, es que el triclosán es eficaz, y no hay tantos conservantes-desinfectantes disponibles para sustituir unos por otros. Reducir el número de conservantes a unos pocos, fomenta la resistencia bacteriana a antibióticos.
Está demostrado que es eficaz contra la placa bacteriana y gingivitis.

¿Es seguro?

La legislación europea, limita el uso de triclosán en productos de higiene bucal a un 0,3% en el caso de detífricos, y un 0,2% en los colutorios. Sin embargo, estudios demuestran que esta proporción se puede multiplicar cuando el cepillo no se ha aclarado suficientemente, y se van acumulando restos de dentífrico con altas proporciones de este bactericida.
Este compuesto se utiliza desde hace décadas en productos de gran consumo, pero la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), periódicamente somete a revisión compuestos que fueron aprobados con estudios que podrían considerarse hoy día obsoletos. Así, que productos tan comunes como los edulcorantes aspartamo o derivados de stevia, glutamato monosódico, parabenostriclosán, etcétera, están siendo revisados.
La retirada del compuesto en EE.UU. por parte de Colgate, y diversas informaciones en redes sociales –vídeos de WhatsApp incluidos– añaden alarma y confusión sobre los efectos en nuestra salud, del que se dice incluso que es cancerígeno, sin estudios concluyentes sobre la población, que lo demuestren.

¿Debo emplear productos con triclosán?

La respuesta sería la misma que para la pregunta: ¿debo tomar tal antibiótico? Sí, siempre que esté indicado por un médico ante una determinada patología, y la duración del tratamiento sea la estrictamente necesaria.
En España no hay tantos productos de higiene bucal con triclosán –los llamados de “Acción Total”–, y siempre se encuentra en proporciones seguras.
En cualquier caso, lo que recomendamos es que utilice los productos con triclosán, cuando su odontólogo se lo indique expresamente, y durante un período de tratamiento concreto.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Salones de estética, spas, gimnasios… las sesiones de blanqueamiento dental se ofrecen en lugares de lo más variopinto. No sabemos si el personal encargado del tratamiento será el mismo que atiende la peluquería: puede haber quien considere que dar mechas también es blanquear.

Manejo de una sustancia que en manos no cualificadas puede ser peligrosa

El principal agente blanqueador que se emplea, es el peróxido de hidrógeno, que no es ni más ni menos que agua oxigenada, pero por encima de una concentración del 1% puede resultar muy peligrosa para tu boca, aplicado por personal no cualificado. Por este motivo, la legislación europea es clara: solo un dentista puede aplicar concentraciones entre el 1 y el 6% de peróxido de hidrógeno a un paciente.

Lesiones por mala aplicación

Quemaduras en las encías, muerte del diente, sensibilidad dental… son algunos de los efectos adversos de una mala aplicación. Insistimos: solo un dentista está autorizado en la aplicación de blanqueadores, hasta un 6% de concentración de peróxido de hidrógeno.

Tráfico ilegal de sustancias

El verdadero peligro está en el lucrativo tráfico ilegal de medicamentos en internet, que deriva en que muchas ocasiones caigan en manos no profesionales. Se comercia con productos ilegales con una concentración del 35% de peróxido de hidrógeno, muy por encima de la permitida por la legislación europea, Como se puede leer en este reportaje de BBC News.

Ante esta situación, ¿qué hago si me quiero blanquear los dientes?

Lo primero, informarte. Visita al dentista y escucha su consejo: cada individuo requerirá una duración del tratamiento y aplicación distinta. Duda de tratamientos milagro y filtra lo que se cuenta en las redes sociales.

El blanqueamiento dental profesional será caro…

En Deltadent, la primera consulta es gratis, y puedes financiar el tratamiento en 36 meses sin intereses. Lo realmente caro, es ponernos en manos de quienes nos tratan como clientes, y no como pacientes, y que además aplican tratamientos sin contar con formación específica para ello, o gastar dinero en productos milagrosos inefectivos.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Con el frío, todos y cada uno de nosotros hemos sentido esa extraña reacción involuntaria de castañear los dientes, como si fuéramos al ritmo de la brisa heladora, pero ¿sabes por qué castañeamos los dientes?¿Qué ventaja nos produce?
A unos 8ºC de temperatura exterior, nuestra piel actúan para evitar la pérdida de calor corporal erizando el vello corporal. Esto ya no sirve de gran cosa porque tenemos menos pelo que nuestros antepasados. Los vasos sanguíneos de la peil también se contraen, a fin de que fluya menos sangre caliente por las capas externas de la piel, especialmente manos y pies, y así se ahorra calor.
El cuerpo tiene ese tipo de respuestas antes los estímulos externos con el objetivo de evitar daños en los órganos internos. El castañear de dientes tiene el origen en unos sensores distribuidos por la piel que se encargan de captar la temperatura ambiente y la transmiten al hipotálamo (cerebro), produciendo una conexión entre el sistema nervioso y hormonal para controlar nuestra temperatura corporal.
Las rápidas contracciones que se producen en los músculos de la mandíbula mejoran la circulación de la sangre y consiguen calentar el cuerpo. Cuanto más tiritamos, más calor vuelve a alcanzar el organismo, ya que el cuerpo intenta producir calor de forma activa, aumentado la frecuencia cardíaca. Los músculos corporales se tensionan para apoyar esta causa.
Además del frío, la fiebre o una situación de estrés y miedo también pueden generar un castañeteo o tiritona en la que los dientes chocan entre sí alrededor de 240 a 260 veces por minuto. Cuando el apretón de dientes sucede de manera sistemática y por las noches mientras dormimos (bruxismo), conviene usar una férula de descarga que proteja nuestra dentadura del desgaste y evite que se dañe el esmalte. Asimismo, nos librará de dolores en mandíbula y cervicales.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.