Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Frecuentemente, no se le presta la debida atención a la dentadura provisional de los niños en edad temprana. Precisamente, esta circunstancia propicia que no se cuide la higiene ni los hábitos saludables, y aparezcan las primeras caries en bebés, con nefastas consecuencias para los dientes de leche, y los definitivos.

10 años de provisionalidad

Los niños comienzan a renovar sus piezas dentales a los 5 años aproximadamente, con los incisivos frontales inferiores en primer lugar. Hasta los 1o años y medio, no termina la renovación, con los segundos molares. Son períodos aproximados: cada niño tiene un ritmo de crecimiento.

Si no son dientes definitivos, ¿por qué son tan importantes?

Existen varios motivos por los que es fundamental mantener una dentadura sana en la edad temprana:

  • Los dientes fueres son muy importantes en la alimentación (digestión), facilitando una mordida eficiente.
  • Unos dientes enfermos, pueden afectar negativamente en el aprendizaje del habla.
  • Las piezas dentales sanas, ayudarán a la formación correcta de la dentadura definitiva.
  • Los buenos hábitos higiénicos y alimenticios con la primera dentadura, obligará de forma automática a tener unos buenos hábitos con la dentadura definitiva, para la que ya no habrá recambios naturales.

Causas de las caries en edad temprana

Tal como ocurre en los adultos, las caries proliferan por unos malos hábitos:

  • Higiene nula o escasa.
  • Alimentos y refrescos ricos en azúcares (zumos, postres, chuches, golosinas…).
  • Alimentos con carbohidratos fermentables que no se eliminan con el correspondiente cepillado.

Pero también hay otros hábitos específicos de la edad:

  • Contacto con la saliva de adultos, que pueda transmitir bacterias nuevas, sin que el bebé tenga aún las defensas desarrolladas.
  • Carencia de vitamina D. Según estudios recientes, puede haber una relación entre un bajo nivel de vitamina D, y la aparición de caries. Aún no se tiene una certeza absoluta de que no se trate de una coincidencia, pero como veremos más adelante, prevenir la carencia de vitamina D, es fácil.
  • Una causa posible, no probada, puede ser la lactancia materna a demanda, que haría que el bebé permaneciera dormido con restos de leche en la boca. Hay estudios que lo corroboran, y estudios que afirman lo contrario: la leche materna protege al bebé de las bacterias que causan las caries. A este respecto, la Asociación Española de Pediatría, afirma: “Dados los probados beneficios de la lactancia y la falta de evidencias sólidas de que pueda estar asociada a caries infantiles debemos aconsejar mantener la lactancia e informar a los padres de lo importante que es un hábito de higiene bucal adecuado desde la erupción de los primeros dientes”.

Prevención de las caries en bebés

Como ya se ha comentado, las medidas de prevención de caries infantiles, no son muy diferentes a las de los adultos:

  • Mantener higiene adecuada desde la aparición del primer diente, sea con un dedal específico, gasa, o cepillo especial cuando esté indicado. Para cada etapa de crecimiento, existe un método específico.
  • Evitar ingerir exceso de azúcar, o permanecer demasiado tiempo con restos de golosinas en la boca.
  • Limpieza después de las comidas, sobre todo si el contenido en carbohidratos o azúcares ha sido alto. Emplear pasta de dientes con la proporción de flúor adecuada a la edad del bebé.
  • Evitar el intercambio de saliva entre el bebé y los adultos en la etapa temprana, cuando las defensas aún no están desarrolladas. Besos en la boca, limpieza de chupetes o tetinas en la boca del adulto, etc.
  • Fomentar la producción o ingestión de vitamina D, que fomenta el crecimiento de los huesos, y su carencia puede tener relación con la aparición de caries. La vitamina D en un 90% se sintetiza por el organismo, con la exposición de la piel a los rayos ultravioleta: más paseos y juegos al aire libre, y menos centro comercial. También se puede ingerir a través de alimentos ricos en vitamina D: hígado de bacalao y carne de pescados azules como salmón, sardinas, caballa y en menos medida, hongos y setas silvestres.

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Morderse la lengua o los labios suele ser común y la mayoría de las veces es solo un dolor pasajero. Sin embargo hay instancias en que se debe tener especial cuidado sobre todo cuando se esta anestesiado después de un procedimiento dental, ya que por el efecto de la anestesia la mordedura puede ser más fuerte de lo que aparenta.
Este tipo de casos pueden ocurrir especialmente en los niños, por lo que se debe tener especial cuidado cuando están todavía bajo el efecto de la anestesia.

Pasos a seguir :

  • Limpie el área con agua y una gasa limpia.
  • Controle el sangrado ejerciendo presión sobre la herida, si el sangrado no para acuda inmediatamente al dentista o a un centro de salud
  • Aplique una compresa fría sobre el área para reducir la inflamación
  • Si se tiene dolor se puede tomar un analgésico simple para manejar la incomodidad
  • En la medida que la herida va sanando se debe revisar por signos de infección, si sospecha que exista acuda al dentista lo antes posible.

¿Por qué nos mordemos la lengua sin querer?

Masticar la comida puede parecer una tarea fácil, pero en realidad es más complicada de lo que parece. Tu lengua está en una posición vulnerable al masticar. Y aunque es doloroso cada vez que te muerdes la lengua, no sucede tan a menudo como te podrías imaginar. En un esfuerzo por entender cómo funciona esta tarea biológica compleja, los investigadores de la Universidad de Duke, llevaron a cabo un experimento con ratones para mapear los circuitos neuronales responsables de la coordinación de la lengua, mandíbula y todos los músculos que intervienen en el proceso.
Los músculos de la mandíbula y la lengua están regulados por un conjunto de neuronas conocidas como neuronas motoras, que a su vez son controlados por un grupo diferente de neuronas conocidas como las neuronas premotoras.
“La masticación es una actividad que se puede controlar conscientemente, pero si dejas de prestar atención, estas neuronas interconectadas en el cerebro empiezan a hacer todo por ti”, dijo Stanek.
Causas de moderse la lengua
Se concluye que, la primera causa de morderse la lengua es “la masticación descuidada“. Es algo que probablemente haces a menudo, y ocurre cuando estás masticando y haciendo algo más: hablar, recoger algo, leer, hablar, etc. Esto se puede remediar prestando un poco más de atención a la masticación.
Sin embargo, si te muerdes la lengua más de lo normal, puede ser debido a algún tipo de desajuste en los dientes, o tal vez debido a la ATM (trastorno de la articulación mandibular) ya que los dientes mal alineados causan un pellizco en nuestra lengua y/o mejillas. Los dientes mal alineados no solo causan una línea de contacto accidental ocasional, sino que pueden crear una dependencia psicológica en términos de morderse la lengua y/o mejilla, aquí es cuando aparecen las lesiones crónicas.
También, cuando los dientes están desalineados, el cerebro se va a “corregir” esta falta de alineación poniendo algo entre ellos, ¿y que está disponible para poner ahí? Lo has adivinado, la lengua, mejillas y labios.
Como ves, morderse la lengua está relacionado con muchas cosas, como despistarse mientras comes o por una interacción incorrecta entre los dientes superiores e inferiores y/o maloclusión dental. Cuando esta relación es incorrecta y sin superposición adecuada, la lengua puede quedar aprisionada. Sin la intervención de un especialista, es probable que continúes mordiéndotela.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Mordedura en la lengua o el labio. Por muy precavido que se quiera ser, enfrentarse a una emergencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.

Hoy hablaremos de la mordedura en la lengua o el labio:

Situación
Una mordedura accidental puede producirse de diferentes maneras, ya sea comiendo, haciendo deporte o en cualquier otra situación. Lo habitual es sangrar, en mayor o menor medida, dependiendo de cómo sea la herida.
Solución
Primero, prueba a lavarte la lengua o el labio con agua y, después, presiona la herida con una gasa.
Lo normal es que el sangrado se detenga unos minutos después de haberte lavado y presionado la herida. Pero si la hemorragia no se detiene o la herida es muy grande, acude de inmediato al hospital. Puede que necesites puntos de sutura.
Mientras acudes al hospital
Además de seguir presionando la herida con una gasa, coloca una compresa fría para controlar la inflamación.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.