Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La higiene bucodental es un hábito básico y cotidiano. Estos consejos te ayudarán a que sea la más apropiada:
La higiene bucal es una de las más importantes en el cuidado diario de nuestro cuerpo. Los dientes cumplen una función fundamental en el organismo humano. Su limpieza es parte de las tareas cotidianas que deben aprender los niños desde pequeños, pero que también deben cumplir los adultos. A continuación, te damos pautas para que tu limpieza bucodental sea la más apropiada.

Un cepillado correcto

A la hora de cepillarnos los dientes, es conveniente saber que el movimiento del cepillo debe ser de arriba a abajo y no de izquierda a derecha, ya que de esa manera se puede contribuir a mover los restos de un lado a otro de la boca, generando problemas de sarro y gingivitis. Una limpieza efectiva no es mover el cepillo de un lado a otro, sino saber moverlo por las zonas más ocultas, como la parte trasera de los dientes y también los espacios que hay entre cada uno de ellos.

La saliva, una aliada

Beber agua es otro de los gestos que ayudan a mantener la higiene de los dientes. Es una acción que contribuye a generar saliva, una aliad en la prevención de caries o sarro. La saliva contribuye a reducir el nivel de ácido que desgasta el esmalte de nuestros dientes. Masticar chicles sin azúcar puede ser también un buen método para generar saliva. Los expertos dicen que masticar una pequeña pieza de queso después de las comidas también es beneficioso, puesto que ayuda a disminuir el PH de la placa bacteriana.

La pasta de dientes, con moderación

La abundancia de pasta en nuestro cepillo no garantiza una mejor limpieza, aunque tampoco hay que quedarse corto. Colocarla a lo largo del cepillo ayudará a llegar con él a zonas fundamentales de la boca, como las encías o la parte situada bajo la lengua. Si se abusa de las pasta de dientes, se produce una espuma en la boca que puede dificultar que hagamos una limpieza correcta.

Esperar media hora después de la comida

Una de las pautas más extendidas desde siempre es aquella que dice que los dientes deben lavarse inmediatamente después de las comidas. Muchos expertos lo desmienten. Al parecer, después del acto de comer, el esmalte de los dientes necesita un tiempo para recuperarse. Cepillarse los dientes justo después podría dañar al esmalte, por lo que se recomienda esperar una media hora. Ese período de tiempo ayuda, además, a que se recupere saliva dentro de la boca, un elemento importante para luchar contra los ácidos.

Dos veces al día, innegociables

Las prisas hacen que muchas veces nos ´saltemos´ el hábito de lavarnos los dientes. Por lo general, los dentistas recomiendan proceder a la higiene bucodental dos veces al día como mínimo. Una por la mañana, después de desayunar, y otra a la noche, después de cenar. Durante el sueño, la menor actividad de la saliva y de la lengua hacen que las bacterias encuentren un mejor caldo de cultivo dentro de la boca. Además, si se duerme con la boca abierta, se incrementa el riesgo de que los dientes queden menos protegidos.

Los tres minutos, como mínimo

Ya hemos indicado que el movimiento del cepillo debe hacerse de arriba abajo, tanto en las partes frontales como traseras del diente. ¿Durante cuánto tiempo? La duración no debería ser inferior a los tres minutos, siempre de manera firme pero sin provocar un daño innecesario a nuestras encías. El sangrado habitual a la hora de lavarse los dientes puede ser un síntoma de problemas de sarro o gingivitis. Y no debemos olvidarnos de que también hay que pasar el cepillo por las encías y la lengua, que acumula muchos restos de comida.

¿Qué cepillo me conviene?

Los dentistas aconsejan que se cambie de cepillo cada tres meses. Tras este tiempo, las cerdas perpendiculares se desgastan y corren el riesgo de no cumplir con su función. Los cepillos, en cualquier caso, no deben ser excesivamente duros, puesto que se corre el riesgo de que se dañe el esmalte. Los expertos también aconsejan no colocar un capuchón sobre el cepillo una vez hayamos acabado de lavar los dientes, puesto que de esa manera no se eliminarían correctamente las bacterias acumuladas en él. Por supuesto, conviene limpiarlo cuando terminemos.
 
Fuente: diarioinformacion.com
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



¿CUÁNTO CUIDAS TUS DIENTES? Tips para una sonrisa de 10
Cada vez nos preocupamos más por nuestra imagen, tenemos más conciencia de nuestro cuerpo: cuidamos nuestra alimentación, lo que comemos, cómo y cuánto nos movemos, nos preocupa la composición de nuestros productos cosméticos… Pero más gente de la que pensamos no sigue la pautas adecuadas para tener una higiene bucodental correcta. ¿Crees que haces todo lo que puedes por tu boca y dientes? La higiene dental y la eliminación de la placa bacteriana previene caries dental y los problemas de las enfermedades periodontales.
La mayoría de nuestros abuelos y padres han perdido piezas dentales a lo largo de su vida, pero los hábitos y la información sobre la importancia de cuidarse la boca hoy en día hacen posible llegar a la madurez con una sonrisa sana y blanca.

Tips para una sonrisa de 10:

  1. ¿Cuánto te lavas los dientes? algunos hablan de números, un mínimo de 2 veces al día. Pero lo más aconsejable es cepillarlos cada vez que se coma algo. No es una cuestión de obsesionarse, sino de sentido común. Lo ideal es cepillar los dientes tres veces al día. En la práctica, dos minutos de cepillado diario puede obtener un saneamiento adecuado, si las encías están sanas. En caso de enfermedad de las encías, los tres cepillados diarios son necesarios. No comer ni beber (excepto agua) después del cepillado de la noche.
  2. El cepillo debe ser utilizado con cerdas intermedias, con una cabeza de tamaño pequeño para poder acceder a todos los rincones. Las cerdas demasiado duras puede llevar el esmalte de manera significativa a largo plazo. Es mejor un cepillo suave que no dañe el esmalte y las encías.
  3. El cepillo manual proporciona excelentes resultados cuando se utilizan adecuadamente. Algunos cepillos eléctricos pueden alcanzar los mismos resultados con facilidad.
  4. ¿Cómo te cepillas? cuidado, puedes rayar el esmalte si frotas fuerte de un lado a otro de manera horizontal. Lo correcto es hacerlo de forma suave en círculos sin levantar las encías ni golpearlas por la cara anterior y posterior del diente. Siempre lavarse los dientes con un movimiento de la encía al diente. No olvides cepillar todas las superficies de los dientes.
  5. ¿Usas ‘complementos’? la seda dental y el colutorio (siempre sin alcohol) deberían formar ya parte de tu ritual para una limpieza completa. Usa cepillos interdentales o agua a presión si los espacios entre dientes son muy significativos. Una gran parte de los problemas dentales (caries, periodontitis …) se inicia entre los dientes porque las bacterias se estancan. Si las encías están sanas, el paso del cepillo debe hacerse una vez al día, preferiblemente por la noche. En caso de enfermedad de las encías, puede que tenga que hacer 2 o 3 veces al día. Si los espacios interdentales son demasiado estrechos, los cepillos deben reemplazarse con hilo dental.
  6. ¿Te lavas la lengua? ahí se acumulan células muertas, desechos y bacterias que son responsables del mal aliento, a no ser que tengas un problema de estómago o enfermedad crónica. Eliminar esa película blanca que vemos al sacar la lengua es fundamental para gozar de buena salud y de un aliento fresco. Existen herramientas especiales para ello, pero el cepillo de dientes es suficiente. En efecto, la superficie exterior de la lengua está cubierta con bacterias que pueden contribuir en particular al mal aliento.
  7. Los irrigadores de boca son muy recomendables en especial para los pacientes con implantes dentales o con otras prótesis dentales. Pueden ser útiles para eliminar los restos de comida. Sin embargo, su acción individual por separado en la higiene dental no es suficiente para aflojar la placa bacteriana, y no de ninguna manera reemplazar el cepillo dental o cepillos interdentales.
  8. ¿Qué hay de los blanqueadores? usar una buena pasta blanqueante y colutorio con esa función ayudan a que los dientes estén más brillantes, pero tampoco hacen milagros si no partimos de una dentadura medianamente blanca. Los tratamientos en clínica son efectivos en muchos casos, pero asegúrate siempre de tratar con profesionales, no te fíes de las ‘gangas’. La pasta de dientes fluorada debe ser para protegerse de las caries dental. Cada edad corresponde a una dosis de fluoruro.
  9. Los enjuagues bucales antisépticos no debe utilizarse fuera de tratamientos diarios prescritos por el dentista para la higiene dental.
  10. ¿Qué hábitos tienes? fumar, beber alcohol, comer dulces, beber vino tinto o mucho café … son gestos que empeoran el estado de los dientes; los oscurecen, amarillean y estropean. Algunos alimentos azucarados y ácidos (como la soda o limón)perjudican los dientes muy dañados. Consumir con moderación.

¿Vas al dentista? se recomienda ir una vez al año para revisar caries, posibles enfermedades y hacer una limpieza más profunda para quitar la posible placa que se haya formado. No se trata de tener una sonrisa alineada y perfecta, pero sí de cumplir unos básicos que agradecerás a corto y largo plazo.

La vuelta de vacaciones es un momento ideal para realizar tu visita anual. Llámanos al teléfono 91 344 03 80 y coge cita. Te realizaremos una revisión completamente gratuita para que empieces la ‘vuelta al cole’ con los deberes hechos 😀

FUENTES:
http://www.elle.es/belleza/consejos-de-belleza/como-mantener-dientes-para-siempre
https://www.propdental.es/blog/odontologia/higiene-dental/
 
pie-de-entradas



Cómo cuidar los dientes durante el verano
Hoy empieza el verano oficialmente. Para muchos significa irse de vacaciones, practicar más actividades al aire libre… y todos queremos estar a punto, pero no solo nos referimos a un cuerpo de playa sino a nuestra salud en general y bucodental en particular. Porque con el calor, los cambios de rutina y la relajación que nos dan los días descanso, a veces descuidamos nuestros hábitos de higiene bucodental.
Queremos dar algunos consejos sobre cómo cuidar los dientes durante el verano para disfrutar con la sonrisa más sana:
NUESTROS DIENTES Y LOS DEPORTES DE VERANO.
Actividades acuáticas:

  • Natación: los nadadores habituales suelen desarrollar lo que se llama el “sarro del nadador”, una serie de manchas oscuras o amarillentas en los dientes frontales que se producen por el contacto habitual con el cloro de la piscina. Este sarro suele eliminarse fácilmente con una limpieza dental profunda. Para evitarlo, lo mejor es tener especial cuidado en el tiempo que pasamos en la piscina.
cuidar-dientes-natación
cuidar-dientes-natación
  • Buceo: el síndrome del buceador (barodontalgía) se produce por el cambio de presión y por la manera en que se utilizan los reguladores de aire. Puede causar dolores en la mandíbula, problemas en el tejido de las encías u odontalgia (dolor en el centro del diente). Esta afección siempre se agrava según el estado de la salud dental del buceador, si tiene empastes, enfermedades de las encías, abscesos periodontales.

cuidar-dientes-buceo
cuidar-dientes-buceo

Deportes de contacto:
En el fútbol, baloncesto o voleibol no es obligatorio el uso de protectores bucales y faciales, lo que aumenta la probabilidad de que se produzcan lesiones en la zona de la boca y el rostro. Ciclismo, escalada, running al aire libre/en la naturaleza…
cuidar-dientes-voley
cuidar-dientes-voley

Usar protector bucal puede evitar que se dañen los correctores dentales u otros trabajos de ortodoncia, así como prevenir cortes en la boca, lesiones en la mandíbula y daños en los dientes.
Existen varios tipos de protectores bucales siendo el más efectivo es aquel que está hecho a tu medida por un dentista. Llevar una protección facial o bucal evita hasta un 60% de estas lesiones.
NUESTROS DIENTES Y EL CAMBIOS EN LOS HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN.
En verano, ya sea por vacaciones, reducciones de jornada, los niños sin clase … puede que los hábitos de alimentación varíen, bien porque nos relajamos o porque tenemos más eventos sociales.
Es importante tomar conciencia de lo que supone comer con más asiduidad y tener menos disciplina en el cepillado dental. Siempre y cuando sea posible es importante que introducir alimentos que nos ayuden de forma natural a cuidar nuestra dentadura y si esto no es posible, es aconsejable masticar chicle sin azúcar para ayudar a eliminar restos que puedan causar placa.
Evitar en la medida de lo posible:

  • Evitar la ingesta de refrescos azucarados, granizados, helados y bebidas alcohólicas por ser responsables de la aparición de caries y erosionar los dientes, dañar el esmalte y producir sensibilidad dental, pudiendo incluso multiplicar el riesgo de cáncer. Lo mejor es beberlas con pajita (para reducir el contacto con los dientes).
  • Rehuir de los cambios bruscos de temperatura en los alimentos.

Incluir en la lista de la compra: alimentos refrescantes, ligeros y con mayor contenido en agua. Aunque lo normal es tener productos variados, hay una serie de alimentos para cuidar la salud bucodental que no deben faltar en tu frigorífico:
 

  • Frutas como el melón y la sandía: un 90% de la composición del melón y la sandía es agua. A su vez, estas frutas destacan por su riqueza en vitaminas de los complejos A y C y minerales como el potasio. El melón también contiene ácido fólico, por lo que reduce el riesgo de formación de úlceras en la boca.

salud-dientes-melón
salud-dientes-melón

salud-dientes-sandía
salud-dientes-sandía

  • Sardinas: por su alto contenido en flúor, los mariscos y pescados previenen la aparición de caries. Los que son fuente de omega 3 también permiten mantener bajo control la inflamación gingival.
  • Productos lácteos: aportan calcio.
  • Ensaladas: los tomates, por ejemplo, ayudan a prevenir distintos tipos de cáncer.

Y sobre todo no te olvides de beber agua con frecuencia: evitar la deshidratación y ayuda a mantener la densidad salivar que preserva nuestros dientes y encías de las enfermedades.

Si sabemos que vamos a realizar actividades acuáticas de cualquier tipo durante nuestras vacaciones, lo mejor es comentarlo con el dentista para que nos aconseje sobre las precauciones y cuidados que debemos tener. En Deltadent nos preocupamos por la salud de nuestros pacientes. Visítanos en nuestras clínica y ponte en manos de nuestros especialistas en odontología.

FUENTES:
http://www.clinicasnoudent.com/como-debo-cuidar-los-dientes-durante-el-verano/
http://cemvalderas.es/blog/protege-tus-dientes-este-verano-con-los-protectores-bucales/
http://muyenforma.com/alimentos-que-cuidan-la-salud-bucodental-en-verano.html
 
 
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.