Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.






que-hacer-con-muelas-del-juicio.jpg

La muela del juicio es, posiblemente, la pieza dental que más problemas suele conllevar. De entrada, cuando sale, en la mayoría de los casos, suele venir acompañada de dolor y una sensación de incomodidad en la boca. El motivo no es otro que las dificultades que puede encontrar para salir correctamente y que, en algunos casos, obliga a su extracción definitiva. ¿Por qué se llama la muela del juicio? Tal y como hemos señalado, es la última pieza de nuestra dentadura en hacer acto de presencia, iniciando su salida alrededor de los 18-20 años.



La muela del juicio es, posiblemente, la pieza dental que más problemas suele conllevar. De entrada, cuando sale, en la mayoría de los casos, suele venir acompañada de dolor y una sensación de incomodidad en la boca. El motivo no es otro que las dificultades que puede encontrar para salir correctamente y que, en algunos casos, obliga a su extracción definitiva. ¿Por qué se llama la muela del juicio? Tal y como hemos señalado, es la última pieza de nuestra dentadura en hacer acto de presencia, iniciando su salida alrededor de los 18-20 años.

¿Y LAS MUELAS IMPACTADAS?

Normalmente, las muelas del juicio que se bloquean o enquistan durante su erupción, no se desarrollan adecuadamente y causan dolor. El fenómeno se define como muela impactada, es decir, aquella que no brota correctamente del hueso o la línea de la encía. Cuando ocurre, es generalmente debido a la falta de espacio para su alojamiento, pudiendo quedarse bloqueadas en distintas posiciones. Alrededor de un 90% de la población tiene, hoy en día, al menos un molar de este tipo.

Por todo lo expuesto anteriormente, esperar no suele ser lo más recomendable a la hora de tratar con muelas del juicio impactadas. Las infecciones del periodonto (los tejidos blandos que la rodean) son habituales ya que las muelas posteriores son más difíciles de limpiar que las demás y no es extraño que las bacterias accedan a la encía comenzando una infección que al inflamarse provoca bastante molestia… vamos, que duele. Mucho.

Captura de pantalla 2015-11-19 a las 09.23.48

CONDENADAS A LA EXTINCIÓN

La evolución humana ha hecho que las muelas del juicio resulten innecesarias en los humanos, de hecho se estima que el 85% de estos terceros molares pueden requerir que en un momento dado sean extraídos debido al apiñamiento dental que se ocasiona.

Y es que lo normal es que tengamos cuatro muelas del juicio (hay quien tiene menos) que son las últimas en salir y se sitúan en la parte más posterior de la boca. Aunque comienzan a formarse alrededor de los 9 años, no es sino hasta los 20 cuando erupcionan y resulta visible su corona.

Si hay espacio para que las raíces acaben de formarse y ocupen su lugar en la boca no hay por qué echarle más cuenta que al resto de dientes, es decir, no por obligación hay que sacar siempre las muelas del juicio.

En ocasiones (muchas) las raíces de estas muelas no están rectas sino que debido al escaso espacio suelen curvarse o girarse, ello hace que a la hora de cicatrizar la cosa vaya más lenta y la extracción para el cirujano dental sea más compleja.

Para saber si hay o no -o va a haber en el futuro- muelas impactadas se recurre por los profesionales a las radiografías, que claramente muestran el presente y futuro de nuestros dientes.

Hay que dejar claro que si la encía se inflama no es porque la pobre muela esté haciendo esfuerzos para salir al exterior sino que simplemente hay algún problema que debe ser tratado.

Debemos ser conscientes de que una infección de encía sin tratamiento puede llegar a afectar a la muela del juicio que aún esté en el interior del hueso, fastidiándose muela y hueso a la vez. Lo peor de todo es que esta infección puede desarrollarse durante años sin que el paciente sea consciente.

Captura de pantalla 2015-11-19 a las 09.24.05

Si no hay más remedio ¿cuándo es mejor extraer una muela del juicio impactada?

La respuesta adecuada la debe dar tu dentista de confianza, de todos modos debemos decir que en los adultos podemos encontrarnos con algunas complicaciones tales como:

  • Raíces gruesas que la fijan aún más dificultando la extracción.
  • Problemas en cicatrizar tras la extracción que pueden acabar afectando a la muela de al lado.
  • Anquilosis (fusión del diente con el hueso alveolar)
  • Fractura de mandíbula si hubiera una infección o quiste que ya hubiera debilitado el hueso.

 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Por muy precavido que se quiera ser, enfrentarse a una emergencia dental, sea del tipo que sea, suele ser complicado. Aunque alguna de ellas se pueden solventar por uno mismo porque, a simple vista, parece que no revisten gravedad, hay ocasiones que pueden resultar algo más escandalosas y paralizar o hacer perder los nervios. En estos casos es cuando se hace más necesario saber cómo actuar adecuadamente. Esto implica reaccionar con tranquilidad y, a la vez, rapidez.

Hoy hablaremos del dolor de muelas:

Situación
Ésta es una de las urgencias dentales por excelencia. De manera repentina, empiezas a sentir un dolor de muelas especialmente intenso y constante que, además, se acompaña de episodios en los que la intensidad del dolor aumenta. Lo más común es que este dolor se deba a una caries.

Solución
Pide cita con tu dentista cuanto antes. Éste debe examinar la pieza dental, determinar la causa del dolor y pautar un tratamiento.
Mientras acudes al dentista
Consulta con tu médico la posibilidad de tomar analgésicos o antiinflamatorios. Eso sí, nunca tomes ninguna medicación sin la prescripción del médico o del odontólogo.
Además, evita los alimentos muy fríos, calientes, duros o dulces y aplica frío en la zona de la mejilla donde está la muela que te duele. Por último, no presiones la zona. Es decir, no te tumbes sobre ese lado de la cara, por ejemplo.
 
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Uno de los dolores más comunes, más intensos y de más difícil control es el dolor de muelas. La odontalgia o dolor de muelas aparece en general de manera repentina y limita enormemente la capacidad de actuación de la persona que lo padece.

¿Por qué se produce?

Los dolores de muelas se producen a causa de una estimulación de la raíz nerviosa por agentes térmicos, mecánicos o químicos, que irritan el nervio y el cerebro lo percibe como un estímulo doloroso intenso, de inicio o bien brusco o bien insidioso, y que va en aumento.
Estos dolores pueden estar originados por diversas causas, algunas de ellas ajenas a la patología odontológica. En general son debidos a una pulpitis, una inflamación de la cavidad pulpar del diente, parte interna de la pieza dental donde se hallan los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas. Las causas más habituales de dolor de muelas son:

  • Caries dental
  • Fractura o fisura dental
  • Exposición de las raíces dentales
  • Gingivitis
  • Absceso dental
  • Lesiones en la mucosa oral
  • Patología mandibular
  • Patología ótica
  • Sinusitis

¿Cómo se manifiesta?

El dolor de muelas es un dolor constante, sordo, intenso y que presenta crisis de aumento de la intensidad del dolor. Existen diversos factores que pueden agravar el dolor de muelas, como son los alimentos excesivamente fríos o calientes, los dulces o la masticación intensa.
En ocasiones la odontalgia se puede acompañar de otros síntomas que pueden dar una pista del origen del mismo, como puede ser gingivorragia (sangrado de las encías), dolor a nivel del oído, mucosidad abundante y espesa o fiebre.

Mientras no tengo cita con el dentista…

Ante un dolor de muelas intenso se debe solicitar cuanto antes una visita con el odontólogo para que examine la pieza dental dolorosa y pueda, una vez determinada la causa, realizar un tratamiento adecuado. Y es que, en caso de no tratarlo, se pueden afectar los tejidos circundantes, causando problemas graves a nivel de la boca, la cara o el cuello. Pero mientras no se acude al dentista:

  • El dolor se puede paliar mediante el uso de analgésicos como el paracetamol o antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno, metamizol o diclofenaco. Es aconsejable consultar con el médico antes de tomarlos. En caso de sangrado de las encías, conviene evitar la aspirina, dado que ésta aumenta el riesgo de sangrado.
  • Nunca se deben tomar antibióticos sin prescripción del médico, dado que es probable que no sean necesarios y además tampoco van a ayudar a calmar el dolor.
  • Se deben evitar los alimentos excesivamente fríos, calientes o duros.
  • Los dulces y el azúcar también empeoran el dolor dental, por lo cual conviene evitarlos.
  • Va bien aplicar frío local, en la zona de la mejilla adyacente al diente dolorido, por su papel anestésico, ya que puede aliviar en parte el dolor, pero debe evitarse poner hielo en el interior de la boca, pues puede agravar el dolor.
  • Conviene evitar la presión sobre la zona dolorida, no recostando la cabeza sobre el lado afecto.

En la consulta

Al acudir al dentista, éste podrá determinar si la causa es traumática o infecciosa y, por lo tanto, realizar el tratamiento adecuado. En caso de tratarse de una pulpitis puede que la realización de un empaste baste para mejorar el dolor. Si hay infección pero sin haberse formado un absceso, se iniciará tratamiento antibiótico. De haberse formado ya un absceso, el dentista drenará el contenido purulento del mismo, pautará tratamiento antibiótico y reparará la pieza dental. En caso de haberse producido una afectación importante de la muela, el dentista realizará una exodoncia o extracción dental tras el inicio de la cobertura antibiótica. Tras la actuación del dentista, los analgésicos o los AINE ayudarán a calmar el dolor.
MEJOR PREVENIR

Es importante recordar que la prevención siempre es mejor que el tratamiento, por lo que una correcta higiene bucal y una dieta adecuada disminuyen el riesgo de infecciones bucales, caries, gingivitis y dolores de muelas. Cepillarse los dientes tres veces al día, utilizar la seda dental y los colutorios, y evitar los alimentos ricos en azúcares ayudará a prevenir la intensa molestia que supone sufrir un dolor de muelas.
 

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completamente gratuita
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.