Llagas bucales , ulceras archivos | Página 2 de 5 | Clínica dental Madrid Deltadent Chamartin

Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







XEROSTOMÍA: boca seca
La xerostomía es la sensación subjetiva de sequedad bucal debido a la disminución de saliva, provocada por una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales.
La presencia de saliva en la cavidad oral es muy importante porque gracias a ella se mantienen humectados los tejidos orales, facilitando el habla, las masticación, la deglución, etc. La saliva también permite la función de limpieza de la boca, así como la regulación de la acumulación de bacterias. Un nivel de saliva adecuado puede evitar un desequilibrio de microorganismos en el ambiente oral que puede dar paso a la aparición de caries, enfermedades en las encías, halitosis o mal aliento, entre otras.
La xerostomía se manifiesta en uno de cada cinco adultos, lo que equivale al 20% de la población de entre 18 y 30 años, y a un 40% en los mayores de 50 años. Cabe destacar que afecta el doble a mujeres que a hombres. Según datos estadísticos, la xerostomía cada vez va tomando un mayor protagonismo en la sociedad. Es una condición que altera la salud general y la calidad de vida.
ORIGEN Y TIPOS
La xerostomía, aunque produce grandes molestias en la cavidad oral de las personas que la padecen, no es una enfermedad sino una situación clínica, a la que se llega por múltiples causas.
Para entender esta compleja situación, vamos a considerar, según el nivel de actividad glandular, dos tipos de xerostomía:

  • La xerostomía reversible se caracteriza por registrar actividad glandular residual, donde la secreción salival puede ser estimulada o regulada. Este tipo de efecto xerostomizante es producido por medicamentos, quimioterapéuticos, hábito tabáquico, etc.
  • En la xerostomía irreversible, existe daño irreparable a nivel glandular que impide su funcionamiento. Este cuadro clínico se puede encontrar en pacientes con diagnóstico de síndrome de Sjögren o pacientes con cáncer de cabeza y cuello que reciben como tratamiento grandes dosis de radiación.

CAUSAS
Las causas de la xerostomía son diversas, las más frecuentes son las siguientes:

  • Normalmente al hablar en público aumenta la necesidad de la salivación para ayudar a vocalizar mejor las palabras, y al prolongarse en el tiempo puede provocar la falta de saliva y la necesidad de ingerir líquidos.
  • El estrés, la ansiedad y la depresión afectan al sistema nervioso central y, por ello, se ven afectados órganos y glándulas de todo el cuerpo, incluidas las salivales.
  • También la diabetes y otras enfermedades sistémicas afectan a todo el organismo, alterando el funcionamiento glandular.
  • La terapia con determinados fármacos como los antihistamínicos, antihipertensivos, diuréticos; y fármacos oncológicos, tienen como efectos colaterales la disminución de la saliva e incluso la atrofia de las glándulas mucosas.
  • Por otra parte, la ausencia de dientes provoca una disminución de estímulos en la boca y, a consecuencia de ello, existe una menor producción de saliva.
  • Además una dieta desequilibrada con exceso de hidratos de carbono y déficit de frutas y verduras puede provocar alteración de la producción de saliva.
  • También el consumo de tabaco y alcohol puede disminuir esta secreción salival, ya que inhibe la transmisión de impulsos nerviosos.

CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS
La falta de humectación de la cavidad oral puede provocar diversas manifestaciones clínicas que hacen que disminuya la calidad de vida del paciente que padece xerostomía.
Las dificultades más frecuentes se presentan durante: la masticación, la deglución, la fonación, y las alteraciones del gusto (disgeusia), boca pastosa al despertar, ardor de boca.
La disminución de la saliva hace los tejidos blandos más susceptibles a la sequedad, enrojecimiento, irritación, presencia de grietas, facilitando el ataque de los microorganismos oportunistas. Esto a su vez favorece la inflamación de las mucosas (mucositis), inflamación de las encías (gingivitis), presencia de ulceraciones dolorosas e infecciones locales causadas por hongos como la candidiasis, fisuras en labios, halitosis. Con frecuencia está relacionada con faringitis, laringitis, dispepsia o estreñimiento.
Los principales efectos de la disminución del flujo salival sobre el tejido dentario son el aumento de lesiones cariosas y la sensibilidad dental.
En pacientes con xerostomía portadores de prótesis dentales, el roce ocasiona erosiones sobre la mucosa bucal.
DIAGNÓSTICO
Existen múltiples pruebas, pero las más conocidas para examinar el flujo salival son la sialometría (mide la cantidad de saliva); la biopsia de glándulas salivales (observa la presencia de inflamación y destrucción del tejido glandular); el ultrasonido, la resonancia magnética y la tomografía computarizada. Estas pruebas resultan útiles para el diagnóstico de patologías de las glándulas salivares. Todo ello sin pasar por alto, la historia clínica y exámenes clínico intra y extraoral.
TRATAMIENTO
Entre las medidas generales que deben tenerse en cuenta, figuran el control de las enfermedades sistémicas, entre las más importantes estarán el síndrome de Sjögren y los efectos secundarios producidos por la radioterapia en el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello.
En estos pacientes con boca seca es fundamental cambiar, suprimir o reducir los fármacos xerostomizantes que esté tomando. Es importante considerar los factores psicológicos que cada vez son más frecuentes en la aparición de la xerostomía, en especial la ansiedad crónica y el estrés excesivo.
A la hora de planificar el tratamiento, primero habrá que identificar si el proceso que genera la boca seca es de carácter reversible o irreversible. De esa forma conoceremos si se puede corregir el factor alterado y si queda actividad glandular residual que pueda ser recuperada.
Es importante conocer si la actividad glandular aún puede ser estimulada de forma mecánica, química o gustativa. Las sustancias que promueven la secreción de saliva se llaman sialogogos. En función de su nivel de acción se pueden dividir en sistémicos (sustancias farmacológicas) y agentes tópicos (estimulantes gustatorios). Por otro lado, se encuentran los agentes humectantes o sustitutos salivales, que mediante el uso de formulaciones con Betaína, Xylitol, Alantoína, Aloe vera y Fluoruro sódico como parte de la higiene bucal diaria, ayudan a humectar la mucosa bucal.
El Xylitol presenta efectos beneficiosos a nivel oral: un efecto bacteriostático y humectante, a la vez que potencia el efecto anticaries y remineralizante del Fluoruro sódico. La Betaína, la Alantoína y el Aloe vera por sus acciones antiirritantes, regeneradoras y cicatrizantes de los tejidos, previenen las fisuras de la lengua, labios y paladar, mejorando la sintomatología de los pacientes con xerostomía.
Existen formulaciones que incluyen el Ácido málico como un agente estimulante de la secreción salival sin efecto erosivo sobre el esmalte dental.
La higiene oral es fundamental en el caso de padecer boca seca, se deben reforzar las técnicas de higiene bucal, mediante el uso de un cepillo dental con filamentos suaves, pastas dentales y colutorios específicos, geles humectantes, para ayudar a mantener la mucosa lubricada.
Además, se recomienda realizar revisiones periódicas. Ven a hacerte tu revisión anual completamente gratis en nuestra clínica Deltadent.
FUENTE: http://www.dentaid.es/es/xerostomia
 
pie-de-entradas



PROBLEMAS DE ENCÍAS: gingivitis y periodontitis
La alteración del equilibrio de las bacterias que habitan en la boca y la acumulación del biofilm oral (placa bacteriana) pueden producir la inflamación y el sangrado de las encías, dando lugar a enfermedades de las encías que se desarrollan tanto sobre dientes(gingivitis y periodontitis) o sobre implantes dentales (mucositis periimplantaria y periimplantitis).
La gingivitis es una reacción inflamatoria de la encía, es de carácter reversible. Es fácilmente visible a la inspección y se produce en respuesta al acumulo de biofilm oral. Es la forma más frecuente de las enfermedades del periodonto (tejido de soporte del diente), se presenta en todas las edades de los sujetos dentados. Si la gingivitis no es tratada, podría evolucionar y progresar hasta convertirse en periodontitis.
Hoy en día sabemos que si bien todas las periodontitis se inician con una gingivitis, no todas las gingivitis progresan a una periodontitis, la periodontitis no afecta por igual a todos los dientes, tiene predilección por ciertos sujetos y localizaciones. Clínicamente laperiodontitis se caracteriza por la presencia de alteraciones de color, textura, forma de la encía y también por sangrado, retracción de las encías con exposición de raíz dental. En estadíos más avanzados de la enfermedad puede aparecer movilidad dentaria, supuración. pudiendo llegar a producirse la pérdida de la pieza dental.
Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, la gingivitis y la periodontitis son dos de las enfermedades más comunes, con una prevalencia del 59,8% y del 25,4% respectivamente, en adultos de entre 35 y 44 años y del 51,6% y 38% en pacientes de entre 65 y 74 años. Más de la mitad de la población española mayor de 35 años ha sufrido alguna vez gingivitis y una de cada tres periodontitis.
De igual modo que sucede en dientes naturales, en dientes que han sido sustituidos con implantes dentales también la mucosa de alrededor del implante se puede ver afectada por el biofilm oral. De hecho estos tejidos, llamados tejidos periimplantarios, presentan menor capacidad de respuesta frente a la agresión del biofilm oral en comparación con los tejidos periodontales.
La mucositis periimplantaria es la inflamación de la mucosa y los tejidos blandos que rodean a un implante sin signos de pérdida del hueso de soporte.
La periimplantitis se produce tras la progresión de la mucositis periimplantaria, en la que ya no sólo únicamente se ve afectada la mucosa periimplantaria sino también existe una afectación más interna, produciéndose una pérdida de hueso de soporte.
ORIGEN: Las enfermedades de las encías se producen por la acumulación de biofilm oral, que es el principal agente etiológico de estas enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) y periimplantarias (mucositis periimplantaria y periimplantitis).
CAUSAS: Existen diversos factores que pueden favorecer la aparición de gingivitis inducida por la presencia de biofilm oral:

  • Factores locales, o sólo a la presencia de biofilm oral: generalmente asocia a una higiene oral insuficiente, malposiciones dentarias, trauma oclusal, obturaciones desbordantes, ortodoncia fija y removible y prótesis removible y fija (puentes y coronas), pudiendo estas dos últimas irritar las encías e incrementar el riesgo de gingivitis.
  • Factores sistémicos: algunas gingivitis están relacionadas con el sistema endocrino. Entre ellas se encuentran las asociadas al embarazo, pubertad, ciclo menstrual y diabetes no controlada, entre otras.
  • Fármacos: como consecuencia del consumo de determinados medicamentos.
  • Malnutrición: en ocasiones la gingivitis puede asociar a déficits nutricionales.

Si el cuadro de la gingivitis progresa puede ser que evolucione a periodontitis. En este caso, la inflamación de la encía se extiende a zonas más profundas del diente (ligamento periodontal, tejido conectivo y hueso alveolar).
Las situaciones que colocan al paciente en riesgo de padecer periodontitis:

  • Tabaquismo
  • Estrés emocional o físico
  • Cambios hormonales: pubertad, embarazo, menopausia.
  • Fármacos: como los anticonceptivos y los corticosteroides
  • Infecciones agudas y enfermedades crónicas como la diabetes.

Estos mismos causas también son factores de riesgo que predisponen a padecer enfermedades periimplantarias (mucositis periimplantaria y periimplantitis).
DIAGNÓSTICO: El diagnóstico de las enfermedades en las encías se hace a partir de la observación y es fácil que uno mismo pueda detectar las problemáticas.
En el caso de la gingivitis, generalmente se observa enrojecimiento, inflamación y sangrado de la encía. Al mismo nivel se encuentra la mucositis periimplantaria en la que se observa una inflamación, enrojecimiento, sangrado de la mucosa que rodea al implante. Si se produce sangrado, es necesario visitar al odontólogo para descartar posibles complicaciones y para que recomiende el tratamiento más apropiado.
La periodontitis se caracteriza por presentar enrojecimiento, inflamación, sangrado, recesiones de la encía, movilidad dentaria y pérdida de hueso alveolar que da soporte a los dientes. De igual modo la periimplantitis se caracteriza por una inflamación, sangrado, recisiones de la encía, pérdida de hueso alveolar que soporta al implante en función.
TRATAMIENTO: La prevención y el tratamiento de estas patologías periodontales y periimplantarias se deben centrar en la aplicación de medidas antiinfecciosas.
El objetivo es conseguir la desestructuración mecánica del biofilm oral (placa bacteriana) y la reducción de bacterias que causan patologías a niveles compatibles con la salud. Para ello, es necesario realizar tratamientos combinados que incluyan un tratamiento mecánico y químico. El tratamiento mecánico, a base de cepillos, ayuda a desestructurar el biofilm oral; sin embargo, presenta ciertas limitaciones. Por ello, el uso de antisépticos, como la Clorhexidina y el Cloruro de Cetilpiridinio, son de máxima utilidad como coadyuvante químico al tratamiento mecánico de control del biofilm oral.
Los antisépticos como la Clorhexidina, antiséptico de elección  y otros como el Cloruro de Cetilpiridinio, son agentes con efecto antigingivitis y antiplaca. No todos los colutorios con Clorhexidina presentan la misma efectividad, ya que depende de la formulación completa en la que se encuentren. La Clorhexidina al 0,12%, en combinación con el Cloruro de Cetilpiridinio al 0,05% sin alcohol, está indicada en situaciones específicas como la periodontitis  y periimplantitis. Numerosas publicaciones la avalan como la formulación antiséptica más eficaz .
La Clorhexidina a bajas concentraciones 0,05% en combinación con el Cloruro de Cetilpiridinio al 0,05% se puede recomendar de forma diaria a fin de controlar la recidiva de la enfermedad periodontal, sobre todo en pacientes no cumplidores, así como en situaciones de menor complejidad .
El uso de Cloruro de Cetilpiridinio al 0,05% es útil en la prevención de la aparición y evolución de la gingivitis y la mucositis periimplantaria.
Si se observan cambios en las encías, es importante visitar cuanto antes a un dentista. Su exploración y tratamiento será clave para poder recuperar la salud de las encías y prevenir la evolución de estas patologías.

En Deltadent nos preocupamos por tu salud bucodental, por eso estaremos encantados de que vengas a nuestra clínica para que podamos realizarte una revisión gratuita. Porque queremos que luzcas tu sonrisa más sana y estética.

FUENTE: http://www.dentaid.es/es/problemas-de-encias
 
pie-de-entradas



DIENTES DE LECHE, dentición
La dentición (la salida de los dientes de leche en las encías del bebé) puede ser un periodo frustrante, tanto para el bebé como para sus padres. Pero saber qué es lo puede esperar durante la dentición y cómo convertir este proceso en algo un poco menos doloroso puede ser de gran ayuda.

El proceso de la dentición

Aunque la dentición puede empezar a los 3 meses de edad, lo más probable es que vea que el primer diente de su hijo empieza a despuntar en el borde de sus encías cuando tenga entre 4 y 7 meses.
Los primeros dientes en aparecer suelen ser los incisivos inferiores (los dos dientes ubicados en la parte inferior y central de la boca). Al cabo de entre 4 y 8 semanas, les suelen seguir los cuatro dientes incisivos superiores (centrales y laterales). Aproximadamente un mes después, aparecerán los incisivos inferiores laterales (los dos dientes ubicados a ambos lados de los incisivos inferiores centrales).
Los dientes que salen a continuación son los molares de leche (o muelas, ubicadas en la parte posterior de la boca y que utilizamos para triturar los alimentos), y, por último, salen los caninos superiores (los dientes puntiagudos de la mandíbula superior). La mayoría de los niños tienen sus 20 dientes de leche aproximadamente cuando cumplen tres años. (Si a su hijo le salen mucho más despacio, hable con su pediatra).

denticion-dientes-leche
denticion-dientes-leche

En contadas ocasiones, algunos bebés nacen con uno o dos dientes o les sale el primer diente durante las primeras semanas de vida. Salvo en aquellos casos en que estos dientes interfieran en la alimentación o estén demasiado sueltos y supongan un riesgo de atragantamiento y asfixia, estas situaciones no suelen ser motivo de preocupación.
Cuando a los bebés les empiezan a salir los dientes de leche, es posible que babeen más y que tiendan a morder más objetos. Hay bebés en quienes la dentición no es un proceso doloroso. Otros pueden experimentar breves períodos de irritabilidad y algunos pueden mostrar inquietud de varias semanas de duración, con episodios de llanto y alteraciones en los patrones de sueño y de alimentación. La dentición puede ser un proceso molesto e incluso doloroso pero, si su bebé está muy irritable, debería hablar con su pediatra.
Es posible que las encías se vuelvan sensibles, doloridas y que se hinchen durante la dentición, incluso hacer que la temperatura del bebé aumente ligeramente. Aunque lo normal es que la salida de los dientes no debería causar fiebre alta ni diarrea.

Facilitar el proceso de dentición

He aquí algunos consejos que debería tener en cuenta cuando a su bebé le estén saliendo los dientes:

  • Limpie a menudo la cara de su bebé con un pañito suave para quitarle el exceso de babas, a fin de evitar que se le irrite la piel y que se le desarrollen erupciones.
  • Frote las encías del bebé con un dedo limpio.
  • Dé a su bebé algo que pueda morder. Asegúrese de que es lo bastante grande para que no se lo pueda tragar ni atragantarse con él (por el riesgo de asfixia) y de que no se puede romper en fragmentos de tamaño reducido. Un paño húmedo que haya estado previamente en el congelador durante 30 minutos puede ser muy útil. Asegúrese de sacarlo del congelador antes de que se ponga duro como una piedra y de lavarlo después de que lo utilice el bebé. Los aros de goma para la dentición también van bien, pero evite los que contengan líquido en su interior, porque se podrían romper y perder líquido. Si utiliza este tipo de aros, enfríelos siempre en la nevera, nunca en el congelador. No hierva ni esterilice los aros para la dentición; los cambios extremos en la temperatura podrían dañar el plástico y provocar pérdidas de sustancias químicas.
  • Nunca ate ni cuelgue del cuello del bebé (ni a otra parte de su cuerpo) un aro para la dentición, ya que podría engancharse en algún objeto y estrangular al bebé.
  • Si su bebé parece irritable, pregunte a su pediatra si le podría dar una dosis de paracetamol o de ibuprofeno (si su hijo supera los 6 meses de edad) para aliviarle las molestias. No ponga nunca una aspirina sobre los dientes del bebé ni le frote las encías con alcohol.
  • Las galletas para la dentición y los alimentos helados o fríos solo son adecuados para niños que ya se alimenten con sólidos. No los utilice si su hijo no ha pasado todavía a este tipo de alimentación. Y asegúrese de observar atentamente a su bebé para que no se desprendan fragmentos de tamaño reducido que podrían suponer un riesgo de atragantamiento o asfixia.
  • Evite los geles de dentición y las pastillas para la dentición porque podrían ser inseguros para un bebé.

La higiene dental del bebé

El cuidado y la limpieza de los dientes de su bebé son muy importantes para su salud dental a largo plazo. A pesar de que los dientes de leche se acabarán cayendo, las caries dentales pueden acelerar este proceso y dejar huecos en la dentadura antes de que los dientes permanentes estén preparados para salir.
Es posible que los dientes de leche que aún no se hayan caído se junten para intentar rellenar esos huecos, y consecuentemente, que los dientes permanentes salgan torcidos o en lugares donde no les corresponde.
El cuidado diario de la dentadura del bebé debe empezar antes de la salida de su primer diente de leche. Limpie las encías de su bebé cada día con una gasa o pañito limpio y húmedo, o bien cepílleselas suavemente con un cepillo de cerdas suaves para lactantes, solo con agua (¡sin dentífrico!).

lavar-dientes-leche
lavar-dientes-leche

En cuanto aparezcan los primeros dientes, cepílleselos con agua y pasta de dientes con flúor, utilizando una cantidad muy reducida de pasta.
Es adecuado utilizar un poco más de dentífrico en cuanto el niño ya sea lo bastante mayor como para escupirlo al lavarse los dientes, lo que suele ocurrir alrededor de los 3 años. Escoja un dentífrico con flúor y utilice solamente una pequeña cantidad (del tamaño aproximado de un guisante). No deje que su hijo se trague la pasta de dientes ni que se la coma directamente del tubo porque una sobredosis de flúor puede ser peligrosa para un niño pequeño.
Cuando ya le hayan salido todos los dientes a su bebé, intente cepillárseos por lo menos dos veces al día, sobre todo después de las comidas.
También es importante que su hijo se acostumbre a utilizar el hilo dental pronto. Un buen momento para empezar a utilizar el hilo dental es cuando dos dientes se empiezan a tocar entre sí.
Ven a Deltadent si tienes dudas sobre cómo utilizar el hilo dental con unos dientes tan pequeños. Si su hijo se acerca a los tres años, puede conseguir que se interese en la rutina de cepillarse los dientes y de utilizar hilo dental dejando que le observe y le imite mientras usted se limpia los dientes.
Otro consejo importante para prevenir las caries dentales es no dejar que los bebés se queden dormidos con el biberón. La leche (o el jugo) se podría derramar por la boca y provocar caries y placa dental.
Es recomendable que los niños vayan al dentista cuando tengan en torno a un año de edad o cuando haga unos 6 meses que les salió el primer diente de leche para detectar cualquier posible problema y aconsejar a los padres sobre el cuidado preventivo de la dentadura del pequeño.
FUENTES:
http://kidshealth.org/es/parents/teething-esp.html#
 
 
pie-de-entradas



URGENCIAS DENTALES ¿CUÁNDO ACUDIR?
¿Cuándo tengo una emergencia dental? ¿Debo ir al hospital o al dentista?
La consulta dental de urgencia es el procedimiento por el que se atiende a un paciente que acude a consulta con un proceso agudo, generalmente doloroso, y cuyo tratamiento no puede demorarse.
En ocasiones cuando tenemos una urgencia relacionada con la salud bucal nos surge la duda de a qué especialista debemos acudir de urgencia. Las emergencias dentales pueden ocurrir en cualquier momento y, como sucede con el resto de emergencias, pueden requerir distintos niveles de cuidado.
El lugar a dónde debes dirigirte cuando tienes una emergencia dental va a depender del tipo de emergencia que tengas. Te mostramos dos listas que podrán ayudarte a tomar la decisión el día que lo necesites:
Acude al hospital cuando…

  • Existan fracturas de mandíbula
  • Dislocaciones de mandíbula
  • Heridas graves de los tejidos blandos de la cara y la boca
  • Absceso o infección que está muy inflamado y afecta a la respiración o al tragar (especialmente si sufres inmunodepresión)

Las emergencias dentales o traumatismos que implican la cara y la boca que requieren atención médica inmediata.
Acude al dentista cuando…
Hay otro tipo de emergencias dentales que no son tan graves ni ponen en riesgo la vida pero también requieren atención inmediata:

La consulta de urgencia más común en odontología es por dolor dentario, asociado a caries o a enfermedad periodontal. En general, se trata de un dolor agudo e intenso, que no se calma con los analgésicos menores o lo hace poco.
Este tipo de emergencias no requieren una visita hospitalaria. En estas situaciones debes llamar al dentista. Los hospitales no están equipados correctamente para dar el tratamiento necesario a este tipo de emergencias, como la restauración de un diente.
Las urgencias dentales son muy comunes y es importante saber afrontarlas y conocer qué debes hacer ante un caso de emergencia de antemano. El tratamiento de urgencia requiere de un tratamiento definitivo para que el proceso no vuelva a repetirse.
Si quieres más información acerca de cómo actuar en las distintas emergencias dentales puedes encontrar más información en los artículos de nuestro blog, como por ejemplo, cómo actuar ante un diente roto.

clinica-deltadent
clinica-deltadent

Ten siempre a mano el teléfono de tu clínica Deltadent. Llámanos antes que nada y pídenos consejo sobre cómo debes actuar hasta que acudas a la clínica.
FUENTES:
http://www.tuotromedico.com/odontologia/consulta_de_urgencia.htm
pie-de-entradas



Cómo cuidar los dientes durante el verano
Hoy empieza el verano oficialmente. Para muchos significa irse de vacaciones, practicar más actividades al aire libre… y todos queremos estar a punto, pero no solo nos referimos a un cuerpo de playa sino a nuestra salud en general y bucodental en particular. Porque con el calor, los cambios de rutina y la relajación que nos dan los días descanso, a veces descuidamos nuestros hábitos de higiene bucodental.
Queremos dar algunos consejos sobre cómo cuidar los dientes durante el verano para disfrutar con la sonrisa más sana:
NUESTROS DIENTES Y LOS DEPORTES DE VERANO.
Actividades acuáticas:

  • Natación: los nadadores habituales suelen desarrollar lo que se llama el “sarro del nadador”, una serie de manchas oscuras o amarillentas en los dientes frontales que se producen por el contacto habitual con el cloro de la piscina. Este sarro suele eliminarse fácilmente con una limpieza dental profunda. Para evitarlo, lo mejor es tener especial cuidado en el tiempo que pasamos en la piscina.
cuidar-dientes-natación
cuidar-dientes-natación
  • Buceo: el síndrome del buceador (barodontalgía) se produce por el cambio de presión y por la manera en que se utilizan los reguladores de aire. Puede causar dolores en la mandíbula, problemas en el tejido de las encías u odontalgia (dolor en el centro del diente). Esta afección siempre se agrava según el estado de la salud dental del buceador, si tiene empastes, enfermedades de las encías, abscesos periodontales.

cuidar-dientes-buceo
cuidar-dientes-buceo

Deportes de contacto:
En el fútbol, baloncesto o voleibol no es obligatorio el uso de protectores bucales y faciales, lo que aumenta la probabilidad de que se produzcan lesiones en la zona de la boca y el rostro. Ciclismo, escalada, running al aire libre/en la naturaleza…
cuidar-dientes-voley
cuidar-dientes-voley

Usar protector bucal puede evitar que se dañen los correctores dentales u otros trabajos de ortodoncia, así como prevenir cortes en la boca, lesiones en la mandíbula y daños en los dientes.
Existen varios tipos de protectores bucales siendo el más efectivo es aquel que está hecho a tu medida por un dentista. Llevar una protección facial o bucal evita hasta un 60% de estas lesiones.
NUESTROS DIENTES Y EL CAMBIOS EN LOS HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN.
En verano, ya sea por vacaciones, reducciones de jornada, los niños sin clase … puede que los hábitos de alimentación varíen, bien porque nos relajamos o porque tenemos más eventos sociales.
Es importante tomar conciencia de lo que supone comer con más asiduidad y tener menos disciplina en el cepillado dental. Siempre y cuando sea posible es importante que introducir alimentos que nos ayuden de forma natural a cuidar nuestra dentadura y si esto no es posible, es aconsejable masticar chicle sin azúcar para ayudar a eliminar restos que puedan causar placa.
Evitar en la medida de lo posible:

  • Evitar la ingesta de refrescos azucarados, granizados, helados y bebidas alcohólicas por ser responsables de la aparición de caries y erosionar los dientes, dañar el esmalte y producir sensibilidad dental, pudiendo incluso multiplicar el riesgo de cáncer. Lo mejor es beberlas con pajita (para reducir el contacto con los dientes).
  • Rehuir de los cambios bruscos de temperatura en los alimentos.

Incluir en la lista de la compra: alimentos refrescantes, ligeros y con mayor contenido en agua. Aunque lo normal es tener productos variados, hay una serie de alimentos para cuidar la salud bucodental que no deben faltar en tu frigorífico:
 

  • Frutas como el melón y la sandía: un 90% de la composición del melón y la sandía es agua. A su vez, estas frutas destacan por su riqueza en vitaminas de los complejos A y C y minerales como el potasio. El melón también contiene ácido fólico, por lo que reduce el riesgo de formación de úlceras en la boca.

salud-dientes-melón
salud-dientes-melón

salud-dientes-sandía
salud-dientes-sandía

  • Sardinas: por su alto contenido en flúor, los mariscos y pescados previenen la aparición de caries. Los que son fuente de omega 3 también permiten mantener bajo control la inflamación gingival.
  • Productos lácteos: aportan calcio.
  • Ensaladas: los tomates, por ejemplo, ayudan a prevenir distintos tipos de cáncer.

Y sobre todo no te olvides de beber agua con frecuencia: evitar la deshidratación y ayuda a mantener la densidad salivar que preserva nuestros dientes y encías de las enfermedades.

Si sabemos que vamos a realizar actividades acuáticas de cualquier tipo durante nuestras vacaciones, lo mejor es comentarlo con el dentista para que nos aconseje sobre las precauciones y cuidados que debemos tener. En Deltadent nos preocupamos por la salud de nuestros pacientes. Visítanos en nuestras clínica y ponte en manos de nuestros especialistas en odontología.

FUENTES:
http://www.clinicasnoudent.com/como-debo-cuidar-los-dientes-durante-el-verano/
http://cemvalderas.es/blog/protege-tus-dientes-este-verano-con-los-protectores-bucales/
http://muyenforma.com/alimentos-que-cuidan-la-salud-bucodental-en-verano.html
 
 
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzadas en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional. Nuestro equipo de dentistas en Concha Espina Chamartín, altamente cualificado, junto a las más avanzadas tecnologías, consigue ofrecer siempre los mejores resultados posibles, tanto a nivel estético como de salud bucodental.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2020. Todos los derechos reservados.