Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







El mal aliento o halitosis, es un problema común, que afecta aproximadamente a la mitad de la población. Generalmente, el paciente que sufre mal aliento, no lo detecta por sí mismo. El mal olor, en la mayoría de los casos, tiene origen en la propia boca: halitosis oral. En un menor número de pacientes, se puede deber a otras causas ajenas a la boca: halitosis extraoral. Puede que, como veremos más adelante, tengamos la sensación de expirar mal aliento, sin que sea cierto: pseudohalitosis.

Halitosis oral

El 80% de los casos de halitosis, tiene origen dentro de la cavidad bucal. Se puede deber a diversas causas patológicas:

  • Higiene deficiente. La acumulación de placa bacteriana en lengua –fundamentalmente–, dientes y encías.
  • Caries, enfermedad periodontal.
  • Úlceras.
  • Estomatitis. Inflamación de la mucosa oral por infección vírica o bacteriana.
  • Faringitis. Inflamación de la faringe por infección vírica, bacteriana o fúngica.
  • Efectos de radioterapia o quimioterapia.

Causas no patológicas:

  • Xerostomía, falta de saliva o boca seca, causada por:
    • Edad avanzada. Con la edad, las glándulas salivares pierden eficacia.
    • Sueño. Durante el sueño, el flujo salivar disminuye considerablemente.
    • Estrés y ansiedad.
    • Fármacos.
  • Prótesis que dificulten una higiene correcta.
  • Dieta. Algunos alimentos como el ajo o la cebolla, pueden originar mal aliento, así como el consumo de alcohol. Tras la digestión, los agentes desencadenantes del mal olor, pasan al torrente sanguíneo, después a los pulmones, y acaban expulsándose por la boca con la respiración.
    Períodos de ayuno o saltarse alguna de las comidas puede originar halitosis.
  • Deshidratación.
  • Tabaco.

Halitosis extraoral

  • Con origen en el aparato respiratorio:
    • Rinitis, sinusitis. Infecciones de las mucosas nasales y de los senos.
    • Amigdalitis. Inflamación de las amígdalas.
    • Enfermedades graves como neumonías o carcinomas.
  • Con origen en el aparato digestivo:
    • Infecciones, como la causada por la bacteria Helicobacter Pylori.
    • Úlceras gástricas.
    • Reflujos.
    • Eructos.

Pseudohalitosis

El paciente que está convencido de que desprende mal aliento, que sin embargo no es detectado por terceras personas. Puede desembocar en halitofobia, si el paciente persiste en la creencia, tras ser tratado por el odontólogo. Puede estar relacionada con una situación psicológica de inseguridad, y se manifiesta de diversas formas, que pueden complicar las relaciones sociales:

  • Interpretan erróneamente acciones de terceras personas, si estas se alejan, ventilan la estancia, se tapan nariz o boca en una conversación u ofrecen un chicle o caramelo.
  • Huelen obsesivamente el micrófono del teléfono, su propia saliva, su aliento tapándose la boca con la mano, el hilo dental, y detectan un olor que no perciben terceras personas.
  • Se alejan físicamente de su interlocutor al hablar, hablan con la cabeza hacia abajo, o se tapan la boca.
  • Higiene compulsiva. Cepillado extremadamente frecuente o agresivo.

Prevención

Como es habitual, recomendamos una higiene oral óptima –lengua incluida–, hábitos alimenticios saludables, aprender a gestionar el estrés, hidratación frecuente, evitar el tabaco y el alcohol, y revisiones periódicas en la clínica dental.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas
 



El síndrome de boca seca o xerostomía afecta al 50% de la población mayor de 60 años. La disminución o incluso ausencia de saliva afecta negativamente a nuestra mucosa y dientes, y por tanto a la digestión.
No parece que se trate de un problema causado por la edad, sino de un síntoma originado por enfermedades o tratamientos médicos que se dan con más frecuencia en personas mayores.

Saliva

La saliva equilibra la boca controlando la población bacteriana y la remineralización dental. Protege las mucosas de erosiones y lubrica el bolo alimenticio, como inicio de la digestión, junto al masticado.
La disminución de secreción de saliva, puede ser un síntoma de déficit nutricional que afecte a las glándulas salivares, como paso previo a una pérdida de peso involuntaria, edentulismo (pérdida de piezas dentales en los adultos), y deterioro general de la salud.

Reversible o irreversible

La xerostomía o boca seca puede ser reversible, si es derivada de ansiedad, deshidratación, infección en las glándulas salivares, o efecto secundario de ciertos medicamentos.
Será crónica o irreversible como consecuencia de enfermedades autoinmunes, psiquiátricas, diabetes, infecciosas, reumatológicas, Alzheimer o tratamientos de radioterapia.

Síntomas y consecuencias

La xerostomía suele manifestarse con una sensación de ardor, ronquera, halitosis, lengua seca, mucosas nasales secas, dificultad para tragar y para hablar. Como ya se ha comentado, sin la acción limpiadora y neutralizadora del ácido que produce la placa bacteriana, la consecuencia puede ser caries masiva.

Remedios

Si las glándulas salivares funcionan, aunque sea parcialmente, se puede estimular la producción natural de saliva mediante sprays, comprimidos o chicles específicos, además de remedios caseros pero que pueden ser efectivos: chicles o caramelos sin azúcar, masticar jengibre, y sobre todo, una buena hidratación.
Si las glándulas salivares no funcionan, solo se podrán paliar los efectos hidratando la cavidad bucal con pasta dental y colutorio específicos, y en casos graves mediante geles humectantes.
Como siempre, unos buenos hábitos ayudarán a paliar los efectos: hidratación, no fumar, e intentar respirar siempre por la nariz, en lugar de hacerlo por la boca.
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Saliva y salud bucal

La saliva está compuesta entre un 96% y un 99% por agua. El resto lo componen numerosas partículas orgánicas e inorgánicas, entre las que destacan proteínas, glucoproteínas, hidratos de carbono, electrólitos, células epiteliales descamadas, urea, ácido úrico, hormonas y leucocitos.

Nuestro organismo segrega entre 1 y 2 litros diarios de saliva a través de las glándulas salivales, que se agrupan en función de su tamaño en mayores o menores y se distribuyen a lo largo de la cavidad bucal y de las zonas adyacentes. Su nivel de acidez (pH) oscila entre el 6,3 y el 6,8. Pero, ¿para qué sirve la saliva?

Funciones de la saliva

Las funciones de la saliva son muchas y muy variadas, destacando la de garantizar un correcto proceso digestivo, pero también tiene funciones protectoras y desinfectantes de nuestro organismo.

  • Digestión: La saliva humedece los alimentos que ingerimos ayudando a confeccionar el bolo alimenticio, de manera que podamos tragar con facilidad y evitar atragantamientos. Sin la ayuda de la saliva la digestión de los alimentos resultaría imposible.

  • Sabor: Facilita la sensibilidad gustativa de la cavidad oral y estimula las papilas gustativas de la lengua, encargadas del gusto.

    saliva-sabor
    saliva-sabor

     
  • Articulación de sonidos: Sin la saliva los sonidos que emitimos no serían los mismos. Esta valiosa sustancia es un agente lubricador excelente de nuestra laringe, imprescindible para una correcta fonación.

  • Alarma contra la deshidratación: Su producción depende en gran parte del agua que consumimos. Una boca seca nos estará indicando que no hemos consumido suficiente líquido y que corremos, por tanto, riesgo de deshidratación.

saliva-agua-hidratacion
saliva-agua-hidratacion
  • Analgésico: En un estudio realizado en el Instituto Pasteur, publicado en 2006 en la revista PNAS, se detectó en la saliva un componente excepcional: la opiorfina. Esta sustancia tendría unos componentes analgésicos superiores a los de las endorfinas (los otros analgésicos endógenos) y podría ser de gran utilidad en el tratamiento clínico del dolor.

Un protector indispensable de la boca

En nuestra salud bucodental, la saliva es nuestra gran aliada, ya que:

  • Protege el esmalte: Los iones de calcio, fosfato y flúor, al unirse a la hidroxiapatita del esmalte, forman nuevos componentes más resistentes que evitarán la corrosión del esmalte, puesto que necesita concentraciones adecuadas de fosfato. Otros componentes, como las mucinas, se fijan en la superficie del esmalte, revistiéndolo y favoreciendo su protección y reconstrucción continuas.

  • Mantiene el pH neutro de la cavidad bucal: Gracias a la saliva, nuestra boca mantiene su equilibrio de acidez, lo que favorece la limpieza de restos de alimentos y dificulta la formación de placa. El nitrato que acumula la saliva impide que aumente el ácido destructor de los dientes.

  • Arrastra la capa bacteriana: La producción constante de saliva arrastra las placa bacteriana que se haya podido formar y que no está todavía bien adherida.

  • Destruye bacterias: Además, a través de sus enzimas, es capaz de perforar las paredes celulares de ciertas bacterias, haciéndolas explotar. Una vez en el estómago, la saliva reacciona con el ácido gástrico, ayudando a destruir algunos de los patógenos que hayamos podido ingerir con los alimentos.

El cuerpo es sabio y tiene sus propios medios para protegerse, de modo que la mejor manera de ayudarlo es manteniendo unos buenos hábitos de vida, hidratándote a diario, ingiriendo alimentos de calidad, practicando ejercicio… y llevando un seguimiento de tu salud en general.

Ven a visitarnos a nuestra clínica y comprobaremos el estado de tu salud bucodental de manera gratuita.  Porque en Deltadent nos importa tu bienestar general.

FUENTE:

http://blogsaludbucal.es/la-saliva-una-aliada-de-nuestra-salud-bucal/

 
pie-de-entradas



BESOS Y SALUD DENTAL
Los besos tienen numerosos efectos en el organismo, como por ejemplo, nos pueden ayudar a determinar si una pareja es la ideal a través de ciertos componentes químicos que contiene la saliva.
Cuando nos besamos, transmitimos sentimientos como la pasión, amor, y… bacterias. En concreto, un estudio ha demostrado que en un beso íntimo (definido como un beso con contacto entre las lenguas de los participantes) de 10 segundos de duración se intercambian 80 millones de bacterias entre las bocas de los participantes.
En la cavidad bucal existen más de 700 especies de bacterias diferentes, que además varían en cada persona tanto de forma cuantitativa como cualitativa: la población bacteriana bucal de cada individuo es única ( a priori).
Durante la realización de este estudio se observa además, que las parejas tienden a tener una población bacteriana en la lengua más similar que entre individuos no relacionados, siendo esta similitud aún más pronunciada en aquellas parejas que se besan, al menos, 9 veces al día.
Esto quiere decir que, además de intercambiar bacterias en el momento del beso, éstas encuentran en las superficies linguales un lugar que colonizar a largo plazo. En la saliva, esta similitud no es tan evidente en periodos largos, ya que hay que tener en cuenta que producimos y tragamos saliva constantemente, por lo que la microbiota salival es “compartida” de forma temporal.
Los datos del estudio muestran que cuanta mayor sea la frecuencia de besos íntimos, mayores similitudes se encontrarán en el microbiota bucal, particularmente en la saliva (como comentábamos, de forma temporal). Al menos se requiere una media de 9 besos diarios para obtener una similitud superior al 50% en saliva, mientras que el efecto de un único beso es limitado.
La identificación de los factores que puedan determinar la temporalidad o permanencia de las bacterias colonizadoras en boca podría contribuir al desarrollo de nuevas estrategias para prevenir o curar infecciones orales.
Besar provoca diversos beneficios en el cuerpo humano, siendo particularmente importante a nivel bucal la estimulación de la producción de saliva. Este aumento de saliva provoca ayuda a equilibrar el pH y así evitar largos periodos de desmineralización de los dientes, protegiendo el diente frente a la caries, a la vez que lo remineraliza mediante el aporte de iones que se encuentran en suspensión en la saliva. La saliva además, regula la presencia de bacterias en la boca, por lo que contribuye a la disminución de la halitosis, que a su vez, en caso de que esté presente, puede comprometer acciones como los besos.
¿Hace mucho que no vas al dentista? Coge cita con nosotros y te haremos una revisión gratuita y sin compromiso. Llámanos al 91 344 03 80 o entra en  https://deltadent.es/contact-us/
FUENTE:
http://blogsaludbucal.es/besos-y-salud-bucal/
 
 
pie-de-entradas



Aumento de saliva
Aumentar saliva

Para evitar las caries e infecciones en boca, daremos consejos para aumentar la cantidad de saliva.
Beber mucha agua, es el mejor remedio de dos o tres litros al dia.
Tome muchos zumos naturales pero sin azúcar y como no infusiones. Un pequeño ejercicio para aumentar la cantidad de saliva en boca:
Comience estirando mucho la lengua todo lo que pueda a continuación enróllela hacia atrás hasta pegar en la parte de atrás del paladar en la parte blanda, presiónela, notara  que las glándulas que están debajo de la lengua segregan saliva realice este ejercicio durante 10 l 12 veces, y después puede con la lengua cerrando la boca, limpiar la superficie vestibular de los dientes tanto arriba como abajo haciendo movimientos circulares en el sentido que usted lo desee, hasta que note usted la lengua un poco cansada, esa cantidad de saliva arrastrará los gérmenes que tenemos en boca, junto de restos de alimentos y nos disminuirá el riesgo de infecciones.
No olvidar si nota menos cantidad de saliva en su boca extreme la higiene, cepíllese correctamente tanto los dientes como las encías y mantenga una alimentación adecuada sobre todo, evite los alimentos muy dulces, o las bebidas refrescantes cola que producen caries y alteraciones en las encías por las irritaciones debido a la falta de higiene.


Las tecnologías más avanzada en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2019. Todos los derechos reservados.