General archivos | Página 2 de 20 | Clínica dental Madrid Deltadent Chamartin

Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La caries puede invadir también otras zonas de la pieza o el espacio que hay entre ellas. Cuando la caries afecta a la raíz del diente (la parte hendida en el hueso y que sostiene la corona) los dentistas hablan de caries radicular.
Las personas con algún tipo de enfermedad periodontal (ya sea gingivitis o periodontitis, también vulgarmente denominada “piorrea”) tienen más riesgo de contraer este tipo de caries, ya que la destrucción del tejido periodontal expone las raíces de los dientes. Esto hace que las personas mayores, el grupo de edad más propenso a los problemas de encías, tengan un riesgo mayor de sufrir caries radicular.
descarga

Qué tratamiento recibe la caries radicular?

Las raíces dentales son especialmente vulnerables a las bacterias de la placa porque tienen menos esmalte que las coronas que sostienen. Esto hace que la infección pueda avanzar rápidamente y afectar a las capas internas y más sensibles del diente (dentina y pulpa).
Por ello, en muchos casos, la caries radicular requiere un tratamiento de endodoncia que insensibilice la pieza “matando el nervio” de sus raíces o, cuando el daño es demasiado grave, una extracción dental.
A diferencia del resto de tipos de caries, la caries radicular no requiere tratamientos que restauren la corona dental, como reconstrucciones o coronas protésicas, ya que con mucha frecuencia solo afecta a la raíz del diente.

Cómo prevenir la caries radicular

Cepillarse los dientes después de cada comida y el uso diario de la seda dental son fundamentales para prevenir la caries en cualquiera de sus formas. También pueden ser recomendables los enjuagues con flúor, especialmente las personas mayores, que, como ya hemos comentado, tienen mayor riesgo de desarrollar este problema.
En la salud oral, prevenir es casi literalmente curar, y siguiendo unos hábitos correctos de prevención e higiene es posible evitar casi cualquier tipo de problema o complicación. Mejora tus hábitos y disfruta de una boca sana durante toda tu vida.
Fuente: sanitas.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Si cada vez que ingieres bebidas frías o calientes o cuando comes algo dulce, sientes una punzada breve pero aguda, entonces padeces sensibilidad dental. También conocida como hipersensibilidad dentinaria o dental, se trata de un problema bastante común, de hecho, el 33 por ciento de la población lo sufre. Pero su solución es sencilla y está a tu alcance si le dedicas la atención que merece.
La hipersensibilidad es, por lo general, temporal y se reduce rápidamente. En aquellas ocasiones en que es muy severa y persistente se requerirá un tratamiento odontológico especializado. Ten en cuenta que este problema dental tiene una incidencia aún mayor entre las personas de entre 20 y 40 años y tiende a afectar más a las mujeres que a los hombres.

Causas de la sensibilidad dental

En primer lugar, y para entender por qué se produce la sensibilidad dental, hay que conocer la morfología de nuestros dientes. Cada pieza dental está compuesta por tres partes básicas. En la zona más profunda encontramos el nervio. Sobre él, protegiéndolo como si de un caparazón se tratase, se encuentra la dentina. Ésta, a su vez, está recubierta por el esmalte. Puesto que el esmalte no posee terminaciones nerviosas, la sensibilidad dental se producirá cuando la dentina quede expuesta.
Básicamente las causas de la sensibilidad son cuatro:

  • En primer lugar, la abrasión, o lo que es lo mismo, la pérdida del esmalte por el roce de un objeto. El motivo más común es una incorrecta técnica de cepillado. Un cepillado de dientes brusco o agresivo puede provocar una recesión o pérdida de las encías y que la zona cervical del diente –el cuello– quede al descubierto.
  • En segundo lugar se encontraría la atricción o el desgaste exagerado producido por el contacto diente con diente, ejemplo de ello puede ser el bruxismo –apretar los dientes de manera voluntaria o involuntaria–.
  • La erosión sería el tercero de los motivos causantes de la hipersensibilidad. Los agentes químicos causantes de la erosión de esmalte dental pueden encontrarse en dietas ricas en alimentos con una elevada acidez, en ciertos productos que se utilizan en los blanqueamientos o en los ácidos gástricos. En este sentido, es frecuente encontrar casos de sensibilidad dental puntual en enfermos de bulimia o en mujeres embarazadas que manifiestan vómitos recurrentes durante el período de gestación.
  • Por último, ciertos procesos odontológicos como la ortodoncia pueden ser la causa de la recesión gingival o de encías que, a su vez, desembocaría en la sensibilidad.

Existe la falsa creencia de que otros procedimientos, como la limpieza bucodental o el tratamiento periodontal también provocan la pérdida de encías y, por tanto, hipersensibilidad. En este punto es preciso aclarar que el causante de la sensibilidad es el sarro acumulado en el cuello de los dientes que, tras su eliminación por parte del odontólogo, puede dejar al descubierto la zona cervical.
 
 Fuente: webconsultas.com

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita

pie-de-entradas



Desde que nuestros dientes empiezan a asomar, nos inculcan una serie de rutinas para cuidar correctamente nuestra dentadura: cepillarnos los dientes tres veces al día, utilizar hilo dental, enjuagarse con flúor… Por el contrario se insiste poco en la importancia de desterrar aquellos hábitos cotidianos, algunos involuntarios, que pueden empeorar nuestra sonrisa. ¿Adivinarías cuáles son?

  1. Abrir envases con los dientes.
    Todos lo hemos hecho en alguna ocasión, sin ser conscientes de que es un hábito con el que podemos fracturarlos y desgastarlos. Lo mismo ocurre al cortar cintas adhesivas u objetos similares, ya que nuestros dientes se resienten.
  2. Morder objetos duros.
    Bolígrafo, uñas, hielo e incluso los habituales palillos. Existe una amplia lista de elementos cotidianos que a menudo mordemos de manera prácticamente inconsciente, aumentando el riesgo de sufrir pequeñas facturas y fomentando el desgaste dental, a la par que dolencias relacionadas como la sensibilidad dental, que debemos tratar con una pasta dentífrica especial.
  3. Abusar de los refrescos carbonatados.
    Este tipo de bebidas contienen una elevada concentración de azúcar y especialmente de ácidos (fosfórico, cítrico, tartárico y/o carbónico) que erosionan la capa protectora del diente. Por lo tanto, su consumo habitual (sobre todo a edades tempranas) puede desencadenar pérdida de esmalte, mayor exposición de la dentina y sensibilidad dental, además de una mayor propensión a padecer caries y otras infecciones.
  4. Tomar demasiado té/café.
    Sabemos que el tabaco daña los dientes pero, ¿qué sucede con el café y el té? Estas dos bebidas no sólo los amarillean sino que también pueden dañar el esmalte dental, por lo que es recomendable limitar su consumo antes de que pueda pasar factura a nuestra sonrisa.
  5. Cepillarse los dientes justo después de comer.
    Puede parecer una recomendación, pero es todo lo contrario. Al comer o beber algo ácido el pH de la boca disminuye y aumenta el nivel de acidez, por lo que si nos cepillamos inmediatamente después potenciaremos el efecto negativo del ácido sobre nuestros dientes, ya que lo frotaremos contra ellos y lo esparciremos por toda la cavidad. En cambio, si lo hacemos pasados 30 minutos daremos tiempo a que la saliva disminuya la acidez de los alimentos.
  6. Amortizar demasiado el cepillo.
    El periodo de vida de un cepillo de dientes termina a los tres meses. El motivo principal es que, con el tiempo, las cerdas acumulan una gran cantidad de bacterias y se desgastan, perdiendo efectividad a la hora de eliminar la placa, uno de las principales causantes de la sensibilidad dental.

 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Una mala higiene bucal puede traer consigo enfermedades bucales que han de cuidarse como es debido. La boca es una de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo y de las que más hay que prestar atención, debido a su contaste exposición con el exterior.
Los dientes, encías y boca en general, son propensos a sufrir enfermedades bucales producidas por microorganismos y bacterias que requieren un cuidado exhaustivo y especial que solo los profesionales saben tratar.
Según numerosos estudios de la OMS (Organización Mundial de la Salud), 9 de cada 10 personas en todo el mundo está en riesgo de sufrir algunas de las enfermedades bucales más comunes.
Pero estos datos no solo se centran en países subdesarrollados, sino que en países como España, Francia o Alemania, entre el 60% y el 90% de los niños sufren algún tipo  de infección bucal. Estos datos revelan que, normalmente, la sociedad no está informada sobre las enfermedades bucales y no llevan a cabo un cuidado bucal óptimo en su día a día.

7 Enfermedades bucales más comunes en el mundo

En otro post anterior hablamos de los tipos de infección bucal que existen. Sin embargo, hay otras enfermedades bucales que también afectan a un gran número de la población y que son importantes destacarlas:

  1. Cáncer de boca: Principalmente, es uno de los tipos de enfermedades bucales que generalmente, afectan más a hombres que a mujeres en el mundo y cuyo rango de edad está comprendida alrededor de los 40 años. Además, cabe destacar que cerca del 90% de las causas del cáncer bucal se debe al tabaco.

Algunos de los síntomas para detectar el cáncer bucal son:
-Llagas en los labios, encías o dentro de la cavidad bucal.
-Bulto en la mejilla que puedes notar con la lengua.
-Pérdida de sensación en alguna parte de la cavidad bucal.
-Manchas de color blanco o rojo en encías, lengua o dentro de la boca.
-Dolor en la boca o atoramiento de la garganta.
-Mandíbula hinchada.
-Cambio en la voz.
Normalmente, si el cáncer bucal es detectado a tiempo se puede curar. Dependiendo de la situación en la que se encuentren estas enfermedades bucales, hay  variantes de tratamiento: cirugía, radioterapia, quimioterapia, inmunoterapia o terapia dirigida.

  1. Noma: Es una de las enfermedades bucales más frecuentes en niños de países subdesarrollados provocada por una mala nutrición y salud en general. Consiste en la pérdida de tejido de forma rápida, súbita y progresiva. 
  2. Labio leporino y paladar hendido. Los labios se desarrollan en el feto durante las semanas 4 y 7 de gestación. El labio leporino se produce cuando el tejido que forma los rasgos faciales como el labio y la boca no terminan de cerrarse. Es decir, no se unen completamente antes del nacimiento. Además, puede que el bebé también padezca de paladar hendido, el cual consiste en el mismo proceso que el labio leporino, es decir, no ha acabado de formarse por completo. Algunas de las causas de estas enfermedades bucales son desconocidas pero las más comunes son por causa genética. Este tipo de enfermedad bucal tiene solución quirúrgica.
  3. Candidiasis: Consiste en hongos que se encuentran dentro de la cavidad bucal. Su forma son aterciopeladas y de color blanco. La causa de este tipo de enfermedad bucal es debido a las pocas defensas por un sistema inmunitario débil. Aunque hay otras circunstancias que pueden aumentar las probabilidades de sufrir candidiasis bucal: esteroides, VIH o SIDA o tener malos hábitos de salud.
  4. Leucoplasia: Es otra de las enfermedades bucales más comunes en la sociedad. La OMS lo califica como una lesión blanca de la mucosa oral. Podemos distinguir dos tipos de leucoplasia: homogéneas y no homogéneas. Las primeras suelen ser predominantemente blancas y planas, en cambio, las segundas presentan una forma irregular y pueden ser blancas o rojas.
  5. Sensibilidad dental: Miles de personas en el mundo padecen de sensibilidad en los dientes. Si alguna vez has tenido este tipo de enfermedad bucal que ataca a los dientes, principalmente, habrás notado los siguientes síntomas: dolor o incomodidad al tomar una serie de alimentos, sobre todo, fríos.
  6. Boca seca: El no tener suficiente saliva en la boca ocasione graves problemas de salud. En algún momento, sí es usual tener la boca seca o la sensación de poca saliva, pero si se tiene la mayor parte del tiempo, es tiempo de preocuparse por la salud bucal. También es una parte normal del envejecimiento o incluso de algún efecto secundario de un medicamento. Pero padecerla puede provocar: infecciones, el síndrome de Sjögren, VIH/SIDA o incluso diabetes.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



La caries es el enemigo número uno de la salud oral. Afecta al 33% de los niños menores de cinco años en España, porcentaje que asciende al 40% en los menores de 15 años, al 95% en los adultos a partir de 30 años y al 100% en los ancianos.

La caries en la infancia

Durante la infancia, los dentistas han informado de que la media global de un diente cariado por niño es de uno, si bien se eleva a 3,5 dientes con carios entre aquellos que presentan la enfermedad periodontal. Además, el 18% de los menores de cinco años necesita terapia dental compleja y solo dos de cada 10 dientes temporales (que erupcionan a los dos años y medio de edad y son la guía para los dientes permanentes) recibe tratamiento dental.
Ante esto, y para conseguir que los menores tengan una adecuada salud bucodental, el Consejo General de Dentistas ha aconsejado empezar a cepillar los dientes a los bebés a partir de los seis meses de vida, momento en el que suele aparecer el primer diente temporal; usar un cepillo pediátrico raspando las cerdas en pasta dentífrica fluorada; colocar pasta dentífrica del tamaño de un guisante a partir de los dos años; y cepillar los dientes hasta los 3 años, momento en el que se debe dejar a los menores limpiarse ellos mismos los dientes, siempre con supervisión de los padres.
Del mismo modo, es necesario que “cuanto antes” se inculquen a los niños hábitos de vida saludables; retirarles el chupete a partir del año; controlar posibles hábitos nocivos como, por ejemplo, la succión del pulgar; acudir de urgencia al dentista en caso de golpe o fractura dentaria; y llevarles al especialista cuando cumpla un año de vida para su primer control bucodental.
A partir de los 6 años suelen aparecer los primeros molares, completándose la dentadura a los 12 años. Es en esta etapa de la vida en la que hay que es más importante reforzar la higiene y cuidar la alimentación, ya que pueden empezar a aparecer problemas de malposición dentaria más o menos severa, así como otros trastornos bucodentales. De hecho, uno de cada dos menores de 15 años en España presenta gingivitis o sarro, uno de cada tres necesita ortodoncia, el 10 por ciento ya ha experimentado dolores dentales y el 33 por ciento no acude cada año al dentista.
En esta etapa, los dentistas han destacado la necesidad de cepillar los dientes dos veces al día con pasta dentífrica fluorada de adultos y durante un mínimo de dos minutos; escupir la pasta pero no enjuagarse con agua; utilizar cepillos interdentales una vez al día a partir de los 12 años; proteger los dientes con selladores y/o barniz de flúor en aquellos menores con mayor riesgo de caries; evitar bebidas carbonatadas, excesos de azúcar y comidas entre horas; no fumar ni beber alcohol; no ponerse piercing orales; y acudir una vez al año al dentista.
Una vez cumplidos los 30 años es cuando hay que prestar especial atención a las enfermedades periodontales y prevenir la aparición de cáncer oral. Y es que, tal y como han alertado los dentistas, uno de cada cuatro adultos presentan enfermedad periodontal moderada o severa; el 30% de los signos en la articulación temporo-mandibular; y cada adulto tiene en torno a los 8 dientes afectados por caries, de los cuales un tercio ya han sido extraídos.
En esta etapa, se recomienda cepillarse, al menos, dos veces al día con pasta dentífrica fluorada y durante dos minutos; no enjuagarse con agua; utilizar cepillos interdentales una vez al día; evitar bebidas carbohidratadas, los excesos de azúcar y las comidas entre horas; no fumar ni beber alcohol; acudir de inmediato al dentista en el caso en el que se detecte una lesión, bulto o úlcera en labios, paladar o lengua de más de dos semanas de duración; y visitar al dentista una vez al año.

Cuidados durante la vejez

Finalmente, el Consejo ha avisado de que cada persona mayor tiene 16 dientes afectados por caries, de los cuales 12 ya se han extraído; uno de cada cuatro presenta caries en la raíz de un diente; el 20% necesita, al menos, una extracción urgente; el 37% tiene enfermedad periodontal moderada o severa; uno de cada cuatro ha sufrido dolor dental en el último año; y sólo uno de cada cuatro ha visitado al dentista en el último año.
En estos casos, además de los recomendados durante la edad adulta, los dentistas han aconsejado extremar la higiene en el caso de que se tenga prótesis o implantes dentarios; acudir a las revisiones cuando se padece diabetes o se es portador de una válvula cardiaca; y preguntar al dentista cómo puede hacer para explorarse la boca para detectar una posible lesión.
La salud bucodental es un problema mayor aparentemente menor y es necesario vigilarla ya que está relacionada con la aparición de enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes, problemas respiratorios y partos prematuros.
Fuente: heraldo.es
 
Más información sobre las caries en el siguiente vídeo:

 
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzadas en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional. Nuestro equipo de dentistas en Concha Espina Chamartín, altamente cualificado, junto a las más avanzadas tecnologías, consigue ofrecer siempre los mejores resultados posibles, tanto a nivel estético como de salud bucodental.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR