sintomas archivos | Página 2 de 12 | Clínica dental Madrid Deltadent Chamartin

Blog DeltaDent

ACTUALIDAD DENTAL

Resuelve tus dudas sobre técnicas y tratamientos dentales de la mano del internacionalmente reconocido Dr. Alberto Meriñán Sebastián.







Uno de los procedimientos más utilizados en el dentista es el de la endodoncia: se trata de un tratamiento de los conductos radiculares o raíces del diente, en el que se procede a la extracción total de la pulpa dental.

La endodoncia es un procedimiento que permite salvar piezas dentales y que reduce los casos de extracción.

¿Por qué se realiza una endodoncia?

Las endodoncias se realizan en piezas dentales con caries profundas, que propician la inflamación o la necrosis (muerte) de la pulpa dental. Otros motivos para la aparición de pulpitis o inflamación de la pulpa son algunos traumatismos, la abrasión, la erosión y el desgaste de los dientes por el roce entre ellos (por ejemplo debido al bruxismo) o la forma en que se realizan algunos tratamientos restauradores y los materiales que se utilizan en los mismos.
La pulpa dental es la parte más interior del diente, y donde se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos. La inflamación de la pulpa suele manifestarse con dolor, que puede ser de distintos grados y darse en distintas ocasiones: frente al calor o frente al frío, en determinadas posturas, al comer o beber, etc. El tipo de dolor que sentimos es el que indicará al odontólogo si la endodoncia puede ser una solución a nuestro problema.

¿En qué consiste una endodoncia?

La endodoncia es, como hemos dicho, la extirpación total de la pulpa o nervio del diente. Se trata de un procedimiento de limpieza del sistema de conductos radiculares en el que se eliminan bacterias y tejido necrótico para dejar el conducto lo más aséptico posible. Se realiza en diferentes fases:

  1. Diagnóstico por parte del profesional sanitario: durante la parte del diagnóstico se realiza una anamnesis o preguntas guiadas por el profesional, durante las cuales el paciente informa de cómo es el dolor qué siente, dónde se localiza, con qué intensidad lo nota, si puede calmarse aplicando frío… Todo encaminado a hacer un buen diagnóstico y a aplicar el tratamiento correcto. Además, se realizan radiografías para verificar el estado del diente y para ver cómo es su anatomía (longitud de las raíces, estado de las mismas…).
  2. Anestesia: la anestesia que se utiliza en este tipo de intervención es local, afectando solo al diente a tratar y a la zona de alrededor. Es importante que en el momento de la anestesia no exista ninguna infección o inflamación en la pieza para que ésta actúe de forma correcta. De existir infección, la intervención deberá posponerse y se recetará al paciente la toma de antibióticos y antiinflamatorios, en caso necesario.
  3. Apertura y aislamiento de la pieza: se realiza un agujero en la corona del diente mediante el cual se accede a la pulpa para su extracción y se aísla el diente de todo el organismo.
  4. Conductometría e instrumentación: es el procedimiento de limpieza de los conductos para dejarlos asépticos o limpios.
  5. Obturación: es la fase de sellado del diente, a través del cual se cierran los conductos que se han limpiado, dejando la pieza plenamente insensibilizada.
  6. Control: una posterior radiografía y observación por parte del dentista para verificar la efectividad de la intervención. Generalmente se realiza un seguimiento durante unas semanas o meses.

Preguntas frecuentes sobre la endodoncia

Una de las preguntas más frecuentes cuando nos vamos a someter a una endodoncia es si va a resultar doloroso. Se trata de una intervención que se realiza con anestesia, por lo que el dolor no debería aparecer; en cualquier caso, esto dependerá también de la tolerancia al dolor de cada paciente y del estado de nervios o tranquilidad en el que se encuentre antes de someterse a la endodoncia. Más que dolorosa, suele ser una intervención incómoda.
La endodoncia suele ser un tratamiento definitivo, aunque en ocasiones es necesario re-endodonciar alguna pieza. A veces el tratamiento de endodoncia no funciona como era esperado, generalmente debido a la imposibilidad de eliminar todas las bacterias presentes en los conductos a la re-introducción de las mismas a través de microfiltraciones coronales. En estos casos, y tras la valoración del profesional sanitario, se procede a realizar una segunda limpieza de los conductos con el fin de conservar la pieza y la dentición natural del paciente.
 
Fuente: muysaludable.sanitas.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Las manchas que a veces aparecen en los dientes pueden ser blancas, amarillas o marrones, dependiendo de cuál sea la causa, pues son múltiples los factores que intervienen en este aspecto.
Las más comunes son las amarillas, que suelen deberse a un deterior del esmalte que, además, ocasiona un aumento de la sensibilidad dental al frío y el calor, además de los dulces. En este caso los bordes del o los dientes afectados suelen tener los bordes ligeramente traslúcidos. Las causas pueden ser diversas, aunque cabe destacar las siguientes:

  • Acción de sustancias o alimentos ácidos, como los cítricos, el vinagre, los jugos gástricos o agentes blanqueantes.
  • Bruxismo.
  • Cepillado de dientes muy agresivo.

Las manchas marrones, en la mayoría de los casos están causadas por el tabaco o el consumo excesivo de alcohol o café, entre otras sustancias. Todas ellas, al margen de los colorantes que contienen, alteran el equilibrio de la flora bacteriana presente en la cavidad oral y favorecen la formación de placas de sarro que se pueden percibir en la línea de las encías y que facilitan tanto la formación de caries como el desarrollo de patologías periodontales.
Finalmente, hay que referirse a las manchas blancas, probablemente las menos comunes. Lo más habitual es que la causa sea una descalcificación de zonas aisladas del esmalte dental y, en general, suelen ser el anuncio de la futura aparición de caries. También es posible que se deba a un problema surgido en la formación de los dientes definitivos (hipoplasia), en cuyo caso la única opción de eliminarlas es mediante la colocación de carillas. Otra posible causa es la de los tratamientos de ortodoncia cuando no se mantiene una higiene oral adecuada, lo que facilita la acumulación de placa bacteriana bajo los brackets y las bandas de los aparatos fijos de ortodoncia. Las machas aparecen al retirarlo, una vez concluido el tratamiento, y suele considerarse que se trata de caries que comienzan a formarse y que deben ser objeto del correspondiente tratamiento.

Eliminación de las manchas en los dientes

Dependiendo de cuál sea el origen de las manchas, el tratamiento será diferente y siempre debe estar determinado por el criterio del odontólogo. En algunos casos, como ya se ha señalado, la única opción posible será la colocación de carillas de porcelana. En otros, habrá que tratar eventuales caries incipientes antes de proceder a un tratamiento de microabrasión y un posterior procedimiento de blanqueamiento si éste resulta insuficiente.
 
Fuente: sanitas.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes con mayor o menor fuerza, ya sea mientras estamos despiertos o bien durante el sueño de manera inconsciente. Es un trastorno que puede ser temporal aunque en algunas personas se convierte en crónico, con consecuencias sobre su estructura dental y su salud en general, sobre todo maxilofacial.

El bruxismo puede afectar tanto en edad infantil como en la adulta, aunque es más frecuente a partir de la adolescencia, y suele durar hasta los 40 años si no se convierte en crónica. Afecta a entre un 10% y un 20% de la población, pero se estima que el 70% de los adultos lo ha padecido en un momento u otro.

Causas del bruxismo

El bruxismo puede tener varias causas. Una de ellas es que los dientes presenten una mala oclusión por estar mal posicionados y, por tanto, choquen los unos contra los otros al morder o cerrar la boca, con lo que se ocasiona una tensión sobre la musculatura maxilofacial y un d esgaste de la piezas bucales. Otras causas apuntarían a una reacción alérgica que provocaría un cierre involuntario de la boca como protección.

Sin embargo, la causa que va ganando más peso en los últimos años relaciona el bruxismo con el estrés de la vida urbana moderna y las tensiones. De hecho los odontólogos constataron que durante la pasada crisis los casos de bruxismo aumentaron considerablemente entre personas con la dentadura en buen estado, debido a la angustia que generaba la incertidumbre laboral. En este sentido, el bruxismo sería una respuesta inconsciente y psicosomática a la tensión similar a la que se produce en una úlcera estomacal.

El bruxismo de índole psicológica, que es el que afectaría más a los adultos, puede darse de modo involuntario e inconsciente durante la vigilia, pero es más frecuente en su vertiente nocturna, cuando no podemos controlar los impulsos de apretar y rechinar de dientes, quizás en relación a sueños y pesadillas que gestionan las tensiones del día anterior.

Este es el más difícil de identificar, puesto que al despertarnos no somos conscientes de que lo hemos padecido y, por lo tanto, es el que más problemas nos puede producir tanto en la boca como en la musculatura de las mandíbulas e incluso en los oídos. Las principales consecuencias de este tipo de nocturno bruxismo pueden ser:

  • Contracturas en la musculatura de las mandíbulas y los hombros -trapecios- que pueden volverse crónicas.

  • Dolor en el tercio superior de la espalda e incluso la espalda en general.

  • Dolor mandibular y en la zona externa de los oídos.

  • Las mandíbulas se desencajan al abrir y cerrar la boca; a la larga se puede producir una degeneración del cartílago de inserción.

  • Cefaleas.

  • Molestias en las piezas dentales y las encías que pueden volverse constantes.

Cómo detectar el bruxismo

El bruxismo no siempre es fácil de detectar, al menos en sus primeras fases, que es cuando es más recomendable hacerlo para aminorar sus síntomas, sobre todo en lo referente a los casos degenerativos del cartílago y el desgaste del esmalte de muelas y dientes, ambos procesos irreversibles y que pueden llegar a ser muy pronunciados en algunos casos. Algunas pistas que nos pueden llevar a sospechar que padecemos bruxismo, y por tanto debemos consultar con un especialista son:

  • Dolor de cabeza matinal: sobre todo en la zona lateral del cráneo.

  • Sensación de presión sobre los tienes muelas al despertarnos:como si nos hubieran estado manipulando la boca.

  • Cansancio maxilar: sentimos que la mandíbula ha hecho un esfuerzo.

  • Al abrir y cerrar la boca notamos que la mandíbula ‘salta’ en su zona de inserción, a la altura de los oídos, como si fuera a desencajarse.

  • Contracturas o sobrecarga en los trapecios similar a la que padecemos cuando estamos mucho rato leyendo o trabajando en el ordenador.

  • Si nos miramos la superficie de los dientes en el espejo, notamos que están perdiendo su topografía característica y rugosa y se están limando.

Férula de descarga. Imagen: Dominio Público.

Si experimentamos con frecuencia una parte de estos síntomas es recomendable acudir a un especialista para que busque una solución, que casi invariablemente pasa por colocarnos una férula de descarga, que no es otra cosa que un molde de resina de la parte superior de nuestra dentadura que nos acoplaremos por la noche al acostarnos y nos quitaremos por la mañana. La férula es lo bastante dura para soportar la presión y la erosión, evitando así el desgaste dental, pero también es capaz de absorber el impacto de la presión, descargando así a la musculatura y evitando el desgaste del cartílago.

 
 
Fuente: eldiario.es

El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



Ante todo, mantener una buena higiene bucal es vital para paralizar la aparición de estos primeros síntomas. Por lo tanto, lo primero es la prevención: realizar un cepillado frecuente, utilizar pasta de dientes especialmente diseñada para estas problemáticas, o utilizar un colutorio dental, entre otras acciones, nos ayudará a eliminar la acumulación de placa en nuestras encías. Eso sí, aunque no nos olvidemos de ello, pueden existir varias señales de distinta gravedad que son verdaderas alarmas ante un problema gingival.

Dentist shows a patient's teeth, close up
Dentist shows a patient’s teeth, close up

Gravedad leve

  • Inflamación/hinchazón
  • Cambio de color. Más oscuras y brillantes
  • Depósitos de placa alrededor de la línea de las encías
  • Sangrado frecuente a la hora del cepillado

Gravedad severa

  • Sangrado espontáneo sin necesidad de cepillado de forma frecuente
  • Retracción. Dientes cada vez más alargados
  • Raíces de los dientes más visibles
  • Débil sujeción de algunas piezas bucales

Factores de riesgo

  • El hábito de fumar. ¿Quiere otra razón para dejar de fumar? Fumar es uno de los factores de riesgo más significativos relacionados con el desarrollo de la enfermedad de las encías. Además, el hábito de fumar puede disminuir el efecto de algunos tratamientos.
  • Cambios hormonales en las niñas y mujeres. Estos cambios pueden hacer que las encías se hagan más sensibles facilitando así el desarrollo de la gingivitis.
  • Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, entre ellas, la enfermedad de las encías.
  • Otras enfermedades. Enfermedades, como el cáncer o el SIDA y sus respectivos tratamientos, también pueden perjudicar la salud de las encías.
  • Medicamentos. Hay cientos de medicamentos tanto de receta médica como los que se pueden comprar sin receta, que pueden reducir el flujo de la saliva. La saliva sirve para proteger la boca, y si no se tiene suficiente, la boca queda susceptible a infecciones como la enfermedad de las encías. Hay algunos medicamentos que pueden hacer que el tejido de las encías crezca más de lo normal. Esto dificulta mantener las encías limpias.
  • Genética. Algunas personas son más propensas que otras a tener un caso grave de la enfermedad de las encías.

Si has notado cualquiera de estas señales debes acudir cuanto antes al dentista. Pero como mejor es prevenir que curar, debemos tener en cuenta que lo adecuado es acudir a este tipo de profesionales al menos dos veces al año, para así no tener que padecer ninguno de estos síntomas.
Fuente: vivirmasymejor.elmundo.es
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas



El síndrome postvacacional es el más extendido tras la vuelta de las vacaciones, con la vuelta a la rutina y a nuestra vida diaria, aumentan los casos de bruxismo generados por el estrés y los nervios.
El Bruxismo consiste en frotar y rechinar los dientes. Generalmente se hace de manera inconsciente, ya sea durante el día o mientras duermes, lo que conlleva a un desgaste de las piezas. Se apretan los dientes superiores con los inferiores y se mueven de delante hacia atrás y viceversa, produciéndose un contacto entre los dientes más de 100 veces.
LOS SÍNTOMAS DEL BRUXISMO
Algunas personas simplemente no presentan síntomas aparentes, pero el bruxismo puede provoca:

  • Hiperestesia dental. Sensibilidad excesiva de los dientes y desgaste, llegando incluso a la pérdida de dientes.
  • Dolor mandibular, articular y de oído.
  • Dolor facial, dolor de cabeza y problemas en cervicales y espalda. Y otras problemas derivados como mareos, vértigos y alucinaciones acústicas.
  • Insomnio y tensión.

LAS CAUSAS DEL BRUXISMO
El estrés, es considerado como factor desencadenante del bruxismo, aunque hay otros factores que pueden contribuir a su aparición como; la alineación inadecuada de los dientes, la alimentación, la postura y los hábitos de sueño.
TRATAMIENTOS
El bruxismo es un hábito generalmente involuntario, por lo que no es posible su prevención, pero si es posible un diagnóstico precoz.
El tratamiento por regla general consiste en la colación de una férula de descarga, la más eficaz hoy en día es la férula Michigan, es una férula rígida que separa los molares en movimientos laterales protusivos. El paciente se lo colocará por las noches, e incluso en algunos casos durante el día. El objetivo principal del tratamiento es acabar con los dolores, si es necesario, se le prescribirán al paciente relajantes musculares y medicamentos para controlar su ansiedad, o se demandará la ayuda de un fisioterapeuta.
 
El mejor tratamiento es la prevención, pide cita con nosotros en Deltadent y te haremos una revisión completa de manera gratuita.
pie-de-entradas


Las tecnologías más avanzadas en

Nuestra Clínica DeltaDent


En Deltadent somos ocho profesionales expertos en todas las áreas de la odontología, dirigidos por tu dentista de confianza en Madrid: el Dr. Alberto Meriñán Sebastián, reconocido odontólogo a nivel internacional. Nuestro equipo de dentistas en Concha Espina Chamartín, altamente cualificado, junto a las más avanzadas tecnologías, consigue ofrecer siempre los mejores resultados posibles, tanto a nivel estético como de salud bucodental.

Más información sobre nuestra Clínica
ESPECIALIDADESFINANCIACIÓNPROMOCIONESI+DBLOG

LLÁMANOS

91 344 03 80



PIDE CITA

639 457 816



Síguenos en

Redes Sociales



SUBIR

© Deltadent 2020. Todos los derechos reservados.