Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







La periodontitis o ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como ‘piorrea’, es una patología fundamentalmente caracterizada por una inflamación y sangrado de las encías. Una periodontitis que, además de causar la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por ende, de provocar la pérdida de los dientes, se asocia a un mayor riesgo de enfermedades muy graves y potencialmente mortales, caso sobre todo de las cardiovasculares y de distintos tipos de cáncer. Y asimismo, de la artritis reumatoide. De hecho, distintos estudios han sugerido que, en realidad, la periodontitis desencadena la aparición de la artritis reumatoide. Pero, ¿de verdad existe una relación ‘causa y efecto’ entre la enfermedad de las encías y la artritis? Pues según un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro de Investigación Biomédica de la Universidad de Leeds (Reino Unido), parece que sí.
Como explica Kulveer Mankia, director de esta investigación presentada en el marco de la Reunión Anual 2018 de la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR) celebrada en Ámsterdam (Países Bajos), «se ha demostrado que los anticuerpos asociados a la artritis reumatoide, caso de los anticuerpos frente a las proteínas citrulinadas, se encuentran presentes mucho antes de que haya cualquier evidencia de daño articular. Una realidad que sugiere que el origen de estos anticuerpos procede de un lugar fuera de las articulaciones».

¿Relación causal?

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria que, caracterizada fundamentalmente por el dolor y la degeneración progresiva de las articulaciones, padecen más de 200.000 personas en nuestro país –sobre todo mayores de 40 años y, en tres de cada cuatro casos, mujeres–. Una patología que, asimismo, se engloba en las denominadas ‘enfermedades autoinmunes’, esto es, en las que el sistema inmunitario ataca al propio organismo –en este caso concreto, a las articulaciones–. Pero aún hay más: los procesos inflamatorios de la artritis reumatoide también afectan a otros órganos del cuerpo, como el corazón o los pulmones. Sin embargo, y como ocurre con la inmensa mayoría, sino todas, de las enfermedades autoinmunes, aún se desconoce la causa que desencadena su aparición.

En este contexto, es bien sabido que los pacientes con artritis reumatoide tienen una mayor prevalencia de periodontitis. La razón se explica porque la autoinmunidad en la artritis reumatoide está caracterizada por la presencia de anticuerpos frente a proteínas citrulinadas. Y por lo que se sabe hasta ahora, el único patógeno humano capaz de expresar una enzima que genere proteínas citrulinadas es ‘Porphyromonas gingivalis’, bacteria que habita la cavidad oral y que es responsable de la aparición de la enfermedad de las encías. Tal es así que numerosos investigadores han pensado que la propia periodontitis podría encontrarse detrás de la autoinmunidad que da lugar a la artritis reumatoide.
Para evaluar esta posibilidad, los autores contaron con la participación de 48 personas en riesgo de padecer artritis reumatoide –esto es, con test positivos de anticuerpos frente a proteínas citrulinadas y síntomas musculoesqueléticos, pero sin inflamación de las membranas que recubren las articulaciones (sinovitis), por lo que aún no han desarrollado la enfermedad– y de 32 individuos ‘sanos’ –el consabido ‘grupo control’–. Y lo que hicieron es someterlos a un exhaustivo examen bucodental y a una evaluación de tres bacterias presentes en la placa dental –‘P. gingivalis’, ‘Aggregatibacter actinomycetemcomitans’ y ‘Filifactor Alocis’.
Los resultados mostraron que, comparados frente a los incluidos en el grupo control, los participantes en riesgo de desarrollo de artritis reumatoide tuvieron una mayor incidencia de periodontitis –73% frente a 38%–. Además, la presencia de bolsas o espacios infecciosos ‘profundos’ que aparecen en las encías junto a las piezas dentales, signo comúnmente empleado para el diagnóstico clínico de la periodontitis, fue significativamente superior en las personas en riesgo de artritis. También los episodios de sangrado en las encías.
Es más; la presencia de ‘P. gingivalis’ y de ‘A. actinomycetemcomitans’, pero no de ‘F. Alocis’, fue notablemente superior en los individuos en alto riesgo. Un aspecto muy a tener en cuenta dado que ‘P. gingivalis’ y ‘A. actinomycetemcomitans’ son bacterias bien conocidas por su papel en la aparición de la periodontitis –lo que, sin embargo, también ocurre con ‘F. Alocis’.

Más allá de las encías

La sospecha de la existencia de una posible relación entre la salud de las encías y la artritis reumatoide no es, ni mucho menos, nueva. De hecho, uno de los tratamientos para la artritis reumatoide que se empleaba en las primeras décadas del pasado siglo XX consistía, simple y directamente, en la extracción de todas las piezas dentales. Pero, evidentemente, no funcionaba –o aún existiría la tentación de seguir practicándolo–. Pero a la luz de las nuevas evidencias, parece que tampoco iban tan ‘sumamente desencaminados’.
Como concluye Kulveer Mankia, «nuestro estudio es el primero en describir la periodontitis clínica y la abundancia relativa de bacterias periodontales en los individuos en riesgo de artritis reumatoide. Así, nuestros resultados refuerzan la hipótesis de que la inflamación local en la superficie de las mucosas, como serían las encías en este caso, puede ser el desencadenante principal para la autoinmunidad sistémica observada en la artritis reumatoide».
 
Fuente: abc.es
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Running: ¿cómo afecta a la salud bucodental?
Al hablar de la práctica del ‘running’ es frecuente pensar en patologías musculares, sobre todo en las extremidades inferiores, pero la boca es otro de los puntos a tener en cuenta
Los corredores no son los deportistas que más padecen, a primera vista, muchos traumatismos faciales; sin embargo, sí que son frecuentes los traumatismos dentales, especialmente en las carreras de montaña, tan de moda en los últimos tiempos. Lo más habitual en estos corredores es sufrir impactos de intensidad leve-moderada que pueden originar fracturas en las piezas que serán tratadas por los odontólogos en la mayoría de los casos.
Cuando una persona sufre un golpe en la boca que provoque la avulsión o salida completa de la pieza dental (corona y raíz enteras), debe reimplantarla de forma urgente. Existe una relación exponencial entre el tiempo que se tarda en recolocar la pieza dental en el alveolo dentario y la posibilidad de que vuelva a tener estabilidad futura en el hueso. Esto se debe hacer lavando el diente con agua o leche y cogiéndolo por la corona sin manipular la raíz en exceso, para después introducirlo en su alveolo. Si el dolor o la situación de estrés del momento lo impiden, se debe colocar el diente debajo de la lengua o, como tercera opción, se meterá en un recipiente con agua o leche. Acto seguido, el corredor accidentado debe acudir a un centro sanitario donde exista un especialista en cirugía maxilofacial o a un odontólogo, para así tratar de estabilizar la zona mediante diferentes dispositivos.
‘Running, la gran obsesión’
El entrenamiento también puede causar dolores de cabeza o cefaleas en personas predispuestas. Algunas pueden tener relación con componentes nerviosos y vasculares de tipo migrañoso. En estos casos, especialmente en épocas de sol, es fundamental tratar de correr con protección, mediante el uso de gafas y gorra, ya que, al exponernos de manera directa en la cabeza, el sol produce un efecto vasodilatador.
Un segundo tipo de cefaleas que son frecuentes en corredores son las asociadas a las contracturas musculares al apretar los dientes. De la misma manera que algunos pacientes utilizan las famosas férulas de descarga (dispositivos intraorales a modo de mordedores especiales, con un perfil menor a los protectores dentales clásicamente utilizados en los deportes de contacto), desde hace unos años se ha popularizado el uso de dispositivos similares en los entrenamientos y en las carreras. Estas férulas disminuyen la tensión que ejercen los músculos faciales masetero y temporal sobre la mandíbula y la articulación temporomandibular. Una de las ventajas teóricas añadidas es que además, en determinados pacientes, pueden ayudar a aumentar el espacio por donde pasa el aire al propulsar la mandíbula hacia delante, concepto utilizado en alguna enfermedad como el síndrome de apnea-hipopnea del sueño.
Entre los corredores son frecuentes las cefaleas asociadas a contracturas musculares por apretar los dientes.
Sin embargo, el especialista debe ser capaz de seleccionar de manera correcta las personas que se pueden beneficiar de estos dispositivos, pues también pueden limitar la entrada de aire y forzar la articulación en pacientes con unas características diferentes.
Estas consideraciones son, por tanto, fundamentales, ya que la correcta entrada de aire es uno de los aspectos más importantes que marcarán la diferencia en la carrera. Entre otras ventajas, pueden ayudar a hacer desaparecer el flato que tanto hace sufrir a los corredores. Para ello, también se puede trabajar el concepto de la respiración asimétrica como patrón respiratorio, que consiste en tomar y soltar el aire en un número diferente de pasos, siguiendo un patrón 2:3, 3:2, 1:2, etc… Esta práctica permite disminuir, e incluso hacer desaparecer, el famoso flato y los tan frecuentes dolores musculares en los isquiotibiales. Antes de hacerlo durante la carrera, es recomendable comenzar a practicarlo mientras se camina.
 
Fuente: elconfidencial.com
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Por muy precavido que se quiera ser, enfrentarse a una emergencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.

Hoy hablaremos del dolor de muelas:

Situación
Ésta es una de las urgencias dentales por excelencia. De manera repentina, empiezas a sentir un dolor de muelas especialmente intenso y constante que, además, se acompaña de episodios en los que la intensidad del dolor aumenta. Lo más común es que este dolor se deba a una caries.

Solución
Pide cita con tu dentista cuanto antes. Éste debe examinar la pieza dental, determinar la causa del dolor y pautar un tratamiento.
Mientras acudes al dentista
Consulta con tu médico la posibilidad de tomar analgésicos o antiinflamatorios. Eso sí, nunca tomes ninguna medicación sin la prescripción del médico o del odontólogo.
Además, evita los alimentos muy fríos, calientes, duros o dulces y aplica frío en la zona de la mejilla donde está la muela que te duele. Por último, no presiones la zona. Es decir, no te tumbes sobre ese lado de la cara, por ejemplo.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.