Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Las comidas excesivas, los abusos en la mesa, los malos hábitos y la falta de ejercicio son protagonistas en Navidad. En el caso de los más pequeños, más del 50% de las caries son producidas en esta época por un excesivo consumo de azúcar y una inadecuada rutina de higiene.

En nuestra boca viven 20.000 millones de bacterias y cada día que pasa sin que nos cepillemos los dientes ahí se mudan millones de nuevas bacterias dispuestas a hacer de las suyas
En Navidad es casi inevitable hacer algunas cosas en exceso, como comer, beber, fumar, comprar… debido al cambio de nuestros hábitos de vida durante estos días. Consejos básicos para poder disfrutar de las fiestas navideñas sin poner en peligro el presente y futuro de nuestra salud bucodental:

Consejos básicos para poder disfrutar de las fiestas navideñas sin poner en peligro el presente y futuro de nuestra salud bucodental.

1. Controla lo que comes: Debemos controlar qué comemos y cuanto comemos, sobre todo en relación a los típicos dulces navideños, pues este es el primero de los excesos.
2. Evita comer entre horas: Intenta no comerlos todos los días y evita picar entre horas, pues está demostrado que los azúcares (junto con una mala higiene) tienen relación con la aparición de las caries. Se acentúan las caries y los problemas dentales por un excesivo consumo de azúcar y una mala limpieza durante la Navidad.

3. Controla lo que comes: Debemos controlar qué comemos y cuanto comemos, sobre todo en relación a los típicos dulces navideños, pues este es el primero de los excesos.

4. Precaución al morder alimentos duros: Como el turrón o marisco, sobre todo si llevamos restauraciones de composite o carillas, pues podrían fracturarse o despegarse.

5. Cuida tu sensibilidad: Si ya tienes sensibilidad dental al comer, beber o al cepillarte, no olvides que gran número de bebidas son ácidas y que no se suelen identificar como tales, por lo que actuarán empeorando nuestro problema:
· El vino (más el blanco que el tinto)
· La cerveza
· Los refrescos de cola
· Las bebidas energéticas
· Las infusiones (sobre todo, de frutos rojos)
· Los zumos de frutas (especialmente los cítricos)
Los dulces blandos que se quedan adheridos a los dientes y son especialmente perjudiciales, ya que los restos permanecen más tiempo en nuestros dientes y son más difíciles de desprender, incluso con el cepillado.
Los refrescos: que debido a su alto contenido en azúcares favorecen el desgaste del esmalte dental.
Los cítricos: su acidez erosiona el esmalte dental y hace que los dientes se amarilleen.
El vino tinto puede provocar manchas grises en los dientes mientras que el vino blanco puede oscurecer el esmalte dental por su acidez.
El marisco: algunos de ellos son excesivamente duros para nuestra dentadura y se pueden producir accidentes al morderlos dañando los dientes, la ortodoncia o las prótesis.
En estas fechas de celebración solemos cambiar nuestros horarios y hábitos de vida, lo que provoca cierta relajación con respecto a las medidas de higiene bucodental.
El efecto de estas bebidas sobre la sensibilidad dental aún es superior si los combinas entre sí y están fríos y azucarados. El control de estos ácidos nos ayudará a aliviar la hipersensibilidad dental.
6. Escoge bien el turrón: Es mejor escoger el turrón de Jijona o el de Alicante (el duro) ante la posibilidad de comer los de chocolate, café, piña u otros sabores que contienen un elevado porcentaje de azúcar.
Pero si el cacao nos encanta es mucho mejor elegir el chocolate negro y no el que lleva leche, el cual no contiene efectos antioxidantes y viene cargado de azúcares.
7. Cuidado especial con los alimentos “sin azúcar“: Algunos pueden contener otros derivados capaces de perjudicar los dientes de igual o peor forma.
Cuidado con los alimentos “sin azúcar” porque algunos pueden contener otros derivados capaces de perjudicar los dientes de igual o peor forma.
Unos enemigos conocidos son las bebidas azucaradas que atacan continuamente el esmalte dental, por lo tanto si bebemos café o té mejor hacerlo con moderación y sin añadir demasiadas cucharaditas.
Otro punto que debemos controlar son las bebidas alcohólicas. Dentro el vino tinto, el vino blanco y el champán escogeremos el primero si lo que queremos es conseguir una menor erosión dental. Esto no significa ni mucho menos que debamos apartar el resto de copas, pero si sería preferible controlar los brindis.
8. Cepillarse los dientes al menos antes de ir a dormir: Existen cepillos de viaje, más pequeños o plegables que podemos llevar en el bolsillo o en el bolso; con ello eliminaremos los restos de comida y evitaremos la formación de placa bacteriana, previniendo así los problemas de inflamación de las encías.
9. Siempre aceite de oliva: El aceite de oliva protege contra la caries y el desgaste dental, por lo tanto, un punto más para decir adiós al aceite de girasol.
10. Mastica chicles sin azúcar: Masticar chicles sin azúcar estimulará la producción de saliva, encargada de neutralizar la acidez proveniente de lo que ingerimos. El chicle es un gran aliado en estos momentos ya que la saliva que genera también limpia la superficie de los dientes.

 
No debemos olvidar que la salud dental es una de las mejores formas de prevenir otras enfermedades como el infarto de corazón, el ictus cerebral o el cáncer de páncreas, según ha demostrado la Academia Americana de Cardiología. Cuida tu corazón en éstas fiestas Navideñas.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas



Todo tratamiento de ortodoncia tiene un proceso desde que acudes a la clínica inicialmente hasta que el problema dentario queda solucionado. Este proceso, que en Deltadent seguimos de forma rigurosa con el objetivo de conseguir una mayor eficacia en el resultado final, puede dividirse en diferentes fases, las cuales explicamos a continuación…
¿Qué es la ortodoncia?
La ortodoncia es la especialidad de la odontología que estudia, previene y corrige las alteraciones en la posición de los dientes y de los huesos maxilares. Su objetivo es restablecer el equilibrio natural y funcional de la boca y de la cara, mejorando no solo la estética dental sino también la estética facial, así como el autoestima de los pacientes. El proceso de ortodoncia es el conjunto de movimientos dentarios que se realizan para mejorar la estética, función y masticación de tu boca. Éste se divide en varias etapas o fases hasta alcanzar la sonrisa deseada.
Fases de la ortodoncia
Podría decirse que en total, la ortodoncia tiene 7 fases, una primera fase 0 en la que se realiza un estudio y otras 6 fases activas dentro del tratamiento de ortodoncia.
FASE CERO:

  1. – Estudio de ortodoncia : una vez realizada la primera consulta y se elege el tratamiento mas adecuado para caso en particular, ya sean brackets metálicos u ortodoncia invisible. Lo primero que hay que llevar a cabo es un estudio de ortodoncia para determinar el diagnóstico preciso y así elaborar el plan de tratamiento. Para ello se realizará una evaluación del casoen el que se determinen los problemas bucales que puedan existir: mordida, mandibulares, líneas medias…
  • Radiografías: de los laterales del cráneo y panorámicas con las que se podrá comprobar el estado de las raíces, si existe ausencia de muelas o si  existe alguna infección.
  • Fotografías extraorales e intraorales: para analizar la simetría facial y malposiciones dentarias entre otras cosas.
  • Modelos de estudio: con la realización de impresiones con las que se realizará la aparatología.

Una vez se coloca la aparatología (brackets transparentes o brackets metálicos, Invisalign, ortodoncia de incognito) se empieza a producir el movimiento de los dientes, o la fase activa del proceso de ortodoncia.

FASE ACTIVA:

  1. – Fase de alineamiento y nivelación: corrección del apiñamiento dentario. Para ello se utilizan fuerzas ligeras. Se corrige la mordida cruzada y se tracciona de dientes que no hayan salido. A finalizar esta etapa, las arcadas estarán niveladas y los dientes en línea.
  1. – Fase de corrección de la mordida y relación molar: en esta fase se corrige la oclusión o mordida y se empiezan a encajar los dientes en su posición correcta en sentido anteroposterior y vertical. A veces es necesario utilizar gomas como fuerzas externas para ayudarnos a corregir la mordida.
  1. –  Fase de cierre de espacios: esta es la siguiente fase en la que se deben cerrar los espacios que hay entre los dientes una vez todo está alineado y colocado.
  1. – Fase de acabado y terminación: al iniciar esta fase los dientes deben estar alineados, los espacios deberán estar cerrados y la mordida debe estar en una relación correcta. En esta fase haremos pequeños ajustes de perfeccionamiento de la posición dentaria:
  • Igualar las raíces y comprobar que todas quedan paralelas.
  • Ajustar pequeñas posiciones dentales individuales.
  • Corregir pequeñas discrepancias de línea media para que la línea media superior e inferior coincida.
  • Asentamiento final de los dientes.
  1. – Fase de retirada de los aparatos: una vez se considera que se han alcanzado todos los objetivos: los dientes están alineados, no hay espacios entre los dientes, la mordida está corregida y la estética es correcta quitaremos los aparatos para pasar a la fase de retención.
  1. – Fase de retención: es una fase muy importante ya que permite mantener los resultados conseguidos. Los dientes tienen memoria y con el tiempo querrán volver a su posición anterior. Para ello pondremos retenedores fijos arriba y abajo y unas fundas transparentes que se utilizarán para dormir. De este modo se mantendrán los resultados para siempre.


 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Las caries dentales constituyen uno de los principales –sino el mayor– problemas de salud bucodental en todo el mundo. Unas cavidades en los dientes y muelas que provocan que la pulpa dental quede expuesta a las infecciones, por lo que deben ser inmediatamente ‘reparadas’. Y para evitar que esto pase, es totalmente necesario de cuidemos de nuestra salud oral, principalmente con el cepillado de nuestros dientes. De hecho, y si bien se ha sugerido una posible predisposición genética, el papel que juegan nuestros genes en el desarrollo de las caries es, de haberla, nimio. No en vano, un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto J. Craig Venter en Rockville (EE.UU.) ha demostrado que la salud de nuestros dientes es consecuencia de nuestros hábitos de higiene y de nuestra dieta –sobre todo, del consumo de azúcar–. Es decir, nuestras madres tenían toda la razón del mundo al insistir una y otra vez en que nos cepilláramos los dientes.
Como explica Karen Nelson, directora de esta investigación publicada en la revista «Cell Host & Microbe», «durante algún tiempo, el dogma de la comunidad dental ha venido constituido por la limitación del consumo de azúcar y la liberación de ácido en la boca. Ahora nuestro estudio identifica las especies bacterianas que pueden ser adquiridas a través del ambiente y que tienen la capacidad de provocar caries».

Predisposición no heredada

Desde principios del pasado siglo XX se sabe que la formación de caries dentales se encuentra asociada a la composición de nuestra flora bucodental, muy especialmente a la presencia de la bacteria ‘Streptococcus mutans’. Y es que una vez concluimos nuestras comidas, este microorganismo tiene por costumbre liberar ácidos que erosionan el esmalte dental. Pero, ¿qué factor tiene más peso en la composición de nuestra flora bucodental? ¿Los genes o el ambiente?
Con objeto de evaluar la influencia del ambiente, esto es, de la higiene y cuidado bucal, y descartar todo posible condicionante genético, los autores analizaron los microbiomas orales de 280 parejas de mellizos –hermanos que, si bien alumbrados en el mismo parto, no comparten el mismo genoma al haberse desarrollado en óvulos distintos– y de 205 parejas de gemelos idénticos –hermanos desarrollados a partir de un mismo cigoto, y, por tanto, con un genoma similar–, todos con edades comprendidas entre los 5 y los 11 años.
Fuente: abc.es
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



En nuestra sociedad actual, cada vez es más frecuente la práctica deportiva tanto en niños, en adolescentes como en adultos, y la realización de ciertas actividades lúdicas que pueden representar riesgo de traumatismo dental. La acción de los golpes cerca de la cavidad oral suelen causar la rotura, pérdida y hasta el desplazamiento de los dientes. Situaciones que afectan a la estética, fonación y masticación.
La prevalencia de las lesiones dentales durante la práctica deportiva llega a ser de hasta un 45%. En este sentido, las más frecuentes son las luxaciones y las fracturas dentoalveolares.

¿Qué es un traumatismo dental? 

Es una agresión producida por un impacto directo en los tejidos duros orales, ya sea porque un objeto se desplaza contra la boca o porque el deportista se golpea contra una superficie dura. Uno de los factores que más influye en el riesgo de sufrir una lesión en esta zona es el crecimiento. Los huesos y músculos del aparato estomatognático se desarrollan a un ritmo diferente, estando más inmaduros en el caso de los niños, por lo que éstos son más vulnerables a sufrir un traumatismo dental.

¿Existe algún perfil de persona en el que sea más fácil que se produzca un traumatismo?

Sí. Hay diversos factores de la cavidad oral que hacen que la persona sea más susceptible a sufrir un traumatismo dental: el resalte y la incompetencia labial; es decir, las personas que necesitan tratamiento ortodóncico son más propensas a sufrir un traumatismo; el estado emocional del paciente también puede incidir en el riesgo de traumatismo dental.
CLASIFICACIÓN DE FACTORES DE RIESGO ANTE UN TRAUMATISMO DENTAL
1. Malposición dental
2. Malformación de esmalte o dentina
3. Interposición labial o lingual
4. Prótesis bucal o tratamien- tos previos
5. Ortodoncia
6. Enfermedad periodontal

¿Es el traumatismo dental una urgencia médica?

Sí y se debe tratar como tal, acudiendo lo antes posible al dentista, ya que un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno mejoran el pronóstico del diente. Los dientes traumatizados y desplazados pueden dañar tanto al diente permanente en caso de dentición temporal como los permanentes adyacentes.
PASOS A SEGUIR CUANDO PERDEMOS UN DIENTE EN UN TRAUMATISMO
Guardar la calma y estar tranquilos.
Buscar el diente que ha saltado y cogerlo del suelo por la corona NO tocando nunca la raíz.
Lavarlo bajo un grifo de agua corriente durante unos dos minutos (jamás raspar la raíz ni
aplicarle ningún antiséptico).
Recolocarlo en la boca mirando el sentido de los dientes vecinos para no equivocarnos.
Clasificación de los deportes según el riesgo de traumatismos orales.
Alto riesgo: Artes marciales, boxeo, fútbol americano, hockey, patinaje sobre hielo y rugby.
Riesgo intermedio: Baloncesto, balonmano, buceo, equitación, paracaidismo, squash y waterpolo. En estos deportes existe una alta incidencia de accidentes dentales.
Clasificación de las lesiones traumáticas producidas duran- te la práctica deportiva.
Lesión leve: Aquella que no impide continuar el juego. Se da un tratamiento provisional y al finalizar el juego se explora en profundidad.
Lesión grave: La lesión obliga al jugador a retirarse y permanelar, ojo o mejilla.
También son frecuentes las lesiones en la mandíbula, siendo muy común la lesión mandibular por un mecanismo indirecto.

¿Se pueden evitar los traumatismos dentales en el deporte? 

Sí, sobre todo en deportes de contacto. Por ello es imprescindible el protector bucal.
 
Fuente: estadiodeportivo.com
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Morderse la lengua o los labios suele ser común y la mayoría de las veces es solo un dolor pasajero. Sin embargo hay instancias en que se debe tener especial cuidado sobre todo cuando se esta anestesiado después de un procedimiento dental, ya que por el efecto de la anestesia la mordedura puede ser más fuerte de lo que aparenta.
Este tipo de casos pueden ocurrir especialmente en los niños, por lo que se debe tener especial cuidado cuando están todavía bajo el efecto de la anestesia.

Pasos a seguir :

  • Limpie el área con agua y una gasa limpia.
  • Controle el sangrado ejerciendo presión sobre la herida, si el sangrado no para acuda inmediatamente al dentista o a un centro de salud
  • Aplique una compresa fría sobre el área para reducir la inflamación
  • Si se tiene dolor se puede tomar un analgésico simple para manejar la incomodidad
  • En la medida que la herida va sanando se debe revisar por signos de infección, si sospecha que exista acuda al dentista lo antes posible.

¿Por qué nos mordemos la lengua sin querer?

Masticar la comida puede parecer una tarea fácil, pero en realidad es más complicada de lo que parece. Tu lengua está en una posición vulnerable al masticar. Y aunque es doloroso cada vez que te muerdes la lengua, no sucede tan a menudo como te podrías imaginar. En un esfuerzo por entender cómo funciona esta tarea biológica compleja, los investigadores de la Universidad de Duke, llevaron a cabo un experimento con ratones para mapear los circuitos neuronales responsables de la coordinación de la lengua, mandíbula y todos los músculos que intervienen en el proceso.
Los músculos de la mandíbula y la lengua están regulados por un conjunto de neuronas conocidas como neuronas motoras, que a su vez son controlados por un grupo diferente de neuronas conocidas como las neuronas premotoras.
“La masticación es una actividad que se puede controlar conscientemente, pero si dejas de prestar atención, estas neuronas interconectadas en el cerebro empiezan a hacer todo por ti”, dijo Stanek.
Causas de moderse la lengua
Se concluye que, la primera causa de morderse la lengua es “la masticación descuidada“. Es algo que probablemente haces a menudo, y ocurre cuando estás masticando y haciendo algo más: hablar, recoger algo, leer, hablar, etc. Esto se puede remediar prestando un poco más de atención a la masticación.
Sin embargo, si te muerdes la lengua más de lo normal, puede ser debido a algún tipo de desajuste en los dientes, o tal vez debido a la ATM (trastorno de la articulación mandibular) ya que los dientes mal alineados causan un pellizco en nuestra lengua y/o mejillas. Los dientes mal alineados no solo causan una línea de contacto accidental ocasional, sino que pueden crear una dependencia psicológica en términos de morderse la lengua y/o mejilla, aquí es cuando aparecen las lesiones crónicas.
También, cuando los dientes están desalineados, el cerebro se va a “corregir” esta falta de alineación poniendo algo entre ellos, ¿y que está disponible para poner ahí? Lo has adivinado, la lengua, mejillas y labios.
Como ves, morderse la lengua está relacionado con muchas cosas, como despistarse mientras comes o por una interacción incorrecta entre los dientes superiores e inferiores y/o maloclusión dental. Cuando esta relación es incorrecta y sin superposición adecuada, la lengua puede quedar aprisionada. Sin la intervención de un especialista, es probable que continúes mordiéndotela.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.