Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







PALADAR OJIVAL O ESTRECHO

Paladar ojival o estrecho. Tratamiento con expansor o disyuntor del paladar (expansor o disyuntor palatino).

Qué es el paladar ojival

El paladar ojival es un paladar más estrecho de lo normal y abovedado en el centro. En paladares normales, la lengua está en contacto permanente con él, de modo que lo presiona de forma constante. Si por algún motivo este contacto no se da, el paladar se desarrolla de forma anormal, se estrecha y se abomba en el centro.

¿ Cuáles son las causas del paladar ojival?

• La causa más frecuente es la respiración oral (respirar por la boca) debido a una obstrucción nasal crónica.

• Otras causas que pueden influir son la succión del dedo.

• O el uso prolongado del chupete.

Consecuencias del paladar ojival

Un paladar estrecho puede provocar  varios problemas:

• Mordida cruzada lateral

•  Apiñamiento dental

• Agravamiento de su respiración nasal insuficiente

• Una sonrisa poco estética

Cómo tratar el paladar ojival

El tratamiento para el paladar ojival pasa por la colocación de un expansor maxilar que le dé la forma correcta.

Es importante iniciar el tratamiento cuanto antes pues los huesos de los niños son muy maleables, los huesos aún no han acabado de formarse ni de soldarse unos con otros  y así reduciremos los periodos necesarios para corregirlo. En este sentido, las revisiones semestrales con el odontopediatra ayudan a detectarlo y tratarlo de forma precoz.

Hasta los doce años (aproximadamente) el paladar está dividido en dos mitades unidas por una lámina de cartílago (sutura palatina media) que es moldeable y nos permite ensancharlo aplicando fuerzas laterales sobre los molares mediante un aparato llamado expansor o disyuntor palatino o RPE (Rapid Palatal Expansor)

¿Qué es y para qué sirve un expansor o disyuntor palatino?

El expansor o disyuntor palatino, es un aparato esencial en ortodoncia infantil que permite corregir el paladar estrecho o paladar ojival.

disyuntor-palatino
disyuntor-palatino

expansor-paladar
expansor-paladar

El ortodoncista fija el expansor palatino sobre los dientes y luego lo activa poco a poco hasta conseguir el ensanchamiento deseado de las estructuras óseas del paladar.

Finalizada la fase de expansión del paladar, se retira el expansor quedando el paladar del niño con el desarrollo correcto para toda la vida. Gracias a la expansión palatina los futuros tratamientos de ortodoncia con brackets son mucho más rápidos y sencillos.

En Deltadent somos especialistas en odontología infantil. Pide cita con nosotros y le haremos una revisión completa a tu hijo para comprobar que el desarrollo de su dentición permanente está siendo correcta.

FUENTES:

http://www.brais.info/paladar-ojival-expansor-palatino.htm

http://www.guiadelnino.com/salud/diccionario-de-la-salud-del-nino/paladar-ojival

 
pie-de-entradas



HIPERDONCIA O DIENTES SUPERNUMERARIOS
Los dientes supernumerarios son los dientes presentes adicionales o en “exceso” al número determinado de dientes primarios (20 piezas dentarias) y dientes permanentes (32 piezas dentarias). A la presencia de los dientes supernumerarios se le conoce con el nombre de hiperdoncia.
La etiología exacta de los dientes supernumerarios es desconocida, sin embargo, se han postulado algunas teorías para intentar explicar su presencia.  Las dos teorías más aceptadas son:

  • La teoría de la hiperactividad de las células epiteliales embrionarias.
  • La teoría de la escisión del folículo dental.

El diagnóstico temprano de esta anomalía es necesario para evitar el desarrollo de onsecuencias más serias. El manejo de dientes supernumerarios dependerá de su morfología, posición, el efecto o efecto potencial en los dientes vecinos y deberá formar parte de un plan de tratamiento integral.
CONCEPTO
Si los supernumerarios se asemejan morfológicamente a los dientes adyacentes, se denominan dientes suplementarios (eumórficos).  Por el contrario, si los supernumerarios presentan anormalidades en forma y tamaño a los dientes adyacentes, se les denominan dientes rudimentarios (heteromórficos).
Las anomalías en número, como por ejemplo la hiperdoncia, son las desviaciones más comunes en la dentición permanente.  Los supernumerarios pueden ocurrir aisladamente o en asociación a algún síndrome generalmente hereditario, y ocurren también en los casos de fisura labio-palatina.  
Los supernumerarios tipo conoide son los que presentan corona cónica y raíz rudimentaria.  Pueden estar en posición invertida y muchas veces erupcionan.
Los del tipo tuberculado tienen una corona con tubérculos y una raíz única, arqueada y curvada.  Rara vez erupcionan, pueden estar invertidos, acostumbran a colocarse por palatino de los dientes adyacentes normales y tienen una formación radicular incompleta, por formarse más tarde que los conoides, por ello para algunos autores son parte de una tercera dentición. Los suplementarios son similares a un diente normal y presentan invaginaciones hacia dentro de la corona.  
Los de tipo moraliformes son los observados con forma de molar o premolar.
TIPOS DE HIPERDONCIA

  1.    Hiperdoncia simple: cuando existe un solo diente supernumerario.
  2.    Hiperdoncia múltiple: varios supernumerarios en una o varias series dentarias.  Su presentación es rara, suelen coexistir dientes supernumerarios a nivel de la series anterior y premolar, y no se asocian a ningún síndrome.
  3.    Hiperdoncia asociada a síndromes complejos: displasia cleidocraneal, síndrome de Gardner, querubismo, síndrome de Fabry, síndrome Hallemann-Strieff.  

EPIDEMIOLOGÍA DE SUPERNUMERARIOS
Existe una diversidad de estudios en distintas poblaciones sobre supernumerarios. Sintetizando, se puede afirmar que la presencia de supernumerarios en la dentición permanente, en general, oscila entre el 0.1% y el 3.8%.  
Comparando la presencia de dientes supernumerarios entre los tipos de dentición, se observa que la mayoría de los casos se encuentran en la dentición permanente.  La proporción permanente: primario es de 5:1   
Tienen predilección por el maxilar superior, en un 90-98 % de los casos. La premaxila es el lugar donde más se han observado con un rango del 89.6-98%, y sobresale su presencia en la línea media en un 25%.
El hallazgo de supernumerarios es más común en hombres que en mujeres, donde la relación hombre-mujer más aceptada es la de 2:1

dientes-permanentes
dientes-permanentes

Los dientes supernumerarios más comunes, en orden de frecuencia, son:

  1.    Supernumerarios en línea media del maxilar superior (mesiodens).
  2.    Cuarto molar superior, distomolar superior o retromolar.
  3.    Paramolares superiores (son del tipo rudimentario, generalmente en bucal o lingual de las molares superiores).
  4.    Premolares inferiores: son casi siempre eumórficos, suelen estar situados en posición intermedia, entre vestibular y lingual, y son difíciles de extraer.  El diagnóstico generalmente es en la segunda y tercera década de la vida.
  5.    Incisivos laterales superiores.
  6.    Cuarta molar inferior.
  7.    Premolares superiores

ETIOLOGÍA
La etiología de los dientes supernumerarios no es bien conocida y varias son las teorías que han tratado de explicarlo entre las que destacan:

  •    Por el tipo de dentición que presenta la especie humana (difiodonta, heterodonta) y las variaciones sufridas en la evolución filogenética. Difiodonta por tener dos tipos de denticiones y heterodonta por poseer distinta morfología en cada grupo dentario.
  •    Los supernumerarios pueden aparecer de forma espontánea en una generación, aunque en algunos casos hay tendencia hereditaria a presentarlos. La herencia probablemente autonómica recesiva o ligada al cromosoma X

* Otras teorías que afirman que la causa de los supernumerarios pueden ser factores medioambientales.
DIAGNÓSTICO
En la mayoría de los casos son asintomáticos y son comúnmente descubiertos en un examen radiográfico de rutina.  La cuarta parte de los supernumerarios erupcionan total o parcialmente, el resto están incluidos.  
Son signos de dientes supernumerarios:
Dientes retenidos o retraso en la erupción
Erupciones ectópicas
Malposición dentaria y problemas oclusales
Diastemas
Desplazamiento dental
Problemas estéticos   
Problemas funcionales
Quistes derivados del folículo del supernumerario  
Caries en los dientes vecinos por el aumento de retención de placa por el supernumerario
Rizolisis (reabsorción prematura dental) y lesiones periodontales por la compresión sobre las raíces de los dientes adyacentes
Pérdida de vitalidad dental
Para el diagnóstico de los dientes supernumerarios, se realizan maniobras de diagnóstico: inspección, palpación y radiología.  
El visualizar el supernumerario en la cavidad oral o cualquiera de los signos anteriores nos facilita el diagnóstico.  En ocasiones mediante la palpación podemos notar una protuberancia en la zona del supernumerario.  
Las radiografías son el método más fiable y definitivo para el diagnóstico. En los casos muy difíciles de poder localizar un supernumerario y en aquellos casos de connotaciones terapéuticas importantes, el TAC es útil para saber la ubicación exacta en los 3 planos del espacio.
El diagnóstico diferencial se realiza con: odontomas, tumor adenomatoide, cementoblastoma.
TRATAMIENTO
El manejo de dientes supernumerarios dependerá de su morfología, posición, el efecto real o efecto potencial en los dientes vecinos, y deberá formar parte de un plan de tratamiento integral.  El tratamiento a elegir para cada caso deberá ser analizado individualmente.
El tratamiento de un supernumerario normalmente es la extracción, por motivos estéticos, funcionales, y para evitar las posibles complicaciones.  En ciertos casos, la extracción debe ser quirúrgica, y en otros casos es necesario un tratamiento ortodóncico.  
El tiempo ideal para la exodoncia de supernumerarios en la región anterior es aproximadamente a los 6-7 años de edad, cuando las raíces de los incisivos centrales están en desarrollo, pero no completamente formadas.  Es importante monitorizar el espacio y la oclusión durante este periodo.  Una cirugía temprana puede causar daño al brote dental, sin embargo, la intervención retrasada puede ser igualmente peligrosa.
La realización de pruebas radiológicas periódicas en niños es el método más sencillo para diagnosticar posibles inclusiones dentarias.

En Deltadent somo especialista en odontología infantil. Llámanos al teléfono gratuito 900 82 00 15 y te daremos cita para revisión completa. Porque la prevención es el mejor tratamiento para una boca sana.

FUENTES:
http://www.infomed.es/rode/index.php?option=com_content&task=view&id=141&Itemid=1
 
pie-de-entradas



DIENTES DE LECHE, dentición
La dentición (la salida de los dientes de leche en las encías del bebé) puede ser un periodo frustrante, tanto para el bebé como para sus padres. Pero saber qué es lo puede esperar durante la dentición y cómo convertir este proceso en algo un poco menos doloroso puede ser de gran ayuda.

El proceso de la dentición

Aunque la dentición puede empezar a los 3 meses de edad, lo más probable es que vea que el primer diente de su hijo empieza a despuntar en el borde de sus encías cuando tenga entre 4 y 7 meses.
Los primeros dientes en aparecer suelen ser los incisivos inferiores (los dos dientes ubicados en la parte inferior y central de la boca). Al cabo de entre 4 y 8 semanas, les suelen seguir los cuatro dientes incisivos superiores (centrales y laterales). Aproximadamente un mes después, aparecerán los incisivos inferiores laterales (los dos dientes ubicados a ambos lados de los incisivos inferiores centrales).
Los dientes que salen a continuación son los molares de leche (o muelas, ubicadas en la parte posterior de la boca y que utilizamos para triturar los alimentos), y, por último, salen los caninos superiores (los dientes puntiagudos de la mandíbula superior). La mayoría de los niños tienen sus 20 dientes de leche aproximadamente cuando cumplen tres años. (Si a su hijo le salen mucho más despacio, hable con su pediatra).

denticion-dientes-leche
denticion-dientes-leche

En contadas ocasiones, algunos bebés nacen con uno o dos dientes o les sale el primer diente durante las primeras semanas de vida. Salvo en aquellos casos en que estos dientes interfieran en la alimentación o estén demasiado sueltos y supongan un riesgo de atragantamiento y asfixia, estas situaciones no suelen ser motivo de preocupación.
Cuando a los bebés les empiezan a salir los dientes de leche, es posible que babeen más y que tiendan a morder más objetos. Hay bebés en quienes la dentición no es un proceso doloroso. Otros pueden experimentar breves períodos de irritabilidad y algunos pueden mostrar inquietud de varias semanas de duración, con episodios de llanto y alteraciones en los patrones de sueño y de alimentación. La dentición puede ser un proceso molesto e incluso doloroso pero, si su bebé está muy irritable, debería hablar con su pediatra.
Es posible que las encías se vuelvan sensibles, doloridas y que se hinchen durante la dentición, incluso hacer que la temperatura del bebé aumente ligeramente. Aunque lo normal es que la salida de los dientes no debería causar fiebre alta ni diarrea.

Facilitar el proceso de dentición

He aquí algunos consejos que debería tener en cuenta cuando a su bebé le estén saliendo los dientes:

  • Limpie a menudo la cara de su bebé con un pañito suave para quitarle el exceso de babas, a fin de evitar que se le irrite la piel y que se le desarrollen erupciones.
  • Frote las encías del bebé con un dedo limpio.
  • Dé a su bebé algo que pueda morder. Asegúrese de que es lo bastante grande para que no se lo pueda tragar ni atragantarse con él (por el riesgo de asfixia) y de que no se puede romper en fragmentos de tamaño reducido. Un paño húmedo que haya estado previamente en el congelador durante 30 minutos puede ser muy útil. Asegúrese de sacarlo del congelador antes de que se ponga duro como una piedra y de lavarlo después de que lo utilice el bebé. Los aros de goma para la dentición también van bien, pero evite los que contengan líquido en su interior, porque se podrían romper y perder líquido. Si utiliza este tipo de aros, enfríelos siempre en la nevera, nunca en el congelador. No hierva ni esterilice los aros para la dentición; los cambios extremos en la temperatura podrían dañar el plástico y provocar pérdidas de sustancias químicas.
  • Nunca ate ni cuelgue del cuello del bebé (ni a otra parte de su cuerpo) un aro para la dentición, ya que podría engancharse en algún objeto y estrangular al bebé.
  • Si su bebé parece irritable, pregunte a su pediatra si le podría dar una dosis de paracetamol o de ibuprofeno (si su hijo supera los 6 meses de edad) para aliviarle las molestias. No ponga nunca una aspirina sobre los dientes del bebé ni le frote las encías con alcohol.
  • Las galletas para la dentición y los alimentos helados o fríos solo son adecuados para niños que ya se alimenten con sólidos. No los utilice si su hijo no ha pasado todavía a este tipo de alimentación. Y asegúrese de observar atentamente a su bebé para que no se desprendan fragmentos de tamaño reducido que podrían suponer un riesgo de atragantamiento o asfixia.
  • Evite los geles de dentición y las pastillas para la dentición porque podrían ser inseguros para un bebé.

La higiene dental del bebé

El cuidado y la limpieza de los dientes de su bebé son muy importantes para su salud dental a largo plazo. A pesar de que los dientes de leche se acabarán cayendo, las caries dentales pueden acelerar este proceso y dejar huecos en la dentadura antes de que los dientes permanentes estén preparados para salir.
Es posible que los dientes de leche que aún no se hayan caído se junten para intentar rellenar esos huecos, y consecuentemente, que los dientes permanentes salgan torcidos o en lugares donde no les corresponde.
El cuidado diario de la dentadura del bebé debe empezar antes de la salida de su primer diente de leche. Limpie las encías de su bebé cada día con una gasa o pañito limpio y húmedo, o bien cepílleselas suavemente con un cepillo de cerdas suaves para lactantes, solo con agua (¡sin dentífrico!).

lavar-dientes-leche
lavar-dientes-leche

En cuanto aparezcan los primeros dientes, cepílleselos con agua y pasta de dientes con flúor, utilizando una cantidad muy reducida de pasta.
Es adecuado utilizar un poco más de dentífrico en cuanto el niño ya sea lo bastante mayor como para escupirlo al lavarse los dientes, lo que suele ocurrir alrededor de los 3 años. Escoja un dentífrico con flúor y utilice solamente una pequeña cantidad (del tamaño aproximado de un guisante). No deje que su hijo se trague la pasta de dientes ni que se la coma directamente del tubo porque una sobredosis de flúor puede ser peligrosa para un niño pequeño.
Cuando ya le hayan salido todos los dientes a su bebé, intente cepillárseos por lo menos dos veces al día, sobre todo después de las comidas.
También es importante que su hijo se acostumbre a utilizar el hilo dental pronto. Un buen momento para empezar a utilizar el hilo dental es cuando dos dientes se empiezan a tocar entre sí.
Ven a Deltadent si tienes dudas sobre cómo utilizar el hilo dental con unos dientes tan pequeños. Si su hijo se acerca a los tres años, puede conseguir que se interese en la rutina de cepillarse los dientes y de utilizar hilo dental dejando que le observe y le imite mientras usted se limpia los dientes.
Otro consejo importante para prevenir las caries dentales es no dejar que los bebés se queden dormidos con el biberón. La leche (o el jugo) se podría derramar por la boca y provocar caries y placa dental.
Es recomendable que los niños vayan al dentista cuando tengan en torno a un año de edad o cuando haga unos 6 meses que les salió el primer diente de leche para detectar cualquier posible problema y aconsejar a los padres sobre el cuidado preventivo de la dentadura del pequeño.
FUENTES:
http://kidshealth.org/es/parents/teething-esp.html#
 
 
pie-de-entradas



MANCHAS EN LOS DIENTES DE LECHE DE LOS NIÑOS: cuando empiezan a asomar los primeros dientes en el bebé generalmente se ven de un color muy blanco. A medida que pasa el tiempo y el niño tiene todos los ‘dientes de leche’ puede que se produzcan alteraciones en el color. Al contrario de lo que sucede en los adultos, los niños no tienen ciertos hábitos que inciden sobre el color del diente (como sí los tienen algunos adultos: tomar café, fumar…) y aún así los dientes “de leche” no son tan blancos.

Cada niño, al igual que cada adulto, tiene su tono blanco particular dentro de muy diversas tonalidades marfil en la línea de la normalidad. Pero unos dientes que no son blancos no tienen porqué estar manchados. Si se observan manchas en los dientes de leche hay que preguntarse el motivo y consultar al especialista.

Las causas por las que aparecen manchas blancas en los dientes de leche a edades tan tempranas pueden deberse a diversas causas, sin que todas ellas puedan considerarse problemas dentales.

TIPOS DE MANCHAS EN LOS DIENTES DE LECHE DE LOS NIÑOS:

  • Una causa común tiene su origen en un defecto en el diente que aparece durante el proceso de mineralización, técnicamente llamado hipoplasia del esmalte.

  • Una mancha de color gris oscuro o negruzca puede provenir de un derrame de sangre en la pulpa del diente. Puede producirse por un traumatismo o si se rompe el diente.

  • Después de un golpe o una rotura puede darse necrosis o gangrena pulpar (cuando se ‘muere el diente’) produciendo una tinción de color marrón grisáceo. El diente se vuelve insensible al frio o al calor, pero extremadamente doloroso al tacto, puesto que se produce una salida de pus y bacterias hacia el periápice.

  • Si el niño no se lava los dientes correctamente pueden salir manchas amarillo-verdosas o naranjas, producidas por un cultivo de bacterias. Estas manchas se pueden eliminar, pero tiende a reaparecer. Hay que mejorar la técnica de cepillado e insistir especialmente en las zonas manchadas.

  • Mancha negra puede haber sido provocada por medicamentos tónicos a base de hierro que debieron ser administrado con un tubo de cristal, para evitar el contacto con los dientes. En el plazo de un año irá desapareciendo paulatinamente.

  • Pigmentaciones por tetraciclina: los dientes son susceptibles de teñirse (un tono amarillo que con la luz tiende al marrón) debido a este antibiótico.  Recordemos que los dientes del bebé empiezan a formarse en el útero materno, de modo que la mujer embarazada debe evitar este medicamento. A los niños se le pueden teñir los dientes temporales o los permanentes.

  • Manchas de  aspecto moteado, blanco o de color, por fluorosis, debidas a una ingesta excesiva y prolongada de flúor. Puede haber pérdida de esmalte, y al quedar expuesta la dentina se facilita la tinción del diente con sustancias que se depositan sobre él. Lo mejor para niños pequeños es usar una pasta de dientes sin flúor.

  • La caries en sus etapas iniciales se ve como una mancha blanca (conocida como caries blanca o caries de leche), debido a la desmineralización del esmalte. Se tiene que eliminar inmediatamente para que no siga con su avance.

  • Manchas marrones y negras por caries, es el siguiente paso en la evolución de la caries. Una caries que se extiende puede ablandar el resto de la pieza dental. por ello no hay que pasar por alto estas manchas y acudir al dentista para que efectúe el tratamiento adecuado.

dientes-leche
dientes-leche

Las soluciones a los distintos tipos de manchas, si las hay, varían en cada una de ellas. Desde un buen cepillado, un empaste o una adecuada prevención. Lo importante es detectarlas a tiempo y no permitir que la salud bucodental del niño se deteriore.

Para evitar las manchas en los dientes de los niños, nada mejor que animarles a cepillarse los dientes, de manera habitual y con una buena técnica.

Si descubres alguna mancha en los dientes de su hijo, pide cita con nosotros llamando gratis al 900 82 00 15 y le realizaremos una revisión a fondo para descubrir el origen y darle una solución.

pie-de-entradas



El gran avance tecnológico se muestra en casi todas las esferas de nuestra vida. Es así como ahora, a la larga lista de artículos inteligentes (también llamados “smart”) como televisores inteligentes, móviles, etc., se sumaría un cepillo eléctrico dental inteligente que promete cambiar (mejorar) nuestros hábitos de higiene bucal y que fue presentado hace unos meses en la Feria Consumer Electronic Show en Las Vegas.

Según sus fabricantes, este ingenio ofrece una manera rápida y sencilla de saber si te cepillas bien los dientes o no. Sus creadores se inspiraron en el movimiento de las alas del pájaro Colibrí, que puede llegar a moverlas 80 veces por segundo, provocando un zumbido similar al del cepillo.

Al comprar el cepillo, este viene con una aplicación para móvil gratuita que se conecta vía Bluetooth al cepillo eléctrico. La información se sincroniza inmediatamente con cualquier teléfono o dispositivo móvil Android o iOS, informando al usuario sobre si debería cepillarse durante más rato o que zonas de difícil acceso no ha limpiado. La aplicación premia los progresos y está pensada también para que los más pequeños, que encontrarán un juego en la App, se motiven en el cepillado de sus dientes. Así pues, la aplicación está pensada para toda la familia, con lo que funciona con muchos cepillos distintos.

Algunas de sus ventajas para el cuidado de los dientes y encías son: monitorear los horarios en los que se realiza la higiene bucal, determinar la frecuencia de uso del cepillo de dientes, establecer qué piezas o zonas de la arcada dental se dejan de cepillar y compartir los registros que se generan con otros usuarios de la aplicación y de las redes sociales.

Un uso adicional interesante del mencionado mecanismo, sería que los padres podrían también evaluar cómo sus hijos se cepillan los dientes.

Y ya sabes que si necesitas información acerca del cepillado dental en particular o de la salud bucodental en general, puedes solicitarla a continuación o pedírsela a nuestros dentistas la próxima vez que nos visites en nuestra clínica.

pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.