Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes con mayor o menor fuerza, ya sea mientras estamos despiertos o bien durante el sueño de manera inconsciente. Es un trastorno que puede ser temporal aunque en algunas personas se convierte en crónico, con consecuencias sobre su estructura dental y su salud en general, sobre todo maxilofacial.

El bruxismo puede afectar tanto en edad infantil como en la adulta, aunque es más frecuente a partir de la adolescencia, y suele durar hasta los 40 años si no se convierte en crónica. Afecta a entre un 10% y un 20% de la población, pero se estima que el 70% de los adultos lo ha padecido en un momento u otro.

Causas del bruxismo

El bruxismo puede tener varias causas. Una de ellas es que los dientes presenten una mala oclusión por estar mal posicionados y, por tanto, choquen los unos contra los otros al morder o cerrar la boca, con lo que se ocasiona una tensión sobre la musculatura maxilofacial y un d esgaste de la piezas bucales. Otras causas apuntarían a una reacción alérgica que provocaría un cierre involuntario de la boca como protección.

Sin embargo, la causa que va ganando más peso en los últimos años relaciona el bruxismo con el estrés de la vida urbana moderna y las tensiones. De hecho los odontólogos constataron que durante la pasada crisis los casos de bruxismo aumentaron considerablemente entre personas con la dentadura en buen estado, debido a la angustia que generaba la incertidumbre laboral. En este sentido, el bruxismo sería una respuesta inconsciente y psicosomática a la tensión similar a la que se produce en una úlcera estomacal.

El bruxismo de índole psicológica, que es el que afectaría más a los adultos, puede darse de modo involuntario e inconsciente durante la vigilia, pero es más frecuente en su vertiente nocturna, cuando no podemos controlar los impulsos de apretar y rechinar de dientes, quizás en relación a sueños y pesadillas que gestionan las tensiones del día anterior.

Este es el más difícil de identificar, puesto que al despertarnos no somos conscientes de que lo hemos padecido y, por lo tanto, es el que más problemas nos puede producir tanto en la boca como en la musculatura de las mandíbulas e incluso en los oídos. Las principales consecuencias de este tipo de nocturno bruxismo pueden ser:

  • Contracturas en la musculatura de las mandíbulas y los hombros -trapecios- que pueden volverse crónicas.

  • Dolor en el tercio superior de la espalda e incluso la espalda en general.

  • Dolor mandibular y en la zona externa de los oídos.

  • Las mandíbulas se desencajan al abrir y cerrar la boca; a la larga se puede producir una degeneración del cartílago de inserción.

  • Cefaleas.

  • Molestias en las piezas dentales y las encías que pueden volverse constantes.

Cómo detectar el bruxismo

El bruxismo no siempre es fácil de detectar, al menos en sus primeras fases, que es cuando es más recomendable hacerlo para aminorar sus síntomas, sobre todo en lo referente a los casos degenerativos del cartílago y el desgaste del esmalte de muelas y dientes, ambos procesos irreversibles y que pueden llegar a ser muy pronunciados en algunos casos. Algunas pistas que nos pueden llevar a sospechar que padecemos bruxismo, y por tanto debemos consultar con un especialista son:

  • Dolor de cabeza matinal: sobre todo en la zona lateral del cráneo.

  • Sensación de presión sobre los tienes muelas al despertarnos:como si nos hubieran estado manipulando la boca.

  • Cansancio maxilar: sentimos que la mandíbula ha hecho un esfuerzo.

  • Al abrir y cerrar la boca notamos que la mandíbula ‘salta’ en su zona de inserción, a la altura de los oídos, como si fuera a desencajarse.

  • Contracturas o sobrecarga en los trapecios similar a la que padecemos cuando estamos mucho rato leyendo o trabajando en el ordenador.

  • Si nos miramos la superficie de los dientes en el espejo, notamos que están perdiendo su topografía característica y rugosa y se están limando.

Férula de descarga. Imagen: Dominio Público.

Si experimentamos con frecuencia una parte de estos síntomas es recomendable acudir a un especialista para que busque una solución, que casi invariablemente pasa por colocarnos una férula de descarga, que no es otra cosa que un molde de resina de la parte superior de nuestra dentadura que nos acoplaremos por la noche al acostarnos y nos quitaremos por la mañana. La férula es lo bastante dura para soportar la presión y la erosión, evitando así el desgaste dental, pero también es capaz de absorber el impacto de la presión, descargando así a la musculatura y evitando el desgaste del cartílago.

 
 
Fuente: eldiario.es

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Nuestra tonalidad viene predeterminada por nuestra genética, así como el grosor o la evolución futura de nuestros dientes, pero debido a ciertos hábitos, tus dientes amarillean; en nuestra mano está corregirlos para no perder la mejor de nuestras sonrisas:

  • Alimentación inadecuada. El café, el vino o el té son bebidas que pueden acabar produciendo manchas en nuestros dientes si las consumimos en exceso. También debemos vigilar el consumo de refrescos carbonatados, ya que presentan un alto nivel de ácido que penetra en nuestros dientes dañando el esmalte.
  • Mala higiene bucal. Por supuesto, mantener un buen hábito a diario es vital para tener una sonrisa en perfectas condiciones, no sólo a nivel estético. Aquí puedes comprobar si tu higiene es o no la correcta.
  • Tabaquismo. Entre las sustancias que conforman el tabaco se encuentra el alquitrán, responsable de que los dientes se amarillen y/o adquieran una tonalidad más oscura.
  • Consumo de algunos antibióticos. Determinados fármacos pueden acarrear un problema secundario en nuestros dientes. Éste es el caso de la tetraciclina, un compuesto presente en varios medicamentos que puede provocar manchas horizontales de color grisáceo o marrón en los dientes de los pacientes que la consumen.

Por lo tanto, si quieres mejorar la blancura de tu dentadura, debes comenzar a corregir estos hábitos inadecuados, además puedes completar la acción con un tratamiento estético que te ayude a lograr tu tono ideal. Eso sí, en el caso de que tu cambio de color se produzca por un desgaste de tu esmalte no debes usar métodos blanqueantes ni cepillarte los dientes fuertemente, ya que la dentina se encontrará demasiado expuesta a ser dañada. Para ello, lo recomendable es que acudas a un profesional y utilices dentífricos diseñados especialmente para reparar y proteger las zonas más sensibles de tu dentadura.
 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Si las encías comienzan a sangrarte en algunas ocasiones cuando te cepillas los dientes es síntoma de que se maltratan los tejidos periodentales y de esta manera se producen las enfermedades periodontales.
El cepillado tiene que ser organizad, primero los dientes superiores, luego los inferiores de derecha a izquierda y después de izquierda a derecha. El modo de cepillarse es de arriba hacia abajo, de abajo hacia arriba y de dentro hacia fuera.
La enfermedad periodontal afecta a todos los tejidos que involucra a un diente, encías, las fibras que sostienen el diente, y el hueso que sostiene el diente.
Cuando hay acumulo de placa bacteriana alrededor del diente, se calcifica y es imposible que con el cepillado podamos retirar esas calcificaciones que son pequeñas piedrillas, de manera que el diente comienza a perder soporte periodontal y finalmente se puede perder.

A continuación compartimos un vídeo de cómo realizar una correcta higiene dental:

Otras causas de encías sangrantes pueden ser:

  • Cualquier trastorno hemorrágico
  • Cepillarse con mucha fuerza
  • Cambios hormonales durante el embarazo
  • Prótesis u otros aparatos dentales mal ajustados
  • Mal uso del hilo dental
  • Infección, que puede estar tanto en los dientes como en las encías
  • Leucemia, un tipo de cáncer en la sangre
  • Escorbuto, una deficiencia de vitamina D
  • Uso de anticoagulantes
  • Deficiencia de vitamina K
Otros consejos para ayudar con las encías sangrantes:

  • Procure que le hagan un examen periodontal.
  • NO consuma tabaco que agrava el sangrado de las encías.
  • Controle el sangrado de las encías aplicando presión directamente sobre la encía con una gasa humedecida en agua helada.
  • Si le han diagnosticado una deficiencia de vitaminas, tome los suplementos vitamínicos.
  • Evite el uso de ácido acetilsalicílico (aspirin), a menos que el médico le haya recomendado tomarlo.
  • Si los efectos secundarios de un medicamento están causando la irritación, solicítele al médico que le recete otro fármaco. Nunca cambie su medicamento sin consultar antes con el médico.
  • Utilice un dispositivo de irrigación oral en la configuración baja para masajear las encías
  • Acuda al odontólogo si su prótesis dental u otros aparatos dentales no ajustan bien o si están causando puntos dolorosos en las encías.
  • Siga las instrucciones del odontólogo sobre cómo cepillarse y usar la seda dental para que evite lastimarse las encías.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Éstos son algunos de los tratamientos más demandados, algunos de ellos se utilizan para corregir las consecuencias de algunas enfermedades, como la periodontitis. Pero no debemos de olvidar que prevenir es mejor que curar, por lo que en este y otros casos lo mejor es favorecer la prevención, por ejemplo llevando una buena higiene diaria o utilizando pastas dentífricas especialmente diseñadas para esta problemática.
Blanqueamiento dental
Es el más habitual a día de hoy. Prácticamente indoloro, el blanqueamiento elimina las manchas visibles en el esmalte dental que pueden estar provocadas por el café, el tabaco o el desgaste natural. La técnica consiste en la aplicación de un producto blanqueante, que se activa mediante una lámpara LED y que puede combinarse con el uso de férulas por la noche, con el objetivo de aclarar los dientes sin teñirlos de un blanco excesivo. Eso sí, sólo debemos realizarlo a través de un profesional y debemos saber que, aún así, existen consecuencias relacionadas, como la sensibilidad dental, que se pueden llegar a producir los días posteriores, por lo que en ese caso sería conveniente no comer alimentos demasiado fríos y/o calientes y utilizar un dentífrico específico para dientes sensibles.
Carillas dentales
Se trata de una solución perfecta tanto para borrar las manchas visibles en el esmalte dental como para corregir la forma, posición o tamaño del diente. Son unas láminas muy finas de porcelana o composite que se adhieren a la superficie del esmalte y que proporcionan un efecto muy natural.
Estiramiento de encía o microinjertos
Las encías retraídas son uno de los problemas más comunes de salud dental y su principal causa es la periodontitis crónica. Para corregir este defecto en la encía, se utilizan dos técnicas: el estiramiento de la misma para cubrir la raíz del diente o la combinación de esta técnica con microinjertos, en los que se toma tejido del paladar mediante una pequeña incisión y se cubre la encía.
Ortodoncia invisible
Es la alternativa a los brackets y permite corregir los defectos de alineación y mordida de una forma cómoda y casi imperceptible. Se trata de una serie de alineadores prácticamente invisibles y extraíbles que se cambian cada 15-20 días aproximadamente. Además, se combinan con un retenedor nocturno, cuya función es impedir el movimiento natural de los dientes mientras dormimos.
Contorneado cosmético periodontal
Las personas que enseñan mucha encía al sonreír, o que tienen una altura asimétrica en los dientes, pueden corregir este defecto con una pequeña cirugía conocida como contorneado cosmético periodontal. Consiste en recortar la encía que cubre el diente para conseguir una sonrisa más proporcionada y estética.
Implantes
Las tres causas para la pérdida de una pieza dental son: caries, piorrea o un accidente. La solución para reponerla es el implante, que consiste en la colocación de un tornillo de titanio en el hueso que actúa como raíz y la aplicación de una pieza de porcelana. Es una intervención mínimamente invasiva que se realiza con anestesia local.
 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



El hueso es una estructura viva que continuamente está en un proceso de remodelación, pues a lo largo de la vida reabsorbemos tejido óseo viejo y creamos hueso nuevo de forma constante. Eso sí, el envejecimiento, determinadas enfermedades o incluso las pérdidas dentales pueden influir en que esta remodelación se complique, haciendo que la pérdida ósea dental se agrave y se produzca a una mayor velocidad.

Causas más comunes de la pérdida ósea dental
Podemos distinguir entre pérdida ósea fisiológica por atrofia, asociada al envejecimiento y a la pérdida de piezas dentales, y pérdida ósea asociada a patologías que pueden ser motivadas por una enfermedad que afecte al medio oral, como la periodontitis, o enfermedades sistémicas cuyos efectos desemboquen en una pérdida ósea bucal o una falta de desarrollo de los maxilares entre otros síntomas generales, como por ejemplo la osteoporosis.
Los síntomas que nos pueden alertar de su existencia
Hay que decir que la pérdida ósea puede pasar completamente desapercibida para el paciente. Eso sí, el síntoma más claro (y por lo general con mal pronóstico) es la movilidad dental provocada por estados avanzados de enfermedad periodontal. Otros síntomas previos a la movilidad pueden ser la percepción de dientes más largos, con el consecuente aumento de sensibilidad dental o la aparición de triángulos negros entre los dientes. Por eso siempre insistimos en visitas periódicas al dentista, ya que puede identificar de manera temprana estos síntomas y actuar en consecuencia.
En zonas donde el paciente ha perdido piezas, como consecuencia de una extracción dental o un trauma, es común que note la zona más deprimida y cóncava respecto a las zonas adyacentes con dientes y sufra retención de alimentos en la zona. Si hablamos de personas que han optado por rehabilitar sus piezas dentales mediante prótesis removibles acrílicas (dentadura postiza), lo que pueden notar es que la prótesis que anteriormente se adaptaban bien a su boca, tras la pérdida ósea, se mueve imposibilitando una correcta masticación.
Reponer las piezas para frenar la pérdida ósea
El hueso maxilar necesita el estímulo que le proporciona las cargas y tensiones procedentes de la masticación para que no se reabsorba en mayor medida del hueso que se apone. Así que cuando faltan los dientes, el hueso maxilar y mandibular tiende a reabsorberse con mayor facilidad.
Si hablamos de pérdida ósea provocada por enfermedad periodontal existen algunos tipos concretos de defectos óseos en los dientes que sí son regenerables mediante técnicas de cirugía regenerativa periodontal. Estas técnicas permiten estabilizar y alargar la vida útil de las piezas dentales de un paciente afectado por periodontitis.
Cuando existe una pérdida ósea en una zona edéntula y el paciente desea ser rehabilitado con implantes dentales, es posible que no exista un soporte suficiente para la fijación de los mismos. En estos casos se pueden estudiar distintas soluciones por parte de un especialista, entre ellas la cirugía reconstructiva mediante injertos de hueso, ya sean del propio paciente (autoinjerto), de un donante (aloinjerto), materiales procedentes de otra especie animal previamente tratado y procesado (xenoinjerto) e incluso de origen sintético (aloplásticos).
 
 
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.

pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.